Estocada al bipartidismo en Almería

Iván Gómez | 4 de diciembre de 2018 a las 11:22

ELECCIONES AUTONÓMICAS ANDALUCÍA

El terremoto electoral de Vox, con epicentro en El Ejido, ha supuesto, más allá del viraje provincial a la derecha, una estocada final al bipartidismo que ha caído a sus peores resultados de la historia en la provincia. PP y PSOE se dejan más de 52.000 votos en relación a las elecciones andaluzas de 2015, nada menos que 17 puntos al caer desde el 70% de las papeletas a un 53. Las principales formaciones políticas de la provincia sumaban 231.000 sufragios en los comicios autonómicos de 2012 y en los del domingo se quedaron por debajo de los 140.000. El Partido Popular es el que más retrocede -29.754 votos-, si bien logra mantener la hegemonía y es la única provincia andaluza que se tiñe de azul como ya ocurrió hace tres años y medio.

El PSOE toca fondo, peor resultado en Almería

Los socialistas han perdido más de 22.200 papeletas y siete puntos, el peor registro en unas elecciones, más aciago incluso que el sufrido en las 2018 Foto PSOE votación José Luis Sánchez Teruelgenerales de 2011 en las que los populares tocaron techo con casi el 58% de los votantes. Y es que el escenario ha cambiado y su electorado se ha diluido con la atomización del espectro político. En las autonómicas de 2008 eran 127.049 los votos para el PSOE y diez años después no llegan a las 68.000 representando a un exiguo 26% de los que han acudido a las urnas. Desde la organización se cuestión la desmotivación de una parte de sus correligionarios por las controvertidas decisiones del Gobierno de Pedro Sánchez como la negociación con nacionalistas en Cataluña y la cruzada contra el franquismo, pero no reconocen el desgaste de las peleas intestinas que vienen protagonizando en la provincia susanistas y sanchistas.

El PP, el corcho que siempre sale a flote

Lejos de triunfalismos, en el PP de Almería son conscientes de que se está acabando su crédito electoral en la provincia. Desde principios de siglo los ELECCIONES AUTONÓMICAS ANDALUCÍApopulares han sido un rodillo que ha ganado en todas las citas con las urnas, pero el apoyo de los almerienses se ha mermado a pasos agigantados por la fuga de votantes al resto de opciones de centro y derecha. En los comicios autonómicos de 2008 acapararon 160.000 votos y en las generales de 2011 casi 180.000, mientras que en la jornada del domingo se quedaron en 70.500. Aún así, el PP es el corcho que siempre sale a flote, a pesar de las encuestas que vienen vaticinando su fin de ciclo, y vuelven a ganar en la provincia , pero esta vez con una diferencia mínima de poco más de tres mil sufragios.

Viraje a la derecha del mapa político provincial

La irrupción de Vox ha generado un viraje del mapa provincial al centro-derecha porque sumando los votos de PP, Ciudadanos y Vox se supera el 60% de los votantes del 2-D con 156.230 papeletas entre las tres formaciones. PSOE y Adelante Andalucía se quedan LOCAL-ELECCIONES ANDALUCÍAcon apenas un 35% de la porción provincial y 92.073 votos. En el arco parlamentario el giro hacia la derecha resulta incluso más evidente al sumar PP,Cs y Vox 8 de la docena de diputados que le pertenecen a la circunscripción electoral almeriense.

La debilidad del bipartidismo contrasta con el fuerte tirón de la formación liderada por Santiago Abascal y con la consolidación del proyecto naranja en la provincia. Cs ha pasado de 25.432 sufragios en los comicios autonómicos de 2015 a las 42.258 del domingo, un 16% de los votantes con el que duplica su representación en el Parlamento deAndalucía. En la capital han conseguido arrebatar la tercera posición a la izquierda, adelantando a la confluencia de Podemos e Izquierda Unida. En El Ejido y Roquetas logran superar a los socialistas y ya se frotan las manos de cara a las municipales.

La confluencia fallida del bloque de izquierdas

Adelante Andalucía ha cosechado en las urnas menos votos de los que obtuvo Podemos en marzo de 2015. Cuando el pronóstico era que la suma de los 46294144_2358554144173074_519266751586762752_odos partidos les diera el segundo escaño, la alta abstención les jugó en contra y no han sabido ni podido movilizar al electorado de la izquierda que les ha dejado en menos del 10% de los votos cuando en las anteriores Podemos tenía el 10,9% (29.789 papeletas) e Izquierda Unida el 4,1% (11.376). En total han sido casi 25.000 sufragios el 2-D, 16.180 menos de los que lograron por separado. Eso sí, mantienen el sillón en el antiguo hospital de las Cinco Llagas que será paraDiego Crespo que no pudo participar en la recta final de la campaña para ser operado de apendicitis. Ahora se marca como reto poner freno a la extrema derecha en Sevilla.

En El Ejido empezó todo, un mitin para el cambio

En el comienzo de la campaña, el 17 de noviembre fueron más de mil las personas que acudieron al restaurante El Edén deEl Ejido a escuchar las propuestas deVox de la mano del secretario general de la formación creada a finales de 2013, Javier Ortega-Smith, y del candidato a la presidencia de la Junta, Francisco Serrano. Fue un primer impacto, sobre todo en las redes sociales, definitivo para una formación que tenía una agenda de campaña DsKaWGvW0AAJGQQ.jpgde perfil muy bajo y que parecía estar condenada a la irrelevancia política. Y días más tarde lo hicieron nuevamente en la capital y con Santiago Abascal en el Palacio de Exposiciones de Aguadulce llegó el cierre otra vez multitudinario. Las tres puestas en escena han sido decisivas para la consecución de dos escaños con más de 43.000 votos, pero aquel primer mitin de El Ejido marcó el camino.

Ha sido el único pueblo de Andalucía que los ha elegido como primera opción política con casi el 30% de los sufragios de la jornada del domingo, superando a un PP que contaba las elecciones por victorias. El mensaje contra la inmigración irregular ha calado en un municipio con el 23% de la población africana, pero son más los factores sociodemográficos de la hazaña de Vox. Una localidad que fue azotada por la corrupción del exalcalde que logró mantener el tirón electoral aún apartándose de las siglas del PP para formar el Partido deAlmería (PAL) con una ideología más derechista. Ayer el regidor ejidense del PP, Francisco Góngora, incidió en la “altísima presión migratoria” y subrayó una reivindicación de los ciudadanos de “poner orden” culpando a la Junta de Andalucía de políticas de integración “nulas y que brillan por su ausencia”.

Vox pasa de ser décima a tercera fuerza política

El respaldo a esta política más conservadora no se ha limitado a El Ejido y otros núcleos de toda la provincia, principalmente los del Poniente, también compraron en las urnas el mensaje de Vox. En Roquetas de Mar, La Mojonera y Balanegra han sido los segundos del nuevo ecosistema electoral, al ELECCIONES AUTONÓMICAS ANDALUCÍAigual que en Huércal de Almería, y terceros en Adra y Vícar, Fiñana, Benahadux, Tabernas y Viator, entre otros tantos, algunos con una tasa de inmigración mínima e incluso bastiones del socialismo. En total se han colocado como la segunda o tercera fuerza política en una treintena de municipios de la geografía almeriense siendo la provincia de la comunidad en la que han cosechado más respaldo en su conjunto alcanzando a casi el 17% de los votantes. Vox pasa del medio millar de votos en las elecciones generales de 2016 a los más de 43.400 de este domingo. De ser la décima formación en los anteriores comicios andaluces a la tercera, 16 puntos de una tacada.

La reorientación de la estrategia popular

Conscientes de la corpulencia que iba adoptando la partitura de Vox en redes sociales y en la calle, el PP de Almería se vio obligado a la reorientación EN BERJA 1.jpgde su campaña que estaba canalizando en materia de agricultura y soluciones al déficit hídrico para darle cada vez mayor protagonismo a la inmigración. Las dos visitas del líder nacional, Pablo Casado, y el desembarco del exalcalde de Badalona, Xavier García Albiol, protagonista de los discursos más categóricos contra las migraciones, tenían un target perfectamente definido cuando ya se empezaba a descuadrar la aritmética electoral y los sondeos tampoco ayudaban. El secretario general del PP, Javier Aureliano García, ha sido el fontanero que ha intentado tapar las fugas de su electorado tanto hacia el centro (Cs) como a la derecha (Vox).

Fracaso de la intensiva campaña tradicional

Los grandes partidos han tenido una de las campañas más activas y cercanas de los últimos años con cientos de actos públicos, mítines y reuniones sectoriales. Ha sido, según reconocen, una de las más cercanas, intensificando el tú a tú y puerta a puerta en los núcleos y pedanías de la provincia. 46459289_2540065912700770_8553399263718014976_nMeses de trabajo previo y quince días de campaña de sol a sol que no han tenido reflejo en las urnas. De ahí que haya un descontento con los resultados, sobre todo en el PSOE que ha caído a mínimos históricos después de patearse a diario los 103 pueblos. Vox ha logrado con media decena de actos y con una actividad permanente en las redes sociales, a pesar de las encuestas desfavorables, una recompensa mucho mayor. Maribel Sánchez ha recorrido en campaña más de 5.500 kilómetros, el doble de los que realizó el candidato del PSOE y multiplica por seis los de Diego Crespo de Adelante Andalucía. Al menos, la dirigente popular logra, en pleno retroceso de votos hacia su partido, ser la formación más votada en su localidad, Huércal Overa. La capital, Roquetas, Adra y Albox, entre otros, también dan un respaldo mayoritario al PP.

El desconocimiento de Vox y sus candidatos

Si bien el mensaje, al menos parte del guión de Vox, ha trascendido, en la provincia tanto la formación como sus candidatos son hoy los grandes desconocidos. A través de un comunicado, el partido acercó el perfil de sus dos parlamentarios andaluces por la provincia, Luz Belinda Rodríguez y Rodrigo Alonso. La cabeza de lista, de 38 años, formó parte del Ejército del Aire y tras dejar la carrera militar se dedicó a la seguridad privada. En la actualidad es ama de casa y está cursando Derecho. Rodrigo Alonso también tiene 38 años y ha sido concejal del PP en Antas. Es licenciado en Administración deEmpresas y tiene una pyme en el sector de las telecomunicaciones. El presidente provincial de Vox, Juan Francisco Rojas, explicó ayer que sabían que desde el Poniente podían dar la sorpresa y sostiene que su éxito no se puede reducir a la cuestión migratoria.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber