La Avenida a las dos de la mañana

Fernando Santiago Muñoz | 27 de febrero de 2017

2017-02-27-PHOTO-000000662017-02-27-PHOTO-000000642017-02-27-PHOTO-000000632017-02-27-PHOTO-00000062

Las fotos son de Quique Lafuente

  • Mágico González

    Una de dos, o quieren esperar a que llueva, o Este equipo de gobierno tiene el síndrome de Diógenes.

  • tony

    Bonita las Puertas de Tierra con los adornos carnavalescos. Ah por cierto, muchos urinarios, que está bien, pero donde estaban los contenedores de basuras situados. No vi ninguno.

  • anganga

    Con un poco de suerte, algún motorista caerá por culpa de esa suciedad. Ya ocurrió en otros tiempos por falta de sincronización entre la apertura al tráfico y la limpieza de la calzada.

  • Gustavo

    Así se encontró ayer Germán (locutor de OC TV), DESOLADO, como la Avenida, al finalizar la cabalgata y no volver a ver a su enamorada bailarina sesentera de la charanga carnavalera de Cartagena, con la ilusión que tenía él (esta vez no llevaba peluca y si una gorra para tapar…) de volver a bailar con ella “El Cocodrilo” y otra vez preguntarle la edad (el año pasado)…

  • Gustavo

    Ahí está Germán antes de saber que su novia cartegenera morena no acudiría a la cita. Lástima que no se lo comiera uno de los grandes animales que desfilaron en la cabalgata. Cada que vez que la cobra bajaba esa gran boca yo me decía: ¡cómetelo cómetelo cómetelo ya!…

  • Javi F

    Todavía están las calles aledañas a la Avenida (y parte de la propia avenida) asquerosas: papelillos y serpentinas, que bueno, se puede entender; pero también botellas partidas, charcos de líquidos no identificados, bolsas de comida, restos de todo tipo. Da verdadero asco salir a la calle. No me quiero ni imaginar como estará el centro hoy.

  • rosario

    Era la cabalgata de los bichos, no había nada bonito, como el balcón del Ayuntamiento y el edificio Amaya


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber