Fomento del alquiler

Iván Gómez | 19 de febrero de 2011 a las 18:09

La Consejería de Vivienda puso en marcha el programa de Fomento del Alquiler en 2005 con la firme intención de impulsar en las ocho provincias andaluzas un mercado de arrendamiento fuerte, maduro y rentable. Fue una de las medidas más publicitadas por la Junta de Andalucía al amparo de la entrada en vigor del Plan Concertado de Vivienda y Suelo 2008-2012 que quiso dinamizar al maltrecho sector durante la crisis con ayudas de hasta el 40% para los inquilinos. Sin embargo, la administración andaluza midió mal y el éxito y aceptación que han tenido las políticas de fomento del alquiler, sobre todo en Almería, Sevilla y Málaga, desbordaron las previsiones alcistas. La Junta se ha encontrado en los últimos años con que no cuenta con capacidad económica suficiente para poder satisfacer todas las expectativas generadas por su propia gestión y sus promesas incumplidas han acabado con la paciencia de las partes implicadas (inmobiliarias, propietarios e inquilinos).

El hartazgo y desesperación ha obligado a los afectados a iniciar una serie de medidas de protesta cuyo punto de inflexión tendrá lugar el miércoles 23 de febrero con la movilización a las puertas de la Delegación Provincial de Obras Públicas y Vivienda de la Junta de Andalucía. En torno a medio millar de almerienses se unirán bajo el lema ‘Junta paga lo que debes a agencias, inquilinos y propietarios’ al no ver la luz al final de un largo túnel que se prolonga desde mediados de 2008. Para la decena de agencias inmobiliarias de la provincia afectadas por los retrasos e impagos del programa de fomento del alquiler han sido muy difíciles los últimos años. Les deben a algunas de las empresas importes de hasta 400.000 euros y no todas han podido sobrevivir a la tardanza en los pagos, viéndose obligadas a echar el cierre. Ahora no solo reclaman el dinero que les adeudan, casi con total probabilidad le pedirán a la Consejería de Vivienda daños y perjuicios ante los tribunales. De hecho, los bufetes de abogados más importantes del país llevan meses detrás de una causa judicial millonaria. Pero la sinrazón de la administración andaluza, que ofreció lo que no puede dar, no sólo está provocando el cierre de inmobiliarias. Detrás del problema de las agencias de fomento del alquiler hay miles de ciudadanos que contaban con unos recursos que ahora no tienen. Dramas reales que se plasman en aquellas familias que han tenido que abandonar el hogar en el que vivían porque sin las subvenciones no pueden pagar cada mes el contrato de arrendamiento.

La Junta argumenta que desde el inicio del programa de fomento del alquiler ha realizado un gran esfuerzo inversor para conseguir la dinamización de esta fórmula de acceso a la vivienda y ha llegado a destinar en incentivos más de 58 millones de euros. Entre 2008 y 2010, por ejemplo, se han abonado más de 13,3 millones, una cantidad que multiplica por cuatro la inversión prevista. La deuda en Andalucía con las agencias de fomento del alquiler supera los 14 millones de euros (20.000 expedientes pendientes de pago y resolución) y de más de 32 millones con los propietarios (5.486 expedientes). El conjunto de agencias homologadas en la comunidad suma 205, de las que 133 han cesado la actividad por la asfixia económica.

El gobierno socialista de la Junta de Andalucía, en plena crisis por los ERE podridos, las jubilaciones fraudulentas y los fondos de reptiles, se enfrenta a otro grave problema que le acabará pasando factura muy pronto, el 22 de mayo en las municipales. Si no ofrece una solución convincente  y pragmática a los miles de afectados tras la primera movilización del miércoles, tendrá abierto un nuevo frente cuyo origen está en sus propias políticas sociales. De nada vale alardear legislatura y media de unas ayudas en materia de vivienda que ahora no pueden pagar. Que la consejera de Obras Públicas y Vivienda tire de calculadora porque como no cuadren las cuentas pronto no podrán pagar el alquiler a fin de mes.

Adiós al soterramiento de las jorobas

Iván Gómez | 13 de febrero de 2011 a las 23:19

El anuncio del subsecretario del Ministerio de Fomento, Jesús Miranda Hita, de que el soterramiento de las vías del ferrocarril será finalmente integral, como ha venido demandando la sociedad almeriense en la última década, ha generado una euforia entre los principales agentes sociales y económicos de la ciudad que no debería empañar la necesidad de que el Gobierno aclare determinadas incógnitas que surgen de su nueva postura. Si el Ministerio de Fomento en los últimos años ha impuesto a los almerienses, a su fiel estilo lentejas, un soterramiento caracterizado por las jorobas sobre los 800 metros de trazado entre el barrio de El Puche y la estación antigua del ferrocarril alegando razones técnicas (iluminación y ventilación), de seguridad y de viabilidad económica, ¿por qué ahora da marcha atrás y acepta un proyecto del que no quería ni oír hablar? Si antes no se podía hacer un mayor esfuerzo inversor y el tope se cifró en 244 millones de euros, ¿de dónde sacarán los 35 millones de más que pondrá íntegramente el Gobierno de Zapatero?

El malestar de la sociedad civil, e incluso del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Almería que erróneamente aceptó por resignación, es tan evidente ahora que se conocen las 108 alegaciones que se han presentado al estudio informativo como antes cuando le hicieron llegar sus reivindicaciones los principales agentes sociales y económicos de la provincia como la Cámara de Comercio, Asempal, el Foro Ciudad, el Colegio de Arquitectos o las asociaciones vecinales, entre otros.  Si antes las bóvedas estaban más que justificadas, ahora el hecho de que no se contemplen en un nuevo proyecto debería conllevar una explicación del Ejecutivo. Son muchos los años de estériles discusiones políticas, de hacer y deshacer, de láminas de agua y especulaciones urbanísticas, que no se puede tolerar, por buena que sea la noticia, que se vuelva a retrasar aún más una infraestructura necesaria y demandada desde hace décadas.

Después de todo lo avanzado, el anuncio de un nuevo concurso de ideas para ordenar una superficie sin las cubiertas no transitables también requiere una aclaración por parte del Ministerio de Fomento. Es más, es un compromiso verbal, que deberá plasmarse sobre papel cuanto antes, sobre todo porque llega en plena precampaña electoral y de eso entendemos y mucho los almerienses. La generosa actitud del Gobierno de impulsar finalmente un proyecto completamente integral, a pesar de lo sorprendente, se podrá valorar en su justa medida cuando lleguen las explicaciones pertinentes del adiós al soterramiento de las jorobas y las fechas de la futura actuación.

La banda de Curro Jiménez

Iván Gómez | 9 de febrero de 2011 a las 12:58

Así conocen los vecinos, en tono cariñoso claro está, a la coalición de gobierno que mantienen desde el año 2003 los socialistas, liderados por el alcalde Juan Jiménez, y el concejal de Izquierda Unida, Antonio Gómez Carmona alías ‘Curro’, en el Ayuntamiento de Benahadux. Un pacto político que se renovó en las municipales de 2007, evitando que el candidato del PP, Antonio Ros, accediera a la Alcaldía a pesar de contar con más votos, y que el 22 de mayo no podrá repetirse porque el edil de IU se ha integrado en la candidatura del PSOE de Benahadux. Lo hará como independiente y su marcha, que se suma a la del alcalde y tres concejales en Huércal de Almería, deja a Izquierda Unida al borde del abismo en el Bajo Andarax.

La mala racha que atraviesa la formación liderada por Rosalía Martín en la comarca no impedirá que presenten candidaturas en las próximas municipales, según asegura la coordinadora provincial, pero sí que ha debilitado sensiblemente dos de las históricas asambleas de Izquierda Unida. Si la fuga de cargos que se ha producido recientemente en Huércal de Almería era la crónica de una muerte anunciada, por los continuos enfrentamientos entre la dirección y el nuevo alcalde, lo de Benahadux entraba dentro de lo previsible, pero no era lo esperado. De ahí que la coordinadora provincial de IU califique a Antonio Gómez como “tránsfuga” y le haya pedido sin éxito que entregue su acta de concejal, un escaño que le costó el puesto de trabajo cuando anunció que pactaría con los socialistas estando al frente de uno de los talleres de empleo del Ayuntamiento de Gádor, cuyo alcalde desde hace 24 años, Eugenio Gonzálvez, es el referente táctico-estratégico del Partido Popular en la comarca.

Izquierda Unida consiguió en las municipales de 2007 un total de 21 concejales y tres alcaldías (Huércal de Almería, Alcolea y Velefique). La pérdida del poder en Huércal, uno de sus baluartes en la provincia, deja seriamente mermadas sus aspiraciones en el Bajo Andarax donde será difícil remontar el vuelo, sobre todo ahora que La banda de Curro Jiménez será netamente socialista, con la integración de Antonio Gómez ‘Curro’ en la candidatura de Juan Jiménez. Corren malos tiempos para el comunismo y las elecciones están cada vez más cerca.

Luis Pérez, candidato en femenino

Iván Gómez | 7 de febrero de 2011 a las 22:51

EL vicepresidente de la Diputación Provincial, Luis Pérez Montoya, un todoterreno de la clase política almeriense, va a volver a enfrentarse a la actual alcaldesa y candidata del PP de Adra, Mari Carmen Crespo, en las municipales del 22 de mayo. Así lo ha decidido la Agrupación Local del PSOE abderitano que ha entendido que el que fuera director del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) es el único que puede liderar un proyecto de cambio. Luis Pérez Montoya fue elegido por unanimidad en una asamblea celebrada a mediados de enero y el próximo viernes se votará en otra la configuración definitiva de la candidatura. Eso sí, fuentes del PSOE de Adra ya han revelado a este periódico que será un equipo que combina juventud y experiencia, en el que la mujer tendrá más protagonismo que nunca. “Una lista para ganar”, argumentan, es la que se aprobará el día 11 de febrero con más de la mitad de mujeres y, además, en los principales puestos.

El proyecto socialista de Luis Pérez Montoya, quien a finales de los ochenta ya fue concejal de Hacienda y primer teniente de alcalde en Adra, tendrá como principal reto hacer frente a la grave situación económica que, según indican desde la propia candidatura del PSOE, se van a encontrar en el Ayuntamiento de Adra. Es más, no le importará al candidato rodearse también de personas que no militan en las filas socialistas, hombres y mujeres independientes que cuentan con una formación muy específica en la gestión de la administración municipal y en las haciendas locales. El futuro equipo del candidato Luis Pérez Montoya se renovará en torno a un 50% en relación al que ya presentó hace cuatro años y en el que ya había diez mujeres.

Entre los proyectos vitales del PSOE de Adra para ofrecer a la ciudadanía en precampaña está el impulso a los sectores básicos del municipio como el turismo y también el apartado comercial. Las expectativas que tienen los socialistas son bastante altas al considerar que saben cómo se puede gestionar el consistorio para salir de la crisis económica y cómo trasladar ese mensaje a los abderitanos.

Luis Pérez Montoya ha tenido cargos en la Ejecutiva Regional y en la Federal del PSOE y desde comienzos de la legislatura es diputado provincial. Después de la ruptura del pacto de gobierno con el PAL de José Añez pasó a ser vicepresidente primero, un cargo que le ha permitido ganar en conocimiento de sus vecinos.

García Collado, camino de tres décadas

Iván Gómez | 6 de febrero de 2011 a las 18:26

EL alcalde socialista de Huércal Overa, Luis García Collado, quiere seguir sumando años a su larga trayectoria en la política municipal, escalando en la difícil tarea de sobrevivir a las legislaturas y será de nuevo cabeza de lista del PSOE de cara a las elecciones del próximo 22 de mayo. La Agrupación Local de los socialistas en el municipio de Huércal Overa lo ratificó en la noche del viernes como candidato a la Alcaldía. Luis García Collado cuenta con el apoyo unánime de los militantes y simpatizantes del PSOE en Huércal Overa, de ahí que se mantenga como el secretario general de la Agrupación desde 1996. Es presidente de la Mancomunidad de Municipios del Levante desde 2003 y está en el sillón de alcalde desde 2001. Con anterioridad, fue cuatro años portavoz de la oposición (de 1995 a 1999) y es concejal de los socialistas desde el año 1987, por lo que de seguir en el consistorio, ya sea como gobierno u oposición, iría camino de las tres décadas en la política municipal. En el partido también ha sido cuatro años miembro de la Comisión Nacional de Garantías y de la Comisión Regional de Ética. El alcalde de Huércal Overa, una vez nombrado por la Agrupación Municipal, debe ser ratificado por la Ejecutiva del PSOE de Almería. El siguiente paso lo dará el próximo viernes con la elección de las personas que lo van a acompañar en la candidatura. Según ha podido conocer este periódico, el cabeza de lista no cambia pero el conjunto de la candidatura va a experimentar una profunda renovación. Eso quiere decir que la mayoría de los actuales concejales del equipo de gobierno, que en las municipales de 2007 formaron una lista calificada por el propio Luis García Collado como “seria, joven y con experiencia”, se van a quedar en el camino y dejarán de acompañar al actual alcalde en su escalada política. El viernes, por tanto, se despejarán la única duda que es conocer al conjunto de hombres y mujeres que irán en la candidatura, aunque en el seno de la formación socialista en el pueblo se vienen barajando desde hace meses.Luis García Collado y parte de su equipo de gobierno está aún inmerso en un proceso judicial que lo ha venido desgastando en los últimos años, a pesar de que el alcalde asegura estar muy tranquilo. “Sabemos que todo fue una trama del PP para intentar ganar las elecciones en los tribunales porque en las urnas no pueden”, argumenta el candidato. La causa por presuntos delitos de tráfico de influencias, prevaricación y cohecho está a la espera de una solicitud de sobreseimiento por parte de la veintena de imputados en el Juzgado de Instrucción nº 2 de Almería. El PP tendrá que aportar 15.000 euros para poder personarse como acusación popular al adelantarse con su denuncia de 2007 sobre la redacción del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y posibles irregularidades que han derivado en plusvalías millonarias a la acción de la Fiscalía Provincial.

El alcalde de Huércal Overa confía en que todo pase pronto y tiene en mente entre los grandes proyectos del municipio la creación del área terciario-industrial para impulsar el empleo y las pequeñas y medianas empresas de la comarca. Luis García Collado tiene como ocupación alternativa a la política, a la que tantos años ha dedicado, la enseñanza. Es profesor técnico de Educación Secundaria y ha sido cuatro años secretario, dos años más vicedirector y otros 16 años director del IES Albujaira de Huércal Overa.

El Foro Ciudad entra en escena

Iván Gómez | 4 de febrero de 2011 a las 12:43

EL Foro Ciudad se podría convertir en partido político. Así lo vienen sopesando algunos de sus dirigentes, los que proceden de las asociaciones de vecinos de la capital, con su líder y presidente, el incombustible Alfonso Rubí a la cabeza. Aún es pronto para saber si finalmente concurrirán a las municipales, pero su postura ya ha empezado a inquietar al resto de partidos que ven peligrar su porción de la tarta municipal. El Foro Ciudad de Almería, que es un espacio de encuentro, reflexión y análisis sobre la capital, cuenta con una treintena de agentes sociales y económicos en su seno, entre los que destacan los representantes de las federaciones de vecinos.

Se constituyó a principios de 2005 y, después de casi seis años de vida, está en condiciones de saber qué necesitan los barrios y lo qué debe ofrecer un candidato y Una de las reuniones de los integrantes del Foro Ciudad en el Colegio de Abogados de Almería. De hecho, el Foro Ciudad de Almería ha abierto hace muy poco su página web (www.forociudadalmeria.com) para que todos los almerienses puedan conocer el esfuerzo que vienen del alcalde y varios representantes del Foro Ciudad en el II Encuentro de Participación Vecinal de Almería. En los problemas de la capital y sus soluciones vienen aplicándose a través de comisiones y grupos de trabajo cuyo único objetivo es “conseguir una Almería mejor, en beneficio de los que vivimos aquí y de todos los que nos visitan, anteponiendo el interés de la ciudad y de los ciudadanos a cualesquiera otros”. En esa labor han colaborado en sus seis años de vida una treintena de colectivos y entidades, entre las que aparecen los sindicatos, grupos ecologistas, gremios profesionales y los empresarios.

El cabeza de lista del proyecto político sería el arquitecto Alfonso Rubí, un hombre al que ya han tentado algunas de las formaciones políticas de la capital por su notable vocación de servicio público. Otros de los hombres clave del proyecto sería los dirigentes de los movimientos vecinales, como Rafael Cervantes y Liberio López, entre otros.De culminarse esta voluntad, que ahora no deja de ser una mera intención propiciada por el desencanto político de la mayoría sus integrantes con el equipo de gobierno y la oposición, entrarían en escena y mermarían la capacidad electoral del resto de partidos ahora que se ha iniciado la disolución del GIAL que fundó Juan Megino en 2002 tras escindirse del PP.

El delegado del Algarrobico

Iván Gómez | 3 de febrero de 2011 a las 12:56

Después de 28 años como alcalde, siete mandatos sólo interrumpidos durante unos meses para cumplir una inhabilitación a la que fue condenado por el Supremo hasta ser posteriormente indultado por el Consejo de Ministros, Cristóbal Fernández dejará de estar al frente del Ayuntamiento de Carboneras. La decisión le llega porque quiere emprender nuevos proyectos y la dirección del PSOE de Almería ya tiene uno en mente: la Delegación Provincial de Turismo, Comercio y Deporte. La marcha de Esperanza Pérez a Níjar como candidata socialista para derribar al popular Antonio Jesús Rodríguez deja una vacante que se le quiere asignar al alcalde de Carboneras.

Cristóbal Fernández asegura que no se marcha por cansancio, pero han sido muchas las polémicas en las que se ha visto envuelto después de más de media vida en la política. Es más, su gestión para muchos se limita a un enclave: el paraje del Algarrobico. La fallida construcción de un macrohotel en pleno parque natural le situó durante años como enemigo público del Gobierno, sobre todo a raíz de la brutal campaña iniciada por la que era su amiga y entonces ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona. Los grupos ecologistas de todo el país lo ascendieron en la lista negra de alcaldes, pero Cristóbal Fernández siguió defendiendo en todo momento la legalidad de un hotel porque entendía que era lo mejor para su pueblo.

Años de duras críticas dentro y fuera de su partido y procesos judiciales, como su inhabilitación por un delito electoral y otras condenas por injuriar y calumniar a un funcionario (militante de IU) y a un magistrado que dictó sentencia en su contra, le han llevado a dejar el sillón de alcalde buscando otras áreas de actividad posiblemente en la administración pública. Además, la inquietud de no saber si los vecinos de Carboneras respaldarían nuevamente su gestión, a la que le dieron mayoría absoulta en mayo de 2007, también ha pesado en una persona que no sabe lo que es la derrota electoral. Ahora confía en que el Ejecutivo de Griñán acepte la propuesta de la dirección provincial socialista y tenga la oportunidad de dar el salto a la Delegación de Turismo, Comercio y Deporte. De momento se desconoce si cuenta con el respaldo del líder del socialismo andaluz, pero pronto se despejará la incógnita porque llegará el relevo de Esperanza Pérez y también el de la joven Yolanda Callejón en la Delegación de Cultura porque se marcha forzosamente como candidata del PSOE en Dalías.

Dos nuevos movimientos de fichas en una Junta de Andalucía que a lo largo de la última legislatura nos ha acostumbrado a un permanente y peligroso -para el partido- baile de delegados en nuestra provincia. Cristóbal Fernández suena en principio para el departamento de Turismo, pero podría recalar en la Delegación de Cultura. Lo que sí está claro es que el delegado del Algarrobico cambiará Carboneras por la capital.

PD: Una treintena de activistas de Greenpeace han sido llamados a declarar en los próximos días en diferentes juzgados de España por cubrir el hotel del Algarrobico con una gran lona verde (haciéndolo desaparecer simbólicamente) en febrero de 2009. La organización ecologista desconoce quién es el denunciante. ¿Será el Ayuntamiento de Carboneras o Azata del Sol?

A contar farolas

Iván Gómez | 29 de enero de 2011 a las 14:20

Celedonio Añez es el mejor ejemplo del nefasto y fraudulento funcionamiento de la Empresa Mixta de Servicios Municipales (Elsur) desde que fue creada por el Ayuntamiento de El Ejido. Dicen sus compañeros que fue el único de la excesiva plantilla, de casi 400 empleados, que cobraba la nómina sin salir de casa. Sus jefes, sin embargo, aseguran que era muy conflictivo. Que lo enviaron a contar farolas para darle una ocupación efectiva y el operario les presentó un escrito diciendo que necesitaba un vehículo para el desempeño de sus funciones. Al final, el gerente optó por despedirlo, pero desde arriba le ordenaron su readmisión. Días más tarde se optó por una solución intermedia. Despido, pero improcedente y con indemnización. Un desconcierto absoluto. Lo cuentan sus compañeros, algunos en calidad de testigos protegidos, a lo largo de la instrucción de la Operación Poniente.

El sumario, liberado el secreto casi en su totalidad, permite conocer que Elsur era un cajón de sastre en el que entraba, y lo reconoce uno de los responsables de personal en su declaración ante la jueza, “todo el que pasaba por allí”. Por órdenes directas de los concejales del Ayuntamiento de El Ejido, de los empresarios de las subcontratas (Amate, Galán, Cuevas, Aragón, Lirola) o directamente porque así lo querían los jefes de área. Ni entrevistas, ni cualificación, ni méritos… sólo apellidos. Se colocó a diestro y siniestro y ahora no les quieren pagar. Pero ahí no queda todo. Elsur tenía un consejo de administración de lo más entretenido con representantes de Aguas y Gestión, que controla el 70% del capital, y del consistorio ejidense, que se queda con el 30% restante. Pues bien, los testimonios de los consejeros del caos evidencian que aquello de serio tenía más bien poco. Unos dicen que no habían leído los estatutos, otros que no sabían sus funciones, algunos no sabían ni que percibían dietas por asistir a las reuniones y los más despistados no se acordaban de que al final de cada ejercicio había reparto de dividendos.

Ese desconocimiento generalizado ante la magistrada Montserrat Peña es aún mayor cuando se le pregunta por las subcontrataciones a las que se destinaron nada menos que 93 millones de euros de los ejidenses, según las digilencias de la Fiscalía Especial contra la Corrupción y Criminalidad Organizada que aparecen en el sumario de la Operación Poniente. Ninguno de los consejeros tuvo constancia de las subcontratas a pesar de recibir informes mensuales de las actuaciones de Elsur y, sin embargo, casi todos coinciden al señalar que el alcalde ejidense, Juan Enciso, sí estaba informado. Los gerentes aseguran que los propietarios de la Empresa Mixta de Servicios Municipales, desde la Plaza Mayor de El Ejido hasta el campus de Abengoa en Palmas Altas, estaban al tanto de todo. Menudo consejo de administración, lo más parecido al camarote de los Hermanos Marx, pero sin ninguna gracia para los ejidenses que cada mes pagan sus impuestos.

La instrucción de la trama político-empresarial llevará su tiempo y quedan muchas incógnitas por despejar aún (sobre todo si tenemos en cuenta que una parte de las actuaciones sigue bajo secreto de sumario), pero ya va siendo hora de que los dueños de Elsur, los que designaron a los consejeros del desatino, vayan dando las explicaciones pertinentes a la ciudadanía y a la sociedad en general, que después la justicia pondrá a cada uno en su sitio.

La debacle de Izquierda Unida

Iván Gómez | 26 de enero de 2011 a las 12:19

Lo de Huércal de Almería ha sido un paso más en la grave crisis que atraviesa un partido que no acaba de levantar cabeza en la provincia desde que en verano de 2002 fue desbancado Enrique de Amo como coordinador provincial mientras estaba de viaje y catorce concejales se pasaron al grupo mixto. La aciaga gestión de una dirección impasible, alejada de los ciudadanos y su realidad, ha permitido perder el baluarte de sus políticas en la provincia: el Ayuntamiento de Huércal de Almería. Es hasta cierto punto lógico que un partido que cuenta con medio centenar de alcaldías y un centenar de concejales descuide la supervisión de algunas de ellas, pero cómo ha podido ocurrir en una formación que cuenta con sólo 21 ediles y dos alcaldías más (Alcolea y Velefique) desde las municipales de 2007. Según argumenta la dirección provincial de la formación “es coherente que el alcalde, Juan Ibáñez, se marche de IU si no comparte su política”. Pero, ¿quién puso a ese señor que no está de acuerdo con sus principios al frente del Ayuntamiento de Huércal? ¿prefieren que mantenga la nefasta gestión económica de la anterior alcaldesa? Los ideales hay que aparcarlos en determinadas ocasiones y aplicar el sentido común a la hacienda local, sobre todo en los tiempos de crisis que corren en los últimos años.

A solo unos meses de las elecciones resulta evidente que los pocos que siguen remando en el barco comunista de la provincia deberían reflexionar y llevar a cabo una profunda renovación del partido. No basta con incorporar caras jóvenes a unas listas que, lo digan o no las encuestas, van a recibir un apoyo minoritario en las urnas (1 ó 2 concejales en Almería y poco más). Sin entrar a valorar el liderazgo de IU a nivel nacional o regional, queda claro que en la provincia de Almería se debería optar por una regeneración que permita a sus militantes y afiliados volver a confiar e ilusionarse con el proyecto político de izquierdas y superar de una vez por todas la crisis interna que aún sigue latiendo en el corazón de los más melancólicos que, desgraciadamente para los gestores actuales, son mayoría.

Sigue el secreto

Iván Gómez | 25 de enero de 2011 a las 14:04

Después de catorce meses de instrucción, la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Almería, Montserrat Peña, no ha querido romper por completo el “hermetismo” existente sobre el sumario de la Operación Poniente y ha levantado el secreto de “casi” la totalidad de las actuaciones. Los tomos que hoy se han entregado a las partes personadas en la causa no aportarán grandes claves al devenir de la investigación, principalmente porque lo más sustancioso de los procedimientos judiciales de este calado se concentra en las escuchas telefónicas que ya trascendieron en marzo. Esa pequeña parte del sumario que seguirá en secreto, pendiente de la investigación que sigue abierta, sí que podría contener lo verdaderamente importante de la trama ejidense, unos hechos que podrían condicionar las próximas elecciones municipales de desvelarse antes de mayo.

Los abogados de la defensa vienen quejándose inútilmente del retraso en el alzamiento del secreto de sumario, que sigue siendo parcial, y se han olvidado de que en algunas otras causas abiertas de igual o mayor impacto en el sistema democrático que la ejidense el mutismo judicial se han mantenido mucho más en el tiempo. En el caso Gürtel, por ejemplo, el secreto de sumario se prolongó 22 meses y en el Malaya tardó en torno a año y medio. Otros procedimientos judiciales de menor importancia como el caso Faycán en Canarias mantuvieron el hermetismo catorce meses y las actuaciones sólo sumaban unos 6.000 folios. La instrucción de la Operación Poniente, por tanto, bastante cuestionada por otros acontecimientos (como entregar las escuchas telefónicas en su totalidad a las partes, incluyendo las conversaciones de la esfera más íntima y privada de los imputados), no se ha prolongado en exceso y nadie puede cuestionar, hasta que no se conozca el desenlace, la necesidad de las continuas prórrogas que se han venido sucediendo.

El sistema judicial tiene su ritmo y por mucho que los partidos políticos lo quieran agilizar o retrasar, para que todo se destape antes o después de las elecciones, no podrán hacerlo. Habrá que esperar el tiempo que estime oportuno la magistrada Montserrat Peña para despejar las muchas incógnitas que siguen abiertas en torno a la Operación Poniente y los posibles vínculos de la trama, que de momento sigue siendo ejidense, con otros ayuntamientos y cargos de las administraciones de la provincia.