La maduración del destino

Iván Gómez | 7 de octubre de 2018 a las 22:06

Nunca antes en la historia, Costa de Almería había superado como destino turístico las 4.150.000 pernoctaciones hasta septiembre en los alojamientos hoteleros. Se rozó esta cifra de estancias ya el año pasado, un ejercicio en el que se batieron todos los registros, y en este 2018 se ha conseguido el récord absoluto. En los tres meses de verano -a falta de los datos de septiembre- se han contabilizado 666.079 viajeros a los municipios almerienses, localidades que han acogido a lo largo de agosto una de cada cinco pernoctaciones de visitantes en Andalucía y eso que ha sido el mejor mes de la RG110817- REPORTAJE FARO CABO DE GATA Y TURISMO EN ARRECIFE DE LAS SIRENAS - TURISTAShistoria de la comunidad con 7,3 millones de estancias hoteleras. El impulso del mercado nacional, tras años de retroceso, y la consolidación de los emisores internacionales han situado a la provincia en la cresta de la ola y como destino turístico es muy probable que esté tocando techo. Las zonas turísticas tienen una serie de fases comprendidas entre su inicio y declive y Costa de Almería ha pasado de los estadios iniciales de génesis y expansión al de la maduración. Año tras año se han venido pulverizando marcas anteriores, pero suele llegar un momento en el que no se puede crecer más en las visitas sin crear ciertos riesgos de sostenibilidad al destino y peligro de burbuja en el sector. La Diputación Provincial y la Consejería deTurismo están detrás de la firme proyección que se ha realizado de la provincia en los últimos años, los del despegue internacional, y consideran que lo fundamental ahora no es crecer en cantidad sino en calidad para caminar hacia la excelencia. Y a la provincia, por sus singularidades, le sobran los motivos para poner sobre la mesa una oferta única y diferenciada sin masificación ni turismo con calzador. Otro de los retos pasa por seguir arañándole días y semanas a la estacionalidad con el objetivo de repartir mejor los flujos de viajeros.Y los buenos datos del ejercicio en curso así lo constatan, cada vez son más los turistas que conocen la provincia fuera de los meses de verano.

A principios de siglo -años 2000 y 2001- no llegaban a la provincia ni 400.000 visitantes entre junio y septiembre y hoy son el doble que multiplican las pernoctaciones. El turismo doméstico ha crecido en los últimos ocho años más de un 40% a pesar de la crisis y el de otros países se dispara por encima del 290%. De recibir siete vuelos en las semanas más fuertes de la temporada alta en 2010 se pasa a picos de hasta 113 en virtud de las operativas que cada año conectan la provincia con una veintena de emisores europeos. Turistas que han contribuido a incrementar la estancia media Vista-gral2-9143de 3,9 días hace una década a 8,5 en la actualidad y que también han incrementado el gasto diario de los 42 euros de 2011 a 64,73 en el último balance. Cuando el destino se gestaba a principios de los sesenta había en la provincia una planta hotelera de seis establecimientos (Hotel Goya, residencia Fátima, Pensión Andalucía y hotel Simón en la capital; Hotel Abdera en Adra y en Pulpí la Pensión Calipso). Ni 300 habitaciones en su conjunto. Hoy la capacidad de la provincia es de 80.537 plazas, según el Registro de Turismo de Andalucía, en el que se computan 4.820 negocios y establecimientos en el que se han incluido las 3.518 viviendas con fines turísticos ya regladas. En 2017 eran 69.647 camas y 46.002 en 2007. El auge del destino hace posible un fuerte tirón del sector y no solamente en el segmento de los hoteles. Paseos en catamarán y camellos, rutas en quad, visitas a bodegas, kayak en las playas del parque natural… las empresas de ocio y oferta complementaria eran 113 el verano pasado, más del doble de las que había en 2012 (51), y hace unos días seguían con la dinámica de crecimiento y hoy son 217. El empleo que genera el turismo en la provincia pasa de 24.435 contratos en 2007 -de los que 3.601 son los de hostelería- a 28.326 el pasado verano después de caer a 20.203 durante la crisis. Este año se ha cerrado la subida salarial del 5% en este sector que tenía el convenio colectivo más bajo de Andalucía, otro síntoma de la maduración del destino.

Un año hidrológico dispar

Iván Gómez | 5 de octubre de 2018 a las 10:16

SUCESOS-PROVINCIA-TABERNAS-RIOJA-LLUVIAS

Dice el refranero que nunca llueve a gusto de todos, parte esta última que en la provincia de Almería se podría casi omitir para quedarse en nunca llueve. Sin embargo, el año hidrológico que esta semana llegaba a su final -comprendido entre el 1 de octubre de 2017 y el 30 de septiembre de 2018- ha sido especialmente seco en la mayoría de la provincia, pero también ha dejado niveles de pluviometría de récord en determinadas zonas y 2.253 litros por metro cuadrado menos en el último año hidrológico en las 27 estaciones pluviométricas comarcas donde ha llovido sobre mojado. Un ejercicio hidrológico dispar, desigual, con diferencias territoriales impropias para una misma provincia en registros de la Agencia Estatal de Meteorología. Las precipitaciones no han llegado a tres cuartas partes de lo normal y algunas localidades estaban en mínimos hasta recibir una tromba de agua considerable con la gota fría de mediados de septiembre. Las precipitaciones del último curso hídrico permiten dibujar un mapa de la Almería húmeda con valores muy superiores a los históricos como ocurre en Fiñana con 253,5 litros por metro cuadrado (20 más), Canal de Aguadulce con 328,4 (27 más), Sierra de Gádor con 309 frente a los 240 del año anterior, Bayarcal con 585,4 litros por metro cuadrado que superan con margen los 476,6 del curso previo y la media histórica de 459 y el embalse de Benínar que suma 10,79 hectómetros cúbicos y ha contabilizado precipitaciones de 342,6 litros por metro cuadrado.

El mejor parado en esta Almería húmeda ha sido el Puerto de la Ragua con 653,9 litros por metro cuadrado, lo que se traduce en 188 más que en el anterior (465). De hecho, esta estación del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Consejería de Medio Ambiente es la única de la provincia en la que alcanzan los parámetros medios de nuestro país que son 639 litros por metro cuadrado. El resto de las 27 estaciones SUCESOS-PROVINCIA-TABERNAS-RIOJA-LLUVIASpluviométricas están a años luz del valor medio y de los 710 litros con los que se ha saldado el año hidrológico en el conjunto de España. De hecho, a nivel nacional no se cerraba un ejercicio con superávit respecto a esos valores normales y ha sido más lluvioso de lo habitual en casi toda la península con la excepción del levante peninsular desde Almería hasta Tarragona y otros puntos de León, norte de Valladolid y Galicia. El cómputo global de estaciones pluviométricas ascendió a 7.229,2 litros por metro cuadrado, siendo 9.482,1 en el ejercicio hidrológico anterior, un retroceso de 2.253 que evidencia que la sequía no es un problema superado y el déficit hídrico volverá a marca la agenda de las administraciones públicas este año. En la radiografía de la Almería seca hay demasiados puntos en rojo en la geografía provincial, pero destacan por la importante pérdida de recursos hídricos de las precipitaciones los de El Saltador con 121 litros por metro cuadrado frente a los 304 del año anterior y los 216 de media, las estaciones del Río Almanzora en Cantoria y Serón con 150 y 207 frente a los 448 y 491 del ejercicio previo y la de Terque en el Andarax que sumó a 30 de septiembre 146 litros por metro cuadrado frente a 294.

La comarca de Níjar también perdió considerablemente lluvias con 156 litros por metro cuadrado que en el anterior fueron 329. Otros como la capital sufren retrocesos en relación a los ejercicios previos, si bien ha contabilizado un valor muy acorde con la media histórica de 209 litros por metro cuadrado. En la larga lista de localidades que han descendido en el último año el nivel de precipitaciones figuran también Oria con 138 litros por metro cuadrado menos, Tahal con 150 y el pantano de Cuevas que ha recibido 172 litros por metro, 206  menos que en el anterior. De ahí que su capacidad haya bajado al inicio del cuatro trimestre natural del año a sólo un 6,7% del total. El desequilibrio en las lluvias era a principios del pasado mes más flagrante , pero la gota fría se cebó curiosamente con los puntos que más estaban retrocediendo en precipitaciones. Entre la mañana y tarde del 15 de septiembre se contabilizaron tormentas intensas en pleno aviso de alerta naranja en las ramblas de Tabernas con 38 litros por metro cuadrado, Sierra Almagro con 64,7 y embalse de Cuevas con 51. Eran precisamente tres de las zonas que menos lluvia habían recibido durante el año hidrológico, por lo que la gota fría contribuyó a reducir las distancias de una distribución del agua que era más desigual. Grandes lluvias y meses de sequía han marcado la pluviometría en localidades que no distan ni cincuenta kilómetros, un año hidrológico de contrastes como suele ocurrir también en la Cuenca Mediterránea Andaluza que está el 53,8% de su capacidad por la reserva hidráulica de los embalses de Málaga y Granada.

Pantano Beninar 08-10-2013 (6).JPGMenos agua en el pantano de Cuevas y más en el de Benínar

Los embalses han comenzado el año hidrológico 2018-19 con tres hectómetros cúbicos más que en el periodo anterior, al contabilizar un total de 21,36 hectómetros cúbicos frente a los 18,42 que tenían por estas fechas el pasado año. Ha sido una mejoría que se concentra principalmente en la comarca del Poniente porque el pantano de Benínar ha cerrado el curso hidrológico con cuatro hectómetros cúbicos más que hace un año con 10,79 en total que representan el 17,5% de su capacidad. El de Cuevas del Almanzora, por el contrario, ha retrocedido en los últimos meses y el pantano hoy contabiliza 10,57 hectómetros cúbicos que son un 6,70% de su capacidad. El año pasado por estas fechas eran 12,23 los hectómetros los que albergaba, 1,6 menos que en la actualidad.

La balanza almeriense de las pensiones

Iván Gómez | 1 de octubre de 2018 a las 12:18

'overbooking' en el banco.

Hoy es el Día Internacional de las Personas Mayores. Los sindicatos vuelven a movilizarse como cada 1 de octubre por unas pensiones dignas y las administraciones se afanan en exhibir los programas y proyectos que promueven para la mejora de las condiciones de vida de un segmento de la población que en la provincia representa al 14% del censo con más de 98.000 personas mayores de 65 años. Sin embargo, más allá de esta agenda lúdico-festiva y reivindicativa ya habitual por la efeméride, es un buen momento para radiografiar la evolución en la provincia de las cuentas de la Seguridad Social y de la situación económica de los mayores. El sistema público de las prestaciones contributivas no se sostiene desde hace ya algunos años en nuestro país y se enfrenta a dificultades de financiación de momento sin solución al depender de las cotizaciones de la población activa. Y es que no hay cotizante para tanto pensionista, situación que ha venido desequilibrando las cuentas estatales en los territorios con altas tasas de envejecimiento. Almería por su elevado índice de natalidad y afiliaciones, además de ser una de las provincias con menos proporción del censo en la tercera edad, ha venido saldando las cuentas de la Seguridad Social en positivo hasta 2016. Pero en el último año la balanza quebró con un gasto de 959 millones de euros en las pensiones y con ingresos por las cotizaciones sociales de 932 millones de euros (713 millones del régimen general). La caja de las prestaciones contributivas ya no se sostiene ni en Almería y es una situación preocupante para los pensionistas que han perdido poder adquisitivo desde 2011. La dependencia, la longevidad y la falta de liquidez están poniendo en riesgo la situación financiera de las personas mayores, al aumentar las necesidades económicas de una jubilación cada vez más larga por el aumento progresivo de la esperanza de vida (de 69 años en 1975 a 78 en la actualidad). Ni tan siquiera el reciente acuerdo del Pacto de Toledo para revalorizar las pensiones conforme al IPC real puede zanjar un debate que está en la calle.

Ni el dinamismo demográfico ni la quinta tasa de dependencia más baja de España con casi tres trabajadores por pensionista han impedido que la provincia entre también en números rojos en las cuentas de la Seguridad Social con previsiones de mayor gasto público en el futuro en sanidad, servicios sociales y dependencia, además de por las prestaciones contributivas y otros subsidios. El crecimiento del número de los afiliados en los últimos meses ha sido tres veces mayor que el de los pensionistas, si bien acceden a la jubilación cada vez más personas con bases de cotización más altas y se incrementa el gasto. Otro de los factores que ha influido en la caída de los ingresos en 2017 fue la tarifa plana de los autónomos. La Seguridad Social ingresó poco más de mil millones en 2015 y 2016 y pasó a 932 millones en el último ejercicio. La factura de las pensiones, sin embargo, no ha dejado de crecer. En 2005 eran 85.973 pensiones en Almería por un importe de 594 millones de euros y en 2017 se alcanzaron las 102.438 prestaciones con gasto exacto de 1.063 millones. Las de jubilación han pasado de 49.438 en 2005 a 60.071 en 2017 y se ha duplicado el coste, mientras que las de viudedad crecen menos, de 24.249 a 27.857 pero el importe evoluciona de 130 a 215 millones de euros. Las organizaciones de tercera edad y los sindicatos han hecho un llamamiento a la necesidad de garantizar el mantenimiento del poder adquisitivo de los jubilados a lo largo de toda su vida y tienen claro que el sistema actual no es sostenible ni tan siquiera en las provincias como la de Almería en las que se multiplican las altas en la Seguridad Social porque en 2035 el número de mayores de 65 años alcanzará el 23-24% del censo y en 2070 será del 30%. La importancia de una política fiscal que mejore la protección social y garantice mejores condiciones de vida para la tercera edad es aún más indispensable en territorios con las prestaciones ínfimas. En Almería se cobran de media 774 euros, en Andalucía 857 y a nivel nacional 957, la tercera más baja por detrás de Lugo y Ourense.

“Hemos sido el motor del país y ni se nos mira”

“Los jubilados hemos sido el motor de este país y ahora ni se nos mira, es una frustración enorme que después de tanto trabajar y luchar nos veamos en esta situación de rebaja de las pensiones y de pérdida de poder adquisitivo”. Luis López es el responsable de la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT en Almería y ha hecho un llamamiento al conjunto de la sociedad almeriense para que hoy se sumen a la protesta que han convocado los sindicatos en la Plaza de las Velas junto a la sede del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Como otros cientos de pensionistas de la provincia, los IMG_20180925_103302.jpgque menos prestaciones de media reciben en nuestro país, considera que sobran los motivos para salir a la calle a reclamar “pensiones dignas” y la urgente reforma del sistema público para que se garantice su sostenibilidad. Y lo hace con el testimonio de un jubilado que ha trabajado de sol a sol, incluso más horas, de ocho de la mañana hasta las once de la noche.”Nos merecemos otro trato de las administraciones, con nuestro sacrificio y muchas penas hemos levantado este país, cotizando muchos más años de los que marca la ley, y a los políticos de hoy parece que se les olvida”, argumenta Luis López. En este sentido, el sindicalista de UGT lamenta que tampoco se tenga en cuenta el esfuerzo realizado durante los años de la crisis en las que miles de jubilados han sido el sustento económico de familias en paro y con menos recursos. Otro histórico sindicalista, el responsable de la Federación de Pensionistas de CCOO Almería, Javier Ayestarán, tiene claro que una de las soluciones pasa por la derogación de la reforma que el Gobierno del PP materializó en 2013. “Fue una de sus medidas más perjudiciales y nos llevó a la situación actual cada vez más precaria y con una preocupante pérdida de poder adquisitivo”. Y no fue el único error de Rajoy a juicio de Ayestarán. “Había un fondo de reserva con más de 60.000 millones en nuestro país y con su mala gestión la hucha ya está bajo mínimos”, sostiene. Los sindicatos entienden para que el sistema público de pensiones sea sostenible deben garantizarse la cobertura de los gastos, como en su día se hizo con la salud, en los Presupuestos del Estado. Y otra reivindicación evidente es la de un empleo de calidad que acabe generando pensiones dignas.

Cuando ir al instituto es una pesadilla

Iván Gómez | 17 de septiembre de 2018 a las 10:43

LOCAL-EL PUCHE

Para educar a un niño hace falta la tribu entera. Este proverbio africano figura en el encabeza del plan de centro del IES Río Andarax, uno de los institutos más conflictivos en los últimos años de la provincia al soportar episodios de violencia entre los alumnos y también hacia los profesores. Ubicado entre las calle Mare Nostrum y Marie Curie del barrio de El Puche, a espaldas de la Avenida de la Tolerancia, es un centro bilingüe en el que cada curso conviven 276 estudiantes, en su mayoría marroquíes, gitanos y subsaharianos, con 39 docentes que imparten la ESO, dos líneas de FP básica y un ciclo formativo de grado medio. Además de ser uno de los institutos que más favorecen la paz y la integración, reconocido por la administración y sociedad, cuenta con un programa de apoyo lingüístico a inmigrantes, planes de compensación educativa y de refuerzo del alumnado con más dificultades y forma parte de la red de Escuelas Espacio de Paz y sus profesores aplican métodos y estrategias premiadas dentro y fuera de Almería. Sin embargo, la trayectoria educativa y servicios de referencia, unidos a los planes de convivencia, autoprotección y el del centro, no dejan de formar parte de un protocolo idílico que para cada vez más estudiantes y padres no se cumple en la práctica. La proporción de jóvenes que no quieren pasar por sus aulas va en aumento en los últimos años y un grupo de padres y madres de los jóvenes que hoy vuelven a clase se vienen movilizando desde marzo para evitar lo inevitable y es que cursen la Secundaria en su barrio, donde tienen plaza asignada y les corresponde por residencia. En su defensa alegan estos progenitores indignados que sus hijos hicieron Primaria en el colegio Ave María del Diezmo de Los Molinos para que cuando pasaran a la siguiente etapa educativa tuvieran la opción de matricularse en los IES Azcona, Albaida y Alhadra.

Conscientes de que aún solicitando plaza en otros centros iban a acabar en el de su barrio, presentaron escritos ante la Delegación de Educación para que estudiara su petición, pero no ha sido posible. Hoy comienzan las clases en el IES Río Andarax y reconocen con resignación que es una pesadilla para sus niños. “Allí hay una guerra a diario, ¿quién se responsabiliza si a mi hija le pasa algo? La situación es difícil, peor que antes, y hasta los LOCAL-EL PUCHEprofesores tienen miedo”, asegura el padre de una de las alumnas y presidente de la asociación de vecinos del barrio, Abderrahmane El Assali. Este vecino de El Puche cuenta las razones por las que no quiere llevar a su hija al centro arropado por otros padres y los menores a escasos metros del instituto, en la sede vecinal de la calle Victoria Camps. Allí insiste en el clima de inseguridad y pone como ejemplo al menor que perdió la vista de su ojo izquierdo tras la agresión por otros alumnos en el último curso. Minutos más tarde comparecen el padre y joven víctima y muestran el parte médico y fotografías de su ingreso hospitalario. Abderrahim El Arfaoui, padre del agredido, ni siquiera denunció los hechos por temor a represalias y lamenta las secuelas para toda la vida que tendrá su hijo por una agresión en este centro educativo calificado de difícil desempeño para el personal docente. La única lectura positiva para Abderrahim El Arfaoui es que este curso se ha matriculado en otro instituto, lejos del que tiene al lado de casa, todo una paradoja. Y es que la situación de angustia y desasosiego que genera ir a clases al Río Andarax no se puede atajar con palabras.

“No tenemos ningún problema con la dirección, ni con los profesores, ni con el personal, sólo estamos en contra de llevar a nuestros hijos porque hay muchos alumnos que no quieren estudiar y van allí a molestar y amenazar al resto y así es imposible mantener el nivel educativo de jóvenes que han demostrado tener un talento educativo considerable”, añade El Assali. “Si quiero que mi hijo tenga estudios y una buena preparación me tienen que dejar elegir a qué centro llevarlo porque aquí hoy no puede”, afirma Mhammed Badi. En su improvisada asamblea, a sólo unos días del inicio de curso, aseguran que hay estudiantes en el instituto con entorno complicados que generan situaciones de abuso. Es más, explican que hay personas que captan a los jóvenes para que se inicien en el menudeo y otros encargos. Estos padres lamentan que haya estudiantes sin interés en ir a clase, con el único propósito de molestar, y asegura que su actitud rebelde desemboca en situaciones de amenazas y violencias al resto. “Si no nos escuchan tendremos que movilizarnos”, repite una y otra vez Abdessalam Sabri. Más allá de la inseguridad y el lastre al nivel educativo, en sus escritos a Educación exponen que sus hijos han convivido con compañeros que ahora van a otros institutos, lo que no beneficia su integración. “Llevan desde pequeñas con sus compañeros y ahora con 12 años los demás se van a otro centro y los nuestros al de El Puche”, añade El Assali.

Los menores también se muestran contrariados y sólos, sin padres ni madres, se plantaron en la Delegación de Educación para pedirle la oportunidad de estudiar en otro instituto. Pero su petición no ha sido atendida. Desde el sindicato Ustea quieren evitar que se desprestigie la labor encomiable de los profesores del centro educativo, de este barrio con alrededor de 9.000 residentes, y asegura que lo que necesita este instituto son inversiones para LOCAL-EL PUCHEunas instalaciones más dignas y para que se puedan tener más docentes y clases de apoyo avanzando en el nivel y la calidad educativa. “Para mejorar la seguridad se tiene que reducir la ratio de las clases y no expulsar a los alumnos porque el problema no es la violencia, estoy convencido de que otros institutos de la capital son más difíciles de llevar para sus profesores”, añade. Destaca la libre elección de centro por parte de la plantilla docente, lo que demuestra su implicación y capacidad de sacrificio. Eso sí, a veces hay errores con el código, como ocurrió a una profesora el pasado curso y en el actual logró arreglarlo al ser interina. Critica que hay mobiliario e instalaciones deterioradas, si bien en los últimos meses Educación ha destinado 585.798 euros a la ampliación de un instituto que se creó en 1981 como centro de Primaria. El Puche, como zona necesitada de transformación social, precisa un plan especial de actuación de las administraciones y sus centros educativos, con niños con graves problemas socioeconómicos, son el fiel reflejo de las carencias que se traducen en absentismo, apatía y falta de expectativas escolares, lastrando el nivel educativo.

Los sindicatos reclaman más docentes y clases de apoyo

“No hay tantas agresiones, el problema va mucho más allá de la conflictividad”, asegura uno de los portavoces de Ustea, José Carlos Molina. Entiende que este centro requiere de un trato especial por la situación socioeconómica y cultural de sus alumnos. El sindicalista que bien conoce el instituto de El Puche señala que reclaman más clases y docentes de apoyo para que se pueda ir avanzando en calidad educativa y a la hora de cambiar la dinámica LOCAL-EL PUCHEa veces conflictiva de alumnos y padres. Otra de las peticiones de Ustea es que se baje la ratio por clase y la mejora de unas instalaciones que no están a la altura de las que tienen otros centros. Para José Carlos Molina también es necesario impartir una formación específica a los docentes por las dificultades que tiene la práctica diaria. “No se pueden cargar las tintas en los alumnos con más problemas ni la solución son las expulsiones, a veces bastante hacen con ir a clase, debe ser la administración la que los integre en el sistema”. En este sentido, el portavoz de Enseñanza de Ustea en Almería ha querido poner en valor el esfuerzo y sacrificio de los docentes que eligen el centro libremente porque demuestran una “vocación admirable por su trabajo y son ejemplo para todos los profesores”. Molina asegura que se involucran el triple que en cualquier otro instituto y lamenta que se desacredite su trabajo al ponerse el foco en la violencia.

Sin luz por la marihuana

Iván Gómez | 14 de septiembre de 2018 a las 12:39

LOCAL

La pujante ‘industria’ del cultivo de marihuana indoor, asentada principalmente en torno a cientos de enganches ilegales de luz, está generando serios problemas a la compañía Endesa para mantener la suministro eléctrico en barrios en los que se viene concentrando esta actividad delictiva como el de Pescadería-La Chanca, El Puche y Los Almendros. De hecho, a día de hoy la operadora no puede garantizar el funcionamiento normal e ininterrumpido del servicio porque las plantaciones no han dejado de proliferar y saturan las redes provocando averías y hasta incendios en los centros de transformación cuyo coste de reparación puede superar los 100.000 euros. La potencia que Endesa tiene instalada en estas zonas CLAN DETENIDO ALMERÍA POR CULTIVAR MARIHUANA TIENE AMPLIO HISTORIAL DELICTIVOdegradadas duplica la que han contratado los vecinos, precisamente para evitar los cortes y caídas de la tensión, si bien son insuficientes para hacer frente al consumo tan disparatado que requieren los cultivos en interior. Necesitan luz artificial las 24 horas del día con complejas instalaciones con numerosos dispositivos electrónicos destinados a facilitar el crecimiento de las plantas (lámparas, ventiladores, extractores, sistemas antiolor…). “Si en una calle tenemos diez contratos la línea está preparada para cincuenta, pero ni aún así podemos evitar la sobrecargas que acaban fundiendo los fusibles”, asegura un técnico de la compañía. Gracias a su colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han conseguido desmantelar en la provincia 115 plantaciones de marihuana conectadas irregularmente a la red principal, de las que casi la mitad corresponden a la capital almeriense con especial incidencia en Pescadería en el que están detrás del 99% de las interrupciones del suministro. El incremento de los cultivos indoor está siendo exponencial y en lo que va de año ya se han duplicado las plantaciones intervenidas en el ejercicio anterior (54) y se han multiplicado por tres las de 2015 (38). En España cada año se multiplica el número de cultivos de cannabis incautados y se ha pasado de 176.165 kilos en 2013 a más de un millón en el último ejercicio, un incremento del 538% en cuatro años según datos del Ministerio del Interior.

Entre los años 2017 y 2018 se han realizado en la provincia un total de 21 intervenciones contra el fraude masivo que se han saldado con casi mil cortes de enganches irregulares. En la capital se han realizado una quincena de actuaciones que suman 598 clausura de tomas, además de retirar tramos de ???????????????????????????????la red de distribución en puntos calientes en los que no existen abonados para evitar los reenganches posteriores. Sin embargo, las organizaciones criminales que están impulsando este negocio cuentan con instaladores piratas que realizan obras maestras de auténticos profesionales. En determinadas calles han levantado una red propia cuando Endesa la retira y cada vez son menos visibles los enganches ilegales, algunos incluso a través de túneles subterráneos desde los garajes. El principal rastro del delito siguen siendo los picos de consumo. Ayer mismo se detectó una plantación en un restaurante sin actividad en un polígono industrial que tenía una carga sobredimensionada por la mañana de más de 200 amperios, la potencia que requerían los 62 focos para el crecimiento intensivo de las plantas. Y es que una plantación estándar (de 50-60 lámparas halógenas) puede consumir la potencia de un bloque de treinta pisos y si se concentran tres en un mismo tramo acaban reventando un centro de transformación.

Fruto de una coordinación permanente con la Policía Nacional se está avanzando en la lucha contra esta producción de droga vinculada a la defraudación del fluido eléctrico, si bien queda mucho camino por recorrer. Así lo entiende la compañía que se ha reunido en varias ocasiones con los vecinos para explicarles que los cortes son inevitables mientras persistan los enganches y que está 20180411_100545pendiente de un encuentro de trabajo con el Ayuntamiento de la capital y otras administraciones públicas para abordar lo que consideran un grave problema social. Los residentes de Pescadería, el barrio que acumula mayor número de intervenciones contra el fraude y cortes del suministro, son los que más sufren los perjuicios desde hace ya cuatro años a pesar del intenso trabajo de los profesionales de la red de explotación de Endesa que hacen todo tipo de malabarismos intentando equilibrar las cargas a otros centros con menos demanda y reorganizando la distribución del cableado para balancear la potencia. Han blindado el suministro con un refuerzo de la seguridad en los centros de salud y colegios y están intentando identificar, a través de los servicios sociales, a los vecinos con necesidades especiales, como podrían serlo los enfermos con ventilación mecánica. Pero a veces es imposible por el deterioro de la red al ser perforada por los enganches.

La compañía ha redoblado en los últimos años los medios para combatir el fraude eléctrico mediante la colaboración policial, un aumento de las inspecciones, el uso intensivo de nuevas tecnologías y la utilización de herramientas de análisis masivo de datos (Big Data). Entre las innovaciones de la compañía destacan los videoscopios y trazadores que permiten supervisar instalaciones subterráneas, empotradas en las paredes o Foto 5inaccesibles a simple vista para detectar, entre otras manipulaciones, la existencia de dobles acometidas. El año pasado se detectaron cerca de 30.000 casos en Andalucía de los que 2.440 enganches, que sumaban 18 millones de kilovatios-hora, corresponden a la provincia almeriense. El director de Distribución de Andalucía Este de Endesa, Francesc Alemany, detalló que en los primeros meses del año se invirtieron más de 220.000 euros en la detección de tomas para el cultivo de plantaciones de marihuana en la provincia. Alemany argumentó que en el momento en el que se produce una conexión fraudulenta el consumo es del orden de 20 veces superior al habitual, lo que tensiona las redes generando averías y apagones. La compañía anunció una gran partida económica en su plan 2019-2021 para luchar contra la piratería instalando dispositivos de sensorización de la red como medidores guardianes o cámaras termográficas para la identificación de estas prácticas en tiempo real. Pero más allá de las inversiones, Endesa ha querido poner el acento en los riesgos de la manipulación de las líneas para la seguridad de los clientes al detectar un aumento de incendios en viviendas e instalaciones.

“Son bandas organizadas que tienen todo estudiado, si doblamos potencia meten el doble de plantaciones”

“Sólos no podemos ir, nos matan”. Uno de los técnicos de Endesa en la provincia que forma parte del dispositivo encargado de acabar con el fraude, en colaboración con Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, relata las dificultades que encuentran para acabar con los enganches ilegales y cultivos de marihuana. Y lo hace desde el anonimato porque, al igual que sus compañeros y contratistas, tienen miedo a represalias, de ahí los pasamontañas LOCALcon los que se desplazan a las operativas. Según narra este profesional, se trata de “bandas organizadas que tienen todo perfectamente estudiado” y conocen incluso los movimientos que realiza la compañía eléctrica. “Estamos haciendo todo lo que podemos para evitar los cortes del suministro, pero mi experiencia me ha demostrado que cuando se dobla potencia meten el doble de plantaciones y no hay manera de evitarlo”. De hecho, desgrana el modus operandi de los clanes que se dedican al cultivo de cannabis: en edificios vacíos dan de alta un contrato para poder enganchar el resto de las viviendas y en calles en las que tiene servicio un tramo inicial pide asociarse la casa del otro extremo para que se extienda la línea y realizar tomas. Compran y ocupan pisos vacíos en los que es viable el enganche y en algunas zonas instalan su red propia como en calle Capitana de Pescadería en la que Endesa retiró casi 500 metros de tendido. Este técnico no ve más solución a las averías que acabar con estas prácticas. Pero no será nada fácil la lucha contra estas organizaciones criminales y reconoce sin ambages que está “deseando poder cambiarse de departamento porque Almería es muy pequeña y nos conocen”.

Solución al nudo de la A-7 en Roquetas

Iván Gómez | 11 de septiembre de 2018 a las 12:58

mapa

El Ministerio de Fomento inició en septiembre de 2008, justo hace diez años, el estudio de un tercer carril para la A-7 entre Roquetas y Viator. Aquel primer proyecto de 23 kilómetros fue considerado por el Gobierno de Zapatero como prioritario por el incremento del flujo de vehículos de circulación entre los puntos kilométricos 429 y 452. La previsión era de mayor densidad con la finalización de la Autovía del Mediterráneo en los tramos inconexos de Granada y se estimó un coste de la actuación de 55 millones de euros a cargo de la Dirección General de Carreteras. Una década después empieza el desbloqueo real de la actuación con la reciente adjudicación de la redacción del proyecto del tercer carril, así como de las dos fases de enlace de la A-7 en El Parador con las carreteras autonómicas A-391 y A-1051. Han sido diez años de estudios y análisis orientados a la búsqueda de una solución que era más que evidente y demandada por los agentes socioeconómicos de la provincia con los que capear la crisis económica sin necesidad de invertir un euro. La presión en los últimos años, con iniciativas en las Cortes de los partidos viejos y nuevos, así como la mejora de la solvencia financiera del Gobierno han permitido al departamento que preside el socialista José Luis Ábalos desatar el principal nudo de la A-7 en la provincia, si bien la solución no se materializará hasta dentro de unos años. Las dos fases de los enlaces de la A-7 en El Parador, en dirección tanto a Málaga como Barcelona, están ya en redacción del proyecto, la primera desde junio de 2016, y una vez adjudicadas tendrán un coste estimado de 17,5 millones de euros. Ayer mismo se publicó en el Boletín Oficial del Estado la formalización del contrato de servicios para la redacción de la actuación en su segunda fase con presupuesto de 160.000 euros. Y tres días antes aparecía también la adjudicación del proyecto del tercer carril por un importe de 473.359 euros, si bien el trazado contemplado por el Gobierno no es el inicial y se intervendrá sólo en diez kilómetros en el tramo de Bayyana hasta El Parador porque es el que registra más densidad de tráfico, al superar los 48.000 vehículos diarios, retenciones de consideración, sobre todo en los meses de verano por el aluvión de turistas en Roquetas, así como mayores tasas de siniestralidad. Es, además, itinerario obligado en la caravana de camiones que transportan frutas y hortalizas del Poniente hacia el corazón de Europa.

La actuación entre los enlaces 429 y 438 de la Autovía del Mediterráeno, que saliera a licitación en octubre de 2017, se pondrá en marcha el próximo año, una vez culminada la fase de redacción que corresponderá a la UTE Consultrans SAU y Grupo TC6 Ingeniería SL al resultar los adjudicatarios de un contrato al que concurrieron 26 empresas de obra civil. El tercer carril dibujado por el Ministerio de Fomento requiere una inversión de 31,5 millones de euros para su futura ejecución en los próximos años y responde a una histórica demanda que tuvo un momento crítico con el cierre de la carretera del Cañarete. Las retenciones kilométricas son una constante desde hace años y era más que necesario aumentar la capacidad de la vía. Este tramo que se ha seleccionado cuenta con dos viaductos (La Garrofa y El Palmer), así como los túneles de Aguadulce-Enix y el reciente enlace 431 que desemboca en el núcleo costero de Roquetas. La gran ventaja a la hora de crear el tercer carril en ambos sentidos es que estaba prevista una eventual ampliación de capacidad tanto en los túneles como en dinteles, lo que alivia el esfuerzo inversor. No era ni mucho menos lógico que mientras se han ido creando terceros carriles en la Autovía del Mediterráneo en el levante, uno de los corredores de más flujo del país, el tramo comprendido entre la capital y Roquetas viera los años pasar sin disponer de una infraestructura viaria acorde a su peso demográfico y al impacto socioeconómico de la zona. De hecho, la construcción de la A-7 ha privado sin motivo aparente desde su génesis a Roquetas de Mar, el segundo municipio más importante de la provincia, de un acceso digno y equilibrado hacia esta arteria mediterránea, error que se ha tenido que solventar después por parte del Gobierno y también del consistorio con los nuevos enlaces abiertos y los que se han proyectado.

Tercer contrato del vuelo a Sevilla

Iván Gómez | 1 de agosto de 2018 a las 12:36

RG010814- INAUGURACION VUELO CON SEVILLA - AIR NOSTRUM

Air Nostrum seguirá operando el vuelo entre Almería y Sevilla durante los próximos cuatro años y hoy se abre precisamente su tercera etapa en una ruta que vertebra la comunidad andaluza. La Dirección General de Aviación Civil y la filial regional de Iberia suscribieron ayer el contrato como última fase de la tramitación que se iniciaba en abril con la licitación por vía urgente, después de que se adjudicara a la única oferta presentada en la primera semana de julio. Hoy se inicia el primero de los vuelos del acuerdo para los próximos cuatro años de una obligación de servicio público que va a financiar la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía por el importe íntegro de adjudicación de 8,9 millones de euros. Air Nostrum, que tenía a la venta los billetes desde hace unos días, seguirá cubriendo la línea con la capital de Andalucía hasta el verano de 2022 en condiciones similares a las del acuerdo que se finalizó ayer. Fuentes de la filial regional de Iberia, referente en nuestro país de las obligaciones de servicio público, mostraron su satisfacción por la adjudicación del nuevo contrato con el que cimentan aún más su compromiso con el Aeropuerto de Almería en el que aterrizaron hace dos décadas para convertirse en el nexo principal con el resto del mundo a través de la T-4 de Barajas, el mayor hub intercontinental de España.

El vuelo directo con Andalucía que une El Alquián con San Pablo en menos de una hora y desde 40 euros se licitó con presupuesto de 8,9 millones de euros. Desde el Ministerio de Fomento realizan de la gestión del procedimiento para la selección de la compañía, así como de la formalización del RG080817- MUCHA GENTE EN AEROPUERTO DE ALMERIA - TURISMO - PARADA TAXIScontrato, una vez comprobado que ninguna aerolínea quiere explotar esta ruta sin recibir compensación económica, y le deja a la Junta el pago por el servicio. En las cuentas de 2018 la administración andaluza ya dispone de 2,24 millones, si bien no se abonan en su totalidad a la compañía, como ha ocurrido en los últimos años, al depender de su rentabilidad. Desde el primer vuelo inaugural en 2010, la Junta ha aportado casi 20 millones para el mantenimiento del servicio. La ocupación en los cuatro primeros meses del año ha sido del 67%, lo que supone un crecimiento del 8% en relación al mismo periodo del ejercicio anterior. Más de 12.000 viajeros entre enero y abril para un total de 355 operaciones, lo que evidencia la buena salud de la que goza una línea que inició su andadura cubriendo un 51% del pasaje ofertado por Air Nostrum. En 2017 fueron más de 33.500 los usuarios, un incremento del 16%. El vuelo que cubre 422 kilómetros fue el primero no insular en lograr la obligación de servicio público y sentó las bases para exportarlo a ciudades como Badajoz y Melilla.

Esperanza en Villa Miseria

Iván Gómez | 16 de julio de 2018 a las 1:55

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No tienen agua potable, ni luz, ni alcantarillado y sobreviven entre los palés, plásticos de invernadero y chapas metálicas que conforman sus chabolas. Las inclemencias meteorológicas, como las lluvias y el frío del invierno y el calor de los meses de verano, son imposibles de llevar en estas infraviviendas prefabricadas y barracones que no reúnen las mínimas condiciones de salubridad. Sin apenas recursos económicos, los de los jornales en el campo que realizan de manera puntual, casi 5.000 inmigrantes que cruzaron el Mediterráneo en busca de una vida mejor sufren las consecuencias OLYMPUS DIGITAL CAMERAde una situación de pobreza crónica y excluyente en la provincia. Sin luz al final del túnel, los voluntarios de Cruz Roja son la única esperanza de Villa Miseria. Conocen todos los asentamientos marginales de Poniente y Levante y ofrecen una ayuda humanitaria indispensable. Y no sólo reparten comida y productos básicos para los recién nacidos y enfermos. Su intervención con los inmigrantes, en su mayoría procedentes de los países de África Subsahariana y el Magreb, está orientada a sacarlos del pozo. Realizan formación en inserción laboral, prevención de enfermedades sexuales, talleres de español y primeros auxilios y otras actividades de integración como las deportivas con las que paliar los efectos de la pobreza en personas que subieron en patera hacia la tierra prometida y ahora malviven en guetos entre charcos y basura generando una situación de frustración generalizada que desemboca en graves problemas mentales. Los técnicos también les ayudan con la escolarización de los niños, el control de la salud y los trámites laborales. A veces se encargan de mediar en conflictos con los empresarios agrícolas y les orientan con las prestaciones y los permisos de extranjería. Abdourahmane Niang está al frente del grupo de 70 voluntarios de Cruz Roja, organización en la que aterrizó en el año 2003. Este trabajo con los asentamientos se viene realizando desde hace poco más de una década y es uno de los que mejor representa los valores de la ONG con los desfavorecidos.

El senegalés que dirige el área de inmigración desgrana los orígenes del chabolismo en la provincia y se remonta a finales de los noventa. Entre sus primeras intervenciones destaca la del asentamiento que se engendró en Los Bajos, el antiguo campo de fútbol de Roquetas, tras una riada. A partir de ahí salieron en busca de otros poblados por la provincia en torno al cultivo bajo plástico. Lo que más demandaban entonces los inmigrantes era una atención sanitaria que no recibían hasta que el SASla implantó con acceso universal en 1999. La falta de asistencia médica obligó a Cruz Roja a poner OLYMPUS DIGITAL CAMERAen funcionamiento instalaciones de consulta en San Isidro, Vícar, Roquetas y El Ejido dotados de facultativo, mediador y trabajador social. Los sucesos del municipio ejidense en febrero del 2000 propiciaron la eclosión de poblados chabolistas en las zonas de la periferia que se mantienen hasta la fecha. El fenómeno de los asentamientos de inmigrantes en el resto de provincias andaluzas es temporal en función de los meses de campaña. Sin embargo, en la de Almería son poblados estables que pueden ir creciendo en residentes por el empleo del campo, pero que nunca se desmantelan. Durante el año pasado fueron 4.940 personas las que se anotaron en el censo de Cruz Roja como beneficiarios de la ayuda alimentaria, medio millar más de los que contabilizaron en los asentamientos tres años antes. En estos suburbios no hay brotes verdes y algunos de los que habían logrado prosperar y dar el salto a viviendas en los núcleos urbanos se vieron obligados a regresar al pozo durante los años de la crisis. Casi la práctica totalidad hoy de los moradores de los poblados son foráneos, si bien durante la etapa de recesión la cifra de españoles alojados llegó a alcanzar el 30%.

El coordinador del programa de asentamientos percibe un repunte de hombres, sobre todo jóvenes, en el último año por el aumento del trabajo ocasional y también a consecuencia de la multiplicación de las pateras. No importan las condiciones infrahumanas en las que se malvive en estos guetos a espaldas del desarrollo provincial, ni los problemas de convivencia que suelen surgir, los poblados son a veces el único hogar que recibe con puertas abiertas a personas que no tienen nada a este lado del Mediterráneo. Los asentamientos se establecen por nacionalidades, aunque a veces se OLYMPUS DIGITAL CAMERAcrean mixtos por la cercanía de centros de trabajo. Los hay familiares, más frecuentes entre los marroquíes y de mejores condiciones, y los de temporeros, jóvenes solitarios, de entre 18 y 34 años y en su mayoría sin papeles. Cruz Roja realiza cuatro salidas semanales, lunes y miércoles al campo de Níjar, y martes y jueves por el Poniente. El trabajo previo al desplazamiento se inicia con la convocatoria a través del correo electrónico y la inscripción de los voluntarios que están disponibles. En cada viaje participan entre tres y cuatro personas, quienes reciben las nociones básicas del censo y del tipo de asentamiento en el que van a intervenir. “No todo el mundo puede, hay que saber ayudar”. Y es que, a juicio de Niang, esta labor requiere cierta empatía e interés por otras culturas. A veces viajan con mediadores y otros técnicos de comunicación en función de la actuación prevista. A las nueve y media de la mañana es la reunión de coordinación para marcar las pautas en la sede provincial. Es un programa con fuerte tirón entre los voluntarios de Cruz Roja en el que hay personas de perfiles muy variados, de jubilados a jóvenes estudiantes y desempleados. Ese mismo día debuta María del Mar Fernández, una enfermera que se siente concienciada con el drama de la inmigración. “Siempre he querido ayudar a que cambien las cosas”, asegura. Tiene interés en trabajar en Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) para atender a las pateras, pero su primera parada son los suburbios en los que acaban la mayoría de los que llegaron a nuestras costas de manera clandestina.

Cruz Roja ha definido un mapa de asentamientos que permanece prácticamente invariable, pero su población oscila en función de la temporada. A veces acuden por demanda, conscientes de ciertas necesidades que puedan surgir, pero nunca les fallan. Ni siquiera con meteorología adversa. Una vez finalizada la reunión, el grupo se dirige al Sector 20. Allí tienen la nave con los medios materiales y alimentos. Cruz Roja tiene un par de almacenes en los que guarda la comida que reparte entre más de 60 entidades y colectivos sociales de la provincia, además de la que necesita en sus programas. OLYMPUS DIGITAL CAMERATiene un hospital de campaña y puesto medicalizado avanzado. Es uno de los siete centros logísticos del país y cuenta con recursos para 3.000 personas. Cargan los alimentos en la furgoneta y se inicia el trayecto. En el coche junto a Niang, en el viaje hacia la miseria, están Carlos Martínez, delineante prejubilado de 62 años, y Henry Becerra, un parado boliviano. Tienen ya cierto rodaje en este programa y relatan que la ayuda humanitaria es una excusa perfecta para acercarse a la bolsa de población más marginal para conocer sus problemas reales y contribuir a su integración. De su paso por asentamientos de media provincia valoran el sentimiento de fraternidad. “Comparten todos los recursos y el que no trabaja y puede recoger la bolsa reparte con los demás”. Antes de entregarles la talega, los identifican para que no se quede nadie sin su ración. Les piden alimentos, ropa y calzado, pañales y productos de bebé. Para las madres de los recién nacidos se reparte un kit específico y también hay material escolar para los niños antes del comienzo del curso.Los medicamentos, cuando se trata de una urgencia, también están en la lista de reparto e incluso cambian itinerarios o adelantan las salidas. “Alguna persona nos ha increpado por darle comida a los inmigrantes en los asentamientos”, relata con resignación un voluntario. Nada más terminar la estancia en cada poblado se elabora un parte con las observaciones. A veces visitan una veintena de asentamientos en media jornada. Si faltan bolsas se puede volver al día siguiente, pero nunca se notifica el calendario con el objetivo de que no se presenten personas ajenas a ese núcleo.

En el camino hacia la inserción laboral es fundamental el idioma, de ahí que Cruz Roja insista con los cursos de español. A veces en una cochera semiderruida, otras como en Tierras de Almería utilizando cajas de fruta como mesas y sillas. En Pujaire y los Albaricoques han incorporado a la formación a las mujeres. Con los niños no existe problema. Desde muy pequeños hablan castellano. De hecho, en los asentamientos quieren que los hijos, de segunda y hasta tercera generación, sean los mediadores en la resolución de conflictos. En los últimos años tienen el respaldo de la Guardia Civil, a través del Equipo de Atención a Inmigrantes (Edati). Siguen suscitando cierto recelo y desconfianza, pero son el mejor recurso cuando se OLYMPUS DIGITAL CAMERAproduce un problema laboral con empresas agrícolas, sobre todo si están en una situación irregular.  La casa de Samira, de 27 años, fue la primera parada de aquella mañana en Villa Miseria. Lleva casi un lustro en la provincia y habla español gracias a Cruz Roja. Sin los alimentos que recibe, sin salir de casa, no podría cuidar a sus dos hijos y hay otro más en camino. Vive en las afueras de Pujaire y su marido trabaja en los invernaderos de la zona. Un poco más adelante, ya en el camino hacia los Albaricoques, hay otro poblado con chabolas e infraviviendas con más de medio centenar de personas. Tienen un imán de Ghana y una mezquita de conglomerado. Ese día hay pocos habitantes. Están todos en el campo. “Yo quería ser el director de Cajamar, pero es muy difícil”, bromea uno de los pocos presentes en el asentamiento. Su nombre es Elmahdi Benghzial y cuenta las condiciones en las que viven desde hace años. Cogen el agua de un pozo y como no tienen donde tirar la basura pagan un contenedor de obra entre todos. Cada quince o veinte días pasa a descargarlo y les cobra 110 euros. Este joven marroquí recuerda a los voluntarios de Cruz Roja que en su vivienda hay luz, pero el frigorífico se rompió. Lo hace porque la ONG a veces reparte este tipo de electrodomésticos cuando recibe donaciones de las empresas y particulares. El hedor en la chabola es insoportable, no tiene ventilación ni agua corriente, pero ni siquiera lo perciben porque se ha normalizado.

Junto a los barracones hay un cortijo en el que vive Mohamed Rkaibi con su mujer y cuatro hijos. Vive en España desde 1999 y en Níjar desde hace diez años. Sin embargo, el juez ha dictado una orden de desahucio para el 21 de julio porque no pagan el alquiler mensual de 200 euros. “El propietario no quiere negociar, sólo dice de vendérmelo por 40.000 euros y no tenemos ese dinero”, lamenta con resignación. No quiere irse y está buscando otro lugar en el que instalarse. “En mi país no me falta trabajo, pero me gusta España, mis cuatro hijos han nacido aquí”, asegura. Para OLYMPUS DIGITAL CAMERAganarse la vida hace pan y bollos que reparte por la zona, además de los jornales. La siguiente parada se encuentra en la carretera a Rodalquilar, a la altura de los Albaricoques. Allí hay un macroasentamiento con más de un centenar de migrantes. Hay decenas de calles entre estos barracones de la Edad Media. Es la City, ironiza uno de los residentes que lleva más de diez años ya en el poblado. “Con ZP había trabajo y ahora el PP no nos deja y los sindicatos no hacen nada”. Se suceden los reproches al Gobierno. Tiene problemas para poder conseguir la documentación y el empresario no puede contratarlo porque tiene deudas. Se marcha entre quejíos, después de desahogarse un rato con Niang. Los voluntarios de Cruz Roja realizan una función psicológico fundamental con los inmigrantes a los que transmiten esperanza y comprensión ante la sucesión de problemas y penurias a los que están expuestos a diario. El tiempo pasa muy despacio en este lugar y las cabezas no dejan de torturarse. Una de las claves de la formación que se imparte, antes de participar en intervenciones, pasa por decir la verdad siempre, no crearles falsas expectativas. La última escala es la zona de Las Caravanas, una especie de camping fallido con una decena de casas prefabricadas y chambaos para aparcar los coches, algunos de potente cilindrada. Hay solares vacíos, con restos de lo que sería una vivienda y en otro cecinas de un módulo calcinado sin que se conozcan las causas del incendio. Es un asentamiento más familiar, con más comodidad, de personas que trabajan con frecuencia.

Tienen agua y luz y pagan el alquiler cada mes al propietario del terreno. Hay moscas por todos lados, una infinidad de gatos y mucho calor. Todos salen en chanclas a recibir al vehículo de la Cruz Roja cuando se aproxima. Los niños juegan en la tierra y aparece alguna mujer con burka. Disponen WhatsApp Image 2018-03-20 at 12.16.47de una mezquita y en su mayoría son marroquíes. Había una familia de ucranianos hace unos años, pero se marcharon. Uno de los voluntarios relata que cuando hay excursión en el colegio, de las que se pagan aunque sea a un euro, los niños no van a clase y a veces se quedan solos en casa. Abdourahmane Niang no comprende la contradicción que supone para algunos moradores estar privado de las necesidades básicas y tener un buen coche en la puerta de la barraca. Ocurre con los marroquíes. Los subsaharianos cuando no disponen de recursos se mueven en bicicleta. En estos núcleos ha crecido la presencia de mujeres y menores. Lo habitual es que cuando mejora su situación económica dejen las chabolas y se reagrupen, pero a veces la vida obliga a volver al pozo. Lo único que no cambie es que este tipo de asentamientos han dejado de ser un lugar de paso para convertirse en residencia permanente cada vez de más gente. Inmigrantes que llegaron en patera y han luchado para tener casa propia, pero que se han acabado resignando a residir en un gueto. En el Poniente hay más cortijos semiderruidos y en el Levante más chabolas, pero todos malviven en Villa Miseria con la única esperanza de que llegue la furgoneta de Cruz Roja.

El contador del AVE se paró

Iván Gómez | 15 de julio de 2018 a las 23:07

contador AVE psoe

El “contador de la vergüenza y el olvido” se ha quedado sin pilas. Los socialistas almerienses que lo idearon para reinvidicar la falta de inversiones del Ministerio de Fomento en la implementación del Corredor Mediterráneo entre Murcia y Almería han parado el registro en 2.113 días, los que ha estado el PP de Mariano Rajoy en el Gobierno. Al materializarse la investidura de Pedro Sánchez los días que transcurran sin obras del AVE parecen importar menos en la sede provincial del PSOE en Pablo Iglesias y el contador que se puso en marcha en noviembre de 2016 ha dejado de funcionar con el recuerdo de un periodo en blanco de casi seis años. Fruto de las carambolas del destino, por la que Íñigo de la Serna traspasó su cartera en Fomento al socialista José Antonio Ábalos los relatos de las partes enfrentadas siguen siendo radicalmente opuestos, pero socialistas y populares se han intercambiado los papeles. Es el fenómeno mimético de la política que pese a divergir en la ideología y argumentos equipara posiciones en el Congreso de los Diputados y el Senado. El PSOE de Almería ha reclamado mayor inversión y que se acortaran los plazos para la llegada de la Alta Velocidad durante legislatura y media y ahora ha pasado a modo standby con la filosofía de dejar hacer al Gobierno. Y diputados y senadores del PP han salido de las trincheras en las que sufrían los ataques de patronal y agentes sociales para reinvidicar todas aquellas necesidades que en su día silenciaron. Esa esquizofrenia que altera la personalidad de los partidos y les aleja de la realidad, pendiente de la sangría electoral y de paliar la impopularidad de los ejecutivos, es una de las grandes debilidades del bipartidismo al descubierto con las hemerotecas. El PP avaló los recortes del Gobierno por los que se proyectó una vía única en más de un tercio del trazado del AVE a Murcia, así como la rebaja generalizada de los costes con la supresión de estaciones y otros elementos singulares, tardará bien poco en poner sobre la mesa la conveniencia para Almería de retomar el proyecto anterior más allá de exigir que se cumpla la programación del Ministerio de Fomento saliente.

Y en el PSOE han sido seis años de batalla por un AVE de primera al que ahora parecen renunciar porque la vía única ha dejado de ser un agravio comparativo y los plazos fijados que eran insostenibles vuelven a cobrar sentido. Paradojas de la política que ya han tenido en la Cámara Baja un primer episodio denunciado por el diputado de Ciudadanos, Diego Clemente, al cargar duramente contra el PSOE por su rechazo a una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado para acelerar las obras del Corredor Mediterráneo entre Murcia y Almería. Curiosamente la propuesta parte de diputados populares que votaban en contra de las mismas reivindicaciones meses atrás. El “retrato” de unos y otros en el arco parlamentario no sorprende casi a nadie, ni tan siquiera a la Mesa del Ferrocarril de Almería después de reuniones y manifestaciones en las que se han movilizado de la mano de los dirigentes socialistas. Nada más conocerse que José Luis Ábalos es el ministro de Fomento le han solicitado una reunión en la que analizar cuáles son sus planes con la Alta Velocidad de Almería y si existe la posibilidad de dar marcha atrás en determinados proyectos como el de la vía única y en el traslado de la estación de cabecera a Huércal durante las obras del minisoterramiento en el paso a nivel de El Puche. Y no se olvidan tampoco de la mejora del tren convencional con líneas de otro siglo a Sevilla y Madrid a la espera de que se construya el cambiador de ancho en Granada, entre otras actuaciones. Y no van a bajar la guardia al considerar que, pese a las reclamaciones de años con el PSOE, todavía nadie sabe si es un ministro amigo. No lo saben ni los socialistas de la provincia, expectantes por saber, antes de tensionar la cuerda, si el nuevo responsable de Fomento responde a los compromisos que se han adquirido en los últimos años. Socialistas y populares se han intercambiado los papeles y los escaños, pero lo único que no cambia son las comunicaciones ferroviarias tercermundistas.

Rifa engorda la deuda con Hacienda

Iván Gómez | 29 de junio de 2018 a las 17:39

Oficina de Intervencón y Tesorería

La Agencia Tributaria ya tiene la cuarta entrega de la lista de los grandes morosos del país, los que acumulan más de un millón de euros, con datos sobre la deuda con Hacienda a 31 de diciembre de 2017 y en el directorio figuran más de setenta empresas de la provincia lideradas por el agujero negro que en los últimos años ha causado Miguel Rifá en las arcas públicas. El empresario catalán afincando desde hace medio siglo en Roquetas es el mayor moroso de la provincia y es el responsable de engordar la deuda almeriense que se ha mantenido en términos muy similares en las anteriores tres entregas de la entonces Lista Montoro. Pendiente de juicio por fraude fiscal y otros delitos como alzamiento de bienes, Rifá eleva su deuda del pic-20160108060916S4695P5.jpgHotel Almería, que es la empresa que ha gestionado el histórico Gran Hotel, de casi 9 millones a nada menos que 14,7 en la última revisión de Agencia Tributaria. La deuda de Predios del Sureste, otras de sus filiales, se mantiene en torno a los 27,5 millones de euros y otros 1,2 ha dejado de pagar con Frigoríficos Portocarrero. Seis años después de la operación policial con el que se desmanteló un fraude fiscal millonario no se ha cerrado aún la fase de instrucción mientras la deuda crece y está en torno a 50 millones de euros, de los más de 200 que acumulan las empresas almerienses del primer listado de la nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el que figuran inscritas 4.318 personas jurídicas y físicas con importe adeudado de algo más de 15.300 millones, un 0,4% menos que en el listado del ejercicio anterior. Rifá acumula mucho más deuda que la mayoría de los empresarios y rostros conocidos que han trascendido a nivel nacional como el expresidente de Banesto Mario Conde (14,9 millones), el expresidente del Real Madrid Lorenzo Sanz (1,36), el abogado José Emilio Rodríguez Menéndez (3,6) o el futbolista Daniel Alves (2,6). De hecho su pasivo es muy similar al de los dos principales deudores del país, los hermanos Cristina y Luis Cort Lagos, pertenecientes a una familia propietaria de buena parte de la ciudad de Valdebebas que suman una obligación conjunta de 55,9 millones.

El trabajo de inspección tributaria y la lucha contra la evasión de los impuestos ha permitido rebajar en 1.515 los grandes deudores del país en relación al primer listado que se publicó en diciembre de 2015. Este último registro presenta novedades en la provincia, más allá del engorde de la deuda por parte de Rifá, como supone que hayan desaparecido del listado los 14,8 millones que debía a la Agencia Tributaria la empresa constructora Obrascampo, cuyo propietario Antonio José Pérez, se 106403_72295_Antonio-Perez-Torres-en-una-imagen-de-archivo_Genfrenta a solicitudes de penas por parte de la Fiscalía de más de 65 años de prisión, además de multas y sanciones millonarias por presuntos delitos contra la hacienda pública, insolvencia punible y blanqueo de capitales. Los 15 millones de la promotora ya no están registrados, si bien se mantienen los 1,19 millones que debe al Estado una de sus filiales, Obrascampo Almanzora SL. Otra de las deudas que no figuran en la estadística es la de Cehorpa que alcanzó los 1,4 millones en las revisiones anteriores. En la lista negra de Montero hay importantes deudas entre el tejido empresarial almeriense y al frente de la tabla, siempre por detrás del hotelero Miguel Rifá, estarían la mercantil Biocarburos del Almanzora SA con casi trece millones, Promociones y Servicios Integrados Turre con 10,8, Aguas San Isidro SL con 5,26, la constructora Staig con 7,8 y SAT Costasur con 2,4. Otras firmas vinculadas al ladrido, ya sea en la promoción y venta, como Kalar Almería, PromoTurre 2001 SL o Hispano Almería, concentran un déficit con las arcas públicas de entre uno y dos millones. Más de la mitad de la lista corresponden al sector de la construcción, si bien también hay un importante número vinculadas a la gestión hostelera y restauración. En la zona alta del ranking almeriense está, por ejemplo, Sudafricana de Hoteles con una deuda de 5,8 millones de euros. Pero la lista de morosos se extiende al resto de sectores y no faltan las firmas de la piedra como Tino Stone (4,66 millones de euros) y de venta de vehículos como Automecánica Almeriense (concesionario Ford) con casi tres millones de euros.