Mojácar, de paraíso a infierno

Iván Gómez | 21 de abril de 2013 a las 20:16

Mujeres, mojito, Mojácar se acaba. Fin de ciclo para un modelo turístico que no beneficia a la imagen y prestigio del municipio, la de paraíso natural del relax, tal y como lo entienden la alcaldesa Rosa María Cano y su equipo de gobierno del Partido Popular. La ordenanza contra el ruido, que ha tenido repercusión internacional por lo polémica y restrictiva, es la única solución que encuentra, junto a la que prohibe el botellón, para atajar un “desmadre” contra el que claman, según argumenta, “una mayoría silenciosa” de los vecinos de Mojácar. A pesar de las críticas recibidas en las últimas semanas, de las mofas por ciertos apartados de la normativa que no parecen serios, como el de vetar los dados y el dominó en terrazas, Rosa María Cano asegura que han iniciado un camino sin retorno. No hay marcha atrás. “Hemos llegado al límite, vamos a ser inflexibles”. No se arrepiente de nada porque entiende que del censo de casi 300 establecimientos del municipio (180 restaurantes, 3 discotecas, 19 chiringuitos, 17 bares de copas y 51 cafeterías) “son sólo cuatro o cinco negocios los que sufrirán la ordenanza del ruido, los que traen la pellejería a Mojácar, los que ahora dicen que yo soy la ruina para el pueblo”.

Una vez superada la tensión de la sesión plenaria, en la que tuvo que expulsar incluso a algún vecino y soportar las duras críticas de la oposición, me explicó su visión con calma y detalle. Lo hizo el miércoles por la mañana. Durante más de una hora hablamos de una ordenanza que ha tenido repercusión hasta en la prensa británica y ante la que algunos alcaldes de su partido me han reconocido off the record que “se ha pasado un pelín”. Y lo hicimos sin saber que, días después, la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Mojácar organizaría una reunión informativa en el restaurante Marazul para abordar con un grupo de abogados de Almería y Granada un recurso contra la ordenanza reguladora del ruido procedente de usuarios de la vía pública, actividades domésticas y de vecinos. Dado el interés suscitado por mi análisis periodístico de algunas de las polémicas decisiones de Rosa María Cano en Tierra de Prohibiciones, con más de seiscientas visitas en un par de días y su reproducción íntegra en otros portales y medios digitales, reproduzco a continuación la entrevista íntegra publicada hoy domingo en Diario de Almería para que cada uno saque sus propias conclusiones sobre el futuro de Mojácar y el acierto/fracaso de las medidas de la alcaldesa.

- Desde la oposición se cuestiona la legalidad de la ordenanza… 

– Todas nuestra normas y ordenanzas se hacen conforme a la ley y nunca pueden infringir leyes autonómicas que tienen un rango superior y mucho menos la Constitución Española. Cuando dicen estas tonterías contribuyen a manchar el nombre de Mojácar, parece que quieren vender al mundo que es una república bananera donde no se respetan los derechos de las personas. El 4 de abril iba a aprobarse en pleno, pero no lo hicimos pensando precisamente que se podía mejorar, que no estaba lo suficientemente madura, que había cuestiones que se podían matizar. Dimos la oportunidad a los grupos de la oposición de aportar sus propuestas para mejorarla y consensuarla y hablaban de una enmienda a la totalidad que nadie ha presentado. Jessica Simpson se sentó con nosotros a modificar la ordenanza y aún así votó en contra.

- ¿Quién redacta esta normativa y qué criterios se han tenido en cuenta? 

– La redacta, como todas las demás, una letrada del Ayuntamiento de Mojácar, no nos la inventamos y se basa en normativas y leyes de ámbito autonómico vinculadas al reglamento contra la contaminación acústica. De todos los apartados que se recogen a nosotros nos interesaba lo relativo a las viviendas, terrazas y veladores y al desarrollo de obras. Lo de los dados y el dominó se copió literalmente de la guía elaborada por la Consejería de Medio Ambiente. Es un copia y pega de un documento avalado por la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP). Siendo un ayuntamiento del PP hemos cogido una normativa elaborada por un gobierno socialista y la oposición del PSOE en Mojácar es la que más nos critica.

-¿Y no cree que se han pasado con asuntos como el del dominó? 

– La oposición ha querido sacar de contexto lo de los dados y el dominó porque desde un primer momento han intentado politizar el asunto para favorecer los intereses de unos pocos empresarios. Hay cientos de municipios con ordenanzas similares, la de Ibiza, por ejemplo, es bastante más restrictiva para los establecimientos que la de Mojácar.

-Durante el pleno leyó quejas de los vecinos y turistas. ¿Cuántas se reciben cada año? 

– A lo largo de 2011 y 2012 hemos registrado 581 quejas, de las que 299 corresponden al ruido en los locales y otras 282 al ruido procedente de las viviendas y urbanizaciones. Este malestar de los ciudadanos de Mojácar es el origen de una ordenanza necesaria para la convivencia en el pueblo. Hay una mayoría silenciosa que apoya la ordenanza y una vez aprobada hemos recibido muchísimas felicitaciones de vecinos y visitantes que nos habían llegado a decir que era la única forma de luchar contra el desprestigio de Mojácar y la fuga de turistas. No podemos olvidar que el ruido de la música de madrugada puede ser infernal y vulnera los derechos de las personas.

-¿Es la guerra contra el turismo de los jóvenes y sus fiestas? 

– Nos llega un tipo de turista que no queremos, recibimos a todo el mundo, pero el nivel de los visitantes ha bajado y hemos pasado de ser un paraíso natural a un lugar de fiestas descomunales de jóvenes que dejan dinero a cuatro bares y fomentan que se monten locales con cuatro palos, sin ninguna exigencia de calidad. No quiero Dj’s en los chiringuitos, no son discotecas, ni siquiera se permite la música ambiente pero nosotros estamos siendo flexibles. Hay locales bien diseñados y trabajados, establecimientos de calidad que dan un buen nombre a Mojácar y no tienen ninguna queja. Esos son el modelo a seguir para los demás. Y, sin embargo, hay otros locales que no tienen ni licencia de bar con música y otros que la tienen pero como se está mejor en la terraza pues le importa poco molestar a los vecinos. Esos son los que ahora dicen que por prohibir lo que está mal hecho soy la ruina del pueblo. Esos bares que nos están trayendo la pellejería. Queremos recuperar el turismo familiar y ahí también es importante que se mejore la oferta hotelera.

- Para cambiar el perfil del turista no basta con una ordenanza de ruidos, ¿qué más están haciendo para fomentar otro modelo? 

– Hemos aprobado la ordenanza de ruidos y la del botellón y hemos incrementado el control y vigilancia de los chiringuitos y establecimientos del municipio para que vuelva a ser un municipio donde te puedas tomar una copa tranquilamente. Sabemos que son unos pocos locales los que están contribuyendo al desmadre y no lo vamos a tolerar. He discutido mucho con los empresarios porque no han querido buscar soluciones y permiten que unos pocos se carguen Mojácar. Hay locales a los que ha ido la Policía Local 22 veces y ni caso. He pedido por favor, he rogado, me he reunido con todos los chiringuitos y ha sido imposible llegar a un acuerdo.

- Más de 3.400 multas por hacer botellón en 2012 y ahora llegan las del ruido… 

– Ha habido días en los que hemos levantado la playa con 20 agentes de la Policía Local y así lo haremos cada vez que sea necesario. Y vamos a ser inflexibles también con los establecimientos que superen el nivel de ruido permitido. Ya hemos tenido en Semana Santa un técnico con un sonómetro midiendo en los locales, pero a partir de ahora no es necesario porque en la ordenanza se le deja la potestad de decidir al agente, es innecesario un aparato porque creemos en la imparcialidad de nuestros policías. En el momento en el que los chiringuitos vuelvan a ser como antes van a bajar los problemas del ruido y el botellón.

- ¿No cree que le están pasando factura los años en los que se ha mirado para otro lado? 

– Es cierto que la situación está mal desde hace años y se ha tolerado en exceso, pero ahora es cuando hemos llegado al límite. La mayoría tienen licencia desde antes de que yo llegara a la Alcaldía, pero ha ido empeorando la situación. No nos interesa el turismo de un apartamento con seis jóvenes fiesteros. Ese estilo de ocio no lo quiero en Mojácar y ahí si vamos a ser inflexibles desde hoy. He sido una blanda porque tendríamos que haber cerrado ya algún establecimiento.

- Estos días lo ha pasado mal por la repercusión negativa para la imagen de su municipio. ¿Se ha arrepentido en algún momento de haber sacado adelante esta ordenanza? 

– Esto me está doliendo en el alma, esta imagen que se está proyectando de Mojácar. Como no pueden conmigo contribuyen a al desprestigio del municipio. No tengo ningún arrepentimiento, es lo que tengo que hacer por mis vecinos.

-¿Qué le ha parecido el rol que han jugado los empresarios y los partidos de la oposición? 

– Te pongo un ejemplo. Diego García, de Unión Mojaquera, ha presentado dos denuncias por ruido, una contra una vivienda y otra por un bar, y ahora vota en contra de la ordenanza. Han sido tan sumamente incendiarios y no han medido las consecuencias de la repercusión de sus ataques. La asociación de comerciantes está politizada y está claro que los cuatro que quieren seguir teniendo discotecas en sus terrazas se van a mostrar en contra. Son los que abren tres meses y se lo llevan calentito y los que hacen una competencia desleal a los demás establecimientos que aguantan estoicamente todo el año dando vida a Mojácar.

-¿Por qué no quiere que sirvan bebidas en las terrazas a los clientes que estén de pie? 

– Es la única forma que tenemos de evitar que determinados chiringuitos opten, como vienen haciendo en los últimos años, por quitar las mesas y sillas y acaben convirtiendo una terraza en una discoteca pero sin licencia. También impedimos que algunos negocios instalen planchas porque generan muchas molestias por el humo a los vecinos en bloques de edificios. El aforo interior de los bares y veladores se limitó en una primera ordenanza, pero después rectificamos porque no queremos perjudicar a la mayoría de los hosteleros de Mojácar.

  • Martín Ocaña Soriano

    Haber señora alcaldesa, bajo mi humilde opinion su ley acabara cayendose por su propio peso.

    Como bien dice son solo 4 establecimientos los que se han quejado de esta ley (chiringitos discotecas). Pero pronto seran mas los que se quejen.

    Creo que no se da cuenta que el turismo de mojacar pasa por estos chiringitos discoteca, los cuales se han convertido en un reclamo turistico para miles de jovenes de toda España.

    Si mojacar deja de ser atractivo por esta ley, bajara la ocupacion hostelera, y las consecuencias que ello conlleva.

    Si se esta explotando de una manera su pueblo y en verano supone dinero para todos los comercios y hosteleria, por que ahora cambiar.

    Tampoco se da cuenta que hay otros muchos destinos turisticos para tener relax en la costa almeriense, y repito bajo mi humilde opinion y con todos mis respetos, mojacar no destaca por las bellezas de sus playas.

    A lo mejor no es el turismo que quiere pero piense que si da de comer a muchas personas.

    Un saludo

  • muebles hosteleria

    Ciudadano A » Archivo » Mojácar, de paraíso a infierno Gracias por compartir con todos nosotros toda esta interesante información. Con estos granitos de arena hacemos màs grande la montaña Internet. Enhorabuena por este post.

  • Blasco de Garay

    Pues mirar que os digo: Mojacar no quiere ser ningún reclama para esa gente joven que sólo destroza el mobiliario urbano, bebe bebidas de ciertos supermercados y no se deja ni un euro en ningún restautante ni terraza. Sólo nos cuestan dinero a los mojaqueños. Que se vayan a otro lado. Queremos turismo de calidad, que consuma en nuestros establecimientos, que adquiera articulos en los comercios, que disfrute de nuestras playas sin destrozarlas, etc. JOVENES, SI NO SABEIS HACER OTRA COSA, MEJOR IROS A OTRO SITIO, AQUI OS MULTARAN POR ELLO.

  • O'conor

    Al final, esto del botellón acabará mal; llegará un vecino hasta los mismísimo de no poder dormir, increpará a algunos de estos angelitos, éstos lo amenazarán, y el vecino, que no es un vecino desarmado sino un militar -por ejemplo-, volará la cabeza a quien se le ponga por medio. Hasta que esto no suceda, y sucederá, nadie se tomará en serio este fenómeno de mier.da del botellón. ¿A qué estúpido chaval le tocará? ¿Al hijo del alcalde? ¿Al de un concejal?

  • vanesa

    Llevo mas de treinta años viniendo ha veranear a mojacar y lo q veo ultimamente es una vergüenza.
    Mis padres tienen un apartamento aqui y es un sin vivir
    Debajo de mi apartamento tenemos un local q hacen comidas para llevar y vende de todo comida,alcohol y el dice q tiene licencia para abrir 24h
    Pues todos los dias tenemos borrachos en las puertas de nuestras casas con la musica a toda mierda,drogadictos y vomitos.La verdad q nos estamos planteando vender y irnos de aqui,porq da asco.
    Pero yo me pregunto una cosa que yo sepa los q dan licencias son los de los ayuntamientos y estos son los q dicen q van acabar con el botellon???