El fraude eléctrico cae a la mitad

Iván Gómez | 1 de febrero de 2018 a las 11:10

LOCAL

El aumento de la presión policial de los últimos años, sobre todo en los puntos calientes de fraude masivo, ha conseguido rebajar la cifra de enganchas ilegales que se han detectado en la provincia en el último año. La colaboración de Endesa con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, unida a la incorporación de inspectores y el uso intensivo de herramientas de análisis de datos “big data” y nuevas tecnologías, hacen que la detección del fraude sea cada vez más efectiva y que en Almería se hayan reducido los casos en 2017 en más de la mitad en relación al ejercicio anterior. El balance de la compañía eléctrica contabiliza en el último año 2.440 estafas en el suministro provincial que suman 18 millones de kilovatios-hora (kWh), lo que supone el consumo de 9 días de la capital almeriense. En 2016 fueron 5.468 los fraudes y más de 59 millones de kWh, el equivalente al abastecimiento energético de la ciudad de todo un mes. En 2015 fueron 3.824 los timos descubiertos por Endesa en los municipios de la provincia y 2.896 durante 2014. La cifra del último ejercicio es, por tanto, la más baja del periodo y rompe una tendencia al alza de la picaresca en el suministro eléctrico.

Las operaciones policiales han contribuido, según la compañía, a sensibilizar a la población en los puntos calientes, barrios con fraudes masivos como ocurre en Pescadería, La Chanca, El Puche y Los Almendros. Durante 2017 se realizaron 279 interrupciones del suministro que generaban un fraude de 1,3 de gigavatios-hora de potencia. Existe, además, un fuerte vínculo entre estas estafas en la electricidad y el aumento de plantaciones de marihuana. Dentro de las intervenciones de Endesa y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se desmantelaron 53 cultivos indoor en viviendas de la provincia por un total de 7,8 gigavatios-hora defraudados. En el barrio de Pescadería, entre las calles Puntal y Rosario, ayer tuvo lugar precisamente una nueva operación policial que se suma a las dos desarrolladas a lo largo del mes de enero en Pampanico y El Ejido en las que se localizaron más de 130 enganches ilegales y varias plantaciones de sustancias estupefacientes. En una zona del núcleo de Pampanico había más de un 85% de casas sin contrato. Además de ser un delito contra la salud pública, se convierte en un grave problema de seguridad por la manipulación de instalaciones y de calidad por la interrupción que genera la sobrecarga de la red. Estas operaciones se suman a las desarrolladas en el último año, entre las que destacan las que se realizaron en Pescadería el 18 de mayo con 28 cortes, el 4 de agosto con 37 y el 9 de agosto con 40 más y el 5 de septiembre en El Puche con 59 enganches.

Los comentarios están cerrados.