Mesas que vienen y van

Iván Gómez | 7 de febrero de 2017 a las 13:06

Almería es una tierra de mesas, foros que vienen y van, algunas con vocación de continuidad, en las que se analizan los retos de los principales sectores económicos, así como sus déficits y carencias. Son un ejercicio de pluralidad y de pedagogía del debate con los que avanzar hacia el trabajoso desbloqueo político de los temas y asignaturas pendientes, si bien sobran motivos para desconfiar cuando cada reunión devuelve a la provincia a la casilla de salida. La convocatoria hace unos días de la Mesa de las Infraestructuras, tras casi cuatro LOCALaños de silencio a la espera de un Gobierno estable, ha abierto el calendario de citas para el debate y la participación de los agentes sociales en asuntos públicos, si bien este órgano no ha sabido reinventarse ni dar ese viraje tan necesario para cobrar sentido y utilidad. Siempre mide los tiempos y no pone el grito en el cielo, pese al nefasto balance que suele tener su análisis de las comunicaciones ferroviarias. Una entidad de reciente cuño, la Mesa en Defensa del Ferrocarril, les ha adelantado en reivindicaciones al intentar ir más allá del debate y demagogia partidista, superando los reproches, pese a contar entre el medio centenar de colectivos e instituciones con representantes de los partidos políticos, que son los que suelen desactivar desde dentro este tipo de foros. La Mesa en Defensa del Ferrocarril ha sido la única capaz de movilizar, aún en pequeña escala, al conjunto de la ciudadanía almeriense contra el desmantelamiento del sistema ferroviario dejando atrás décadas de indolencia y tratando de sacar los colores a los partidos políticos por haber permitido la condena al ostracismo del ferrocarril sin un horizonte claro para la llegada de la Alta Velocidad. No van a parar por las buenas o las malas hasta que puedan forjar una voluntad política verdadera, con obras y fechas y después de sus viajes a Sevilla y Madrid están ultimando uno a Bruselas.

Otros sectores como el agrario y siendo un pilar fundamental para la economía provincial, con más de 3.000 millones de euros en exportaciones al año, no han contemplado aún la opción de agruparse para debatir sobre sus retos en un órgano provincial que determine una hoja de ruta. Sólo la producción ecológica tiene un órgano reciente de análisis de un segmento que ha duplicado sus hectáreas en los últimos cinco años con el objetivo de mejorar el control de la comercialización y cosecha de frutas y hortalizas en una apuesta por el refuerzo de la calidad agroalimentaria. No hay una mesa del campo que agrupe a los integrantes de la cadena ni a las estructuras RG081015- CONSTITUCION MESA DEL CINE DE ALMERIA - MECA - UALempresariales, así como tampoco se ha creado nunca una para el turismo, otro de los sectores estratégicos para la provincia. Hay órganos como el Consejo Provincial de Turismo creado a finales de septiembre de 2014 por la Diputación que han canalizado el debate y reflexión sin necesidad del nacimiento de nuevas mesas y foros. De hecho, uno de los órganos auspiciados por la Consejería de Turismo en Almería, la Mesa del Aeropuerto, nació condenada a desaparecer al no querer participar ni AENA ni el Ministerio de Fomento que son los que tiene competencias. El agua salió de la agenda de la Mesa de las Infraestructuras y ha dado pie a la creación de nuevos instrumentos de participación, el último a principios de este año. En octubre del ejercicio anterior se constituyó la mesa del agua con las organizaciones agrarias, empresariales y regantes como el foro de análisis y reivindicación para resolver el déficit hídrico y meses más tarde se constituyó una plataforma con una docena de entidades y agentes sociales en su mayoría del ámbito académico y una perspectiva ecologista y conservacionista. El foco pasó de las necesidades de recursos del sector agroalimentario a un uso más racional del agua. El Círculo del Agua del Sureste integró hace tan unas semanas a las empresas, regantes y universidades de las provincias de Almería, Alicante y Murcia para buscar las soluciones científicas a la falta de recursos y defender la necesidad del precio único del agua y de aumentar las dotaciones de los trasvases. De la sanidad y educación no se ha creado mesa ni foro alguno en tiempos de recortes y las mareas blanca y verde echaron a andar hace tan sólo unos días. El cine y la Alcazaba también cuentan con un instrumento de debate y en su día nació una mesa anticrisis que hizo un diagnóstico y se apagó.

Los comentarios están cerrados.