Archivos para el tag ‘Cine’

Trasnoches de España

Manuel J. Lombardo | 30 de noviembre de 2014 a las 12:42

Perico rodaje Hija de Ryan

Este libro nace de otro libro, aquel Beberse la vida (Ed. Aguilar, 2004) en el que Marcos Ordóñez, columnista y crítico teatral de El País, sacó a la luz los días y las noches de Ava Gardner en el Madrid de los años cincuenta y sesenta, el Madrid golfo de los clubes de jazz, los tablaos y las ventas flamencas, el de los hoteles de cinco estrellas en los que se hospedaban las estrellas de Hollywood de aquellas runnaway productions que encontraron en España el plató natural y las condiciones fiscales más favorables.

En aquel libro, que convertiría luego en película-ensayo Isaki Lacuesta (La noche que no acaba), aparecía ya una figura esencial para contar aquella época y esos ambientes desde la esquina de la habitación, sin protagonismo aunque moviendo los hilos de un trasiego que desafiaba los límites sociales del franquismo con nocturnidad y alevosía, sabiendo utilizar el efecto glamour y los complejos de inferioridad de un país reprimido como tapadera para una vida alegre de áticos, piscinas y fiestas hasta el amanecer.

Ava-gardner-and-frank-sinatra

Esa figura era Perico Vidal, a quien Ordóñez siguió entrevistando hasta su muerte, en 2010, para desmadejar una España oculta y libertina, una España de flamencos, aristócratas y toreros, una España de cine y jazz de importación que supo vender sus tópicos y mitos como moneda de cambio para dejar entrar a la modernidad por los resquicios que el régimen consentía o ante los que hacía la vista gorda.

Asistente de dirección de infinidad de rodajes extranjeros en territorio español, también de numerosas películas españolas y coproducciones más o menos conocidas, Vidal creó a un personaje resolutivo, diplomático y encantador que pronto establecería estrechas relaciones personales con algunos de los protagonistas de aquel desembarco: Orson Welles, a quien conoció en el rodaje de Mr. Arkadin; Frank Sinatra, con quien llegaría a tener una estrecha amistad que lo llevaría a visitarlo a Estados Unidos e incluso a conocer a su familia; Ava Gardner, pareja del cantante por entonces, un animal maravilloso y herido que revolucionaba todo aquel lugar por el que pasara; o, en el que es el relato más detenido y afectuoso del libro, el director británico David Lean, con quien trabajaría sucesivamente en los rodajes de Lawrence de Arabia, Doctor Zhivago y La hija de Ryan y del que Vidal se guarda los más grandes elogios hacia su profesionalidad, su talento y su calidad humana, hasta el punto de concluir que, con su ocaso y su muerte, en 1991, llegaron también el suyo propio y el de toda una época.

david-lean-perico-vidal--478x500

Pero también desfilan por este libro, escrutados por el juicio agudo de Vidal, Marilyn Monroe, Dean Martin, Elizabeth Taylor, Sofía Loren, Sam Spiegel, Terence Young, Carol Reed, Joseph L. Mankiewicz, Nicholas Ray, Marlon Brando, Omar Sharif, Roger Vadim y Jean Fonda (que fueron sus padrinos de boda en Las Vegas), Julie Christie o Robert Mitchum. A todos ellos, también a las principales figuras del jazz como Basie,  Hampton o Elridge, los conoció o trató a lo largo de su carrera, y de todos ellos se guarda alguna anécdota o gesto dignos de ser contados.

Dividido en dos partes desequilibradas y nacido de las entregas periódicas en un blog, este libro pone orden a la voz y ensancha la memoria de Vidal como un relato a un tiempo heroico y melancólico: heroico por la vitalidad y el entusiasmo con el que leemos aquellos encuentros, la enorme cantidad de anécdotas íntimas, algunas de ellas, seguramente, tomadas de prestado, sobre el carácter o las costumbres de aquellas estrellas y profesionales del mundo del cine y la música; melancólico por lo que tiene de recuento testamentario de un tiempo perdido magnificado por la memoria, un tiempo en el que el cine aún era bigger than life, o al menos eso podía parecer a los ojos de una España gris en pleno desarrollismo planificado.

Portada libroHombre para todo, hombre en la sombra, conseguidor por excelencia, animador y anfitrión inmejorable, Perico Vidal fue uno de esos personajes fin de raza que exprimió la vida hasta la última gota, literalmente, un tipo de excesos que Ordóñez traza aquí desde una indudable empatía, haciendo coincidir su voz narrativa con la suya, dejando, eso sí, un hueco final para la de una hija perdida y reencontrada, Alana Vidal Diederich, que narra en un último tercio ese otro punto de vista, el de las caídas, las desapariciones, las recaídas y la vejez redimida entre Marbella y México, que si bien no completa el retrato, sí que compensa, no sin melancolía, el perfil de un currante incansable y un vividor privilegiado en una España en la que la alegría y el hedonismo eran sospechosos y el cine americano una mitología en presente.

Big Time: la gran vida de Perico Vidal – Marcos Ordóñez – Libros del Asteroide – 272 págs. – 18’95 euros

La pasión del más fuerte

Manuel J. Lombardo | 5 de enero de 2014 a las 10:15

Death-of-Maria-Malibran - Werner Schroeter

Pocas voces más autorizadas, eruditas y rigurosas, amén de familiares y divulgativas, para hablar de música clásica y ópera en nuestro país que la de José Luis Téllez (Madrid, 1944), veterano musicólogo, crítico y comentarista de larga trayectoria en Radio Nacional de España, TVE o revistas especializadas como Scherzo.

Lo que tal vez no se conozca tanto fuera del ámbito melómano es su no menos brillante currículo ensayístico en torno al cine o, en la que sin duda es su mayor aportación teórica, a las relaciones narrativas y significativas entre el cine y la música, territorio híbrido que se sigue escapando con demasiada frecuencia por las fisuras del diletantismo o el comentario de sesgo impresionista.

Paisajes imaginariosSi buena parte de sus textos sobre cine, casi todos ellos publicados en la revista Contracampo, han sido recopilados en un volumen editado por Jenaro Talens y Santos Zunzunegui, quedaban aún dispersos muchos otros que conforman una de las tres partes de este libro anómalo e imprescindible. Anómalo e imprescindible por el desacostumbrado rigor y originalidad de los planteamientos teóricos de Téllez sobre la relación música-cine, desarrollada en unas fundamentales Notas para una teoría de la música dramática que se acercan también a la ópera e incluso al cine porno, pero también por la singularidad de los autores y casos objeto de su análisis (Straub-Huillet, Schroeter, Syberberg, Fassbinder, Delvaux, Jancsó), todos ellos bien alejados de la convención, cineastas musicales en esencia, o por su acercamiento al cine español (a través de Buñuel, Perojo, Bardem, Sáenz de Heredia, Nieves Conde, Cifesa o el esperpento musical de Cristóbal Halffter en El extraño viaje de Fernán-Gómez) bajo perspectivas que, aun integrando el arsenal conceptual de la teoría del discurso, la historia y la teoría del cine y la música o la teoría política, dejan ver una sólida sensibilidad propia que en nada se parece a los enfoques académicos al uso.

Estos Paisajes imaginarios se abren y se cierran con sendos artículos –El destino en la música, Propuesta para un plan general de salubridad canora o Las miserias del repertorio y cómo combatirlas victoriosamente- de carácter programático y tono irónico sobre la necesidad de “intervención política en el aquí y ahora de nuestra cultura”. Entre medias, junto a sus textos de asunto cinematográfico, un gran bloque reúne también sus brillantes escritos sobre ópera (Mozart, Bizet, Stravinsky, Poulenc o Berg), muchos de ellos procedentes de notas a programas de mano del Teatro Real o el Teatro Maestranza.

Paisajes imaginarios. Escritos sobre música y cine – José Luis Téllez – Cátedra/Signo e imagen – 350 págs. – 20 euros

20 películas y 3 desastres (mi top 2013)

Manuel J. Lombardo | 29 de diciembre de 2013 a las 19:35

3x3D-4

En riguroso orden alfabético, estos fueron los 20 títulos, desastres godardianos aparte, casi sobra decir las razones, que más me gustaron de todos los vistos en 2013.

Before midnight, Richard Linklater

Breaking Bad  (5ª temporada, Vince Gilligan)

Double Play: James Benning & Richard Linklater, Gabe Klinger

E agora? Lembra-me, Joaquim Pinto

La jalousie, Philippe Garrel

Le dernier des injustes, Claude Lanzmann

[Les trois désastres, Jean-Luc Godard], *hors catégorie

Les salauds, Claire Denis

L’inconnu du lac, Alain Guiraudie

Listening to the space in my room, Robet Beavers

Mes entretiens filmés, Boris Lehman

Mes séances de lutte, Jacques Doillon

Mud, Jeff Nichols

Norte, Hangganan Ng Kasaysayan, Lav Díaz

Outtakes From the Life of a Happy Man, Jonas Mekas

Passion, Brian de Palma

Prince Avalanche, David Gordon Green

Sur la voie, Pierre Creton

The immigrant, James Gray

Three landscapes, Peter Hutton

Tonnerre, Guillaume Brac