Archivos para el tag ‘Igualdad’

II Premio ‘Carmen Olmedo’ a Amelia Valcárcel

Meli Galarza | 6 de mayo de 2012 a las 19:41

El viernes tuvo lugar la entrega del II Premio Carmen Olmedo. En esta edición Purificación Causapié, Secretaria de Igualdad, del PSOE hizo entrega del premio diseñado por Machú Harras, a Amelia Valcárcel. Málaga Hoy también se hizo eco del Premio a una feminista. La foto de este post es también del Málaga Hoy.

Os dejo mi intervención en el mismo, no sin antes volver a agradecer a Eva Camps Olmedo y Alex Camps Olmedo el hecho de que este premio exista, así como a Maria Victoria Campos y Rosa Gómez Torralbo, que en nombre de Plataforma Violencia Cero y Federación de Asociaciones feministas “Gloria Arenas” interviniesen en tan emotivo acto.

“Este es mi último acto al frente de la secretaría. Os aseguro que tener esta responsabilidad en una organización a la que quiero profundamente ha sido un Honor. Me gustaría decir que ha sido un placer pero ese verbo no encaja en lo que ha sido una batalla constante, una lucha incansable para que el feminismo que defiende la igualdad entre hombres y mujeres impregne a la sociedad y a mi organización. Sin embargo, la lucha ha merecido la pena.

Podemos afirmar con rotundidad que lo mejor, lo más valioso de nuestra historia como partido es nuestro compromiso con la libertad, la igualdad, la solidaridad y la justicia social. Son los valores que nos identifican como socialistas y, desde luego, la igualdad entre hombres y mujeres se enmarca entre los valores y principios que el Partido Socialista defiende.

Son valores que día a día hacen más democrática nuestra sociedad, que hacen más justas e igualitarias nuestras relaciones, y cuyo compromiso nos lleva ineludiblemente a plasmar  dichos principios en recursos materiales y legales que sustenten derechos y libertades sociales, civiles y políticos.

En este camino, el Partido Socialista incorpora a su acción política la igualdad de género, asumiendo el feminismo como movimiento político transformador del cambio de valores en la sociedad y generador de derechos. Así, socialismo y feminismo han tenido y tienen un camino común y unos objetivos comunes en torno al valor de la igualdad.

Esta es la teoría, esa es la utopía real de la sociedad que deseamos. En la práctica nos encontramos con una resistencia, demasiado frecuente a mi juicio, que obedece a otros equilibrios unas veces económicos y otros políticos, orgánicos e incluso partidarios, que ponen constantemente en riesgo la igualdad de género.

Brevemente un par de ejemplos. En tiempos de crisis económica la igualdad de género aparece, para algunos, desde luego para el gobierno del PP y los presupuestos generales aprobados, como un gasto superfluo, como un lujo prescindible. En Málaga, las asociaciones feministas y de mujeres y otros colectivos sociales han organizado un movimiento social con el nombre MAREA VIOLETA. Denuncian que en España, aun habiendo sido ratificada, se incumple  la medida 203 de la Plataforma de Acción de Beijing 1995 que requiere rango ministerial, mandatos definidos, recursos suficientes y capacidad para influir. Dicen: “En año y medio hemos pasado de tener un Ministerio de Igualdad a una Secretaría de Estado de Igualdad y ahora a una Directora del Instituto de la Mujer a tiempo parcial, que simultanea las políticas contra la discriminación de las mujeres, el 50,7% de la población, con las dirigidas a otros colectivos.”

Que el PP no apueste por la igualdad de género no extraña a nadie. Es el PSOE quien debe defenderla a ultranza porque lo contrario significa, por un lado, una grave incongruencia al no apostar por esos valores y principios que nos definen y, por otro lado, un error estratégico. No debemos dar ni un paso atrás ya que si lo hacemos la sociedad civil, articulada o no, pero en todo caso comprometida con la igualdad no encontrará en el PSOE el vehículo político en el que hacer descansar sus reivindicaciones y dejará de caminar junto al partido en la creación de esa sociedad mejor.

El segundo ejemplo tiene que ver con el poder, con el reparto del poder, con la presencia de las mujeres en dicho reparto, así como su participación activa en la toma de decisión. Defendamos la paridad democrática, compañeros y compañeras, amigos y amigas.

Defendamos con vehemencia práctica un concepto de ciudadanía que se extienda al disfrute de los derechos civiles y sociales. La violencia de género, la discriminación salarial o la escasa representación en el poder político o económico demuestran que las mujeres están, en muchos casos, limitadas en el disfrute de estos derechos.

Para ello es necesario un claro compromiso para erradicar la discriminación indirecta, lo que implica, a su vez, trabajar por la representación y elegibilidad de las mujeres, para que puedan optar a ser elegidas en todas las estructuras y a todos los niveles, institucional y orgánicamente, en igualdad de condiciones.

Esto significa que el mero reconocimiento de los derechos no es suficiente. El PSOE no debe quedarse en la norma escrita, en la obligación puramente numérica sin atender a la ética de nuestros valores. Resguardarse en lo cuantitativo obviando lo cualitativo no es atender a lo que en derecho llamaríamos “el espíritu de la norma”.

Son bastantes los compañeros y muchas las compañeras quienes sí atendemos a nuestros valores socialistas y feministas lo que nos lleva indefectiblemente a reivindicar cuestiones como listas cremallera o el fortalecimiento mediante mecanismos concretos que apuesten por la participación activa de las mujeres en la toma de decisión en el seno del partido. Yo apuesto por quienes así lo creen.

Es evidente que queda mucho por hacer, aunque no es menos evidente que hemos andado un camino en el que mujeres socialistas y feministas como Carmen han sido un maravilloso referente. Debemos seguir luchando para que el feminismo sea parte intrínseca al socialismo, debemos seguir luchando, ahora más que nunca a tenor de lo que el PP está haciendo con todos los logros socialistas en materia de igualdad, por un modelo social de respeto y de responsabilidades compartidas entre hombres y mujeres en todos los ámbitos: personal, social, económico y político.

Tenemos que estar ahí, compañeras y compañeros, amigas y amigos. No nos rindamos, no dejemos de criticar la injusticia, ni tampoco de hacer autocrítica constructiva, no cejemos en el empeño de que la sociedad sea la mejor de las posibles. En definitiva, sigamos defendiendo el socialismo y el feminismo.”

Merecido Premio a Plataforma “Violencia Cero”

Meli Galarza | 19 de agosto de 2011 a las 11:46

Con Lola Rogríguez, Presidenta de Plataforma e Hilario López Luna, Subdelegado del Gobierno de España. Ambos cómplices y aliados en la labor de la reivindicación de la Igualdad de Género.

Ayer tuvo lugar la entrega del Premio Liderazgo Social del PSOE malagueño a la Plataforma Violencia Cero. Esta plataforma contra los Malos Tratos a Mujeres, constituida por Asociaciones de Mujeres y otros Colectivos de Málaga y la provincia, su objetivo principal es la lucha por la erradicación de la violencia de Género y la Igualdad entre mujeres y hombres. El trabajo que vienen realizando es encomiable, aunque como bien dice Lola Rodríguez, su actual Presidenta, ojalá no recibieran ninguno porque eso significaría que no hay más mujeres maltratadas y muertas a manos de hombres que nunca las quisieron de verdad.

También nos dijo y con razón que la desigualdad social existente entre mujeres y hombres es el caldo de cultivo que genera la violencia de género y que mientras no se erradicase dicha violencia no desaparecería. Por último, como hace siempre, agradeció la existencia de la Ley Integral de Violencia de género impulsada por el Gobierno de Jose Luis Rodriguez Zapatero, aunque nos recuerda que es necesario seguir dotándola de recursos materiales. Y tiene razón, y debemos escucharla, sobre todo desde el Partido Socialista y reivindicar con ellas esta apuesta que siempre fue la nuestra porque, tal y como rezan las Resoluciones del último Congreso,  el PSOE debe crecer con el diálogo y la reflexión conjunta, con el acercamiento y la incorporación de sectores sociales, que ven en nuestros ideales una forma de expresar sus aspiraciones.

La gestión de la ideología

Meli Galarza | 24 de junio de 2011 a las 9:33

Tribuna publicada en Málaga Hoy, ayer 23 de Junio, bajo el título de La gestión de la ideología

 

Ciertas decisiones que se están tomando hacen que sienta un gran desconsuelo solo paliado por el hecho de ser profundamente demócrata. Tenemos lo que la gente ha querido, lo que el pueblo ha votado.  Y hay decisiones que son claramente contrarias a lo que parte de la ciudadanía está pidiendo en las plazas de España, a la vez que claramente legitimadas por las urnas. Mientras miles de personas manifiestan que se sienten indignadas por una falta de democracia real, Dolores de Cospedal suprime tres importantes figuras de control democrático de bajo coste. O mientras que se indignan por los privilegios de los políticos (aunque hay mucho que matizar) o se sienten indignadas porque no participan del debate político, lo que se está produciendo es un recorte en derechos y libertades. Pongamos que hablo de Málaga y Madrid.

En Málaga, los recortes no llegan a las personas políticas del Partido Popular que son reubicadas a pesar de que la “indignación” ha llegado de forma contundente a nuestra ciudad. Se reivindica, entre otras cosas, que los partidos políticos no sean agencias de colocación y recolocación en las administraciones en las que gobiernan. ¿Vale todo el mundo para todo? ¿Sirve una persona igual de número uno que de número dos? Si se trasladase a la gestión de una empresa, la respuesta es definitiva: no, en ambos casos.  Es verdad que hay gente versátil, pero estoy convencida de que no todos servimos para todo ni tampoco con la misma eficacia y eficiencia en cualquier nivel de responsabilidad. Además, en un mundo cada vez más especializado (aunque en algunos aspectos cada vez más vacío de contenido) lo que se espera es encontrar en la administración a gestores que sepan de lo que hablan. Eso de “Siempre hay un roto para un descosío” que diría mi abuela, no es de recibo en política. 

En Madrid, los recortes llegan a la reivindicación de los derechos y libertades de la ciudadanía a pesar de que allí también el pueblo indignado está pidiendo justo lo contrario: en la plaza de Chueca no se puede ya celebrar el Día del Orgullo Sostenible. Lo llaman así, sostenible, porque se adecúa lo máximo posible a la Ordenanza de Ruidos municipal y porque está consensuado con la población de los alrededores. ¡Ay, ese alcalde que va de “progre” cuando es tan, pero que tan conservador! Tanto que al frente de un área como el Medio Ambiente pone a Ana Botella, mujer que no destaca por sensibilidad social!  A mí no me extraña y no debería extrañar que dado que el PP defiende las costumbres sociales que no atenten contra su moral judeocristiana, sí se pueda celebrar San Isidro pero no el Día del Orgullo.  Y si alguien se extraña es que no “entiende” de lo que va la película.

Me pueden decir que del primer caso, también hay ejemplos en mi partido:  la esencia del socialismo democrático en el que muchos creemos pasa por no mezclar partido y administración. Lo que no se me puede decir es que el recorte de derechos y libertades ocurrido en Madrid podría ocurrir con el PSOE gobernando. De hecho, desde las ONG´s  y Asociaciones LGTB se trabaja por la conquista de sus derechos y por su “normalización” en la sociedad. Cuentan con el PSOE en esta tarea, de hecho Grupo LGTB del Partido Socialista de Madrid ha hecho campaña por Chueca. No hay ningún manifiesto de este tipo por parte del Partido Popular.

Y es que la ideología se encuentra en los partidos políticos y cuando un partido gana unas elecciones gestiona en función de dicha ideología. En conclusión, ni todos somos iguales, ni actuamos todos de la misma forma ni hacemos todos el mismo tipo de políticas. Que hay cuestiones que cambiar en el PSOE es evidente, pero hay razones para mantener intacta la ideología  socialista y progresista: luchar incansablemente por la conquista de los derechos y libertades así como por la igualdad de oportunidades.  Esto del PP que no lo espere nadie.

En mi hambre mando yo

Meli Galarza | 27 de marzo de 2011 a las 9:07

Aurora Luque recibe el "Clara Campoamor" del PSOE-A a propuesta de la Sª de Igualdad

Aurora Luque recibe el "Clara Campoamor" del PSOE-A a propuesta de la Sª de Igualdad de Málaga

“El hambre está en la orgullosa frase popular que da título a la tardía novela de Oyarzábal En mi hambre mando yo. El hambre mueve el mundo: es el hambre física y real que descubre con asombro entre los indigentes de Málaga (su “hartura de hambre”), es el hambre de la tierra que cultivan, “hambrienta, pero no estéril”, pero es también deseo, impulso vital, anhelo de lo nuevo, de lo distinto, de lo mejor, ansia de cambio, inconformismo, deseo de volar con la imaginación, deseo de escapar del convento en que la internan a los siete años, deseo de acometer algo heroico.”

Esta frase pertenece al Prólogo que Aurora Luque ha escrito en las Memorias de Isabel de Oyarzábal, la primera embajadora española, malagueña, republicana y socialista. Aurora Luque poeta, ha dedicado gran parte de su vida a la recuperación de las voces de mujeres en filosofía y en poesía. Su compromiso queda manifiesto ya en su Memoria de licenciatura (Poesía escrita por mujeres en la Grecia Antigua: épocas clásica y helenística), así como en la traducción de numerosas poetas “Maria Rosa de Gálvez, la ilustre invisible”, “Safo, poemas y testimonios”, “El mito de Sísifa”, etc.

He descubierto el hambre en Aurora, así como numerosas mujeres que he ido conociendo o rescatando para que no se pierdan y olviden como tantas de nuestra historia. Otorgar un premio de otra hambrienta como Clara Campoamor a Aurora Luque me ha llenado de júbilo. Saber que cada día son más los premios que desde el socialismo se van creando para recuperar nuestra memoria histórica y alabar el presente de otras hambrientas, me vuelve más hambrienta, si cabe.