Los críticos del PSOE mueven ficha

Iván Gómez | 16 de mayo de 2012 a las 12:32

Comienza la cuenta atrás de los socialistas hacia los congresos regional y provincial, que tendrán lugar el próximo mes de julio, y en esa carrera ya han comenzado los movimientos de las diferentes sensibilidades y familias para buscar su sitio antes de que se produzca la designación de los delegados que representen a los militantes almerienses. A pesar de que la dirección provincial del PSOE de Almería va a intentar hasta el último momento llegar a los dos procesos internos, que se celebrarán el 6 y 14 de julio respectivamente, con una única candidatura, el propósito que ya han hecho público grupos como el que lidera el concejal Joaquín Jiménez es presentar una lista alternativa a la oficialista.

En este sentido, el que aspirara en diciembre del pasado año a ser secretario general de la Agrupación Municipal, tal y como volverá a hacer dentro de solo unos meses, ha reconocido que “nuestra voluntar es presentarnos, pero estamos abiertos a cualquier negociación”. Eso sí, aprovecharán su peso en el seno del partido en la capital, siendo conscientes de que los tres candidatos alternativos (Joaquín Jiménez, Gaspar Salvador y Antonio Fernández) a la oficialista Pepa Requena sumaron el 56% de los apoyos en la asamblea de finales de año, para hablar de una “lista cremallera”. No obstante, los tiempos han cambiado y mucho. Tras el batacazo de las elecciones generales del 20 de noviembre, en el que  se llegó a cuestionar el liderazgo de Griñán, llegaron las autonómicas del 25 de marzo con las que la dirección andaluza ha cogido más impulso que nunca. Lógicamente, la militancia hoy está imbuida por ese sentir mayoritario de que la Ejecutiva Provincial y sus ‘hombres y mujeres’ en las agrupaciones son intocables. Sobre todo ahora que los puestos de las diferentes delegaciones provinciales de la Junta de Andalucía (delegados, coordinadores y secretarios generales) están por determinar. Cualquier movimiento en contra de lo que marca la dirección que encabeza José Luis Sánchez Teruel podría hacer peligrar la asignación de determinados cargos. Las asambleas darán comienzo precisamente con un toque de atención: el expediente abierto a Diego Asensio por sus críticas y ataques a Griñán. Una advertencia de que el único camino, hoy por hoy, pasa por sumarse a la causa ‘griñanista’ y al proceso de renovación iniciado por los socialistas en la provincia en julio del pasado año.

Las agrupaciones municipales celebrarán sus asambleas hasta el próximo 23 de mayo y el día 2 de junio se celebrará el ‘congresillo’ en el que elegirán a los delegados del XII Congreso Regional del PSOE de Andalucía, que tendrá lugar en El Toyo del 6 al 8 de julio, y del XII Congreso Provincial del 14 del mismo mes. “Vamos a trabajar para que todos los militantes vayan representados en una sola lista y seremos generosos”, reconocía el líder del PSOE de Almería, José Luis Sánchez Teruel, en una de mis entrevistas recientes, al tiempo que recordaba que afronta los dos congresos con las “manos libres”. En el ‘congresillo’ del 2 de junio, fecha en la que se cumplirá un año de la dimisión de Diego Asensio, se elegirán 52 delegados de entre todas las propuestas que presente cada municipio a través de las agrupaciones socialistas. Será la primera vez en la historia que se celebre un cónclave regional del PSOE en Almería y llegará porque Griñán, que ha dejado a su equipo de gobierno sin representación almeriense, pretende hacer un reconocimiento al trabajo que viene desarrollando el partido en una provincia en la que tocó fondo y empieza a remontar el vuelo. La dirección de los socialistas andaluces se han comprometido a hacer “todo lo posible” para que los dirigentes de las ocho provincias se sientan representados en la nueva Ejecutiva que se elija en El Toyo.

 

Amarga victoria, dulce derrota

Iván Gómez | 26 de marzo de 2012 a las 13:31

La hora del cambio se quedó en el cambio de hora. Es lo único que ayer protagonizaron los almerienses, que no contribuyeron lo suficiente al giro del gobierno de Andalucía. El Partido Popular de la provincia no consiguió el octavo escaño que habría acercado aún más a Javier Arenas a presidir la Junta y Amat, líder del las gaviotas almerienses, se ha quedado a las puertas de ver cumplido su último reto.

Después de arrasar en las municipales de mayo del año pasado y también en las generales de noviembre, en las que consiguieron resultados históricos dejando en mínimos a los socialistas, el PP de Almería confiaba ayer en tocar techo en su nueva cita con las urnas, pero la jornada electoral se cerró con un sabor agridulce. Las encuestas se han cumplido, las más optimistas quedaron en una mera ilusión, y los populares seguirán teniendo siete escaños en el Parlamento de Andalucía. Su victoria, con casi el 52% de votos en la provincia, fue inferior a la cosechada el 20 de noviembre (58% de sufragios) y levemente superior a la de las autonómicas de hace cuatro años (50%). Y es que el triunfo electoral del 25-M sabe a derrota porque Arenas se queda sin la mayoría absoluta y los dirigentes del PP almeriense eran conscientes ayer de que casi con total probabilidad pierden las opciones de gobernar. La marea azul se ha extendido por toda la provincia, principalmente en los grandes municipios, gracias a la movilización de la familia del PP desde el Gobierno, la Diputación y los ayuntamientos. Pero no ha tenido el final esperado.

El PSOE de Almería, a la espera del voto que llegará del extranjero, pierde un parlamentario que recupera Izquierda Unida, pero ayer en la sede provincial de Pablo Iglesias era todo una fiesta. El socialismo almeriense ya empieza a ver los efectos de su renovación interna y el liderazgo de José Luis Sánchez Teruel se verá reforzado con la mejoría del resultado en relación al batacazo sin precedentes que vivieron en las generales. El 25-M se salda con un 35,26% de votos del electorado almeriense, seis puntos más que en noviembre y  cuatro menos que en los comicios andaluces de hace cuatro años. Los socialistas entienden que han logrado neutralizar en Almería el efecto Arenas y han comenzado a remontar el vuelo para alcanzar pronto a las gaviotas.  Ahora, de cara al congreso provincial que debe ratificar a la actual dirección, tendrá lugar la renovación de algunos de sus cargos para completar la ‘limpieza’ de un partido que se inició con el ‘jaque mate’ de Griñán al Clan de Cuevas que durante casi quince años estuvo al frente del socialismo almeriense.

Pero si hay algún ganador en la provincia no es otro que Izquierda Unida. La formación que lidera Rosalía Martín ha conseguido el 7% de los votos, dos puntos más que en las generales del 20-N y cuatro más que en las andaluzas de 2008. Los comunistas vuelven a tener un parlamentario en el Hospital de las Cinco Llagas, una cita con el plenario que no tenían desde la legislatura de 1996. El partido de Rosa Díez (UPyD) ha experimentado un crecimiento y ya está en casi 8.000 votos, pero no es suficiente para aspirar a un escaño. Equo salda su primera cita con las andaluzas con 1.239 votos, 2.530 el PA. En cuanto a otras claves de la jornada destacan la abstención que alcanzó al 40% del electorado. No se había producido una participación tan baja en las elecciones autonómicas en la provincia en las últimas citas con las urnas, si bien se han venido celebrando de manera conjunta con las generales. Si en las andaluzas de hace cuatro años la abstención no alcanzó ni el 30%, en las de ayer alcanzó el 40%. Separar los comicios ha sido un elemento que ha desmovilizado al electorado, si bien la última vez que ocurrió -en 1990- la participación fue más baja. En menos de un año se han celebrado tres elecciones, otro de los factores determinantes.

Abiertas todas las mesas en una jornada tranquila.  Los 321 locales electorales de la provincia abrieron ayer con una normalidad absoluta en la que se desplegaron 1.530 agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La jornada se cerró sin apenas incidencias, con la única excepción de la presidenta de una de las 819 mesas electorales que acudido a realizar su función sin portar su documento nacional de identidad, lo que provocó que los agentes de la Policía Nacional le tuvieran que realizar uno nuevo en el mismo acto, según apuntaron ayer fuentes de la Subdelegación del Gobiernos en Almería. Movilización de los populares para aprobar la asignatura pendiente. Duplicaban, en algunos casos hasta triplicaban, en número a los apoderados e interventores del PSOE y otros partidos, los militantes y cargos del PP almeriense implicados en el transcurso ayer de la jornada electoral. La movilización de las gaviotas, sin precedentes, fue especialmente intensa en los grandes municipios en los que cosecharon mejores resultados que en los pequeños pueblos del interior. El alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez, recorrió 25 colegios electorales, al menos ocho en hora y media, prueba de las “ganas de cambio” del PP.

Almería, El Ejido y Roquetas, bastiones del cambio a medias

Los principales municipios de la provincia volvieron a depositar ayer su confianza en la opción del Partido Popular, aunque el apoyo mayoritario fue bastante inferior al que dieron, hace tan solo unos meses, al proyecto de Rajoy. El cambio andaluz se ha quedado a medias, a pesar de los datos tan contundentes registrados en los grandes núcleos almerienses. En la capital consiguieron el 52,47% de los votos, cifra similar a la que cosecharon en las autonómicas de hace cuatro años. Eso sí, en las generales se disparó el respaldo de los ciudadanos al PP hasta el 56,45%, un techo histórico que hundió a los socialistas a su peor resultado (27,8%). El PSOE sube cuatro puntos, confirmando un cambio en la tendencia de voto en una de las capitales de provincia más cómplices con el proyecto de los populares.  Izquierda Unida mantiene su crecimiento en la capital y gana más de 2.000 sufragios en relación a las elecciones autonómicas de 2008 y alcanza el 9% de votos, tres puntos más que en el 20-N.  UPyD ha conseguido cerca de 3.000 papeletas (3,78%), lo que confirma que también registra una tendencia al alza atendiendo al respaldo en las urnas de hace cuatro años, pero eso sí, ha caído en más de dos puntos en relación a las generales.  El Ejido y Roquetas igualaron en el respaldo al cambio andaluz, que finalmente no se producirá al  no alcanzar Arenas una mayoría absoluta, con nada menos que un 59% de los sufragios. Seis de cada diez electores en estos municipios optó por la opción del PP. Otros grandes pueblos de la provincia como Huércal Overa, Huércal de Almería, Adra, Níjar y Vera siguen concediendo sin vacilar su apoyo mayoritario a los populares, una  posición a la que también se han sumado municipios gobernados por los socialistas como Albox, Benahadux y Vícar, entre otros.  En el municipio de Níjar el PP ha conseguido el 57,5% de votos,  en Huércal Overa el 55,26%, en Vera un 53,52% y un 45% en Huércal de Almería.

El bastión socialista de Vícar, uno de los pocos municipios del Poniente que sobrevivió en las municipales a la marea azul, ha sido derrotado por los populares, que han conseguido un 52,3% de los votos frente al 36,8% al que se ha visto reducido el PSOE. Y es que el PP, a pesar de no conseguir el resultado esperado, tiene más de un motivo para la alegría. Son muchas victorias, agridulces.

78.600 votantes en paro

Iván Gómez | 14 de marzo de 2012 a las 13:25

MÁS de 78.600 desempleados almerienses acudirán el próximo 25 de marzo a las urnas más pendientes de su delicada situación familiar, auténticos dramas en la mayoría de los casos, que del resultado de las elecciones andaluzas. Desde hace meses se sienten un arma arrojadiza entre los partidos, algo así como un aparejo electoral que preocupa mucho más ahora, en plena campaña que dentro de un par de meses.

“Casi una de cada tres personas activas de Andalucía, más de un millón doscientas mil, están en paro por las políticas del PSOE en la Junta”. Es el argumento de la candidatura almeriense de Javier Arenas. “El Gobierno del Rajoy con su moratoria a las ayudas a las energías renovables ha dado un frenazo en seco al desarrollo de los invernaderos de excelencia y han dejado de crearse más de 600 empleos directos y otros 500 indirectos en la provincia”, es la réplica del cabeza de lista de los socialistas al Parlamento andaluz por Almería, José Luis Sánchez Teruel. Izquierda Unida también parece tener claro que los 3.469 parados más con los que se cerró el mes de febrero en la provincia son una consecuencia directa de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de los populares.  Es la guerra de cifras, más agria en campaña electoral que en fechas posteriores, con la que se sacan a relucir las penas de una provincia buscando un culpable en lugar de aportando soluciones.

Los principales partidos sitúan como eje de todas sus políticas el paro de Almería, la provincia que tiene la mayor tasa de desempleo en la comunidad autónoma más perjudicada de la Unión Europea, y recogen en sus programas una batería de propuestas con las que reconducir la situación, planes de choque que contemplan medidas  tanto realistas como irracionales.

El PSOE  de Almería anunció un Plan de Empleo para Jóvenes, con  becas-salario y con la creación de una red de alojamientos gratuitos que sumará más de 150 edificios en los 102 municipios generando un ahorro de entre 3.000 y 9.000 euros a cada emprendedor. Otra de sus propuestas será una Plan Estratégico que incluya incentivos a la consolidación y puesta en marcha de pymes y exenciones fiscales para los autónomos y sus clientes. Proponen la figura del Agente Emprendedor, puntos de asesoramiento que rondarán la treintena en la provincia. El Partido Popular de Almería contempla en su programa un nuevo sistema de incentivos a la contratación estable, un plan de creación de empleo vinculado a la Ley de Dependencia, el programa  específico para la empleabilidad de las mujeres y un plan urgente destinado a los jóvenes. En este sentido, los populares pretenden incrementar la deducción fiscal en la cuota autónomica del IRPF para fomentar el autoempleo de  menores de 35 años y proponen el programa Crédito Emprendedor.

Izquierda Unida presenta un programa más idealista y menos concreto en sus medidas, con propuestas para impulsar un nuevo modelo productivo y un plan contra el fraude fiscal y la economía sumergida. UPyD tampoco lanza propuestas contundentes y tiene medidas como la formación para la movilidad geográfica de los trabajadores y estudio de necesidades del tejido productivo.

Las cartas sobre la mesa

La última estimación de voto del CIS, el PP obtendría en esta provincia el mayor apoyo, con un 53,7% frente al 28,3 que lograría el PSOE. En los comicios de 2008 el respaldo recibido en Almería por los populares se quedó en casi el 50%, por lo que estaríamos ante una cifra histórica, de récord, como la que consiguieron en las elecciones generales siendo el partido más votado de la historia en la provincia. Un total de 471.186 almerienses están llamados a las urnas el 25 de marzo para elegir a 12 de los 109 diputados que contempla la Ley Electoral de Andalucía. La provincia, a pesar de designar a una mínima proporción de los parlamentarios andaluces, será decisiva a la hora de permitir a Javier Arenas conquistar la mayoría absoluta que acabaría con 30 años de hegemonía del PSOE. Es la tercera cita de los almerienses con las urnas en menos de un año y el cuarto intento del líder de los populares para presidir la Junta de Andalucía, la última también como cabeza de lista de Almería.

La candidatura del PP cuenta, además de con Arenas, con la portavoz de los populares andaluces, Rosario Soto, el vicepresidente de la Diputación Miguel Ángel Castellón Rubio, la concejala Aránzazu Martín Moya, el alcalde de La Mojonera,  José Cara, la parlamentaria andaluz Rosalía Espinosa López y José Jesús Gázquez, primer teniente alcalde de Cantoria. En el puesto número ocho, al que aspiran los populares a pesar de que se lo niegan las encuestas, está Maribel Sánchez, primer teniente alcalde del Ayuntamiento de Huércal-Overa. Los socialistas vuelven a confiar en la figura de su secretario general, José Luis Sánchez Teruel, para encabezar la lista, junto a la presidenta del Parlamento de Andalucía, Fuensanta Coves, el consejero de Empleo, Manuel Recio, y la secretaria de Acción y Movilización Electoral del PSOE, Adela Segura. En el puesto cinco   de la candidatura al que aspiran los socialistas siendo los escaños conseguidos en las anteriores elecciones, aparece el ex alcalde de Oria, José Pérez Pérez. Por su parte, Izquierda Unida también ha situado a su coordinadora provincial al frente de la lista. Rosalía Martín repite como candidata al Parlamento de Andalucía por Almería y le siguen Fernando Plaza y Francisca Rueda. UPyD de Almería también busca su primer escaño después de cosechar 12.180 votos en las generales del 20-N y será Elisabet Balaguer su candidata. Al resto de las formaciones, hasta sumar las 16 que concurren por Almería, les quedan muy lejos el escaño.

Falangistas, comunistas  y hartos en las 16 candidaturas de la provincia 

Más allá de los grandes partidos, aunque sin apenas posibilidad de conseguir escaño, aparecen otras trece candidaturas entre las que destacan como novedades de los comicios inminentes el Partido Hortofrutícola Andaluz (PHAN) Hartos.org o Escaños en Blanco (Eb). Formaciones que no tienen calado entre los almerienses y que se tendrán que dejar ver y mucho durante la campaña electoral si quieren recibir un mínimo de apoyos entre los ciudadanos de la provincia.

Vuelven a presentarse en la Junta Electoral Provincial otras formaciones antagónicas como los comunistas (Unificación Comunista de España y Partido Comunista del Pueblo Andaluz) y los falangistas (FE de las JONS) y otros con reivindicaciones muy concretas con un objetivo que se queda por debajo del ámbito de actuación andaluz como la Agrupación y Unión para el Progreso de Almería (AUPAL) y el Partido Regionalista por Andalucía Oriental (PRAO). De hecho, el primero de los dos partidos sólo concurrirán en las elecciones autonómicas por la provincia de Almería. Otras formaciones que se presentan en la provincia de Almería son Equo, el Movimiento Social Republicano (MSR), UPyD, Centro Democrático Liberal, el Partido Animalista contra el Maltrato Animal (PACMA) y el Partido Andalucista. En la comunidad autónoma serán un total de 34 partidos y coaliciones los que acudan a las urnas el próximo 25 de marzo, de los que sólo doce lo harán en todas las provincias andaluzas. 16 opciones para votar en Almería y sólo 12 escaños para repartir.

Soler regresa con Rubalcaba

Iván Gómez | 7 de febrero de 2012 a las 20:36

Si la cara es el espejo del alma, tal y como ayer presumía la diputada Consuelo Rumí, la de José Luis Sánchez Teruel no evidenciaba una derrota, pero sí un duro revés con la elección de Alfredo Pérez Rubalcaba como nuevo secretario general del PSOE.  El líder de los socialistas almerienses, que dos días antes del Congreso Federal se posicionó claramente en favor de Carme Chacón, se rodeó ayer de rubalcabistas para dar a conocer su valoración del resultado de un cónclave que ha desenterrado al Clan de Cuevas. Sánchez Teruel es consciente de que las personas que más han contribuido a la causa del ex ministro del Interior en los últimos meses, como Consuelo Rumí, Fuensanta Coves, Martín Soler y Diego Asensio, ganarán peso en el partido, lo que podría hacer peligrar su nuevo proyecto político, en interinidad hasta la celebración dentro de unos meses del Congreso Provincial.

Pero antes, de cara  a un 25-M que está a la vuelta de la esquina, hay otra dura reválida: elegir a los candidatos de la provincia para configura la lista al Parlamento de Andalucía. La cita clave será el próximo viernes, posiblemente a las cinco y media de la tarde, en Tabernas, pero antes son todas las agrupaciones municipales de la provincia las que tienen que hacer llegar sus propuestas -doce como máximo- a la Ejecutiva Provincial que encabeza Sánchez Teruel. Según ha podido conocer este periódico, Martín Soler ya busca sitio en una candidatura que a día de hoy aspira a cinco escaños en el mejor de los casos. Su respaldo a Rubalcaba y sus apoyos entre la militancia de la provincia, de más del 30% en el último congreso, los cosechados por la candidatura de Joaquín Jiménez, le sitúan ya muy cerca del escaño. Y es que Martín Soler será, precisamente, uno de los nombres que en el seno de la Agrupación Municipal de la capital fuerce a incluir el grupo de críticos a pesar de la negativa que posiblemente encuentren por la Ejecutiva de Pepa Requena. Los que si estarán fijos serán Sánchez Teruel, como secretario general de los socialistas almerienses, y la presidenta del Parlamento de Andalucía, Fuensanta Coves, que ha sido junto a Consuelo Rumí y Micaela Navarro, un baluarte para la candidatura de Rubalcaba desde un primer momento.

Otros de los probables nombres de la lista son Adela Segura, Pilar Navarro, Manuel García Quero, Juan Antonio Segura Vizcaíno y el consejero Manuel Recio, bastante abatido por los pasillos del cónclave tras conocerse el resultado. El propio Sánchez Teruel explicó ayer que la lista “será el reflejo del sentir de la familia socialista almeriense”  en base de las propuestas de las agrupaciones de la provincia. Es más, garantizó una “integración” que a día de hoy solo se traduce en incorporar al proyecto a los más críticos, los que hace menos de un año eran oficialistas. Eso sí, el secretario general afirmó que esa integración en las listas no significa que tengan que ir “determinadas personas, sino que el PSOE en su conjunto se sienta representado”. Está claro que la Ejecutiva Provincial tiene la última palabra, pero, según Sánchez Teruel, “ahora toca que las agrupaciones hablen y se expresen”.

Duras críticas ha recibido la dirección provincial por haber marcado una posición mayoritaria días antes del cónclave. Ayer, el que fuera secretario general, Diego Asensio, lamentó que no tuviera lugar una reunión ni debate por parte de los 23 delegados del PSOE de Almería y que hablara de un “sentir” que finalmente no fue seguido por más de la mitad de los representantes almerienses. “Cada uno ha quedado retratado en Sevilla, pero ahora tenemos que cerrar filas y la candidatura de cara a las andaluzas debe reflejar la realidad de este partido”. A juicio de Asensio, el secretario general tendría que contar con el 30% de militantes críticos con la actual Ejecutiva para “hacer una candidatura mejor y no esconderse en las agrupaciones locales”. El también ex senador entiende que “Sánchez Teruel tiene ahora la oportunidad de integrar y ser el secretario general de todos los socialistas”. Por su parte, Joaquín Jiménez se mostró ayer contrario a la postura del líder socialista. “Creo que se precipitaron el jueves por la noche. Más de la mitad de los delegados de Almería entregaron sus avales a Rubalcaba y nosotros no hicimos público nuestra apoyo hasta reunirnos con él”.

A lo que Sánchez Teruel ya había contestado por la mañana. “A veces el sentir mayoritario apunta hacia un candidato y después se apoya a otro. Ya ocurrió en el año 2000. En política hay algo que es muy importante que es ser transparentes, decir lo que se piensa y mantener la coherencia. Lo peor es decir que vas a hacer una cosa y hacer justo lo contrario”. Recado del secretario general a los miembros de una delegación que, como ya tildó el viernes este periódico, no era ni de Chacón ni de Rubalcaba, sino más bien basculante. A la vista de lo ocurrido, el edil Joaquín Jiménez aseguró ayer que se debería apostar por la integración en la lista al Parlamento, tal y como ha hecho el nuevo líder de los socialistas a la hora de conformar su nueva Ejecutiva. Martín Soler será, sin duda, uno de los nombres que los críticos que lidera van a poner sobre la mesa a la dirección de la Agrupación Municipal de la capital en la asamblea del jueves.

Consuelo Rumí señaló ayer que seguirá trabajando estrechamente con Rubalcaba, como ya ha hecho durante la campaña, pero reiteró, con ciertas pausas intencionadas, que “ahora me toca trabajar por Almería y lo voy a seguir haciendo al lado de Sánchez Teruel y de Griñán”. También habló de renovar la agenda política y de hacer una firme oposición desde el Grupo Parlamentario Socialista a la involución que se está produciendo en nuestro país con Rajoy.  Antonio Bonilla argumentó que el 38º Congreso Federal ha sido una “muestra de madurez” del PSOE y ha destacado que la Ejecutiva de Alfredo Pérez Rubalcaba “expresa con nitidez la unidad de un partido fuerte al servicio de la gente, el partido que abandera lo público como ha quedado reflejado en nuestras resoluciones”. Enmiendas, las del PSOE de Almería, que se han visto incluidas en un 85% en la Ponencia Marco, aunque queda fuera la más importante y necesaria, la de defensa de la agricultura que tan malos momentos atraviesa por el acuerdo con Marruecos de la Unión Europea.

En el Comité Federal están desde el domingo Sánchez Teruel y la directora del IAJ, Anabel Mateos, en representación de Juventudes Socialistas de España. La roquetera calificó ayer el cónclave como “un ejemplo de democracia interna del que me siento profundamente orgullosa y del que salimos como partido más fuerte que nunca, con ilusión y ganas ante la próxima cita electoral del 25-M donde tanto Rubalcaba como todo el partido vamos a trabajar al máximo para que el PSOE vuelva a ganar en Andalucía de la mano de Pepe Griñán”. Y es que ayer fueron muchos los mensajes basados en la unidad, de los ilusión ante un nuevo proyecto político orientado, según Sánchez Teruel, a abrirse a los militantes y simpatizantes con un corazón de izquierdas”. El 25-M ya está aquí.

El partido más votado de la historia

Iván Gómez | 21 de noviembre de 2011 a las 12:55

TRIUNFO histórico en Almería. El Partido Popular consiguió ayer, en una jornada marcada por la lluvia de votos y el vendaval del cambio en toda la provincia, hacer añicos el récord de apoyos recibido por una candidatura en la historia de la democracia. Las gaviotas que ayer volaron por los 313 colegios electorales hicieron posible que el PP igualara el 57,7% de votos que cosechó el proyecto político de Felipe González en las elecciones generales de 1982. La familia del PSOE, tal y como presagiaban las encuestas desde hace meses, ha sido duramente castigada en la provincia descendiendo desde los 136.887 votos logrados hace casi cuatro años a los alrededor de 92.000 cosechados en el 20-N. Una importante caída de más de 45.000 votos en relación a las elecciones generales de 2008 en una provincia en la que han pesado y mucho los 126.000 parados. De hecho, se trata de los los peores resultados de la historia para el socialismo, aún más bajos que en las municipales al no alcanzar ni el 30% de los votos. La actual dirección que viene trabajando desde su nombramiento en julio no ha podido invertir, en cuestión de meses, el enorme distanciamiento de su partido con la ciudadanía en nuestra provincia. “Los almerienses van a ser de los que más apuesten por el PP y el cambio político en España”. Lo anunciaba, ya antes de desvelarse el escrutinio, el vicesecretario de Comunicación de los populares, Miguel Ángel Castellón. Fue un pronóstico acertado. Almería fue nuevamente ayer la provincia de Andalucía con mayor respaldo a las candidaturas de Rajoy, seguida por Málaga pero a casi diez puntos, y una de las más populares del país.

Las listas del PP almeriense pasan de los 162.531 votos (49,8%) de las generales de 2008 a los 179.761 (57,7%) recogidos ayer en las 1.668 urnas repartidas por toda la provincia. La representación de los almerienses en el Congreso de los Diputados sufre un notable cambio al pasar el PP de los tres escaños actuales a cuatro, lo que implica la pérdida de un asiento en el Hemiciclo por parte de los socialistas almerienses. Eso sí, en la Cámara Alta se mantienen las cuentas con tres senadores para el PP y uno solo para el PSOE de Almería. La contundente victoria popular deja resultados cuanto menos sorprendentes en municipios que en las municipales habían votado mayoritariamente al socialismo. En el caso de Vícar, por ejemplo, cuyo alcalde es el presidente del PSOE de Almería, Antonio Bonilla, la derrota ha sido antológica. Un 63,28% de los ciudadanos han dado su respaldo a la candidatura popular y solamente un 27,19% han elegido las listas socialistas. En las elecciones locales del 22 de mayo, el PP consiguió la mitad de los votos, de manera que crece en siete puntos. El PSOE mantiene sus cifras de las municipales, por lo que el descuadre se atribuye principalmente a la mayor participación que ha tenido el 20-N en relación a los anteriores comicios. Aún así, la participación en la jornada electoral de ayer, que transcurrió sin ningún incidente y la más absoluta normalidad, ha sido un punto inferior a la de 2008. Los almerienses que ejercieron su derecho al voto fueron 314.164, un 71,32% del censo electoral.

El municipio almeriense que más apostó por el cambio fue el de Benizalón, con un 81% de votos para el proyecto del PP. Le sigue con un 80% de los sufragios el de Turrillas. Entre los pocos pueblos que han respaldado las listas del PSOE están los de Alhama de Almería, Ohanes y Fiñana (57%). La localidad con más votos para los socialistas fue Almócita, con un apoyo directo en las urnas del 63% de los votantes. En Castro de Filabres se produjo un empate a 52 votos, por lo que de tratarse de las municipales todo se habría quedado en manos de UPyD, IU y Equo. Hasta el último momento el Partido Popular de Almería creyó en la posibilidad de alcanzar los cinco diputados nacionales frente al único que dejaban en manos de los socialistas, un sueño que ayer se esfumó en el escrutinio a pesar de conseguir el mejor resultado de su historia en la provincia. El PSOE, aún seriamente erosionado por el fenómeno bandwagon (subirse al carro ganador), logró consolidar su segundo escaño en la Cámara Baja. La campaña en la provincia ha estado dominada por las cifras del desempleo, por lo que siendo Almería una de las que tienen una mayor tasa de paro, los continuos mensajes del PP han condicionado la conducta de los votantes.

El vendaval azul ha vuelto a soplar desde Almería al resto de Andalucía, quizás porque es una provincia que lleva años sufriendo un claro hundimiento de la centroizquierda, abandonada por sus antiguos votantes que ya han perdido el miedo a la victoria de los populares. Y es que el PP parece no tener techo y elección tras elección sigue creciendo en votos en detrimento del PSOE. El candidato al Senado que ayer recibió más votos fue el que se estrenaba en la candidatura, el alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez, con 171.418 (56%), seguido por la incombustible Mar Agüero (54%) y el primer edil de Gádor, Eugenio Gonzálvez (53%). El único escaño para los socialistas será para el secretario de Organización y número dos de la nueva dirección, Juan Carlos Pérez Navas, que recibió 89.341 sufragios (29%) en las urnas de la provincia. A las elecciones al Congreso de los Diputados concurrieron un total de 11 formaciones políticas en la provincia, diez al Senado. Sin embargo, la batalla de las generales, al menos en Almería, sigue siendo una cuestión de dos, los grandes partidos que se reparten todos los escaños a pesar del incremento en votos del resto de las formaciones, como Izquierda Unida, UPyD y Equo. Tiempo de cambios para una provincia que cada vez es más azul y solo piensa en resurgir de sus cenizas.

La batalla de David contra Goliat

Iván Gómez | 16 de noviembre de 2011 a las 13:02

Las  elecciones más desiguales de  Andalucía. David contra Goliat , con mucho que ganar y  poco que perder para ambos partidos. Uno ya ha tocado fondo, el  otro parece no tener techo. Almería fue una de las  provincias del país que más castigó al socialismo el  pasado 22 de  mayo en las  municipales y todo apunta a que la  ventaja del Partido Popular el  próximo domingo será cuanto menos de  dos escaños en el Congreso de los  Diputados. Tras dos escisiones y  una travesía por el  desierto, la formación que lidera el  hermano mayor de  Arenas, tal y como definen en el  seno popular al incombustible Gabriel Amat, sueña con un quinto diputado que sería histórico, al dejar al PSOE en solo un escaño, e invirtiendo por completo el  contundente cuatro a uno (sólo un 23% de  apoyos para la  candidatura de  Alianza Popular) de las  elecciones generales de  1982 y  1989. Es el  récord a batir que sí entraría en las  expectativas de los  populares almerienses y  que de momento solo se plasma en sus propias encuestas. El fenómeno bandwagon (subirse al carro del ganador) parece dominar la conducta de los votantes de cara al 20-N, las elecciones más tristes de la historia, y en Almería se respira desde hace meses el perfume fin de siècle

 

Según el  último sondeo elaborado por el  Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS),  el  resultado en la provincia será de  dos diputados para el  PSOE y cuatro para el  PP. Los  socialistas de la  provincia, después de  casi quince años en manos del Clan de  Cuevas (Diego Asensio y Martín Soler), viven sus primeras elecciones en manos de una renovada dirección, interina hasta el  congreso que se celebrará en los  próximos meses, pero con la  ilusión y vitalidad de  haber iniciado su propio cambio. El  nuevo secretario general del PSOE de  Almería, José Luis Sánchez Teruel, ha sabido rodearse de  un equipo de personas capacitadas que permanecían en un segundo plano por sus discrepancias con la  anterior dirección socialista. Más de  3.000 voluntarios a tiempo completo y  medio millar de  actos desde la  convocatoria electoral son sus credenciales para tratar de  iniciar la  remontada apelando a la  movilización de la  militancia dormida durante los  últimos años en la provincia.

En la provincia de Almería están llamadas a las urnas 469.565 personas, de las que 29.114 se encuentran en el extranjero y se ha registrado un aumento de 19.665 electores en relación a las generales y autonómicas del 9 de marzo de 2008. Del total de los votantes, 24.490 almerienses podrán ejercer el derecho al sufragio por primera vez en unas elecciones generales (no lo hicieron en las de hace cuatro años) y 3.213 se incorporan a las votaciones al cumplir la mayoría de edad después de las municipales de mayo. Las  aspiraciones del PSOE pasan por mantener sus tres escaños en la  Cámara Baja, una misión casi imposible. Las  cuentas del Senado son claras. El  Partido Popular mantendrá los tres escaños ya cosechados en los comicios de 2008 y  nuevamente dejará a los  socialistas en sólo uno al que aspira uno de los hombres claves en el  renovado PSOE: Juan Carlos Pérez Navas, secretario de Organización y actual número dos de la  formación almeriense. La  campaña más austera, pero rica en medios humanos, se ha centrado casi exclusivamente en los  74.679 parados de  Almería y  en la  nefasta defensa del campo como argumentario de los  populares y  en la  vacilación del proyecto de  Rajoy sobre el  trasvase del Ebro al sur del país y los  recortes sociales que vienen aplicando las  regiones en las  que gobierna el  PP (principalmente Castilla-La Mancha, Madrid y Comunidad Valenciana) por parte de los  dirigentes socialistas.

Precisamente hoy, el  PSOE de  Almería contará con la presencia no programada de  su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, y  en los  próximos días con la de  Griñán, para hacer frente al vendaval del cambio que, según Javier Arenas, soplará desde la  provincia más oriental, por la  que concurrirá a las  elecciones andaluzas, hacia el  resto de la comunidad autónoma. Ninguno de los  líderes del PP ha hecho escala en Almería durante la  campaña, posiblemente por ser una de las provincias del país en la  que los  votantes de la  izquierda perdieron antes el  miedo al triunfo de los  populares. La  mitad de  actos públicos y  sectoriales han bastado a la dirección provincial del Partido Popular para confiar en sus mejores resultados. En las  generales de  hace cuatro años ya estuvieron a punto de  convertir el  actual empate a tres diputados en un rotundo cuatro a dos. 

Tres años más tarde, las  gaviotas han logrado cubrir casi todo el  mapa provincial en las  municipales del 22 de  mayo y  se recuperó la  diputación, tras dos legislaturas en manos del PAL del imputado Juan Enciso y  PSOE, siendo la mejor herramienta de los  populares para llevar a todos los pueblos el mensaje de Rajoy. El  PP ha incorporado a sus listas al Senado a uno de  sus alcaldes más votados del país, el de la  capital, y  mantiene a su tándem Hernando-Matarí en las  del Congreso. En cuanto al resto de formaciones, Izquierda Unida, con su candidato Rodrigo González a la Cámara Baja volverá a tener peso en las votaciones, pero no el suficiente para alcanzar el escaño. También se quedarán sin representación los candidatos de UPyD, una de las formaciones más activas durante la campaña electoral, y otros partidos que concurren por primera vez en la provincia como Equo.

EL DUELO

Consuelo Rumí (PSOE). Sindicalista y  maestra, al amparo de  Zapatero después de legislatura y  media al frente de las  políticas de inmigración, Consuelo Rumí fue la  elegida por su amigo José Luis Rodríguez Zapatero para asumir la  Secretaría de Estado de la  Función Pública y  llevar a cabo en plena crisis el  tijeretazo a los  funcionarios.Maestra de  escuela, sindicalista de  vocación y  licenciada en Psicología es uno de los  baluartes de la  nueva dirección del PSOE de  Almería para remontar el  vuelo y de  ahí que haya sido la  elegida, tras años en un segundo plano, para liderar la  candidatura al Congreso.

Rafael Hernando (PP). Nacido en Guadalajara en 1961, Hernando aterrizó forzosamente en la provincia a principios de los noventa con el objetivo de ayudar a un partido que no atravesaba su mejor momento en la provincia. Se ha convertido en el diputado almeriense con más años de experiencia, de hecho va camino de la sexta legislatura, y en el que más iniciativas promueve. Polémico, batallador e infatigable, fue uno de los pilares del Gobierno de José María Aznar y al que recurrió Mariano Rajoy, a pesar de sus diferencias, cuando había que dar la cara por el caso Gürtel en las tertulias de los medios de comunicación. Es abogado y tiene tres hijos.  

Pérez Navas y el final de un ciclo

Iván Gómez | 10 de octubre de 2011 a las 11:45

Desde que Juan José Luque, actualmente responsable de Acuamed, fuera relevado de su responsabilidad al frente de la Delegación Provincial de Medio Ambiente en mayo de 2008, apenas dos meses después de que se celebraran las elecciones andaluzas, han sido hasta ocho las destituciones y abandonos y casi una quincena los cambios que se han producido en los diferentes departamentos del organigrama de la Junta de Andalucía en nuestra provincia.

Demasiados movimientos para una legislatura que ha estado marcada por la crisis económica y también por la del socialismo almeriense. Sin embargo, el permanente baile de delegados de la administración andaluza en Almería todavía no ha llegado a su fin y serán tres los próximos relevos que tendrán lugar antes de que acabe el mes aprovechando la marcha de Juan Carlos Pérez Navas, responsable actual de Economía, Innovación y Ciencia, para dar el salto como candidato del PSOE a las Cortes Generales. Los delegados provinciales de Agricultura y Educación, Juan Deus y Francisco Maldonado, dejarán su plaza vacante en el momento en el que lo haga Pérez Navas. De hecho, el PSOE de Almería está ya estudiando los posibles relevos para los tres departamentos que se quedarían sin responsable y suenan los nombres de Jorge Cara para la Delegación Provincial de Educación, Adriana Valverde para la de Economía, Innovación y Ciencia y José Antonio Salinas para la cartera de Agricultura y Pesca.

Con motivo de las elecciones municipales del 22 de mayo ya se produjeron dos abandonos, de Esperanza Pérez Felices y Yolanda Callejón porque se presentaron como candidatas socialistas en los municipios de Níjar y Dalías. Sus plazas fueron ocupadas por dos alcaldes salientes, Antonio Lucas de Olula del Río y María Dolores Muñoz de Pulpí. Con anterioridad, la llegada de José Antonio Griñán a la secretaría general del PSOE de Andalucía se tradujo en un goteo de ceses de los delegados más cercanos a los dirigentes de los socialistas en la provincia, los conocidos como el Clan de Cuevas, Martín Soler y Diego Asensio.

Precisamente Juan Deus y Francisco Maldonado son los últimos vestigios de la casi desmantelada estructura que ha dirigido al partido en los últimos quince años. Son el final de un ciclo que dará paso a otra forma de hacer política, bajo las mismas siglas pero con nuevos nombres. Con anterioridad ya cayeron, además de Juan José Luque, Luis Caparrós, Miguel Corpas, Clemente García y Manuel Ceba, entre otros. Tras la profunda renovación del PSOE de Almería reglamentada desde Sevilla y encabezada por José Luis Sánchez Teruel, el equipo de delegados de la Junta de Andalucía ha permanecido intacto hasta este mes con la marcha de Pérez Navas para centrarse plenamente en la campaña electoral como candidato a las Cortes Generales. En la lista al Congreso estará uno de los delegados provinciales que se marchó precisamente por estar más que enfrentado con el Clan de Cuevas, Luis López, que aparece como número dos por detrás de la Secretaria de Estado de la Función Pública, Consuelo Rumí. En lo que respecta a la candidatura al Senado, además de Juan Carlos Pérez Navas estarán María Petronila Sánchez y Ana Belén Zapata.

Los candidatos han sido elegidos por las agrupaciones locales, de manera que todo el partido ya ha iniciado una firme y contundente movilización de cara al 20-N. Los socialistas no se quieren dejar arrastrar por el vendaval azul, por el hundimiento de una centroizquierda abandonada por sus electores como ocurrió en las municipales del pasado 22 de mayo y saldrán a la calle a recuperar el voto perdido conscientes de la misión imposible. Más de 3.000 voluntarios, 1.400 apoderados e interventores y medio millar de actos públicos y sectoriales son las herramientas de un renovado PSOE de Almería para frenar un fenómeno bandwagon (subirse al carro ganador) que parece dominar la conducta de los votantes de cara a las elecciones generales. El mensaje será claro y directo, tal y como argumentó Sánchez Teruel en alusión a la gestión del PP: “Si me miro no me gusto, pero si me comparo gano mucho”.

Ayuntamientos, al borde del colapso

Iván Gómez | 2 de octubre de 2011 a las 20:10

Al borde del colapso. La mayoría de los ayuntamientos almerienses están atravesando una delicada situación económica que los tiene contra las cuerdas, sobre todo a los más grandes, y pone cada vez más difícil a corto y medio plazo su supervivencia financiera. Si no se busca una solución razonable y estable que reequilibre el modelo de financiación serán pocos los municipios que se salven de una quiebra técnica. “La cosa es más seria de lo que parece, a lo largo de los próximos meses van a reventar las cuentas de más de un pueblo de la provincia”, argumenta Juan Fernández, presidente de Local del sindicato CSIF, tras analizar recientemente con la Diputación Provincial la problemática de los impagos a trabajadores y también a los proveedores. De hecho, en el mes de julio la institución tuvo que facilitar tres millones de euros a los consistorios más asfixiados por la crisis para que no dejaran las nóminas sin pagar. En la provincia de Almería son ya casi una treintena los municipios que en los últimos meses han tenido problemas y conflictos por impagos a empleados públicos y a sus concesionarias. “Los ayuntamientos han vivido de unos ingresos adicionales que ya no están y ahora no cuadran las cuentas”, explica Paco Almansa de la Federación de Servicios Públicos del sindicato UGT.

Los consistorios alcanzarán el próximo año un momento para olvidar, un auténtico sufrimiento para los alcaldes que salieron de las urnas en las municipales del 22 de mayo principalmente por tres motivos: la caída de ingresos propios, los recortes de las administraciones regional y estatal a pesar de que han derivado algunas de sus prestaciones y competencias a los consistorios y la gravosa liquidación del Estado, tras los balances negativos de los últimos años. El primero de los factores se debe al parón de la economía que vienen padeciendo desde 2008 y que ha provocado el desplome de la construcción, una de las principales vías de ingresos adicionales de los municipios. Esa caída del consumo e ingresos tributarios también ha provocado que las previsiones económicas del Gobierno se traduzcan en las liquidaciones negativas para los últimos años. Las erróneas previsiones del Ministerio de Hacienda en base a la participación de los municipios en los ingresos estatales les llevó a adelantar un dinero superior al que debían percibir y ahora existe una deuda millonaria. La Diputación debe al Estado la friolera de 26 millones tan sólo de la liquidación de 2009, casi 12 la capital y en torno a cinco tanto Roquetas como El Ejido. Y otros tantos que deben a la Diputación. En el conjunto de la provincia hay una deuda de 17 millones, de los que nueve corresponden a las seis localidades con más habitantes. Jarro de agua fría que vacía aún más unas arcas locales que están tiritando. A pesar de que 52 de los 102 pueblos de la provincia cerraron el pasado año con más ingresos que gastos, según el Ministerio de Economía y Hacienda, la asfixia crece por momentos y todo apunta a quiebra técnica como también ocurre con la Diputación que ha pasado de tener un 44% de nivel de endeudamiento a un 121%.

Los sindicatos son más que conscientes de que hay que reequilibrar las cuentas y lamentan que sean los empleados públicos los que empiecen a pagar por años de mala gestión y falta de previsión. De hecho, ya suman problemas de impagos en casi una treintena de municipios de la provincia, que se suman a EREs, jubilaciones forzosas, presiones y amenazas, recortes en las cláusulas y garantías de los convenios colectivos, privatizaciones… Precisamente ayer se movilizaron convocadas por los sindicatos UGT y CCOO más de diez personas en Sevilla, llegadas desde las ocho provincias,en contra de los recortes de los servicios públicos. Entre las demandas de los sindicatos está que se financie adecuadamente a los ayuntamientos a través de una política fiscal progresiva y justa, que se depuren responsabilidades en la mala gestión del dinero público, que las cuentas sean transparentes con presupuestos participativos, que se pongan en marcha planes de ajuste y ahorro energético, que se reduzcan los cargos de confianza y asesores y que se eliminen los gastos superfluos, entre otras. “Una fuente o rotonda se pueden construir al año siguiente, pero un trabajador no puede estar un año sin cobrar”, argumenta Juan Fernández de CSI·F Almería. Cada vez hay menos luz al final del túnel.

Listado de municipios que han tenido algún conflicto laboral o impago en los últimos meses:

  • Adra. Las pagas extra se prorratean en varios meses en lugar de abonarlas en su mensualidad. Los sindicatos exigen el salario en tiempo y forma y también que acaben las amenazas de despido y presiones que sufren los trabajadores. La oposición denuncia que llevan tres años sin pagar el Fondo Social a sus empleados y que tienen que abonar de su bolsillo gastos relacionados con su trabajo como la renovación del uniforme, la adquisición de gafas o el carné de conducir.
  • Berja. Casi veinte días de retraso al pagar la nómina de junio y julio. Problemas de liquidez que se repetirán en los próximos meses.
  • El Ejido. Se han cometido muchos errores con los trabajadores de las subcontratas y llevan dos años y medio negociando el convenio por la delicada situación económica de las arcas locales. Los sindicatos están a la espera de conocer el plan de empleo del alcalde, Paco Góngora (PP).
  • Roquetas de Mar. El Ayuntamiento no quería aplicar el convenio colectivo (horas extraordinarias, productividad) pero una sentencia judicial le obliga dando la razón a los sindicatos.
  • La Mojonera. Los trabajadores temen que no se pueda pagar la nómina de los próximos meses. Problemas con los sindicatos porque se preveen posibles despidos a corto plazo.
  • Oria. Como ha reconocido el propio alcalde, no tienen liquidez para pagar las próximas nóminas.
  • Huércal de Almería. Tienen un desfase de un millón de euros en el capítulo uno que pronto estallará peligrando el sueldo de los funcionarios. Fue el primero que hizo un ERE y cerró la residencia de mayores dejando a los empleados municipales en el paro. La oposición ha pedido una auditoría.
  • Albox. El Ayuntamiento debe más de ocho millones de euros a Cepsa (de las últimas legislaturas de PP y PSOE) que pone en serio riesgo 20 de los 33 empleos. Además, se están abonando las nóminas con días de retraso.
  • Vera. La concesionaria Urbaser no paga los salarios a los trabajadores porque no le llegan los ingresos municipales.
  • Cuevas del Almanzora. Se están forzando los despidos voluntarios con indemnización para reducir la plantilla de trabajadores. La deuda, según la oposición supera los 17 millones de euros y la recaudación no llega ni a diez.
  • Tabernas. Los sindicatos denuncian que quiere privatizar las guarderías y cambiar la situación de los trabajadores municipales.
  • Dalías. El Ayuntamiento ha retirado coberturas y garantías del convenio colectivo para reducir los gastos. Culpa a la Junta de Andalucía de su déficit de 2010 por no haberle abonado parte de la financiación del pabellón de deportes.
  • Arboleas. El Ayuntamiento ha heredado una deuda de 2,7 millones que le pone muy difícil garantizar al pago a los funcionarios.
  • Almería. A pesar de tener las cuentas saneadas, la empresa concesionaria de la Ciudad Digital se ha plantado por impagos y también la concesionaria de la desaladora de la capital culpa al consistorio de la falta de abono de sus obligaciones y no atiende al pago de sus trabajadores.
  • Alhama. Asfixiado por una deuda entre préstamos y deudas a proveedores de 4,5 millones de euros, tendrá difícil mantener los pagos a los funcionarios.
  • Níjar. La Federación de Servicios Públicos de UGT Almería califica esta situación de insostenible y acusa a los dirigentes de FCC Níjar de usar a los trabajadores como ‘conejillos de indias’ utilizándolos para resolver los conflictos que la empresa tiene con el Ayuntamiento. La excusa esgrimida para no pagar las nóminas es la supuesta existencia de una deuda del consistorio. FCC Níjar se encarga de la limpieza de los edificios públicos con un contrato de seis años.
  • Sorbas. El Grupo Municipal Socialista ha lamentado que la empresa que ha gestionado hasta ahora la oficina de turismo municipal se haya visto “obligada a cerrar las puertas de la oficina, después de que el alcalde no haya cumplido los convenios firmados y no haya pagado la parte que le correspondía”. El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Francisco Sánchez, considera que se trata de “la última consecuencia de la mala gestión del alcalde y su equipo de Gobierno, que lo único que saben hacer es sangrar a las empresas del pueblo”.
  • Carboneras. Días de atraso en los pagos por falta de liquidez.
  • Turre. Meses de atraso en los pagos de las nóminas. 25 familias de un taller de empleo se han quedado sin salarios. Debe a los trabajadores el mes de julio y a Endesa 92.000 euros. El alcalde cifra en 8,5 millones de euros la deuda actual y tiene que afrontar pagos a proveedores.
  • Vícar. La oposición pide una auditoría de las cuentas y critica que los recortes se estén realizando en la limpieza de calles y jardines del municipio. También lamentan los impagos a proveedores y a la compañía eléctrica lo que ha provocado cortes de luz. Temen que pronto salpique a las nóminas de los trabajadores.
  • Abla. días de atraso en los pagos por falta de liquidez.
  • Mojácar. La alcaldesa decidió adelantar el pago del impuesto de vehículos a finales de año por la previsible falta de fondos que le impediría hacer frente al abono de las nóminas de los trabajadores.
  • Macael. Meses de atraso en los pagos desde hace más de un año. A principios de septiembre percibieron el de mayo. Está en vías de solución, aunque los trabajadores temen un ERE.
  • Olula del Río. El salario de los funcionarios no ha experimentado ningún riesgo, pero sí se deben todavía nóminas a los agentes, de Olula y de otros municipios de la comarca, que tuvieron que hacer horas extra cuando se produjo el conflicto de bajas encubiertas con la anterior jefa de la Policía Local.
  • Garrucha. Días de atraso en los pagos por falta de liquidez.

La llave de la vida

Iván Gómez | 5 de septiembre de 2011 a las 12:31

LA cultura es el conjunto de las manifestaciones artísticas y científicas, de modos de vida y costumbres, de conocimientos en que se logra expresar la vida tradicional de un pueblo. Es la llave de la vida y en la provincia de Almería atraviesa un desprecio sin precedentes. La crisis la ha convertido en la principal damnificada, en la más olvidada por unas instituciones a las que no salen las cuentas, en una partida innecesaria que no aporta votos ni empleo. Se equivocan. Lo es todo y más. Todo el que la menosprecia lo acaba pagando porque la cultura es un servicio público necesario, un derecho de los ciudadanos. “Adorno en la prosperidad y refugio en la adversidad”, como decía le historiador griego Diógenes Laercio, los almerienses tenemos el deber moral de exigir a las administraciones que gestionan nuestro dinero que dejen a un lado la ya habitual cantinela de recortes en crisis, que apliquen el ahorro a otras de sus muchas carteras, las que siguen recibiendo fondos para triviales cometidos con los que emplear a los mercenarios de la política.

Es hora de clamar ante la Junta de Andalucía para mueva cielo y tierra impidiendo que el Cortijo del Fraile se caiga a pedazos, de exigir a la administración regional que sea responsable y coherente con La Alcazaba, de no querer ni oír medidas tan nefastas y disparatadas como las planteadas por la Diputación al meditar la supresión forzosa del festival Almería en Corto, de rogar a un municipio y sus gentes que no dejen morir los Juegos Moriscos que han marcado la historia reciente de Purchena, de criticar abiertamente que la ciudad cuente con un Museo del Cine y a escasos metros se haya permitido a una empresa derribar la Cueva de Conan, de rescatar del olvido el Palacio del Almanzora, de dar aliento cada año cuando flaquean las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro… y de frentar desmanes que nos marcarán a medio y largo plazo.

La provincia se merece unos gestores capaces de conciliar las fundamentales políticas de empleo con el resto de servicios públicos imprescindibles para el progreso, tanto en crisis como en bonanza, de esta sociedad. Me niego a pensar que décadas de historia cinematográfica de los almerienses, que se han vinculado con sabiduría a un Festival de Cortometrajes que se remonta a 1996 y ha sido escaparate mundial de la provincia con invitados como Claudia Cardinale, Eli Wallach, Ernest Borgnine, Úrsula Andress o Richard Lester, se tiran por la borda por la falta de financiación de la Diputación. Si la crisis asfixia hay que analizar lo rentable y lo verdaderamente innecesario. Una cita referente para el sector audiovisual, para los que siguen pensando que Almería es tierra de cine, para los que no olvidan que Tabernas es la cuna del western, no puede desaparecer. Todo no se mide en euros.

De cuotas y críticos

Iván Gómez | 15 de julio de 2011 a las 17:06

LLEGA la hora de la verdad para el PSOE de Almería y casi todos sus hombres y mujeres ya han tomado posiciones. Eso sí, es un partido que siempre tiene sitio para los rezagados de última hora, eternos supervivientes, que se decantarán tan sólo minutos antes de confirmarse el resultado de las votaciones. José Luis Sánchez Teruel, avalado por el propio Pepe Griñán aunque no lo investirá en persona como nuevo secretario general mañana en el Auditorio de la Universidad de Almería, es el elegido por la mayoría de los miembros (y miembras) de la familia socialista almeriense para suceder al Clan de Cuevas, encabezado por Martín Soler y Diego Asensio, quienes después de catorce años al frente del partido han optado por combatir desde la segunda línea como delegados (elegidos por la agrupación de su municipio) en pro del histórico Luis Caparrós.

Era la única forma de devolverle al líder del socialismo andaluz el jaque mate que les endosó poco antes del verano en una jugada maestra que provocó la fuga de la mayoría de miembros de la Ejecutiva Provincial tras un doloroso baile de cargos en la Junta de Andalucía. Sin embargo, la vendetta no llegará a buen puerto. Al menos de momento, porque de nada sirve cortar las hojas dejando que las raíces puedan volver a brotar al primer descuido. Ninguno de los tres aspirantes al liderazgo socialista ha criticado abiertamente la gestión de los ex dirigentes del partido a sabiendas de que la vida da muchas vueltas, sobre todo en política. El vínculo de los candidatos con el Clan de Cuevas resulta evidente, más aún si analizamos las personas que los rodean y les prestan avales, y el próximo año se podría seguir estrechando si el incansable Javier Arenas logra hundir al imperio socialista y cobran fuerza las conspiraciones que ya se empiezan a urdir contra Griñán en algunas provincias andaluzas.

La batalla del nuevo PSOE almeriense, en la que apareció Juan Antonio Segura Vizcaíno casi por sorpresa, se ha centrado en sumar apoyos, en este caso avales, demasiado alejada de los argumentos que esgrimían por la regeneración del partido, la vuelta a sus ideales y principios, a acercarse a la ciudadanía y dar respuesta a la crisis. Las viejas rencillas por las cuotas de representación y futuros cargos han vuelto a soterrar el proceso de reflexión interna. La polémica presencia o ausencia en las listas de la capital de las hermanas Serón, por ejemplo, demuestra que todavía tienen mucho que aprender aquellos que predican una integración que se acaba midiendo solo en cuotas. La política hace extraños compañeros de cama y el PSOE de Almería pasó en días de tener una menguada disidencia a ser un partido de críticos unidos contra un todo, pero sin dar los nombres. De oficialistas a críticos y viceversa. Hasta Diego Asensio se ha sumado en feisbuk al grupo llamado militancia crítica socialista traspasando el sello de oficialista, que lo ha marcado frente al núcleo de guerristas durante más de una década, al candidato del consenso, José Luis Sánchez Teruel.

El ex alcalde de Chirivel y gerente de la Fundación Andalucía Emprende deberá andarse con mucho ojo a la hora de configurar su nuevo equipo una vez proclamado secretario general. No es fácil separar el grano de la paja cuando se quiere sumar, pero en política, como en la vida, no todo vale.  Deberá mantenerse alejado de las presiones de unos y otros, de aquellos que entregan firmas a cambio de cargos orgánicos e institucionales, porque la regeneración del partido no puede gestarse desde el clientelismo tan cuestionado en los últimos años. Su proyecto no debe verse salpicado por los intereses de las diferentes corrientes de la familia socialista para ser sólido y firme ante la sociedad sin deudas partidistas. En sus manos está trabajar por un nuevo PSOE que remonte el vuelo tras los peores resultados de su historia en la provincia o conformarse con dirigir más de lo mismo.