¡Falsa vida al rock’n’roll!

Manuel J. Lombardo | 20 de marzo de 2012 a las 7:15

Se edita en DVD ‘This is Spinal Tap’, el ‘falso documental’ de culto que abrió el camino de una de las más fértiles vetas del cine contemporáneo

This is Spinal Tap. Rob Reiner. Avalon / Extras: Anvil: el sueño de una banda de rock / 2 DVD / 18 euros

Cerca de su 30º aniversario, que se dice pronto, This is Spinal Tap (1984) engrandece cada día su leyenda como uno de esos títulos de culto que han marcado tendencia y creado escuela, dando carta de naturaleza al falso documental como uno de los géneros que mejor definen la autoconciencia de cierto cine contemporáneo.

Filme de culto en tanto que su pequeño éxito inicial ha ido engrandeciéndose poco a poco a medida en que ha sido descubierto por nuevas generaciones, y hasta el punto de haber convertido a sus protagonistas, una falsa banda de rock inglesa en horas bajas, en un auténtico fenómeno real que ha grabado discos e incluso se ha reunido de nuevo para ofrecer conciertos a sus fans con un repertorio que, en su origen, no era sino la parodia de la música de tantos grupos de rock duro de aquellos días.

La sacrosanta y legitimadora Wikipedia desglosa con todo lujo de detalles, datos y referencias el historial de una cinta fundacional que se mofaba de los rockumentales hagiográficos de los sesenta y setenta para luego terminar por convertirse en un sólido modelo para otros hilarantes títulos como Very important perros, A mighty wind o For your consideration, también escritos y protagonizados por Christopher Guest, Michael McKean y Harry Shearer, unos tipos con mucha gracia.

La película también ha generado una divertida página web gestionada por sus seguidores incondicionales, en la que se actualizan nuevas ediciones en DVD o Blu-Ray o se incide en todo tipo de anecdotario, merchandising, publicaciones e información sobre reestrenos, materiales extras (por desgracia, ausentes en esta edición) o pases televisivos. No es menos importante en su culto creciente el hecho de que la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos le otorgara en 2002 la categoría de “filme de gran significación cultural, histórica y estética”.

This is Spinal Tap ponía de manifiesto la torsión típicamente posmoderna de la parodia que no se contenta con mofarse del contenido para satirizar también los modos y estilos de enunciación. Autopresentado como Marty DiBergi, Rob Reiner, quien luego firmaría Cuando Harry encontró a Sally, nos anuncia en su arranque que vamos a ver un documental sobre una banda de rock británica recién llegada a Estados Unidos para dar una serie de conciertos y presentar su nuevo disco, Smell the glove (Huele el guante). A partir de ese instante, This is Spinal Tap se despliega como falso reportaje filmado de esa accidentada gira, intercalando delirantes actuaciones en locales y escenarios de segunda, filmados siempre cámara al hombro, con las clásicas entrevistas a los miembros de la banda en las que siempre se escapa alguna indiscreción o algún comentario políticamente incorrecto que revela no sólo las escasas luces de sus integrantes, patéticos rockeros pasados de edad y de imposible peinado, sino la propia estrategia falseada en la que un micro abierto o una cámara inoportuna se convierten en cómplices para una nueva comicidad reflexiva que nace del desenmascaramiento de las estrategias del documental musical.

This is Spinal Tap también reconstruye con detalle el look y las texturas de la imagen de (falso) archivo en las que la banda, tal que unos Beatles antojadizos y en permanente mutación estilística, fue pasando del beat al rock’n’roll, el folk, la psicodelia o el heavy metal dejando a numerosos baterías (muertos) por el camino, recorrido que revela y satiriza la fugacidad de las modas y la dinámica del show-businness. La referencia a la trayectoria de los Beatles no es casual, como tampoco lo es a aquella The Rutles, all you need is cash (1978) con la que los Monthy Pythons realizaron su particular revisión en clave fake de los tópicos y lugares comunes de la historia y la mitología popular del rock y su representación en el cine y la televisión.

De aquellos polvos vienen los lodos que hoy contaminan la apropiación de los recursos estilísticos y discursivos del documental que definen ciertas tendencias de la ficción: de El proyecto de la bruja de Blair a Chronicle, de Monstruoso a Trollhunter, de [REC] a Paranormal Activity, de The Office a The River, el nuevo cine digital o la nueva televisión no se entienden sin esta hibridación que insufla un plus de credibilidad realista o especular a la comedia, el terror o el fantástico, que necesitan nuevos esquemas, formatos, superficies y soportes para regenerar su arsenal de viejos trucos de sugestión.

  • Azul

    O el falso prólogo (bueno, el prólogo es en sí si que es un prólogo, el invento es tanto el personaje como la declaración) del montador Roderick Jaynes en el guión de “El Hombre Que Nunca Estuvo Allí”.

    http://www.cinestrenos.com/actualidad/temas/coen/jaynes.htm

  • St. James

    Estimado Manolo:

    A incondicional de los Spinal Tap me ganan pocos, pero déjame decirte que hace poco hemos descubierto qué película inauguró el mockumentary, y no es ésta, mal que nos pese.

    Es ésta:

    http://www.imdb.com/title/tt0079781/

    Es un despiporre, participa también Harry Shearer… y la tiene quien tú sabes. Pídesela.

    Un abrazo,
    St. James

    PD: Vuelve a faltarle a “The Office” (que está pasando precisamente ahora por su mejor momento), y te mando a Rioja un male scort mimoso que sea clavao a Rod Steiger.

  • Manuel J. Lombardo

    Estimado St. James,
    Una alegría leerte por aquí, que parece que ya sólo ves series de televisión malas. Tomo buena nota de tu recomendación y me pongo a ver todo el primer Albert Brooks, al que tengo, la verdad, muy poco visto. Dice nuestro común amigo que no te eche cuenta, pero lo que no sabe es que es a él a quien en realidad no me tomo en serio.
    Saludos,
    Manuel

  • St. James

    Hace usted bien, Don Manuel. Es de hombre sabio no echarle cuenta a un matavampiros que bebe Cola-Cao a las 10 de la noche. XD


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber