Con la venia

25 años después

Fernando Santiago Muñoz | 17 de febrero de 2020

Senderos de gloria. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 17 de febrero de 2020

El pasodoble de “Los Cadifornia” me parece un disparate, coincidente con las tesis de Teresa Rodríguez, José María González y los 11 diputados del Parlamento de Andalucía que fueron de Podemos dentro de Adelante Andalucía y que a partir de ahora quieren representar no sé qué andalucismo radical. La izquierda no puede ser nacionalista, es un disparate de tal magnitud que cansa tener que explicarlo. El hecho de que en Cataluña y el País Vasco tengan amplia presencia los partidos nacionalistas , junto con la ineptitud de los partidos nacionales para el acuerdo , les concede beneficios particulares . Pensar que Teruel Existe es una fórmula de éxito resulta ridículo, basta con dar una vuelta por esa provincia para comprobarlo. Yo preferiría Estocolmo Existe o Por Conpenhage Sí Se Puede. Puestos a copiar, el sistema educativo finlandés o el sanitario británico. Teruel es un disparate como modelo , aunque parte de sus habitantes muestren su indignación ante el abandono fruto de años en que los pujoles y los urkullus nos han sacado el tuétano . Recuerden el discurso a Kirk Douglas en “Senderos de gloria”.Llega Unidas Podemos al gobierno y en vez de reclamar la igualdad entre los españoles con un programa para ayudar a los ciudadanos que más lo necesitan y a las comunidades con más retraso, se dedican a no sé qué negociación catalana . Comprendo que en la ciudad de Cádiz haya motivos para sentirse olvidados por la Junta de Andalucía. Hay tal rosario de incumplimientos desde hace 20 años que la gente está enfadada,primero con el PSOE, que metió en el armario tantos proyectos que ellos mismos habían previsto. Luego el PP, que hizo campaña con el “Juanma lo haría” delante de donde debería estar el hospital , la Ciudad de la Justicia o la Facultad de Educación llegar al gobierno y olvidarse de las promesas. Por si fuera poco la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Mara Rodríguez, dice que el problema de que no estén en marcha lo tiene el alcalde, el día después de que el gerente del SAS pusiera en duda el nuevo hospital. Temas hay de sobra para culpar de ineficacia al Ayuntamiento( Portillo, EDUSI, Pemán, Carretera Industrial, instalaciones deportivas) para realizar una crítica tan inútil como absurda. No creo que la solución sea un Cádiz Existe, mejor un cambio de la ley electoral para elegir en listas abiertas a nuestros gobernantes de entre quienes se comprometan a defender a los ciudadanos en lugar de a sus jefes para tener el escaño asegurado.

Fernando Santiago

Perspectivas

Fernando Santiago Muñoz | 17 de febrero de 2020

Capirote

Fernando Santiago Muñoz | 17 de febrero de 2020

Lacave

Fernando Santiago Muñoz | 17 de febrero de 2020

Colegio San Rafael

Fernando Santiago Muñoz | 17 de febrero de 2020

Hoy

Fernando Santiago Muñoz | 17 de febrero de 2020

Tío de la Tiza

Fernando Santiago Muñoz | 17 de febrero de 2020

Bicho raro

Fernando Santiago Muñoz | 17 de febrero de 2020

Mangas y capirotes. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 16 de febrero de 2020

De las Tres Cés del Cádiz profundo solo el cadismo es transversal, como diría Blanca Flores, signifique eso lo que signifique. Es la única afición que te permite en otros ámbitos cualquier opinión sin ser incoherente. Se pude ser cadista de derechas y de izquierdas, ateo y creyente. Incluso se puede usar la foto que le sacó Alberto Korda al Ché sin que los portadores de tal imagen sepan que Ernesto Guevara fue uno de los más insignes asesinos de la revolución cubana, lo que ya es decir. Senso contrario, si eres capilla tienes constreñido tu ámbito de actuación en otras materias si quieres tener un poco de coherencia. Si sales en Semana Santa debes creer en El Hombre del Espacio y toda la doctrina de la Iglesia a la que te dedicas bajo un paso o un capirote. Puedes ser pecador, por supuesto, pero no puedes ser ateo y portar una imagen que represente alguna escena de la pasión y muerte de aquel en el que, en teoría, crees. Digo esto a cuenta de “Aquí estamos de paso”. Me parece un tipo muy divertido, con una puesta en escena de impacto. Comprendo que pueda incomodar a los más fanáticos, aunque no entiendo el revuelo organizado. Al fin y al cabo el carnaval debe ser iconoclasta, por definición. Lo que no soy capaz de entender es que el Cascana, el supuesto irreverente, fuera cargador en la cuadrilla de la Borriquita, aunque de manera preventiva se dio de baja hace poco. Eso se llama empanada mental. Martínez Ares, que el año que cantó el famoso pasodoble de “Los miserables” contra el santo padre (perdón por las minúsculas) nos enteramos que cargaba en el Nazareno porque le echaron de la cofradía(ese año dicen que se fue a cargar a la Vera Cruz), quizás por eso se ha solidarizado con el Cascana en “La chusma selecta”. En ese aspecto Javi Batasuna les gana a todos: escribió y compuso “Los tontos de capirote” sin necesidad de irse ni de que nadie le echase de cofradía alguna porque ni él ni ninguno de los hermanos Osuna o de los componentes cometían la grave incoherencia de cantar contra la Semana Santa y ser de una confradía. Eso sí, los más trogloditas de las cofradías quisieron hacerle un boicot , ante lo que el presidente de los autores se negó a mostrar su solidaridad, dicho sea de paso, que haga memoria Sendero Luminoso. Parte de “Los tontos” salieron del Falla en un furgón de la Policía Local mientras que el Cascana solo ha sufrido su una nota de prensa del Consejo de Hermandades y dejar de cargar la Borriquita, algo que debe ser muy doloroso, supongo.

Fernando Santiago

Seguimos

Fernando Santiago Muñoz | 16 de febrero de 2020

Un vaso

Fernando Santiago Muñoz | 16 de febrero de 2020

Semáforo doble

Fernando Santiago Muñoz | 16 de febrero de 2020

El martes

Fernando Santiago Muñoz | 16 de febrero de 2020

Lo de Teresa

Fernando Santiago Muñoz | 16 de febrero de 2020

Mientras tanto

Fernando Santiago Muñoz | 16 de febrero de 2020

Fumigación

Fernando Santiago Muñoz | 16 de febrero de 2020

Oiza de nuevo. Por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 15 de febrero de 2020

OIZA 15SEPTHace algún tiempo, el catedrático de la Universidad Politécnica de Cataluña Josep Quetglas, especialista en historia de arquitectura contemporánea, justificaba su dedicación a Le Corbusier porque sin conocer a este autor no puede entenderse el Movimiento Moderno; ahora muchos pensamos que sin conocer la obra y el pensamiento de Francisco Javier Sáenz de Oiza no se podría explicar la arquitectura española de la segunda mitad del siglo XX, ni la recuperación de la vanguardia moderna, truncada tras el desenlace de la guerra civil. Por otra parte, nada que ver el rigor calvinista del maestro suizo, con la alegría poética del arquitecto navarro criado en Sevilla quien, tras graduarse en Madrid, conoce con fervor la obra de Frank Lloyd Wright. En la España gris de la posguerra, donde las escuelas de arquitectura solo enseñaban a proyectar según el canon de los órdenes clásicos, únicamente se podía conocer la arquitectura moderna viajando más allá de sus cerradas fronteras; privilegio al que muy pocos estudiantes o profesionales del interior les era permitido. Oiza regresó a España en 1949, después de dos años en Estados Unidos; sin saber inglés, a través de una difícil beca y gracias al dinero de su familia, recorrió todo el país, conoció sus ciudades y sus gentes, y dibujó los edificios de los maestros modernos. Tan deslumbrado volvió que decía que Navarra era la Edad Media.

 

Cuando en 1993 se le concedió el premio Príncipe de Asturias de las Artes, confesó a la prensa no merecerlo: “Soy muy mal arquitecto, no saben ustedes cuánto me cuesta hacer las cosas”. La frase resultaba ingeniosa como era habitual en él, más aún que gran arquitecto fue magistral conversador. Ahora el Museo ICO recupera la figura del maestro, en el marco del Madrid Design Festival 2020, con la exposición “Sáenz de Oiza. Artes y Oficios”. Un conjunto de cuatrocientas piezas describe la faceta más íntima del arquitecto. Desde los recuerdos de su pueblo navarro, a su viaje de estudios en Norteamérica; contaba ya mayor, que realmente tenía quinientos años, dibujando las letrinas de madera adosadas al muro de piedra de su casa natal. Los planos y fotografías de sus casas muestran sus reflexiones sobre las distintas formas de habitar, desde sus viviendas sociales en el Madrid de los años cincuenta, hasta su proyecto más emblemático: Torres Blancas, apilamiento de casas con jardín, que representa un símbolo de la arquitectura contemporánea española.

 

La Basílica de Aránzazu, con Eduardo Chillida, Jorge Oteiza y Lucio Muñoz es una de sus obras más emocionantes, durante su construcción conoció a Maria Felisa con la que casó. La Torre Castellana, edificada para el Banco de Bilbao en 1971, declarada Bien de Interés Cultural es otro de los hitos que aporta Oiza a la modernidad. La exposición dedica un espacio al mecenazgo de Juan Huarte que hizo posible Torres Blancas y la Ciudad Blanca de Alcudia; en medio de una relación compleja a través de la cual Oiza volaba más alto que su mecenas. En el último tramo de su carrera, aparecen obras como Torre Triana en Sevilla o el Palacio de Festivales de Cantabria, rechazadas por la crítica mas rigurosa a causa de sus concesiones a la tendencia postmoderna. La dudosa calidad de estas últimas piezas no puede empañar su impecable trayectoria desde los años cuarenta a los setenta, por más que él mismo dijera: “Pido perdón a la sociedad que me ha encargado obras que están llenas de goteras y defectos”.

 

JULIO MALO DE MOLINA

Concurso romanceros

Fernando Santiago Muñoz | 15 de febrero de 2020

La verdadera historia de Araka la Kana

Fernando Santiago Muñoz | 15 de febrero de 2020