El debate sobre la Aduana visto por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 20 de abril de 2017

2017-04-19-PHOTO-00000074FullSizeRender-15

Se acabó el tiempo y aún mucha gente quería intervenir. Una tarde adversa,
de levantera y con fútbol en la tele, que sin embargo acercó mucha gente al
esperado debate en la sede de la Asociación de la Prensa de Cádiz sobre la
ordenación de este espacio que representa una de las áreas de oportunidad
más relevantes de nuestra ciudad. No conseguimos que asistieran los
combatientes de la Plataforma Aduana que aún mantienen su defensa de ese
edificio que encierra una de las joyas arquitectónicas de la ciudad, la
Estación de hierro y vidrio, bellísima muestra de la arquitectura
ferroviaria del XIX que hasta 1959 fue escenario del borde portuario de
Cádiz. Ellos piensan que ganaron su batalla cuando a través de una
Resolución de la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de
Andalucía, de septiembre de 2009, se incluye la pieza en el Inventario de
Bienes Reconocidos del Patrimonio Andaluz, protección que de momento impide
la recuperación del ese espacio de tránsito entre el mundo del ferrocarril
y la mar.

Analizamos la escueta ficha que se contiene en el citado Inventario, sin
fotos ni referencias bibliográficas. Habla de un "estilo oficial o
tendencia consagrada" y alguien expresó su estupor al contemplar imágenes
de la Casa Sindical de Madrid, de Asís Cabrero y Rafael Aburto, terminada
en 1951 frente al Museo del Prado, una arquitectura comprometidamente
moderna ya ocho años antes de ese historicismo tardío y tosco de la Aduana
de Cádiz. Daniel López Marijuán habla de arquitectura falsaria y Juan
Jiménez Mata abunda en la baja calidad arquitectónica del edificio, aunque
ésa no es razón para su demolición, pero sí lo es que estorba, pues se
precisa del espacio que ocupa para formalizar la Plaza de Estación que
necesita la ciudad. Leímos la nota de prensa de ABC de 27 de octubre de
1959 que daba cuenta de su inauguración: "El nuevo edifico, obra del
arquitecto del Ministerio de Hacienda, señor Ródenas, ocupa el solar del
antiguo jardín de la Estación de Ferrocarril y su moderna arquitectura
armoniza perfectamente no sólo con los edificios que le rodean, sino con el
peculiar estilo de construcción gaditano". Muchos convinimos en que el
texto parece un sarcasmo, ¿no había mejor solar para levantar tan enorme
edificio que no fuera un jardín? Se habla de cómo esta pieza oculta la
fachada de la estación y termina por provocar su deterioro y la necesidad
de construir tres marquesinas en su lateral, con un hostal, más que
hospedaje, anuncio del uso de estación término que la Aduana oculta en la
totalidad de su hermosa fachada.

Juan Acuña desmenuzó el proceso de planeamiento que se inicia mediante el
concurso convocado por Fomento en 1997, del cual procede el proyecto de
Portela y Barrionuevo que ya plantea la recuperación de la plaza y el
derribo de la Aduana, tal como se recoge en el Plan Especial de 2001 que
fue aprobado sin objeciones en su proceso de exposición pública, hasta el
convenio de 2008 que aún contempla la plaza y está vigente aunque la
inclusión de la Aduana en el Inventario del Patrimonio dificulta su
ejecución hasta tanto no se revoque el acto administrativo. Al cerrar la
sesión, todos los participantes en la mesa (Juan Acuña, Felipe Crespo,
Daniel López Marijuán y yo mismo) ratificamos nuestra propuesta de
urbanizar el espacio recuperando la relación entre la Estación y los
muelles. Se señaló que para ello será preciso la decidida voluntad de
colaboración por parte de todas las administraciones implicadas,
conscientes de que el error administrativo de 2009 que otorgó protección a
una pieza de forma injustificada, exige una tramitación delicada pero que
se considera necesaria y cuenta con el apoyo de la ciudadanía.

  • Pepe Cabrales

    ¿”Mucha gente quería intervenir”? Pero si hay más ponentes qué público!!! Sin embargo, no creo que Julito Bad mienta; creo que percibe la realidad de un modo distorsionado. En tal caso, por qué razón debería estar en lo cierto Julito en su tesis de destrucción de la memoria arquitectónica de Cádiz (esto es, de la Aduana)? VIVA LA ADUANA Y LA MENTE ARQUITECTÓNICA QUE LA PARIÓ!!!

  • Mamen fraisoli del cuvillo

    ¿¿ Pero tu estabas allí Pepe Cabrales ??, a lo mejor, eras el portero, que iba contando los que accedíamos a la sala, y yo sin saberlo…
    ¡¡ Cualquiera sabe, siempre detrás de la careta, pudieras ser hasta el florero con tufo a queso !!
    Y… ¿¿ No es demasiado temprano para empezar a joder a la gente ??. No podía yo pensar, que alguien con el Doctorado en Arquitectura por la Universidad de “Cadi güeno” y otro Doctorado en Ingeniería por la Universidad de ” en Cadi hay que mamá”, pudiera tener tanto interés en simples mortales indocumentados e ignorantes…

  • hartodetodo

    Estuve en el acto aunque afortunadamente no salgo en la foto..
    Tenga que empezar diciendo que en mi opinión los ponentes se extendieron demasiado en sus presentaciones, dejando poco tiempo para el debate, habiendo asistentes que no pudieron intervenir, entre ellos yo. Del público que intervino hay que señalar que no todos estaban de acuerdo con el derribo de la Aduana.
    Me dio la impresión que la desaparición del edificio se presentó por la mesa como un bálsamo de Fierabrás; con ello y un carril bici Cádiz pasaría a ser algo parecido a Copenhague en lo urbano, en lo social y en lo económico. Ojalá las cosas fueran tan fáciles.
    Personalmente la intervención que más me gustó fue la de la persona que tenía justo delante -siento no recordar el nombre aunque se presentó- que me imagino que era arquitecto (D. Julio, lo tenía Ud. enfrente a su derecha) y que señaló que, sin defender ni su derribo ni su mantenimiento, todo el planteamiento del entorno de la estación, con su estación de autobuses, su ya no-estación vieja, llegada teórica del tranvía, ausencia de ramal de ferrocarril a la nueva terminal de contenedores, etc tenía problemas por resolver más preocupantes. Y que posiblemente la plaza a rescatar, rehabilitar y potenciar fuera el aparcamiento que ahora se encuentra entre la muralla y el vestíbulo de entrada a la nueva estación.
    También me llamó la atención que aunque varios intervinientes sacaron a colación el impacto del hotel proyectado sobre el cubo de adif se pasara de puntillas sobre el tema. La Aduana, y su impacto, es la caseta del perro al lado de los metros cúbicos que se pretenden colocar allí; si se usan motivos estéticos para tirarla lo del hotel no se puede pasar por alto.
    Igualmente sobre el uso de la vieja estación (o ya, no-estación) hubo diversidad de opiniones. Eché en falta alguna información sobre quién es el propietario y qué pretende hacer con ella.
    Personalmente yo soy partidario del derribo porque creo que Cádiz necesita espacios diáfanos, despejados y ajardinados en condiciones y que la imagen de la vieja estación con su frente despejado y sus posibles usos le aportaría valor estético y económico a la ciudad. Es desmoralizador que en las imágenes presentadas de los años 50 el entorno tuviera mucho mejor aspecto que 60 años después. También hay que señalar con el dedo y decir que la construcción de jardines en toda esa zona exige su posterior mantenimiento y si vemos como son mantenidos los pocos que existen actualmente en la ciudad la perspectiva no es nada halagüeña. A ver si vamos a cambiar un edificio por un erial.

  • Manuel Lopez

    Es sorprendente que no escuchemos las voces de los promotores de la protección de la Aduana en 2009, Sres. J.M.Esteban y Perez Diaz Alersi, así como a los arquitectos de la Junta, sita en Cánovas del Castillo, que informaron favorablemente para ello.¿No os parece?

  • Uantuzri

    Hartodetodo, yo también estoy a favor del derribo, ordenar la encrucijada de tráfico y crear una gran plaza. Lo que no me convence es que esa plaza sea ajardinada, yo la dejaría diáfana y dura, como dicen ahora para poder apreciar la marquesina frontal de la estación antigua, su conexión con el mar y de camino facilitar su uso para todo tipo de eventos temporales, el lugar habitado más cercano está a más de doscientos metros.
    Por otra parte, el lugar hajardinado más cercano está infrautilizado, yo ya ni me acuerdo de la última vez que pasé por el de Canalejas.
    Y por supuesto que en esa Plaza derribaba más cosas.

  • Trueno

    Me hubiese gustado asistir pero no pude por motivos laborales. Me dejo guiar por el comentario de hartodetodo, a quien considero persona objetiva.
    Y centro el foco de atención en la idea que nos quiere vender Julio -y que parece que estuvo muy presente en el acto-, de que derribando el edificio de la Aduana se acaban con los problemas de la ciudad. Una idea de lo más simple que sólo se la pueden tragar sus fieles incondicionales.
    De los valores arquitectónicos del edificio, quedó reflejado en el Informe que puede consultarse por internet en la siguiente dirección : servicios.lavozdigital.es/documentos/aduana.pdf
    Somos muchos los ciudadanos que no entendemos las razones para promover la destrucción del que es un edificio singular de la fisonomía gaditana, y un elemento más de su patrimonio arquitectónico.
    Para jardines, que comiencen ya con ese parque previsto junto a las murallas, y dejen que Aduana y la vieja Estación sigan conviviendo armoniosamente como hasta ahora. Más difícil será encajar el cubo de adif y su futuro añadido en el paisaje de la zona.
    P.S. : A López Marijuán recordarle el manifiesto firmado en su día por Ecologistas en Acción en contra del derribo. Con Teófila de alcaldesa.

  • Trueno
  • Barby de Cai

    No pude asistir al evento, aunque yo habría hablado aún sin darme la palabra.. Tengo la misma opinión que hartodetodo. Espacio diáfano.. jardines.. No entiendo de arquitectura, y mucho menos de urbanismo, que para eso se supone que están los urbanistas, si es que los hay. Se debería hacer una bella entrada a la zona de Cádiz mas visitada.
    Los informes relativos a los valores arquitectónicos de la Aduana, no los he leído, pero supongo que son muy subjetivos.
    Cádiz necesitaría un buen Urbanista de reconocida fama por sus trabajos, que hiciera un buen planteamiento de esa plaza.

  • Juan Manuel

    Creo que en el resumen que hace Julio le falta mencionar que algun asistente planteó que la Aduana no era un problema, o en todo caso no era el más grave de los problemas que tiene todo el entorno de la Plaza de Sevilla y la Estación de Ferrocarril. En el proceso, cuya triste historia se relató, se han cometido bastantes errores, algunos de ellos irreversibles, a lo que se suman los largos periodos de provisionalidad que soportan, sobre todo, los usuarios del transporte público.
    Mucho se ha hablado del Intercambiador de Transporte de la Plaza de Sevilla, pero no se podría haber diseñado de peor manera (y si es que alguien lo había diseñado). Las distancias entre medios son cada vez mas largas, y para colmo se coloca la Estación de Autobuses en el lugar menos adecuado, y sigue, meses despues de estar terminada, sin resolver sus conexiones. La terminación del Tranvia Metropòlitano en medio de la Avenida de Astilleros tampoco mejorará esta situación.
    La accesibilidad del Casco Histórico de Cádiz repecto de la Bahía y el resto de la provincia, en lo que refiere al ferrocarril, ha empeorado desde la construcción de la nueva estación, mientras ha mejorado para otras zonas de Cádiz.
    Las distancias de los andenes de Cercanías a los principales puntos de origen/destino en el Casco de Cadiz son cada vez mayores (casi 2 km a la Caleta o las facultades universitarias), y además con unos accesos que siguen siendo provisionales desde hace 15 años.
    Una decisión todavía posible, y que podría mejorar la accesibilidad y los intercambios entre medios sería que el trazado del Tranvía pasara entre la nueva Estación y la muralla, llegando hasta la Plaza de Sevilla, La Plaza de España, e incluso más allá, con varias paradas intermedias.
    El edificio de la Aduana tapa un edificio que hoy en día carece de uso. Aunque se podría plantear la recuoeración de la antigua marquesina para el uso ferroviario, prolongando las vías de cercanías, aunque quizá en estos momentos pueda ser difícil de realizar.
    En resumen, urge una toma de nuevas decisiones y corrección de anteriores decisiones erróneas, como forma de afrontar los muchos problemas sin resolver que necesitan un impulso, aunque con criterios bastante diferentes a los que inspiraron muchas de las fases anteriores.
    Y todo ello sin olvidar que toda esta zona tiene una gran influencia y relación con otro debate abierto en la ciudad como es la integración Puerto-Ciudad.

  • Manuel Lopez
  • Cristina

    La Aduana de Rodenas es un edificio mediocre. No merece figurar en Inventario alguno. Su propia ficha en el Inventario de Bienes lo delata. No aporta más dato bibliográfico que el decreto que impone su inclusión. No hay fotos y unas pocas líneas apenas alegan razones de entidad. Pero el verdadero problema es que oculta otro edificio que ése sí es una joya arquitectónica. Pieza que se arruinó a causa del telón que supuso en su día la Aduana. La espléndida estación del XIX se acaba de restaurar pero se volverá a arruinar si no desaparece la Aduana. Con ese obstáculo nunca podrá albergar un uso vinculado al tren y a la mar. Los edificios abandonados acaban por arruinarse. Que se derribe la Aduana y se ponga en carga la bella Estación de hierro y ladrillo, uno de los edificios más valiosos de Cádiz.

  • Guiñapillo

    Siento pena, dolor, congoja, tristeza. Veo a los pordioseros hospedados bajo las pérgolas de Ramón de Carranza, con sus carritos de supermercado lleno de sus pobres pertenencias, durmiendo al raso, cubiertos por un techo vegetal. El viento de levante los azota y arrastra por la zona los cartones de Savin el vino barato con el que ahogan sus penas. Y unos señoritos de libros, ilustrados hasta en sus orondas barrigas pretenden derribar un edificio estupendo para alojar a estas personas, a estos hombres sin techo y con menos derechos que los perros abandonados. Derribar, derribar, derribar. !que asco!

  • Iluminado

    Aunque no interesará a nadie … Hace unos años una diminuta y apolítica iniciativa ciudadana contestó a J.M.Esteban su petición de opinión sobre esta Aduana, con una PROPUESTA ALTERNATIVA, presentada hasta la fecha por nadie.
    .
    Primero constar que esta obvio el valor de la recuperación del espacio jardín delante la antigua estación. Y también constar que parte de los defensores de la Aduana llevan como motivo el mero enaltecimiento del franquismo y no algún valor arquitectónico.
    .
    Pero el edificio Aduana no tiene que ser destruido. Existe una solución que satisface a los dos objetivos, la recuperación del jardín y a la vez la conservación de la Aduana. Un elemento eminente de la Aduana es su enorme balcón, hoy atrapado detrás el edificio, dando por la fachada de la antigua estación.
    .
    La solución alternativa sería de DESPLAZAR el edificio al muelle, dándole la vuelta en 180 grados, posicionando el balcón hacía el muelle y dejando la fachada hacía la plaza Sevilla. Técnicamente el desplazar un edificio ocurre sobre raíles.
    .
    Esto permitiría utilizar el edificio como hotel Muelle, entre la estación de tren y las embarcaciones cruceros (en el marco del objetivo de establecer a Cádiz como puerto base de cruceros), con un restaurante que utiliza esa explanada balcón con vistas al muelle.
    .
    Pero claro … esta respuesta no tuvo contestación ni tampoco se divulgó. Primero tocaría el sagrado desarrollo portuario de la “Comunidad Portuaria” y segundo la propuesta viene sin conocimiento sobre el coste de tal operación.
    .
    Cierto es, que el procedimiento de desplazar edificios enteros sobre raíles es una técnica experimentada y utilizada en múltiples ocasiones ya desde finales del siglo XIX. En 1907 se desplazó así la villa Haux en Ebingen, Alemaña. En 1997 se desplazó en Detroit EE.UU un teatro a unos 563 metros de su ubicación original.
    .
    En cuanto al coste, incluyendo dar la vuelta al edificio …, realmente no tengo idea. Posible que superaría el coste de una reconstrucción nueva, pero sinceramente no lo sé. En realidad nos esperábamos recibir una respuesta por parte de J.M.Esteban sobre este aspecto.

  • Calatrava

    El arquitecto que firma el artículo se opuso el año pasado a que se pusiera una salvaguarda en el paseo marítimo para evitar riesgos de caías. Justo al poco de matarse una persona, que fue el motivo de que se planteara esa opción. Ahora el ayuntamiento ha decidido ponerla. ¿Creará una plataforma antivalla?

  • De Cádiz y del Cadi

    Guiñapillo, es cierto y penoso lo que dices de esas pobres personas. Pero, crear un gran centro de transeúntes, sería una llamada para que acudieran en masa, de otros lugares, a la ciudad de Cádiz y eso no es deseable,además, no daría solución de integración que es realmente la obligación de las Admones públicas. Es mucho mas eficaz crear una red de pequeños centros distribuidos por diferentes sitios de la ciudad donde reciban un trato mas cercano.
    Por otro lado, si queremos tener una ciudad que genere riqueza, a travès del turismo, hay que apostar por embellecerla y ese edificio de la època franquista, feo y desubicado no ayuda.

  • Guiñapillo

    Es curioso pero a mí el edificio de la Aduana nueva me recuerda mucho al de la antigua Aduana, hoy Diputación Provincial. Yo no le veo una gran diferencia. Será porque soy un ciudadano sin estudios arquitectónicos. Es que casi me gusta más la Aduana nueva que la vieja con la piedra ostionera pìntada de un cusílísimo color rosa pantera. Deberían derribar la cusilísima Aduana vieja y así se vería el monumento a la Constitución. Cambiar una aduana con su papel restrictivo y controlador por la Constitución de 1812 sería una operación urbanística de un gran simbolismo democrático. Prejubilando a los funcionarios, claro.

  • Julio Malo de Molina

    Lo dije en la Mesa, lo han dicho otros muchos colegas y conciudadanos. La Aduana de Manuel Ródenas es un edifico sin interés, pues se trata de un epígono torpe del falso estilo ecléctico y monumental que se impuso en España al terminar la guerra civil, a la manera del arquitecto nazi Albert Speer. La ficha del Patrimonio Inmueble de Andalucía habla del “estilo o tendencia consagrada” en la arquitectura oficial, lo cual no es cierto en su época (1959), pues ese estilo se diluye cuando los alemanes pierden la guerra y Speer es condenado a veinte años de prisión. Desde entonces la buena arquitectura oficial adopta el Movimiento Moderno, como lo muestra la Casa Sindical de Madrid frente al Museo del Prado, de Cabrero y Aburto, concluida en 1951. Eso descalifica su inclusión “forzada” en el Inventario, pero lo peor no es su tosca falsedad, lo terrible es que ocultó y arruinó la Estación de 1905, un excelente modelo de la arquitectura ferroviaria del XIX y que es una de las piezas de mayor interés de nuestro centro histórico. Apostamos decididamente por demoler ese edifico para construir la Plaza Salón y habilitar usos en la Estación antigua recientemente restaurada.

  • Iluminado

    Bueno. Entonces desplazar el inmueble al muelle en unos cien metros sería buena idea. Todos contentos.
    Se libera el jardín de la estación y el muelle recibe una explanada con vistas a los movimientos de las embarcaciones.

  • Guiñapillo

    Hay en Sevilla un gran hospital de la Seguridad Social llamado Virgen del Rocío, antes García Morato, de epoca franquista, como casi todos los grandes hospitales españoles, La Paz, Doce de Octubre tec. etc. etc. pues con Franco no debía de haber recortes en la Sanidad Pública. También una Universidad llamada Pablo de Olavide, en el franquismo Universidad Laboral, ambas con connotaciones fascistoarquitectónicas tipo Speer, y susceptibles de derribo para que los arquitectos libres del pecado edifiquen algo que nos recuerde que en la URSS ataban los perros con longaniza.

  • Julio Malo de Molina

    Amigo “hartodetodo”, se refiere usted a Juan Manuel Fernández Serdán, inteligente urbanista, y en efecto fue muy acertado su análisis más general de la relación puerto-ciudad, y muy oportuna su reflexión acerca de no perder la referencia del área metropolitana. Pero disiento en dos aspectos, creo que es imprescindible derribar la Aduana para construir el umbral de la ciudad a la mar, y tampoco comparto sus objeciones a la peatonalización del centro antiguo. Por supuesto, lamento la ausencia de los miembros del Foro Aduana y puedo revelar que yo personalmente invité a Moncho Pérez para que participase en la Mesa, propuesta que declinó muy amablemente, pienso que dan el tema por cerrado tras conseguir la inclusión de Aduana en el Inventario, no comparto pero respeto. A “Guiñapillo” aclaro que la Laboral de Sevilla fue un edificio racionalista excelente, desafortunadamente alterado cuando se trasforma en la Olavide. La arquitectura oficial franquista produjo piezas de extraordinario valor, como el Gobierno Civil de Tarragona, obra rigurosamente moderna de don Alejandro de la Sota, que además era “camisa vieja” de Falange. No es el caso de Aduana, pésimo edifico que de todas formas no se propone demoler por su ausencia de valor arquitectónico sino porque representa un estorbo grave para resolver la Plaza de la Estación.

  • Iluminado

    … Como dicho: Desplazar el edificio al muelle. Todos contentos.

  • hartodetodo

    D. Julio, me imagino que será el autor del comentario firmado como Juan Manuel.
    Uant: La idea de espacio para eventos es buena, pero la de la plaza dura no me parece tanto. Las plazas duras, con cemento por suelo y sol por techo, en los veranos de Cádiz son, más que duras, mesetarias.
    Iluminado: No sé si la idea es factible, pero a titulo personal me gustaría ver en Cádiz un traslado de ese tipo.

  • Guiñapillo

    El fair play de Don Julio me ha convencido. Doy mi voto a liberar la estación del edificio franquista a pesar de mi admiración por casi todo lo que hizo Franco. Una cosa es la estética y otra la politización desmesurada.!Adelante con la piqueta!

  • Uantuzri

    Hartodetodo, piensa que la quimérica plaza tendrá muy poco uso peatonal, los viajeros cruzarán la Cuesta de las Calesas por el semáforo para acceder al casco antiguo.
    Su función como esparcimiento tampoco creo que sea exagerada dada la lejanía de la zona habitada, el intenso tránsito de vehículos por su periferia y la escasa utilización que soporta su competencia, Los Jardines de Canalejas, que adolecen de esos factores condicionantes.
    Una explanada realzaría la vista de la marquesina, los jardines del lateral, el Palacio de Congresos y el panorama de la dársena.

  • Trueno

    Genial la parroquia, como el amigo Guiñapillo. Una metamorfosis como la que sufrió Gregorio Samsa en la novela de Kafka. Lo que es capaz de obrar este viento huracanado!


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber