Los ‘boinas verdes’ vuelven a la Legión

Iván Gómez | 26 de junio de 2017 a las 11:34

La Legión recupera a los boinas verdes quince años después de su traumática integración dentro del Mando de Operaciones Especiales (MOE) con sede en Alicante. El nuevo Jefe de Estado Mayor del Ejército, Francisco Javier Varela, el que fuera entre los años 2009 y 2011 general jefe de la Brigada de la Legión Rey Alfonso XXI y último teniente coronel al frente de la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión (BOEL), ya ha cursado las órdenes para que el Grupo de Operaciones Especiales Caballero Legionario Maderal Oleaga XIX recupere su identidad legionaria. Dentro de las adaptaciones orgánicas del Ejército para el segundo semestre de este año se contempla que la BOEL vuelva a ser un cuerpo de adscripción legionaria. Según han confirmado fuentes de Defensa a este periódico, la recuperación de los boinas verdes se hará efectiva a partir de septiembre, lo que va a (AL 07).implicar una serie de cambios en la indumentaria y simbología: el uniforme específico de la Legión, con la boina y emblema propios de las unidades de operaciones especiales. El distintivo de destino de brazo en todos los uniformes seguirá siendo el del MOE, pero se adoptará el antiguo distintivo de destino de bolsillo de la Bandera de Operaciones Especiales. La base de la BOEL será la de la Brigada de la Legión en Viator, si bien mantendrá la dependencia orgánica y funcional del Mando de Operaciones Especiales de Alicante. No se ha determinado aún la cifra de integrantes de una Bandera que el 1 de julio de 1998 se integraba en el Mando de Operaciones Especiales (MOE) y en junio de 2002 pasaba a ser Grupo de Operaciones Especiales una vez que se trasladaba a la alicantina Rabasa perdiendo su vinculación con la Legión, aunque manteniendo la denominación de Caballero Legionario Maderal Oleaga y su número XIX. La Bandera de Operaciones Especiales de la Legión dejó de ser una unidad adscrita a la Fuerza de Acción Rápida en el año 2002. Fue enviada a Alicante ya como Grupo de Operaciones Especiales y ahora va a recuperar su carácter legionario, su uniforme y su idiosincrasia, una identidad que convirtió a la BOEL en referente del Ejército al ser la primera en tener equipos de combate urbano, en formar a tiradores de elite y una de las que más innovaron en los procedimientos de operaciones especiales que hoy se siguen aplicando. Pocas reubicaciones de unidades han sido tan traumáticas para la Legión, como la que implicó la integración en el MOE tras la aplicación del nuevo plan de reorganización del Ejército, el Plan NORTE.

Con la creación de la BOEL en 1985 se había ampliado la capacidad de las unidades y se había elevado a la categoría de bandera (tipo batallón) con tres compañías de operaciones especiales (especialidades/instrucción, patrullas de combate y patrullas de reconocimiento profundo) y una de unidad de apoyo. El nivel de exigencia para entrar era muy elevado, con procesos similares a la de los cursos de mandos (9 meses). En los años setenta se crearon las secciones de operaciones especiales de la Legión, grupos de elite surgidos para realizar operaciones helitransportadas de control sobre el Frente Polisario y los guerrilleros marroquíes. La creación de estas secciones en los Tercios Saharianos fue el inicio de las operaciones especiales dentro de la resizerLegión. Se artículó una en cada bandera. En 1975 existían ocho unidades. En 1981, el general Tomás Pallas Sierra las unificó y dotó de una estructura dentro de la Legión, creando la Unidad de Operaciones Especiales de la Legión (OUEL) que años más tarde con la especialización de los suboficiales, daría paso en 1985 (17 de mayo) a la creación de la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión (BOEL) integrada en el Tercio Alejandro Farnesio IV ubicado en Ronda. Vio así la luz una bandera que había sido aspiración constante de las fuerzas legionarias durante años. En 1996, once años después, quedaría integrada en la Fuerza de Acción Rápida sin perder dependencia administrativa del IV Tercio y se le daba el nombre de Maderal Oleaga, el último caballero legionario laureado, caído en combate durante la campaña de Ifni-Sáhara de 1958, con el número XIX correspondiente a la última Bandera de la Legión creada. Ha recibido diferentes denominaciones desde su génesis, primero como UOEL, después como BOEL y posteriormente como GOE y ha participado en numerosos ejercicios conjunto combinados y desplegado en operaciones internacionales en Bosnia-Herzegovina, Albania, Kosovo, Líbano y finalmente en Irak. En estos últimos quince años han mantenido parte de su espíritu legionario, además del emblema de la Legión sobre el fondo azul en el anverso de su guión, pero nunca fue lo mismo.

Los comentarios están cerrados.