Carta abierta a Cebrian

Fernando Santiago Muñoz | 14 de octubre de 2012

La carta es de varios blogueros del propio periódico. Su publicó en la web de El País. Dice así:
Juan Luis:

No le negaremos que en este blog tenemos muchas discrepancias con la línea editorial de El País. Aún así, puesto que la mayoría somos periodistas, nos sentimos obligadas a posicionarnos en defensa de esta profesión, dadas las circunstancias y sus declaraciones.

Nos perdonará el tono crudo, Juan Luís. Pero hemos aprovechado que se lleva esto de las calles, es decir, cartas de dirección única para explayarnos y para que, de paso, conozca a tres de las personas que trabajan para su periódico. Tres personas que, suponemos por sus declaraciones, son la avanzadilla de esa generación ¿futura? de periodistas de El País con perfiles digitales, lejos de cumplir la media de 53 años y remotamente más lejos de tener un salario medio de 88.000 euros. Salimos muy baratos porque tenemos muchas ganas de trabajar, aunque sea gratis. Como suponemos que ignora, desde Prisa solo nos llegan asépticos mails con el eslogan “inteligencia de mercado” debajo del logo de la empresa y con los visitantes que tiene este blog. Decenas de miles el último mes. Usted se aprovecha del capital simbólico que generan nuestras ideas y la imagen que da que El País, aunque sea en un blog, reconozca determinadas cosas. También se ha llegado a situar estratégicamente numerosos tipos de propaganda bajo nuestros nombres y caras y en la parte superior del blog, aunque nunca hayamos recibido retribución económica por ello. Como podrá imaginar, formamos parte de esos jóvenes que no entran en sus estadísticas porque no tienen contrato laboral, colaboradores a los que nunca se les ha querido contratar pese a que realizan tareas estructurales.

Desde luego, tampoco conocemos ni conoceremos lo que es “vivir tan bien”. Pero sin rencores, Juan Luís. Desde aquí, a pesar de desconocer si llegará a leer esto, le proponemos algunas ideas muy rentables para llevar a cabo esa “profunda transformación” que quiere hacer en su periódico y poder así, suponemos, seguir cobrando sus (esto sí) 13’6 millones de euros anuales.

Para empezar, puede llenar las universidades con ofertas para prácticas ¡gratis! en el periódico (está comprobado: lo gratis tira mucho en España). Después, le proponemos que lance becas por doquier (sí, son precarias, pero oiga ¿y la experiencia?, ¿y lo que enriquecen?), para terminar erigiéndose como adalid de las oportunidades y del progreso (en la línea) ofreciendo un blog a cada joven perdido que se ha entrevistado durante el verano. Puede llamarlo “generación precaria” y a lo mejor incluso algún sociólogo lo empieza a usar y crea usted solito (le guardaremos el secreto) otra etiqueta más para nuestra malherida y vaciada de significado generación. De esta forma, su plantilla de jóvenes precarios con perfil digital sería la materia prima de la noticia, a la vez que procesadora de ella. ¡Podrían incluso hacerse entre ellos mismos las entrevistas! ¿Y qué tal un Gran Hermano en las redacciones? Sería algo así como lo que fue convertir CNN+ en GH 24h, pero con el plus de que sus miembros, además, trabajarían. No haría falta ni tirar de agencia: El País crearía y procesaría sus propios contenidos, ¡comoTelecinco! ¿Qué le parece? Matías Prats diría: esto sí que es ahorrar.

Pero para qué nos vamos a engañar, Juan Luis. En realidad, todas sabemos que lo de la plantilla cara y vieja es una forma (bastante burda, eso sí) de excusar un recorte con un sentido puramente económico, y que no está en su cabeza eso de hacer una transformación del proyecto del periódico. Vamos, que tras sus pasos ciegos de capitalista de casino con Digital+, radios en Miami y teles latinoamericanas, El País le molesta y se lo quiere quitar de encima cuanto antes. ¡Total, usted ya tiene asegurado su retiro dorado! De lo contrario, hubiera escuchado a la plantilla, en lugar de lanzar con repugnante indiferencia ese comentario de que “quien aprueba o reprueba a su presidente y ejecutivos es la asamblea de accionistas, no la de los trabajadores”, que es algo así como decir “me importa una soberana mierda lo que digáis porque yo cobro de Liberty”. Y eso está feo, Juan Luis, está muy feo.

Es una pena, porque seguro que puede encontrar muchas opiniones valiosas sobre el rumbo que puede tomar el periódico. No se ofenda, pero eso de que “el periodismo ha muerto” y las redes sociales son el futuro está un poco trillado, es como demasiado cómodo, ¿no cree? De hecho, ¿no cree que si Internet tiene el monopolio de la inmediatez, la prensa escrita puede ofrecer la reflexión y la calidad que no puede un Eskup? Y se lo decimos nosotras, que tenemos perfiles digitales.

Por último, le recordamos que con su sueldo puede pagar 400 sueldos de plantilla según convenio vigente. Que ya lo sabe, pero no está de más. Como mientras exista libertad de mercado la libertad de opinión no molesta porque es totalmente vendible, pues aprovechamos. Algo bueno nos tendríamos que llevar.

Tú ibas de azul.
El País

  • JUAN CONTRERAS

    Estoy sorprendido. Todo el mundo arremetiendo contra Juan Luis Cebrián. El academico está haciendo lo que debe, llevarselo calentito. Que le importa los trabajadores a quien procede al igual que su jefe POLANCO, de las cloacas del tardo-franquismo.
    Amigo Fernando hay que ser muy ingenuo, para pensar que PRISA es
    de izquierda, es socialista, es progresista ó defiende la justicia social. Los adlateres de JESUS DEL GRAN PODER, siempre se ha arrimado al poder-felipista para sacar tajada. El ERE y la situación actual, no es más, que la “Cronica de una muerte anunciada”, pero anunciada desde principios de los 80, epoca en las que el PSOE ya tenia serias posibilidades de mandar y necesitaba un pregonero de sus mentiras.

  • Paco

    El artículo comienza con una falsedad. ¿ Discrepancias con la linea editorial de El Pais ??? ¿ Quién? ¿ Cuándo? Venga ya… alucinais con el progresismo trasnochado de Prisa, ayer, hoy y seguro que mañana. Habeis trabajado gratuitamente, fervorosamente por la causa de los Polanco & Cebrián. Es decir, por el capitalismo salvaje.

  • Uno que observa

    A ver, a ver. No se de que se extrañan estas periodistas. Alguien dijo: “¡al suelo, que vienen los nuestros!”…siempre es así. Quienes más firme defensa hacen de sus principios son precisamente los que con mayor facilidad de los pasan por el forro cuando les interesa, que es generalmente cuando hablamos de pasta. Y de esto la izquierda sabe tela marinera. Es lo que tiene el rojerío, que quiere imponer a cada momento lo que convenga a sus intereses…¿les suena esto último?. Pues eso.

  • Manuel

    Estoy totalmente de acuerdo con usted, señor Fernando Santiago sobre las ideas que se puede leer y ver en su blog. Si es verdad que cobra más de Trece millones de euros al año, “es para cagarse y no limpiarse”. Solamente bajándose un millón de euros (“quien lo cogiera”) no saldría como desempleados los redactores del ElPAÍS. En este caso cerca de 125 periodista verán muy de cerca las puertas de INEM. Lo impresionate es que Luís Cebrían, va por las facultades de comunicación de España dando ejemplo de cómo hay que hacer un buen periodismo, como por ejemplo en la FCOM Us en la que asistí personalmente. Cosas como estas acciones de despidos, la profesiòn periodística está por los suelos, que cada vez las redacciones abundan becarios jóvenes trabajando por un sueldo que ni si quiera llega al convenio según los estipulado.

  • doneloys

    Es la izquierda, el socialismo, el “progresismo que defiende la justicia social”, lo que lleva a los pueblos al desastre, es el buenismo instalado en todos los partidos, lo que no sólo nos arruina, sino que nos quita la libertad a bocados, porque acaba metiéndose en todos los sectores, e interfiriendo en todos los asuntos, Y SIEMPRE PARA MAL. NO es “la pesoe” la culpable, lo es el propio socialismo, que sustituyó la dictadura del proletariado por la socialdemocracia, y luego por el buenismo, el ecolojetismo y el feminazismo, amén de lo políticamente correcto, sus discriminaciones positivas, etc…, repito, no es la pesoe, no es EL PAÍS, es el socialismo el que no puede ser de otra forma.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Juan Contreras: no digo que PRISA sea de izquierdas, digo que acogió a escritores de y comentaristas de izquierdas. Ya lo dijo Sol Gallego

  • doneloys

    Y no, no debe repartir Cebrian sus sueldo entre los trabajadores, por una vez está haciendo bien sus trabajo, LIQUIDAR DEFINITIVAMENTE Y PARA SIEMPRE EL PAÍS, que no merece sobrevivir a una EXpaña arruinada y deshecha, de cuya situación, tanta culpa DIRECTA tiene.

  • mayka
  • […] Aquí tenéis el post borrado en el caché de Google “Cache: Carta abierta a Juan Luís Cebrián, aquí reproducido en otro blog “Carta abierta a Juan Luís Cebrián“. […]

  • Paco Torneo

    Hay que ver cómo el facherío más retrogado se las pinta para arrojar porquería a la supuesta izquierda. El País es el mejor periódico de este país de largo. Es lo único que nos queda a los que disfrutamos con reportajes y crónicas elaboradas, inteligentes y con ese sabor que sólo desprenden los buenos periodistas.
    ¿Sectarismo?. Claro, ahora me lo dicen los que desayunan con Diario de Cádiz, ABC, La Razón, El Mundo y Arriba (perdón, La Gaceta).

  • Blanca

    Paco Torneo, ¿en serio?

    http://elpais.com/elpais/2012/09/21/gente/1348244754_473379.html
    http://elpais.com/elpais/2012/09/24/opinion/1348515378_588550.html
    http://internacional.elpais.com/internacional/2012/10/03/actualidad/1349279960_400085.html

    Sólo algunos ejemplos de como El País se ha convertido en un periódico que a veces parece más una revista del corazón (artículo sobre Chávez), con redactores de opinión que parecen salidos de La razón (“El congreso no se cerca”) o ya, entrando en temas internacionales más serios, se dedican a informar bastante lejos de la línea “progresista” que se les presupone.

    Que un periódico sea “el mejor periódico de este país de largo” no significa que sea bueno, sólo que es mejor que los otros. A todos nos viene bien un poco de visión crítica, y creo que si la empleamos no nos queda otra que aceptar que El País ya no es lo que era…

  • Pilar

    Blanca “El País ya no es lo que era”… será porque nuestro país ya no es lo que era?

  • Fernando

    Me gustaría saber cuanto paga la editora de este diario a los blogs que tienen en nómina.

    El grupo joly también tiene blogs “incrustados” a los que no les paga ni un euro.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber