Los Liberales Descalzos. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 20 de marzo de 2017

Ayer había en Cádiz un colapso de tráfico en el mundo liberal. Liberales que iban y venían por la plaza de España, el Oratorio, el Casino, el Manteca , el Palacio de Congresos y la Diputación. Un tráfico abundante que provocó todo tipo de coincidencias. La palabra liberal, acuñada en Cádiz, tiene un indudable prestigio. Se puede estropear al ponerle delante la raíz “neo” como sinónimo de despiadado desregulador amigo del Ibex 35 y los mercados, partícipes en la trama versión Podemos. Para Albert Rivera debe tener un sentido tan positivo que en un pleonasmo denomina a su partido “liberales de Cádiz” e incluso ha querido organizar ayer un mitin en la ciudad. Un buen amigo prefiere la denominación “liberal a la gaditana” para darle un componente ajeno a la política al equiparar la palabra a tolerante, empático, abierto y cosmopolita. Los liberales de toda la vida de la ciudad, los que llevan décadas realizando su ofrenda los 19 de marzo en el monumento de la Constitución de 1812, con Quique García Agulló(felizmente repuesto de su revisión de chapa y pintura) a la cabeza, homenajearon a Antonio Garrigues Walker, de rancio pedigrí liberal, aunque cometieron el error de iniciar la procesión en un lugar tan poco liberal como el Casino. Mientras ambos líderes coincidían en la plaza de España, en el Palacio de la Aduana la plana mayor del socialismo gaditano asistía al acto del Día de la Provincia, quizás la mayoría de ellos coincidentes en aquello de “soy socialista a fuer de liberal” que dijo Indalecio Prieto, mas cabe decir que los participantes en el acto de la semana pasada en apoyo de Pedro Sánchez deben ser de Largo Caballero, dado el puño levantado y el karaoke con La Internacional mostrados al final de la misa pedrista, alguno de ellos también en el acto de la Diputación. No asistieron a ninguno de los actos los estibadores que levantaron el puño derecho, estilo comunista, en la tribuna del Congreso de los Diputados para festejar el rechazo al decreto del gobierno. Residuos de cuando la estiba era un oficio penoso y mal pagado.

Un no parar del puño izquierdo levantado y el color rojo de la Comuna de París exhibido la semana pasada, al color naranja de Albert Rivera y al liberalismo añejo con tres dedos de tocino de liberal viejo Adam Smith “laissez faire, laissez passer” del Club Liberal . Lo Liberales Descalzos al Manteca y los Liberales Calzados al Terraza, que diría mi amigo. Hay que ser liberal en todo menos en política.

Fernando Santiago

  • Raul L

    Es que sencillamente comparar a los liberales en lo político de 1812 con los liberales en lo económico de hoy día es un absurdo.

  • Manuel

    Podrías hacer camisetas con la última frase.

  • Pillete

    Después nos quejamos de tantas procesiones y estos croquetas han estado de bar en bar.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber