Archivos para el tag ‘Diego Asensio’

Soler regresa con Rubalcaba

Iván Gómez | 7 de febrero de 2012 a las 20:36

Si la cara es el espejo del alma, tal y como ayer presumía la diputada Consuelo Rumí, la de José Luis Sánchez Teruel no evidenciaba una derrota, pero sí un duro revés con la elección de Alfredo Pérez Rubalcaba como nuevo secretario general del PSOE.  El líder de los socialistas almerienses, que dos días antes del Congreso Federal se posicionó claramente en favor de Carme Chacón, se rodeó ayer de rubalcabistas para dar a conocer su valoración del resultado de un cónclave que ha desenterrado al Clan de Cuevas. Sánchez Teruel es consciente de que las personas que más han contribuido a la causa del ex ministro del Interior en los últimos meses, como Consuelo Rumí, Fuensanta Coves, Martín Soler y Diego Asensio, ganarán peso en el partido, lo que podría hacer peligrar su nuevo proyecto político, en interinidad hasta la celebración dentro de unos meses del Congreso Provincial.

Pero antes, de cara  a un 25-M que está a la vuelta de la esquina, hay otra dura reválida: elegir a los candidatos de la provincia para configura la lista al Parlamento de Andalucía. La cita clave será el próximo viernes, posiblemente a las cinco y media de la tarde, en Tabernas, pero antes son todas las agrupaciones municipales de la provincia las que tienen que hacer llegar sus propuestas -doce como máximo- a la Ejecutiva Provincial que encabeza Sánchez Teruel. Según ha podido conocer este periódico, Martín Soler ya busca sitio en una candidatura que a día de hoy aspira a cinco escaños en el mejor de los casos. Su respaldo a Rubalcaba y sus apoyos entre la militancia de la provincia, de más del 30% en el último congreso, los cosechados por la candidatura de Joaquín Jiménez, le sitúan ya muy cerca del escaño. Y es que Martín Soler será, precisamente, uno de los nombres que en el seno de la Agrupación Municipal de la capital fuerce a incluir el grupo de críticos a pesar de la negativa que posiblemente encuentren por la Ejecutiva de Pepa Requena. Los que si estarán fijos serán Sánchez Teruel, como secretario general de los socialistas almerienses, y la presidenta del Parlamento de Andalucía, Fuensanta Coves, que ha sido junto a Consuelo Rumí y Micaela Navarro, un baluarte para la candidatura de Rubalcaba desde un primer momento.

Otros de los probables nombres de la lista son Adela Segura, Pilar Navarro, Manuel García Quero, Juan Antonio Segura Vizcaíno y el consejero Manuel Recio, bastante abatido por los pasillos del cónclave tras conocerse el resultado. El propio Sánchez Teruel explicó ayer que la lista “será el reflejo del sentir de la familia socialista almeriense”  en base de las propuestas de las agrupaciones de la provincia. Es más, garantizó una “integración” que a día de hoy solo se traduce en incorporar al proyecto a los más críticos, los que hace menos de un año eran oficialistas. Eso sí, el secretario general afirmó que esa integración en las listas no significa que tengan que ir “determinadas personas, sino que el PSOE en su conjunto se sienta representado”. Está claro que la Ejecutiva Provincial tiene la última palabra, pero, según Sánchez Teruel, “ahora toca que las agrupaciones hablen y se expresen”.

Duras críticas ha recibido la dirección provincial por haber marcado una posición mayoritaria días antes del cónclave. Ayer, el que fuera secretario general, Diego Asensio, lamentó que no tuviera lugar una reunión ni debate por parte de los 23 delegados del PSOE de Almería y que hablara de un “sentir” que finalmente no fue seguido por más de la mitad de los representantes almerienses. “Cada uno ha quedado retratado en Sevilla, pero ahora tenemos que cerrar filas y la candidatura de cara a las andaluzas debe reflejar la realidad de este partido”. A juicio de Asensio, el secretario general tendría que contar con el 30% de militantes críticos con la actual Ejecutiva para “hacer una candidatura mejor y no esconderse en las agrupaciones locales”. El también ex senador entiende que “Sánchez Teruel tiene ahora la oportunidad de integrar y ser el secretario general de todos los socialistas”. Por su parte, Joaquín Jiménez se mostró ayer contrario a la postura del líder socialista. “Creo que se precipitaron el jueves por la noche. Más de la mitad de los delegados de Almería entregaron sus avales a Rubalcaba y nosotros no hicimos público nuestra apoyo hasta reunirnos con él”.

A lo que Sánchez Teruel ya había contestado por la mañana. “A veces el sentir mayoritario apunta hacia un candidato y después se apoya a otro. Ya ocurrió en el año 2000. En política hay algo que es muy importante que es ser transparentes, decir lo que se piensa y mantener la coherencia. Lo peor es decir que vas a hacer una cosa y hacer justo lo contrario”. Recado del secretario general a los miembros de una delegación que, como ya tildó el viernes este periódico, no era ni de Chacón ni de Rubalcaba, sino más bien basculante. A la vista de lo ocurrido, el edil Joaquín Jiménez aseguró ayer que se debería apostar por la integración en la lista al Parlamento, tal y como ha hecho el nuevo líder de los socialistas a la hora de conformar su nueva Ejecutiva. Martín Soler será, sin duda, uno de los nombres que los críticos que lidera van a poner sobre la mesa a la dirección de la Agrupación Municipal de la capital en la asamblea del jueves.

Consuelo Rumí señaló ayer que seguirá trabajando estrechamente con Rubalcaba, como ya ha hecho durante la campaña, pero reiteró, con ciertas pausas intencionadas, que “ahora me toca trabajar por Almería y lo voy a seguir haciendo al lado de Sánchez Teruel y de Griñán”. También habló de renovar la agenda política y de hacer una firme oposición desde el Grupo Parlamentario Socialista a la involución que se está produciendo en nuestro país con Rajoy.  Antonio Bonilla argumentó que el 38º Congreso Federal ha sido una “muestra de madurez” del PSOE y ha destacado que la Ejecutiva de Alfredo Pérez Rubalcaba “expresa con nitidez la unidad de un partido fuerte al servicio de la gente, el partido que abandera lo público como ha quedado reflejado en nuestras resoluciones”. Enmiendas, las del PSOE de Almería, que se han visto incluidas en un 85% en la Ponencia Marco, aunque queda fuera la más importante y necesaria, la de defensa de la agricultura que tan malos momentos atraviesa por el acuerdo con Marruecos de la Unión Europea.

En el Comité Federal están desde el domingo Sánchez Teruel y la directora del IAJ, Anabel Mateos, en representación de Juventudes Socialistas de España. La roquetera calificó ayer el cónclave como “un ejemplo de democracia interna del que me siento profundamente orgullosa y del que salimos como partido más fuerte que nunca, con ilusión y ganas ante la próxima cita electoral del 25-M donde tanto Rubalcaba como todo el partido vamos a trabajar al máximo para que el PSOE vuelva a ganar en Andalucía de la mano de Pepe Griñán”. Y es que ayer fueron muchos los mensajes basados en la unidad, de los ilusión ante un nuevo proyecto político orientado, según Sánchez Teruel, a abrirse a los militantes y simpatizantes con un corazón de izquierdas”. El 25-M ya está aquí.

De cuotas y críticos

Iván Gómez | 15 de julio de 2011 a las 17:06

LLEGA la hora de la verdad para el PSOE de Almería y casi todos sus hombres y mujeres ya han tomado posiciones. Eso sí, es un partido que siempre tiene sitio para los rezagados de última hora, eternos supervivientes, que se decantarán tan sólo minutos antes de confirmarse el resultado de las votaciones. José Luis Sánchez Teruel, avalado por el propio Pepe Griñán aunque no lo investirá en persona como nuevo secretario general mañana en el Auditorio de la Universidad de Almería, es el elegido por la mayoría de los miembros (y miembras) de la familia socialista almeriense para suceder al Clan de Cuevas, encabezado por Martín Soler y Diego Asensio, quienes después de catorce años al frente del partido han optado por combatir desde la segunda línea como delegados (elegidos por la agrupación de su municipio) en pro del histórico Luis Caparrós.

Era la única forma de devolverle al líder del socialismo andaluz el jaque mate que les endosó poco antes del verano en una jugada maestra que provocó la fuga de la mayoría de miembros de la Ejecutiva Provincial tras un doloroso baile de cargos en la Junta de Andalucía. Sin embargo, la vendetta no llegará a buen puerto. Al menos de momento, porque de nada sirve cortar las hojas dejando que las raíces puedan volver a brotar al primer descuido. Ninguno de los tres aspirantes al liderazgo socialista ha criticado abiertamente la gestión de los ex dirigentes del partido a sabiendas de que la vida da muchas vueltas, sobre todo en política. El vínculo de los candidatos con el Clan de Cuevas resulta evidente, más aún si analizamos las personas que los rodean y les prestan avales, y el próximo año se podría seguir estrechando si el incansable Javier Arenas logra hundir al imperio socialista y cobran fuerza las conspiraciones que ya se empiezan a urdir contra Griñán en algunas provincias andaluzas.

La batalla del nuevo PSOE almeriense, en la que apareció Juan Antonio Segura Vizcaíno casi por sorpresa, se ha centrado en sumar apoyos, en este caso avales, demasiado alejada de los argumentos que esgrimían por la regeneración del partido, la vuelta a sus ideales y principios, a acercarse a la ciudadanía y dar respuesta a la crisis. Las viejas rencillas por las cuotas de representación y futuros cargos han vuelto a soterrar el proceso de reflexión interna. La polémica presencia o ausencia en las listas de la capital de las hermanas Serón, por ejemplo, demuestra que todavía tienen mucho que aprender aquellos que predican una integración que se acaba midiendo solo en cuotas. La política hace extraños compañeros de cama y el PSOE de Almería pasó en días de tener una menguada disidencia a ser un partido de críticos unidos contra un todo, pero sin dar los nombres. De oficialistas a críticos y viceversa. Hasta Diego Asensio se ha sumado en feisbuk al grupo llamado militancia crítica socialista traspasando el sello de oficialista, que lo ha marcado frente al núcleo de guerristas durante más de una década, al candidato del consenso, José Luis Sánchez Teruel.

El ex alcalde de Chirivel y gerente de la Fundación Andalucía Emprende deberá andarse con mucho ojo a la hora de configurar su nuevo equipo una vez proclamado secretario general. No es fácil separar el grano de la paja cuando se quiere sumar, pero en política, como en la vida, no todo vale.  Deberá mantenerse alejado de las presiones de unos y otros, de aquellos que entregan firmas a cambio de cargos orgánicos e institucionales, porque la regeneración del partido no puede gestarse desde el clientelismo tan cuestionado en los últimos años. Su proyecto no debe verse salpicado por los intereses de las diferentes corrientes de la familia socialista para ser sólido y firme ante la sociedad sin deudas partidistas. En sus manos está trabajar por un nuevo PSOE que remonte el vuelo tras los peores resultados de su historia en la provincia o conformarse con dirigir más de lo mismo.

Atrapados en azul

Iván Gómez | 25 de mayo de 2011 a las 18:16

El mapa de la provincia nunca fue tan azul. Las siglas del PP ondean en medio centenar de municipios (46 con mayoría absoluta y otros cinco con mayoría simple) desde las elecciones locales celebradas el domingo y podrían ser casi 60 cuando se culmine el proceso de negociaciones ya iniciado en la quincena de pueblos pendiente de los futuros pactos de gobierno. El líder del Partido Popular andaluz, Javier Arenas, siempre ha tenido claro que los vientos de cambio soplarán desde la provincia al resto de la comunidad y los almerienses, como ya hicieran en las pasadas autonómicas, le han vuelto a corresponder, esta vez con un apoyo sin precedentes, un 50,43% de los votos. Feudos históricos de la izquierda como Huércal Overa, Pulpí, Viator, Huércal de Almería, Macael, Olula y Alhama, entre otros, han apostado por el cambio y votaron mayoritariamente a los populares.

La provincia castigó duramente al socialismo almeriense y pocos candidatos del PSOE han superado las duras embestidas de la crisis, el paro y la pésima percepción del Gobierno que a día de hoy tienen la mayoría de los ciudadanos. El partido que fundó Pablo Iglesias ha caído a 412 concejales (58 menos que en las municipales de 2007) y ya se ha iniciado un debate interno en el que ya se buscan los culpables de una situación antes de que sea demasiado tarde. En el grupo de supervivientes al revolcón popular están los alcaldes de Vícar, Albox, Benahadux, Fiñana, Serón y Abla, siendo el resto regidores de los pequeños pueblos del interior de menos de mil habitantes. El caso de Vícar es verdaderamente significativo, el único bastión de los socialistas en el corazón de un Poniente atrapado en azul. Estos alcaldes son los que debería tomar el PSOE como ejemplo de años de trabajo, cercanía con sus vecinos y una estrategia electoral algo más acertada que la marcada por la dirección provincial y, sin embargo, si se mira atrás con perspectiva algunos de los supervivientes son a los que menos se ha tenido en cuenta.

Al contrario que en los comicios anteriores, y como viene siendo habitual, las elecciones dejaron a un ganador y a un claro perdedor, un PSOE bastante tocado. “Las victorias tienen muchos padres, mientras que la derrota es huérfana”, lo dijo John F. Kennedy en un discurso el 20 de enero de 1961. Cincuenta años después se mantiene su reflexión porque el PP ya ha exhibido los nombres de las personas que más han contribuido al abultado resultado electoral, entre los que destacan Paco Góngora en El Ejido, Luis Rogelio en la capital y por supuesto el de Gabriel Amat en el conjunto de la provincia, y el PSOE sigue sin querer saber dónde están los culpables de su involución. Los socialistas se han visto atrapados en azul, sin capacidad de autocrítica y a solo un año de las elecciones autonómicas y generales. Entre las claves de la contundente derrota electoral hay que destacar las siguientes:

La crisis económica. No hay un sólo dirigente del PSOE que aún no haya aludido a la complicada situación económica del país para explicar la debacle electoral. El Gobierno no ha logrado frenar la escalada de parados y en la última legislatura, que acaba en 2012, se ha generado un descrédito entre la ciudadanía insalvable para la mayoría de alcaldes socialistas. No obstante, una decena de los candidatos del PSOE que vienen gobernando en municipios de la provincia como Vícar, Benahadux o Albox han superado todas las adversidades logrando mantener el sillón de la Alcaldía. El propio líder del PSOE de Almería, Diego Asensio, tiene claro que sería un error achacar al paro y la crisis los malos resultados electorales sin analizar otros posibles factores como la relación de la provincia y los almerienses con las diferentes administraciones y la estrategia del partido en su conjunto.

 – El segundo alcalde más votado del país. El candidato del PP de Almería, Luis Rogelio Rodríguez, ha sido el segundo alcalde más votado de las capitales de todo el país, con un 58,5% de los votos. Tan sólo ha recibido más apoyo el alcalde de Murcia. El primer edil almeriense completará como mínimo un ciclo de 12 años al frente del consistorio almeriense y en la legislatura que comienza será prácticamente un rodillo con 18 concejales frente a los siete de la candidatura socialista de Juan Carlos Usero, el peor resultado de la historia del PSOE en la capital. Mucho deben cambiar las cosas en el Grupo Municipal Socialista, prácticamente desaparecido en la última legislatura, para que comience a levantar cabeza al menos como oposición. El trabajo desarrollado por algunos de los candidatos del PP en la última legislatura ha sido el mejor aval con el que presentarse a las municipales. El PP ha conservado la mayoría de sus alcaldías, algunas incluso con una delicada situación económica. En el municipio de Huércal de Almería, en el que se presentaban 11 formaciones políticas, el PP se quedó a doce votos de la mayoría absoluta y posiblemente cierre un acuerdo con uno de los diferentes movimientos vecinales que ha conseguido representación. Después de 32 años de gobierno de izquierdas, esta alcaldía tan importante para IU en las últimas legislaturas pasará a manos del PP, todo un símbolo de la respuesta de los ciudadanos a las pésimas políticas que se han venido aplicando.

Participación. El PSOE aseguró que si la abstención era alta los más perjudicados en la cita con las urnas serían los socialistas. La participación en los comicios fue del 65%, tres puntos superior a la de 2007, a pesar del buen día de playa, las comuniones y el posible efecto del movimiento del 15-M. El municipio con mayor participación fue el de Alicún, con más del 96% de los electores y los de mayor población (Almería, Roquetas y El Ejido) en los que menos votantes acudieron a las urnas, una tónica habitual.

La guerra socialista. Aunque llevan meses apostando por la unión de todas las fuerzas hasta después de las municipales, era más que evidente la crispación que ha existido entre la dirección del partido y algunos sectores más críticos. Es más, la relación de la Ejecutiva Regional del PSOE que lidera Griñán ha sido directa y cercana con algunos alcaldes y todo lo contrario con los líderes del socialismo almeriense. El ruido de las voces críticas comienza a incrementarse y posiblemente los decibelios sean muchos en las próximas semanas. Unos y otros comenzarán a tomar posiciones a partir de la reunión extraordinaria que celebra el Comité Federal del PSOE el sábado. Los descontentos dentro del partido en la provincia cada día son más y después de la tormenta no llegará la calma.

La integración de GIAL. El líder del PP almeriense, Gabriel Amat, ya sabía cuando inició el proceso de integración con el partido de Juan Megino (GIAL) que tenían mucho que ganar y poco o nada que perder. Ayer se demostró que en los municipios en los que se ha producido la integración, fruto de la desaparición de la formación independiente, el PP ha salido fortalecido. En la capital no sólo han sumado los dos escaños que obtuvo GIAL en los comicios de 2007, han ganado cinco ediles, pasando de 13 a 18. Es más, en otros pueblos como Carboneras, a pesar deno llegar a un acuerdo de integración, los independientes que procedían de GIAL (ahora GICAR) pactarán con el PP para que no gobierne más el PSOE.

El auge de Izquierda Unida. La formación se ha vuelto a consolidar como tercera fuerza política de la provincia logrando meter cabeza en dos ayuntamientos tan importantes como el de Roquetas y El Ejido. En la capital aumentan a dos concejales y suman 33, 11 más que en las municipales de 2007. Eso sí, han perdido uno de sus principales bastiones, el de Huércal de Almería después de una convulsa etapa de dimisiones y transfuguismo.

El descalabro del PAL. Fue, sin duda, una de las respuestas más contundentes de los ciudadanos, en este caso ejidenses. El voto de castigo a Juan Enciso, implicado en la Operación Poniente, ha sido determinante en una victoria aplastante del PP. El PAL bajó ayer a sólo 7 concejales (cuatro en El Ejido) frente a los 61 ediles y ocho alcaldías que consiguió en 2007 siendo la tercera fuerza política de la provincia. El futuro apunta más bien a la desaparición porque la oposición genera un duro desgaste y la mayoría de los hombres y mujeres de la provincia que la formación política tenía en sus filas ya han abandonado. El macrojuicio que a lo largo de la legislatura se celebrará será determinante para conocer si Juan Enciso, todo un histórico de la política almeriense, tiene sus horas contadas como dirigente de un partido en peligro de extinción.

Movimientos vecinales y extranjeros. Los grupos de ciudadanos que han surgido en los últimos años están cobrando fuerza y logran cada vez más presencia en el seno de los ayuntamientos. Tan sólo en Huércal de Almería, el PP tendrá que llegar a acuerdos para poder gobernar con alguno de los nuevos partidos. Grupo Independiente del Pueblo, Vecinos de Huércal de Almería y Alternativa Ciudadana por Huércal sumaron el domingo dos concejales cada formación y serán la llave del futuro gobierno. El Grupo Independiente de Enix logra 3 concejales y hasta 4 contabilizan los Independientes por Dalías y la Agrupación de Electores de Alcudia. Por el contrario, los partidos formados por ciudadanos extranjeros en el Levante y Almanzora, principalmente por británicos, apenas han conseguido representación y no tendrán peso específico en los futuros gobiernos municipales.

Urbanismo ilegal. Los grupos ecologistas vienen denunciando las malas prácticas de algunos ayuntamientos desde hace años. Recientemente situaban en el punto de mira los de Cuevas del Almanzora, Mojácar y Vera, llegando a pedir que se anularan sus convenios urbanísticos, y sólo el último ha sido castigado en las urnas, a expensas de posibles pactos. También le ha podido pasar factura al de Huércal Overa su política del ladrillo y casi seguro que también al alcalde del Algarrobico que ya tiene las horas contadas porque tiene más votos pero será víctima del pacto de PP y GICAR. El todavía alcalde de Zurgena, imputado en la Operación Costurero, también ha sufrido el revés de la ciudadanía.

Las encuestas. El verdadero sondeo siempre es el de las urnas, pero en la mayoría de municipios se han cumplido las encuestas. En Almería en lugar de 17 concejales, el PP ha conseguido 18, pero la victoria aplastante fue reconocida en los sondeos previos por todos. En Níjar y Roquetas más de lo mismo. La única excepción fue la encuesta realizada por el Partido de Almería (PAL) que decía que rozaban la mayoría absoluta (13 concejales) en El Ejido y al final se han quedado en cuatro. En el mismo municipio el PP hizo otro pronóstico sobre su victoria que al final se ha cumplido, la gran sorpresa de las elecciones municipales del 22 de mayo de 2011.