La estación de cabecera será Huércal

Iván Gómez | 28 de julio de 2017 a las 13:20

Ferocarril-2.jpg

La estación de Huércal-Viator, sin servicio de viajeros actualmente, asumirá el tráfico ferroviario que hoy tiene como origen y destino la intermodal en la capital durante diez de los trece meses que van a durar las obras para la supresión del paso a nivel de El Puche entre los años 2018 y 2019. Contará con un dispositivo de autobuses con el que realizar, cada vez que llegue un tren desde Sevilla o Madrid, el trasbordo con el que cubrir los 6,5 kilómetros que la separan de la terminal de Almería. Es el plan del Ministerio de Fomento para poder realizar la actuación integral en el peligroso tramo de 1.150 metros en El Puche creando una glorieta y un paso soterrado de 170 metros compatible con la futura llegada de la Alta Velocidad. Este tipo de obras obliga a la interrupción de la conexión ferroviaria y la mejor alternativa para el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias es recibir los trenes en la estación más cercana, sin tener incidencia, según precisó ayer el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, en la circulación de vehículos. Y así se hará, todos los trenes saldrán y llegarán del apeadero de Huércal, si bien antes se realizarán obras de adaptación y mejora de los andenes y vías de apartado para que pueda servir de estación de cabecera. “Sabemos que el trasbordo en autobuses a la capital es un inconveniente, pero es el menor de los inconvenientes y la solución más eficaz para que se puedan realizar las obras”. Lo explicó al término del consejo de administración de la sociedad “Almería Alta Velocidad” en el que se aprobó el proyecto básico para el minisoterramiento en el punto negro de El Puche con un presupuesto estimado que ronda los 23 millones de euros.

A la vuelta de vacaciones, en la primera semana de septiembre, estará sobre la mesa el proyecto constructivo definitivo y podrán licitarse las obras. La sociedad ha aprobado la revisión del convenio de colaboración del que forman parte Fomento, el Ayuntamiento y la Junta de cara a los siguientes tramos a soterrar, teniendo en cuenta los nuevos valores de los terrenos y las plusvalías y dejando fuera los suelos del Toblerone ya adjudicados. Eso sí, los costes de esta primera actuación se realizan conforme al criterio del acuerdo en vigor, lo que conllevará una aportación estatal del 67%, otro Curro Vallejo20,6% de las cuentas municipales y el 12,4% restante procedente de la administración andaluza. Una comisión técnica comenzará en septiembre a trabajar en la hoja de ruta a seguir para continuar con la integración del ferrocarril hasta la estación y durante tres meses va a estudiar las distintas fases en las que se divide el soterramiento al mismo tiempo que se establece el “planeamiento financiero”, como venía reclamando la Junta en las últimas reuniones de la sociedad, con un calendario de pagos. La supresión del paso a nivel de El Puche supone actuar en 1.150 metros, el espacio comprendido entre el Polígono Sector 20 y las inmediaciones del paso superior de la carretera de Níjar, donde se mantendrá un radio mínimo en planta de 750 metros y un tramo entre pantallas de 645, actuación válida y adaptada a la doble vía soterrada de la futura llegada del Corredor Mediterráneo. Plantea la construcción de una glorieta, de unos 80 metros de diámetro exterior, en la que confluirán seis viales (calles Isla Cabrera y Rosa Chacel, Avenida de la Tolerancia y Avenida del Mare Nostrum, calle Mariana Pineda -continuidad de la carretera de Sierra Alhamilla- y carrera del Mamí) y un tramo de 170 metros soterrado.

“La zona contará con una amplia rotonda en la que van a confluir todas las calles, con lo que se resolverán los problemas de tráfico actuales”, argumentó el secretario de Estado de Infraestructuras. “Después de años hablando del soterramiento, de tantas páginas de periódicos y minutos de radio y televisión, ya tenemos un proyecto definitivo y no se va a soterrar de cualquier forma, se va a soterrar de la mejor manera posible, adecuando esta actuación a la llegada de la Alta Velocidad”, aseguró al término del encuentro el alcalde Ramón Fernández-Pacheco. El director de Movilidad de la RG040815- REPORTAJE PASO A NIVEL DE EL PUCHE - ACCIDENTES TRENJunta, Rafael Chacón, se marchó nada más concluir la reunión por motivos de agenda y no se sumó a la comparecencia conjunta, pero comunicó posteriormente en un comunicado su “satisfacción” por la aprobación del proyecto básico y aseguró que la opción que se va a ejecutar es la “más adecuada” desde el punto de vista técnico y económico. De hecho, responde al planteamiento demandado por la administración andaluza cuya financiación estaba vinculada a la continuidad de las obras hacia un soterramiento integral y no sólo a un tramo concreto. El ente Almería Alta Velocidad fue creado en 2010 por Fomento, Junta y Ayuntamiento para las obras de la integración ferroviaria hasta el Puerto en la capital, en el marco de la llegada del AVE de Murcia, un proyecto que incluía la nueva estación de tren y tenía un coste global inicialmente de 279,2 millones de euros. Fue aparcado con la llegada de la crisis y se optó por fasear el trazado partiendo de un minisoterramiento en El Puche para tener continuidad en años próximos, condicionado a futuros ingresos por la venta de suelo.

Los comentarios están cerrados.