Rafael Utrera

Manuel J. Lombardo | 6 de junio de 2012 a las 11:51

En esta Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla donde ya no se impartirá y estudiará más la Historia del Cine Universal, hemos despedido hoy, se jubila merecidamente, al catedrático Rafael Utrera, profesor ejemplar y uno de los más destacados historiadores del cine español y andaluz, pionero, maestro, investigador incansable y riguroso, pero, sobre todo, hombre tranquilo, siempre amable, bueno, conciliador y generoso.

Con él se despide también una manera de entender la Universidad y los estudios cinematográficos desde una perspectiva culta, heterogénea y humanista, vinculada a la Historia del Arte, como siempre debió ser, y muy alejada de esas microparcelas curriculares que definen nuestro tiempo académico de guetos, corralitos y aislamiento especializado como estrategia de supervivencia o promoción.

Rafael Utrera fue mi primer gran maestro en las viejas aulas de Gonzalo Bilbao, me inició en la diversidad y la riqueza de la Historia del cine mundial y español a través de VHS grabados de la televisión, me enseñó los vínculos y roces entre el cine y la literatura, me presentó de primera mano, en sus memorables cursos de extensión universitaria, a algunos de los grandes nombres del cine español como José Luis Borau, Vicente Aranda, Carlos Saura o Basilio Martín Patino, me acogió pronto como un discípulo inquieto, aunque yo luego fuera incapaz de estar a la altura de su ofrecimiento.

El azar y las circunstancias puede que hagan que nuestro paso por esta facultad se cierre el mismo curso por razones bien distintas. Haberlo tenido como profesor y haberlo tratado personalmente es uno de los mejores recuerdos que me llevaré de esta etapa.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber