Los jueves al sol

Iván Gómez | 18 de diciembre de 2015 a las 11:59

Candidatos hasta en la sopa. Cada uno a su manera y con su formato, pero todos en la calle. En los tiempos de la micropolítica del boca a boca hay que patearse los pueblos, sus plazas y mercadillos, dejarse la piel en el intento. Más allá de la pirotecnia de las redes sociales y continuas innovaciones del marketing electoral, la liturgia política tradicional del puerta a puerta es la mejor receta contra la creciente desafección ciudadana hacia la vieja política. Así lo han entendido los partidos que están favoreciendo un mayor contacto con los potenciales votantes que en la previa de comicios anteriores y han concebido la cercanía como la clave de las nuevas relaciones comunicativas. Más calle y menos mítines. La tradicional imagen del candidato paseando entre niños y mayores, aún pudiendo parecer pasada de moda y oportunista, ha sido una constante en la campaña de las generales 12339343_932096813533973_2696444661092540762_oen la provincia. Los soportes clásicos conviven con las nuevas tecnologías y han ido ganando peso en las estrategias del bipartidismo, pero también de los emergentes. Son los ramalazos de la vieja política que sobreviven al rechazo generalizado a todo lo anterior. No ha habido mercadillo en el que no andaran candidatos y simpatizantes socialistas con sus folletos y propuestas, ni zona de paso y grandes concentraciones de gente en las que no se montara una carpa de Ciudadanos o del PP. Los de Podemos, más humildes, también tenían la suya, en versión low cost, en la que no faltaba una pancarta con la imagen de Pablo Iglesias. Ha sido la campaña del buen tiempo, con meteorología primaveral que empujaba a salir al aire libre como en verano, a estar en los paseos marítimos e incluso a compartir cafés y cañas con los grupos de vecinos previo filtro. Eso sí, como el invierno trae antes la noche, los socialistas optaron por adelantar sus visitas a casas. A las cuatro y media ya estaban en los barrios de la capital y pueblos. Cuanto más apretaba el vértigo demoscópico más razones tenían los aspirantes almerienses tanto al Congreso como al Senado a pisar cualquier rincón de la ciudad en el que hubiera opciones de pescar sufragios. La capacidad relacional de las principales formaciones en liza está experimentando se ha ido regenerando al tiempo que veían crecer el hartazgo y desencanto de los almerienses. Los jueves al sol, mercadillos y carpas por doquier.

Ejército almeriense de voluntarios

Iván Gómez | 18 de diciembre de 2015 a las 11:48

“Se buscan apoderados para el 20D. No se requiere experiencia previa”. En el mitin de Podemos, además de tratar de convencer a los asistentes, aprovecharon para reclutar personal para la jornada electoral del domingo a través de folletos que se repartían nada más llegar. El voluntario sale a escena y los partidos son conscientes de su potencial. El activismo local en la agrupación-asamblea-círculo es uno de los ejes de la estrategia de los 12307346_675796229189501_1518570318621310240_opartidos en la provincia. Sin el ejército de voluntarios no se haría el 90% de la campaña. Personas sin cargo orgánico ni institucional y sin mayor remuneración que la palmadita de su partido cuando acaba la campaña y si el resultado no acompaña, ni tan siquiera eso. Son los que conducen furgonetas y coches de megafonía, pegan los carteles, cuelgan las pancartas y vallas, rellenan las sillas vacías en los mítines y se encargan de fletar autobuses y de la logística de los grandes actos públicos. Además, se les han ido incorporando una serie de encargos y tareas propias de la evolución de la tecnología. En casa o en el partido tienen que compartir y difundir sin descanso y hasta la saciedad los mensajes de sus candidatos. Fundamentales en el puerta a puerta, en el buzoneo y en el ensobrado de papeletas, los militantes activos y movilizados son un tesoro.

El PSOE cuenta en su aparato provincial con una red de alrededor de 270 voluntarios, los populares con más de un centenar de personas, al igual que Podemos, de las que casi la mitad corresponden al círculo de la capital, y Ciudadanos otros 140 dedicados en cuerpo y alma a la campaña exprimiendo todo su tiempo libre sin cobrar ni un euro. Hay que tener en cuenta la ventaja de los grandes IMG-20151217-WA0005partidos que cuentan con cientos de concejales y medio centenar de alcaldes que han aparcado por unos días la gestión municipal para pedir el voto para sus candidatos. Tan sólo los populares han movilizado a 435 ediles y 55 regidores, haciendo mucho más de los que le había pedido la dirección provincial. Pero los que están ahí en la calle sin recompensa alguna son los correligionarios más fieles en cada pueblo, detrás de cada candidato y cargo público. Son los que tienen la penúltima palabra. Militancia política que engrasa la maquinaria electoral de los partidos, cimiento de sus estructuras.

El pasodoble del “Kichi” en Níjar

Iván Gómez | 17 de diciembre de 2015 a las 16:49

A ritmo de carnaval, el mitin de Podemos en Níjar contó con un improvisado pasodoble de José María González Kichi, alcalde de Cádiz. Era uno de los teloneros de su pareja y secretaria general de la formación en Andalucía, Teresa Rodríguez, y acabó siendo solista estrella, aunque la repercusión se quedara en el reducido aforo del acto organizado en el colegio de La Atalaya al no viralizarse el vídeo como le ocurriera al monólogo en el que se convirtió la intervención del cabeza de lista de Podemos por Almería, el abogado David Bravo, con un fuerte tirón en redes por la ironía y humor con el que abordó la corrupción y la gestión de los gobiernos de PSOE y PP. No era la primera vez, y tampoco la última, en la que Kichi se arrancaba con una letra carnavalera para darle mayor realce a sus palabras. En el inicio de campaña en Cádiz lo hizo con el tema Era un 4 de diciembre aludiendo “a la defensa de nuestra gente, España y la humanidad” en base a la letra de la comparsa Los Piratas de 1988. Fue su particular homenaje a la conmemoración del Día Nacional de Andalucía y contó con el coro de la líder de Podemos en el estreno musical de campaña. Y meses antes, en enero, PASODOBLE KICHIcerraron otro acto cantando la Murga de los Currelantes a capella. Esos vídeos sí que dispararon las visitas en Youtube, más de 20.000 y 30.000 respectivamente, mientras que el de Níjar no ha llegado ni a las 150 visualizaciones. No gustaría tanto la entonación que le dio Kichi a los acordes de otra comparsa, Los Trasnochadores, con una letra de 2009 en torno al pueblo andaluz que en su estribillo carga contra unos burgueses ladrones de dignidad y un dictador sin vergüenza. “Mi acento habla de un pueblo que se levanta y que pinta sus pancartas que ha de ser libre…”. Todo un experto en acordes chirigoteros el alcalde de Cádiz, como no podía ser de otra forma, si bien resulta novedosa su implementación en los mítines tan característicos y enraizados en la tradicional liturgia política. El primer edil de la ciudad con más paro, el que preside con bastón en mano uno de los ayuntamientos del cambio después de las municipales de mayo, es todo un artista carnavalero y recurrió a la ironía y sarcasmo de comparsas para conectar con los electores. La música como cebo para esa gente impermeable al mensaje político, uno de los vehículos propagandísticos que mejor está exprimiendo en la campaña la formación de Pablo Iglesias. Ya en el primer acto público en la capital se apeló al sentimiento, empatía y humor para llegar a mente y corazón de los asistentes y potenciales votos, por si había algún indeciso en la sala. Los partidos emergentes son los que mejor saben recurrir a los lemas contagiosos y a una música emocional que abarca todos los géneros, desde los pasodobles del carnaval a las contundentes letras del rapero Eminem. En la Escuela Municipal de Música de Almería se proyectó un vídeo en el que se sucedían las imágenes de gestores fallidos de PSOE y PP, algunos ya en la cárcel, corruptos de bancos y multinacionales, estafadores de la sociedad más decadente. Y sonó la de Lose Yourself (Piérdete), un célebre himno a la rebeldía que se proyectó en 8 Millas. Música como armas de convicción masiva. Los de Podemos saben tocar la fibra.

El ‘BARómetro’ del PP almeriense

Iván Gómez | 17 de diciembre de 2015 a las 11:37

Bares, qué lugares tan gratos para conversar… lo repetía la canción de Gabinete Caligari y el PP en su nueva estrategia comunicativa ha tomado buena nota del que ya han convertido en escenario clave de la campaña de las elecciones del 20 de diciembre. La política también se sirve en la barra del bar y los candidatos del PP han optado por una nueva forma de enchufarse al electorado. En la Dulce Alianza, la cafetería Habana o en El vino en un barco, CWSD9e5WIAEyumlentre otros tantos bares y restaurantes de la provincia, se han sentado a trasladar sus ideas y propuestas, pero sobre todo con la intención de escuchar. Lo triste del formato es que sólo se consolide en campaña, si bien el invento ha calado en las filas populares y no se descartan nuevas quedadas a lo largo de la legislatura con las que consolidar una actividad que está conectando con el electorado. Ya lo hicieron en anteriores citas con las urnas, el Beers and Politics es ya un clásico en el tránsito hacia una nueva liturgia política, de ahí que surgiera en mayo el café con Luis Rogelio, pero nunca antes con la actual profusión. Los encuentros en los bares se han repetido tanto en la capital como en Roquetas y los candidatos del PP se han ido turnando a la hora de abonar las consumiciones. Les sale rentable, cuatro años más en el escaño por una treintena de cafés y cañas. Su receta contra la desafección y el distanciamiento vecinal. El que más se está estirando, en su gira por la provincia, es el aspirante al Senado, Eugenio Gonzálvez. En campaña electoral se ha atrevido incluso a meterse dentro de la barra porque sabe que son los parlamentos del barrio, del pueblo y el verdadero BARómetro del 20D.

Las Cortes Generales del Bajo Andarax

Iván Gómez | 14 de diciembre de 2015 a las 18:51

NADA menos que tres de los diez escaños que la provincia de Almería tendrá en las Cortes Generales, seis al Congreso y otros cuatro al Senado, apuntan a los que son y fueron alcaldes de municipios del Bajo Andarax. Sin salir de la comarca, de alrededor de 40.000 vecinos, es posible que se concentren dos sillones en el hemiciclo de la Cámara Baja para los dos primeros candidatos del PSOE de Almería, Sonia Ferrer y Juan Jiménez, y otro más en el plenario de la Cámara Alta para Eugenio Gonzálvez. Sin lugar a dudas, el Bajo Andarax será una de las comarcas de todo el país que mejor estén representadas en las Cortes Generales, si se tiene en cuenta que hay provincias, entre las 52 circunscripciones, con un sólo escaño en el Congreso, como la de Ceuta, y otras con población superior a los 259.000 habitantes como Guadalajara sólo tiene tres diputados, si bien acapara cuatro senadores y delegación indirecta de Rafael Hernando, que repite legislatura tras legislatura por la de Almería pero procede de esta provincia de Castilla-La Mancha en la que fue concejal y también parlamentario autonómico. Los tres aspirantes del Bajo Andarax atesoran un considerable bagaje Sin títuloen política, sobre todo municipal. Eugenio Gonzálvezlleva media vida como alcalde de Gádor, una vocación que le apartó hace ya 28 años de su profesión de maestro. En el partido lo ha sido casi todo, así como parlamentario y senador que se enfrenta a su reelección. La que fuera alcaldesa de Pechina, Sonia Ferrer, es la cabeza de lista del PSOE al Congreso. Con poco más de 40 años, está licenciada en Ciencias Biológicas y máster en Gestión Medioambiental se dejó atrapar por su verdadera pasión que es la política -socialista- la que ha vivido desde que era una niña. Ha querido dar el salto a Madrid después de un tiempo al frente del aparato de la Junta de Andalucía en Almería, siendo la delegada del Gobierno hasta hace semanas, y de un efímero paso previo por la Alcaldía de Pechina. El tercero de los aspirantes a tener sillón en las Cortes es Juan Jiménez, el actual primer edil de Benahadux, donde tiene el bastón de mando municipal desde las elecciones de 2003. Después de poco más de doce años presidiendo la corporación, este psicólogo y educador con una larga trayectoria de funcionario de carrera en la administración fue designado por los socialistas diputado provincial, un encargo al que renunciará, al igual que el de regidor, si finalmente cuenta el 20 de diciembre con la confianza de los almerienses y sale elegido en el Congreso. La comarca que se extiende por la orilla del Andarax a través de siete municipios que fueron cuna de civilizaciones será la que tenga más voz en las Cortes Generales si sus transmisores políticos quieren que así sea y actúan en consecuencia con el voto delegado. Nunca antes consiguió tal representación parlamentaria. Tres alcaldes de ayer y hoy y un destino electoral.

Eugenio Gonzálvez on the road

Iván Gómez | 13 de diciembre de 2015 a las 13:02

LA campaña electoral suele ser una road movie para aquellos candidatos nacionales/regionales que durante dos semanas se echan la casa a la espalda para recorrer cientos de kilómetros cargados de mensajes y propuestas con los que convencer al electorado. No hay otra, tienen que patearse las calles y dormir poco porque el creciente número de indecisos y el vértigo demoscópico obligan al roce con potenciales electores. Pero no es una tradición 12342655_10208418799451806_5887861479850037050_n (1)exclusiva de líderes estatales, también en el ámbito más cercano, en el provincial, hay unos cuantos candidatos que se dejan la piel en el intento. Y uno de los ejemplos más claros es el del aspirante al Senado y alcalde de Gádor, Eugenio Gonzálvez. No ha parado un minuto por casa desde que comenzara la campaña. A sus 56 años, este maestro de profesión que lleva media vida en política (28 de alcalde) es un filón para el PP de Almería. Tan sólo ayer hizo escala en siete municipios con su particular caravana de ideas. Sin exotismos ni moderneces, el hijo de la primera mujer que se hiciera con acta de concejal en Gádor, ha sabido remangarse para pelear los votos en la calle, en las distancias cortas, después de vivir años de comodidad en la hegemonía de su partido. Es el corcho que siempre sale a flote aplicando pedagogía de sacrificio y recuperación. Y no hay adversidad que le reste la más mínima cercanía con su gente. No necesita fingir abrazos a mayores, ni muecas forzadas con los niños, ni guiños a los correligionarios. Es afable todo el año, no durante los quince días de la campaña, con los que le conocen.

De ahí que todas sus visitas improvisadas estos días por la geografía almeriense no les chirríen a los vecinos como las de otros, a los que critican por hacer escala cada cuatro años, porque parecen imágenes oportunistas y pasadas de moda. Pero Eugenio es un taimado tejedor de contactos y allá donde va siempre le reciben con los brazos abiertos. Sin vídeos que se viralizan a través de redes sociales ni shows televisivos, sin necesidad de tener medio aparato de partido trabajando para darle proyección. Todo lo contrario. El que fuera parlamentario andaluz para después dar el salto a Madrid con un escaño en la Cámara Alta es el mejor transmisor de la marca de los populares sin ser solita estrella, más bien telonero. Comenzó ayer la jornada muy 12346322_10208412142925397_132939102081689023_ntemprano en el municipio de Bayarcal. Después visitó Paterna para compartir unas cañas en un bar alpujarreño antes de conducir hasta Laujar, dónde le esperaban los concejales del PP para abordar asuntos de campaña. El itinerario electoral le obligó a disfrutar de una paella popular en Alcudia de Monteagud junto al equipo de gobierno en las fiestas de Santa Lucía acompañado por la también candidata de su partido y teniente de alcalde en Roquetas, Eloísa Cabrera. Siguió la ruta por su comarca, la del Bajo Andarax, con escala en Santa Fe y el último destino fue un mitin en Pechina. Y además tiene pruebas gráficas de la hazaña, todo está documentado en su perfil de Facebook, con fotos de bares y plazas incluidas y hasta un vídeo pidiendo el voto para los populares el 20 de diciembre. En sus viajes en solitario, sin chófer ni asesores, sólo le acompañan un equipo de jóvenes de las Nuevas Generaciones que se encargan del buzoneo. Es un todoterreno de la política que saborea la campaña. Eugenio Gonzálvez on the road.

Los reyes del retuiteo y bloqueo

Iván Gómez | 12 de diciembre de 2015 a las 12:29

La batalla de las redes sociales puede resultar determinante. En los tiempos de los memes, los trending topics, los selfies y otros inventos que acaban siendo virales los políticos tratan de ganarse, con estrategias digitales profundas y exhaustivas, todos los recursos de las nuevas tecnologías que tienen a su alcance. Apoyadas en internet y los dispositivos móviles, todas las plataformas se han convertido en nuevas vías de contacto directo entre los candidatos y partidos y los potenciales votantes. España ha evolucionado de los blogs y las páginas webs personalizadas, más ligadas a las ciudadanoscandidaturas locales, hacia todo tipo de tentativas en las que los políticos tienen que echar mano de su capacidad relacional para conseguir que los contenidos y mensajes que promueven sean difundidos no sólo por activistas, sino por la población en general dependiendo del target al que se dirijan. Es el nuevo tiempo que marca el ritmo de la campaña virtual, tan decisivo como los debates y cualquier formato tradicional (mítines, spots, vallas…) para inclinar la balanza de los indecisos, más cuando los partidos están en un pañuelo porcentual. Si bien por norma general son los emergentes los que cuentan con la ventaja inicial de que nacieron con el ADN de las redes sociales en su código genético y cuentan con más creatividad y menos filtros a la hora de planificar la campaña digital de forma diferente, hay una serie de aspectos específicos en cada provincia, ligados a la implementación por las agrupaciones y los candidatos.

En la de Almería, por ejemplo, los nuevos pisan muy fuerte, pero tanto el PSOE como el PP, en los perfiles de partido en Twitter y Facebook, están realizando una campaña muy activa. Eso sí, la guerra de los aspirantes al escaño en las Cortes difiere mucho en cuanto a la intensidad. Los dos cabezas de lista del PSOE al Congreso y al Senado, Juan Carlos Pérez Navas y Sonia Ferrer, son los reyes del retuiteo. Durante la campaña centran su actividad virtual en compartir lo que sus partidos y líderes nacionales ya habían difundido. También le encanta el retuiteo aEugenio bloqueosGonzálvez, el aspirante al Senado del PP, si bien en Facebook es un creador nato de contenidos. El candidato de C’s, Diego Clemente, está siendo de lo más original y creativo, sobre todo en repuestas a las críticas de los populares y su política del miedo. El popular Luis Rogelio Rodríguez está desplegando, y no es nuevo, una frenética actividad en redes sociales, si bien han pecado en los últimos años, en su etapa como alcalde, de elevar el número de bloqueos, una política que contribuye muy poco a la captación de votantes. Eso sí, el líder de la censura en elTwitter es curiosamente David Bravo, candidato de Podemos y abogado especializado en el derecho informático y la propiedad intelectual. Estos días de campaña se están multiplicando en las redes los que han sufrido un bloqueo por parte del defensor del software libre. De cargar contra la ley mordaza a ser el que censura críticas y comentarios de los electores. Tanto el aspirante socialista Juan Jiménez como la candidata de Unidad Popular, Sonia Barreiro, son de reciente aterrizaje en el universo tuitero, con apenas cien interacciones, lo que delata la estrategia impuesta por las formaciones. Por último está el popular Rafael Hernando, constante en la campaña y polémico todo el año.

Activismo visual en campaña

Iván Gómez | 11 de diciembre de 2015 a las 16:56

LAS tradicionales imágenes de los candidatos dando mítines y paseos por la calle y las de vallas y carteles conviven estos días con la otra campaña electoral, la del activismo visual como el arma más eficaz para sumar a los potenciales votantes a su causa, sobre todo al segmento de indecisos a través juventudes avede sentimientos, humor y empatía. Los spots compartidos al calor de las elecciones de forma masiva en las redes sociales, producciones audiovisuales de bajo coste y con lemas contagiosos que los acaban convirtiendo en virales, no sólo se lanzan desde las sedes nacionales de los partidos, también aquí, en las agrupaciones provinciales, son conscientes de lo infalibles que pueden resultar los vídeos para captar votos el 20 de diciembre. Los primeros en lanzar proclamas a través de las nuevas tecnologías apoyadas en la fuerza de internet y los dispositivos móviles fueron las Juventudes Socialistas con una serie de episodios de lamento por el abandono del ferrocarril en la provincia y los retrasos del AVE. #VagónDeColaconRajoy titularon al culebrón de entregas, algunas con más de 20.000 visualizaciones en YouTube, en las que cargaban contra el Gobierno del PP. Fueron previas al inicio de la campaña.

A partir de ahí casi todos se han ido subiendo al carro de los vídeos con el objetivo de viralizar. Uno de los más exitosos hasta la fecha ha sido el que recoge la intervención del candidato de Podemos de Almería al Congreso, David Bravo, en un mitin celebrado esta semana en la capital. El reconocido abogado en el campo del derecho informático y la propiedad intelectual, de tirón considerable en david bravoredes sociales, se subió en calidad de monologuista sobre el escenario de la Escuela Municipal de Música y con ironía, ingenio y humor arremetió contra el bipartidismo y sus eufemismos para que todo parezca ir bien. En su discurso, con cerca de 15.000 visualizaciones pero compartido en otras plataformas e incluso en medios de comunicación, apeló a las diferencias de clase y al miedo de la vieja política. Minutos antes habían proyectado otro, del estilo subversivo de Podemos, en el que con música del rapero Eminen, la de Lose Yourself (Piérdete) se iban sucediendo los fotogramas de los cargos imputados de populares y socialistas. David Bravo ya grabó un mensaje-pega de carteles en el inicio de la campaña para animar a los internautas.

Ciudadanos en Almería sólo ha movido el vídeo, más emotivo y personalista, que ha realizado Albert Rivera con una carta a su hija Daniela, al igual que los socialistas con los difundidos por la dirección nacional con los mensajes de Pedro Sánchez. Pero de creación propia nada de nada. El PP de Almería, al igual que los de Pablo Iglesias, tampoco se ha resistido a la nueva política viral y ramón fdeza los spots de la candidatura de Mariano Rajoy ha sumado otros con intervenciones en mítines y actos públicos de sus candidatos en la provincia. Célebre fue la del alcalde de Almería ironizando tan sólo días después de ser investido sobre los que critican su falta de preparación y piden el voto para aspirantes que ni siquiera han sido concejales. Los de Hernando, en su línea, caldean más el ambiente, cargan contra diestro y siniestro, pero sobre todo sitúan en el centro de su diana a Ciudadanos. En una campaña que recuerda al pasado y mira al futuro, las creaciones más originales en vídeo son decisivas.

Municipalizar las generales

Iván Gómez | 10 de diciembre de 2015 a las 13:04

No son tres campañas, se podría hablar casi de un año en campaña o de una más larga de lo habitual. Uno de los estrategas del PP en la provincia lo reconocía dentro de un análisis conjunto del que será el año electoral por antonomasia. En cuestión de apenas tres meses se sucedieron las elecciones de Andalucía y las municipales para entrar ya en la recta final de 2015 en los comicios generales. Los resultados de las elecciones anteriores son un “termómetro” fundamental para testar el grado de respaldo y aceptación de los diferentes proyectos políticos en España, si bien cada una de estas citas ParadorInfraestructuras07122015con las urnas es diferente, con sus peculiaridades y asuntos propios, por lo que no se pueden aplicar los réditos electorales de lo ya conseguido. Los avances de los emergentes y el serio retroceso del bipartidismo, por ejemplo, fue menos acusado con motivo de las municipales que antes en las autonómicas, sobre todo porque en provincias como la de Almería Podemos no presentó listas a los ayuntamientos y apoyó un par de candidaturas. Pero ahora vuelve el escenario de voto fragmentado de las regionales y se traducirá en más incertidumbre que nunca.Lo único claro a estas alturas es que los alcaldes y concejales, así como los portavoces e integrantes de la oposición, repetirán al situarse en la primera línea de combate, casi por delante incluso de algunos los candidatos con los que sus partidos concurren. Los cargos locales vuelven a estar implicados al máximo, a ser la voz cantante de los municipios de la provincia en la campaña electoral de sus formaciones. Es obvio que para PP y PSOE el papel de sus representantes locales irá más allá del tradicional desembarco de los primeras espadas y ministros del partido en fines de semana.

Son los que encabezan la pegada de carteles, las reuniones sectoriales, los repartos en mercadillos y las labores logísticas del aparato del partido en cada localidad. Municipalizar es el verbo que ya aplicaron en las europeas, que repitieron en las andaluzas y que ha vuelto a sonar de cara a las generales. Lo aplica por norma la familia popular almeriense, bajo la consigna de su presidente Gabriel Amat de movilizarse desde el primero hasta el último de los militantes, y en el PSOE también han puesto toda la carne en el asador aprovechando la proyección de sus alcaldes y concejales en las poblaciones, sobre todo las más pequeñas donde son mucho más importantes que el efecto del nuevo tiempo de Susana Díaz o los guiños televisivos de 12342826_10208399459088309_38986506930607515_nMariano Rajoy y Pedro Sánchez. De hecho, los populares arrancaron la campaña con una Intermunicipal con los cargos públicos locales porque entendía que “alcaldes y concejales son los que habéis mantenido el proyecto del PP vivo en todos los rincones de la provincia, sois garantía y vuestros modelos de gestión, la gestión del PP, es lo que vamos a trasladar estos días a todos los rincones, junto con lo que ha hecho Mariano Rajoy por nuestra provincia durante esta legislatura”. Si bien todos los hombres y mujeres con actas en los ayuntamientos se están implicando en la difusión de los mensajes de sus formaciones, hay unos cuantos que por su presencia en las listas han venido redoblando esfuerzos con más motivación que el resto. Juan Jiménez, alcalde de Benahadux y candidato al Congreso, Juan Carlos Pérez Navas, portavoz del PSOE en el consistorio de la capital y aspirante al Senado, Eugenio Gonzálvez, alcalde de Gádor y también candidato al Senado, y Eloísa Cabrera, primera teniente de alcalde de Roquetas y aspirante al Congreso con todo el respaldo del ayuntamiento que preside el presidente provincial del PP, entre otros, son un claro ejemplo de actividad electoral casi a tiempo completo. No ocurre lo mismo con el resto de partidos, lógicamente su cifra de representantes es más limitada.

Eso sí, hay excepciones y compagina ambas funciones el candidato de Ciudadanos al Congreso y portavoz en Roquetas, Diego Clemente. Después de medir la pulsión de cambio y respaldo de sus proyectos políticos en cada localidad, situándose en la bancada del gobierno o en la de la oposición, ahora toca respaldar el proyecto nacional de sus partidos, de ahí que hayan desplegado a lo largo de la campaña toda la pirotecnia en redes sociales y actos públicos. El desenlace de las votaciones les permitirá, además, comprobar la fortaleza del bipartidismo ante el empuje de nuevos partidos como Podemos y Ciudadanos y será el momento de extrapolar e iniciar las cábalas sobre sus efectos en el futuro político del país. Desde el primer día de 12311736_997832203601350_1807714855_ocampaña, se implican, por necesidad o convicción, en llevar la retórica oficial del partido a los barrios de sus ciudades y pueblo y los mensajes de sus candidatos y líderes estatales. De paso, se van colando propuestas y anuncios de corte más municipal, como la batalla permanente de Pérez Navas por el paso a nivel de El Puche o los anuncios del alcalde roquetero sobre los planes de Fomento con los enlaces de la A-7. El despliegue en campaña de concejales y alcaldes es la tónica desde el primer día de campaña, desde la misma madrugada de la pegada de carteles. Su agendas mantienen la actividad municipal, pero reservan las horas clave en las que tienen que dar la cara por el partido en la calle, liderando las actividades de sus agrupaciones y ejerciendo de anfitriones ante las tradicionales visitas de gerifaltes y séquitos. De hecho, algunos han olvidado que desempeñan cargos en las administraciones y trabajan más lo orgánico que lo institucional en las dos semanas de actividad. Con nuevos y viejos formatos, la liturgia política de la campaña es la mejor manera de llegar a los ciudadanos y siempre será más fácil a través de sus alcaldes y concejales.

A vueltas con las pensiones

Iván Gómez | 10 de diciembre de 2015 a las 12:52

EN busca del voto jubilado. Las visitas a residencias y centros de la tercera edad, con partidas de dominó, julepe y tute incluidas, las comilonas aderezadas con el broche final del pasadoble y los paseos por los pequeños pueblos del interior son una cita obligada en el calendario electoral que los principales partidos se fijan en el transcurso de la campaña. Si bien todas las formaciones anunciarán compromisos y mejoras para los bolsillos de los LOLES LÓPEZ EN CENTRO MAYORES HUÉRCAL-OVERA 2pensionistas, son los populares los que harán mayor hincapié a la hora de convencer a un segmento de población que en la provincia supera las 90.000 personas. El partido del Gobierno ha diseñado una campaña para el presidente y candidato Rajoy que hará extensible a sus principales cargos y cabezas de lista por todo el país con especial acento en las zonas rurales y pequeños pueblos con población de avanzada edad en detrimento de actos públicos y mítines multitudinarios en las grandes ciudades. Los jubilados son un granero de votos cada vez con más relevancia electoral al contabilizarse más de 9 millones de pensionistas en España. Ahí es nada. Ya días antes de empezar la campaña, la secretaria general de los populares andaluces, López López, en su visita a la provincia evidenció una de los target de su aritmética hacia las urnas. En su recorrido por las localidades de Huércal-Overa, Macael y Alcóntar, la dirigente onubense del PP recordó que ha sido el Gobierno de Rajoy el que ha garantizado las prestaciones sacando a relucir el agujero en la caja de pensiones que dejaron los socialistas de más de 7.000 millones.

Afirmación que dista y mucho de lo que ayer precisamente planteó Juan Carlos Pérez Navas, candidato al Senado del PSOE de Almería, al reunirse con los usuarios del centro de la tercera edad de Las 500 Viviendas de la capital. Prometió una subida para contrarrestar su pérdida de poder adquisitivo durante la crisis que los ha convertido en refugio de familias, de hijos y de nietos, como sufridores de los recortes del Gobierno. Y aprovechó para sacar rédito electoral a un agravio histórico: Almería sigue siendo una de las provincias del país con las pensiones más bajas. Con una media de 717 euros 151209 Foto PSOE Pérez Navas centro de mayores Las 500 1lejos queda de los 999 que tienen de media el conjunto de los españoles. Si bien la acción del Gobierno no puede equilibrar la balanza de pagos, si puede contribuir a la mejora de la situación económica de los que las reciben. Eliminando, como ayer propusieron los socialistas todo copago farmacéutico. Pero claro, en campaña todo se promete, que ya luego si las cuentas no salen se congelan tan alegremente. Es más que evidente que el actual sistema público de pensiones, asentado en un modelo de reparto en base a los contribuyentes, se demuestra insostenible y es preciso tomar cartas en el asunto más allá de los compromisos electorales. Pero no interesa. Los partidos prefieren lanzar sus proclamas y bonanzas futuribles para asegurarse votos y más votos de los abuelos del país. En esta campaña las formaciones han reorientado sus estrategias para que los candidatos pisen más los pequeños municipios que las grandes ciudades. Y así están, a vueltas con las pensiones, desde el minuto cero de la batalla hacia las urnas. Demasiados guiños a los pensionistas y jubilados, pocas reformas estructurales y cuantías.