Amor en el tren. Por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 22 de abril de 2017

PIBA TREN_FotorAmo el tren, mi amor por el ferrocarril se ha deslizado en los debates
abiertos acerca del futuro de la estación término de Cádiz y de su plaza
ahora colonizada por un edificio que cuesta desmontar. Recuerdo una de las
secuencias más seductoras del cine, ese grácil taconeo de Sugar Kane
(Marilyn Monroe) al sentir el vapor de agua procedente de un convoy en
“Some Like it Hot” de Billy Wider (1959, en castellano: Con Faldas y a lo
Loco); le siguen Jack Lemmon y Tony Curtis vestidos de chicas para
esconderse de los mafiosos que les persiguen, el pícaro baile de Norma Jean
apenas dura unos segundos sobre el estupendo escenario de una estación como
aquellas que conocimos en nuestra infancia, cuando aún podías subir al tren
en marcha en medio del humo y la algarabía de luces y voces en torno al
lento despegar de las imponentes locomotoras, bellas como máquinas de
guerra. Recuerdo la estación de Cádiz, excelente pieza de la arquitectura
ferroviaria del XIX y sin duda una de las más valiosas de la ciudad
amurallada, pero eso no lo sabía entonces, durante mi adolescencia gaditana
la estación era el vestíbulo de la aventura. El imaginario de los chicos de
esa época se forjaba en alguna exótica goleta amurada en los muelles o en
uno de esos vagones sobre los cuales se leía un elegante rótulo: “Companhia
General de Carruagens Camas e dos Grandes Expresos Europeos”. La estación y
los muelles se encontraban cerca y la gente podía pasear con libertad por
esos umbrales a un mundo ancho y ajeno.



En este país sólo hay dos cosas que aún funcionan medio bien: la Seguridad
Social y la Renfe. Quizás esas instituciones explican la frágil
supervivencia de un Estado viejo sobre un territorio amplio y complejo.
Recuerdo que Jaime Pérez Llorca me decía que la riqueza de un país se mide
por su desarrollo ferroviario, pero más allá de estas consideraciones tal
vez muy discutibles, recuerdo con cariño las complicidades con Jaime a
quien consideraba un hermano mayor, por eso mantuve en su bella casa sobre
la Caletilla de Rota mi despacho profesional cuando él era un senador
bastante atípico. Entre otras cosas nos unía la pasión por viajar, la
aventura es el deseo de estar en otro lugar, pero como sostenía Kafavis en
su poema “Viaje a Ítaca” lo que importa es la travesía, siempre mejor en
barco o por ferrocarril.



Y encontrarás como Ulises a una ninfa Calipso que va a enriquecer tu viaje.
Una tarde conté a Jaime la historia de un romance que floreció durante un
trayecto en tren, mi relato seguramente no fue fiel a la realidad como
tampoco lo es la forma en que ahora lo recuerdo. “Se llamaba digamos que
Maruja” como diría Sabina, siete horas del talgo de entonces permitían
cortejar una historia de amor que terminó en el Hotel de Francia y París,
allí donde se alojó Juan Ramón Jiménez con Zenobia Camprubí, cuando ambos
regresan de su luna de miel en Nueva York, a bordo del vapor Montevideo, el
21 de junio de 1916. Creo que recité a Maruja unos versos que el poeta
compuso para la ciudad: “Esos verdes de sulfato de cobre con cal, esos
rosas de geranio, esos azules marinos, esos blancos traslúcidos”. Nada más
placentero que disfrutar el amanecer en esa coqueta plaza gaditana de
resonancias parisinas, con el olor a océano que llega desde la Alameda.

  • hartodetodo

    Bonita historieta; la musa de la foto, digna de Hitchcock.
    Los versos de Juan Ramón siguen valiendo para colocárselos a cualquier fémina que se deje caer por aquí; una pena que la plaza de San Francisco se haya degradado tanto y no les acompañe.
    Por cierto, hace unos días, El País publicaba un muy bonito artículo sobre el poeta, su carácter, un baúl y la compañía Transatlántica:
    http://cultura.elpais.com/cultura/2017/04/18/actualidad/1492505888_756233.html

  • Jesús María Serrano

    Los amores en tren son siempre efímeros porque en ellos volvemos o nos vamos. Preguntad a los presos del penal del Puerto a quienes trasladaban en el tren o quizás a los grandes relojes, únicos y verdaderos presidentes de las estaciones, preguntadles.

  • Trueno

    Cuanto más leo a Molina, más me convenzo del incuestionable valor del edificio de la Aduana. Si fuese un edificio insignificante, no le dedicaría tantos artículos, tantas mesas cuasi monocolores, o tantas alusiones como la de hoy.
    Plaza de Sevilla, de la Estación, plaza Salón o como quiera llamarle, tomada por nuevos colonizadores a los que Julio, complaciente, extiende su visado. Como ese fantántisco cubo de adif, que multiplicará su altura a medio plazo y convertirá la vieja estación en un transportín de mascotas.

  • Cristina

    Qué pesado eres Trueno. Y qué pertinaz interés por un edificio feo, pero feo de cojones. Lo cual no es razón para tirarlo. Que los hay hasta peores aunque parezca difícil. Como dijeron en la Mesa del miércoles, entre otros, Dani Marijuán y Jiménez Mata, el problema es que oculta y hace disfuncional a un edifico que, ese sí, es lo mejor de la ciudad. La inclusión de Aduana en el Inventario de la Junta se hizo para fastidiar a Teofila. Ya que no está, que se rectifique ese disparate. Oye Trueno: por qué os negasteis a participar en el debate? Se os invito a la Mesa, y de últimas, era público y podíais haber participado para defender ese edificio que tanto os interesa conservar más allá de todo razonamiento.

  • Mamen fraisoli del cuvillo

    Trueno:
    Lo mismo que a ti, nos pasa a los demás pero al contrario. Mientras más te oímos rebuznar, más claro tenemos, que la defensa de ese edificio por un abanderado como tú, es una mole digna de derribo.

  • Trueno

    A ver Cristina (Maripi para los amigos),deja de dar palos de ciego. Ya te dije que solo era uno de los más de tres mil quinientos gaditanos firmantes para proteger la Aduana de los depredadores. Creo recordar que J.M.Esteban en este mismo blog, y tú lo habrás leído, dijo que daba el tema por zanjado. Que se ganó donde había que ganarlo y punto y final.
    Todo lo demás de los articulitos y mesas cuasi monocolores no son sino a mayor gloria de tu santo pastor. El prota, como a sí mismo se reconoce.
    Y te lo voy a decir a ti y a tu amiguita fraisoli, a vosotras la vieja estación os importa un PIMIENTO. A la vista está que andáis calladitas ante la agresión que significó el cubo de adif y lo que le queda por añadir. Os lo repito, a vosotras -y a vosotros, seamos paritarios- la vieja estación os importa un PIMIENTO.

  • Trueno

    Mira que tiene problemas esta ciudad para andar toda esta gente -la mayoría de ellas que ni siquiera viven en Cádiz- dedicando su tiempo a querer destruir nuestro patrimonio. Pensad mejor en qué podéis aportar a la ciudad para que salga de la postración en la que se encuentra. Aportad ideas. Y,sobre todo, pensad por vosotras mismas joder, y dejar ya el incensario.

  • Trueno

    Para destruir ya está el estado islámico.

  • Mamen fraisoli del cuvillo

    Trueno:
    1ª.- Muchos de los firmantes de aquel manifiesto algo precipitado, han retirado públicamente su apoyo al mismo. Entre otros Daniel Lopez Marijuan, que el miércoles defendió enérgicamente la necesidad de demoler la Aduana.
    2ª.- El tema no está para nada zanjado. Todo lo que conseguisteis fue la inclusión del edificio en un inventario, acto administrativo que puede revocarse, como bien explicó Juan Acuña en la mesa.
    3ª.- Yo vivo en Cádiz y aporto ideas para mi ciudad. Una de ellas, es precisamente la recuperación de la magnífica estación del XIX, condenada a muerte por el muro que supone el bodrio que tanto os interesa.

  • Mamen fraisoli del cuvillo

    Trueno:
    No tiene nombre, el compararnos con el estado islámico, porque queramos recuperar la estación y seamos partidarias de reordenar la plaza. Tu comentario solo es propio de un indocumentado y zopenco de tu calaña.
    Amén de que te confundes al decir que la estación nos importa un PIMIENTO, nos importa y mucho.
    Un PIMIENTO nos importan tus sandeces y necedades.

  • Trueno

    Una mesa, fraisoli, donde solo faltabas tú y Cristina. Ecologistas en Acción firmó un documento contrario al derribo. No sé si Marijuán andaba entonces por allí, en cualquier caso se somete a la disciplina. Yo soy ecologista, practicante, y la demolición de un edificio en perfecto estado de conservación es, además de un atentado al patrimonio de la ciudad, otro al medio ambiente. Fíjate como en Madrid se han posicionado en favor de la conservación del edificio España, salvándolo de especuladores y caprichosos.
    Tu aportación,fraisoli,siempre es la misma, de ahí no hay quién te saque.
    Sí, el estado islámico, ese que se dedica a destruir cualquier vestigio del pasado para instaurar su buena nueva. Esa es vuestra propuesta, a machetazos limpios con el patrimonio de todos los gaditanos.
    Sigo con mis sandeces, listilla.

  • Julio Malo de Molina

    Sorprende la tozudez de Trueno. Desde luego los problemas de la ciudad, del urbanismo y del patrimonio no se resuelven mediante una ecuación de primer grado. Son cuestiones que admiten varias soluciones. Por eso tuvo sentido esa Mesa que Trueno descalifica, y a la cual asistió mucha más gente de la que cita, incluso personas que mantuvieron posiciones parecidas a la suya. Yo respeto a quienes opinan que Aduna merece ser catalogada y conservada pero no comparto. Creo que un valor más interesante para la ciudad es el edificio de la antigua Estación y su Plaza Salón. No es un tema cerrado y quienes pensamos así tenemos el derecho a defender la solución que creemos mejor para la ciudad sin que se nos descalifique de forma tan burda.

  • Uantuzri

    Yo estoy a favor del derribo de ese edificio.
    Lo que no entiendo es que con la excusa de tirar o no ese bloque los partidarios de una y otra postura se ensañen entre sí y muestren sus rencillas personales.
    Hay algo más detrás?

  • Trueno

    A mi me pareció muy bien la mesa que organizaste, Julio, y me hubiese encantando poder asistir para escuchar de primera mano lo que allí se expuso.
    Pero al leer tu artículo del día después, comprobé que falseabas un poco lo ocurrido. Comenzando por el dato de la cantidad de público asistente y que se podía contrastar con la imagen que lo acompañaba, y continuando con la opinión mantenida por los participantes- evidentemente la mayoría de tu misma posición- pero silenciando intencionadamente la de quién no compartía tu punto de vista.
    Ahora te pones muy estupendo Julio y me parece muy bien, pero aquí hemos asistido a descalificaciones hacia compañeros tuyos por tu parte -con tus distintos seudónimos- y la de tus más acérrimos seguidores.
    Igual que sigues descalificando no ya el trabajo de Manuel Ródenas, sino al mismo Ródenas.
    Le das tantas vueltas a la sencilla ecuación que ya hablas hasta de arquitectura nazi, con claras intenciones de manchar el edificio, y de paso a los que estamos por su conservación. No te cortas ni un pelo.
    Respecto de la vieja estación, la aceptación por tu parte del cubo de adif y la multiplicación en altura a medio plazo, que la dejará convertida poco menos que en una caseta para la mascota,lo dice todo respecto a tu interés por ella.
    Uantuzri, por mi parte no hay nada más detrás. Soy simple ciudadano de Cádiz, preocupado por su patrimonio, entre el cual incluyo el edificio de la Aduana, convenientemente protegido, y esperemos que para siempre. Ni pertenezco a ningún partido ni a ningún movimiento. Eso si, colaboro humildemente con varias asociaciones que luchan por un mundo mejor. E imagino lo que darían por poder disponer de un noble edificio como el de la Aduana Nueva.

  • Julio Malo de Molina

    Trueno: Gracias por atribuirme la organización de la Mesa, creo que no merezco tanto protagonismo en la idea de anteponer la recuperación de la Estación del XIX y su Plaza, a la conservación de un edificio carente de interés. Otros especialistas de reconocida solvencia mantienen esa posición: Juan Jiménez Mata, Tomás Carranza, Víctor Gómez, Rafael Otero, Juan Ramón Cirici, y muchos más, a los cuales podemos añadir otros que no trabajan en Cádiz, como Carlos Sambricio, Antón Capitel y Gabriel Ruiz Cabrero, los tres catedráticos de la Politécnica madrileña. Y podía citar muchos más. Aclaro que no falseo nada en mi sucinta crónica del pasado miércoles, la audiencia no estuvo mal pese a que las circunstancias del día y de la hora no fuero favorables, también he aclarado que hubo alguna intervención contraria a la posición mayoritaria, como parece lógico y deseable. Y yo nunca descalifico a nadie. Respeto a todos y a todas, aunque no comparta sus opiniones, y creo que también es muestra de respeto decirlo. Sin embargo, considero una falta de respeto que usted Trueno, que escribe bajo seudónimo, me acuse a mí de hacer eso que no hago. Señor Trueno: YO NO EMPLEO SEUDÓNIMOS, escribo siempre con mi firma, no preciso esconderme para decir lo que pienso. Para nada. Y además este artículo es un cuento amable. La polémica sobre la Plaza de la Estación ya ha tenido otros textos y a ellos me remito. Más se hablará, así que ambos podremos seguir polemizando legítimamente, yo con mi firma y usted bajo seudónimo ya que así lo prefiere.

  • Trueno

    Julio, no nos tomes por imbéciles. Has empleado no uno, sino múltiples seudónimos. Y con ellos te has despachado a gusto. Sobre todo contra los miembros del Foro por la Aduana.
    Aquí, algunos de los tuyos han dicho auténticas barbaridades contra aquellos que no compartimos tu opinión, y a esos mismos artículos que tu refieres con sus debidos comentarios me remito. Repásalos.

  • Julio Malo de Molina

    Lo siento Trueno, no le tomo imbécil, no lo hago con nadie, menos aún con usted a quien ni siquiera conozco. Pero YO NO EMPLEO SEUDÓNIMOS. Insistir en eso que rechazo es un forma de descalificación, le perdono pero le ruego que no lo repita.

  • Trueno

    Algunos de los seudónimos que has empleado : Lord John Silver, NORMA, Banquero Anarquista, Juan de Asturias, Ramón, ¿sigo?

  • hartodetodo

    ¿Soy el único que piensa que los versos no son versos, la inspiración es asistida, la estación una excusa para duelistas y que lo único que realmente merece la pena es la rubia onírica de la foto?

  • Trueno

    La rubia es un angelito, hartodetodo. Las cosas como son.

  • Julio Malo de Molina

    Trueno, es usted increíble, bajo seudónimo me acusa de usar otros muchos que no son míos. Pero no pienso continuar una discusión tan insensata. Nunca más voy a discutir con usted a menos que use su nombre como yo hago siempre. Me quedo con la opinión de mi buen amigo Fernando, quien administra este blog y me halaga diciendo que soy uno de los mejores escritores de la provincia, y por eso reproduce todos los artículos que escribo para otros medios, como éste publicado inicialmente en La Voz. Es un relato compuesto con el corazón y no precisamente para gente como usted. Muchos lectores lo ha celebrado aquí y en otros medios. No procede que usted lo emborrone con discusiones ajenas a mi texto, mucho menos para usar descalificaciones falsas. He cometido el error de caer en una discusión que no interesa a nadie, y cuyo único objeto es ridiculizar mis muy respetables opiniones. Adiós Trueno, hasta nunca.

  • Mamen fraisoli del cuvillo

    Coñazo de Trueno, listilla será la mare que te parió. Pobrecita, lo tranquilita que se quedaría de quitarse el bulto de encima.

    Pero mira, lo confieso, yo también soy Julio…como lo son para ti todos cuantos opinan como él. Pero voy a hacer como él dice, nunca más entro al trapo. Ni una palabra para un mastuerzo incapaz de entender nada.

    Sería un alivio para todos no leerte mas al pie de estos artículos, que ensucias con tu mala leche. Vete a tomar por donde amargan los pepinos, con esos tres mil y pico seguidores que dices tener y nadie saben dónde están.

  • Trueno

    Lo dicho, nos toma por gilipollas.

  • Puerto Viejo

    jajajajaja…Julius es mucho Julius.
    Estoy intrigado con la rubia, no sé por qué lleva el bolso tan agarrado?.¿Qué personaje pulula cerca de esta chica. Será Pepe Cabrales, Doctor bacterio,Jhon Silver o Uantuzri?? Cuando despierte, seguro, que nos lo dirá

  • Trueno

    Mamen tu también eres un angelito. Que seas muy feliz.

  • Puerto Viejo

    No, Mamen es mi Susan Sarandon de Cádiz

  • Cristina

    Vale Trueno, lo confieso: YO TAMBIÉN SOY JULIO! Pero todos los-as Julios-as del mundo mundial te lo suplicamos: ahórranos tu mala baba y déjanos leer en paz. Y añado: ningún Julio, ninguna Julia, te vamos a contestar más. Puedes derrochar mentiras y estupidecez tu solito.
    Una última advertencia: por mucho que te esfuerces, conseguiremos que el doble error de la horrible Aduana se borre y resplandezca la Estación abierta al mar. Pero nunca más se debate esto con un seudónimo. Si quieres discutir algo tan importante para nuestra ciudad da la cara.

  • Puerto Viejo

    Cristina, espero que no seas mi añorada Piripipi como dice Trueno, Porque si es así, chica lo tuyo es serio, después del engaño de Malo. O eres muy buena o eres muy tonta.

  • Trueno

    Cristina, échale solo una pastillita al incensario. Si le echas dos,la humareda es insoportable.
    Y ni ésta es tu ciudad ni ése es tu nombre, querida.

  • Jesús María Serrano

    Don Trueno le ruego retire su alias por respeto a una institución como es el Capitán Trueno, un tebeo que le pega veintisiete vueltas a Star Wars. A continuación, estaba pensando decir que “yo también soy Julio” pero me parece fuera de lugar. Ah, se me olvidaba ¿qué es eso del cubo de Adif? Como soy porteño no tengo ni idea de dónde puede estar. Volvamos al asunto, el edificio de la Aduana es horroroso lo defienda quién lo defienda y yo sí soy de Ecologistas en Acción y pago la cuota. Como ese infausto edificio que impide ver la mar hay cientos, productos todos de los arquitectos del régimen. Si estuviésemos hablando de derribarlo para poner otro en su lugar estaría de acuerdo con sus defensores, pero eliminarlo para crear horizonte es pura poesía. Si yo fuese una jubilada finlandesa que llega en tren a Cádiz minutos antes de ponerse el sol y al bajarme del tren, al salir de la estación, mirase a la derecha y viera los barcos mecerse, si vienen de Sevilla con carga para las Antillas y de venir de Triana con flete para La Habana, aplaudiría, pero si fuese la misma jubilada y me encontrara con esa aduana (que rima en consonante con La Habana) lloraría, también rima con aplaudiría, lo digo para quienes lean esto vean la poesía en prosa que le estoy poniendo a la defensa. Don Trueno usted y yo sabemos que la aduana es muy fea, más que pegarle a un padre con un calcetín sudado una semana por la Medina de Fez. Ahora me voy a dirigir a Malo: Julio ¿cuánto te paga el contubernio judeo-masónico para enfrentarte a las tormentas y a los truenos?

  • Trueno

    Si no te importa, Jesús, voy a continuar con el mismo nick. Qué me vas a contar del Capitán si creo que no me falta ningún ejemplar.
    Jesús, aparte de pagar la cuota, también deberías leer el boletín :
    http://www.ecologistasenaccion.es/article9580.html

    Olvídate del cubo de adif. Vente para acá y date una vueltecita por la pérgola de santa bárbara, y después le preguntas a tu amigo Julio cuánto cobró por elegir ese paseo de las delicias.
    Y esa jubilada finlandesa seguro que agradece que el noble edificio de la Aduana le abrigue de los vientos -sobre todo del poniente- en invierno, y de la canícula en verano.

  • Jesús María Serrano

    Siempre he sido un outsider Trueno, no me lo tatúo en el cogote porque a ciertas edades con tantas arrugas casi no pueden leerse. Por cierto, no acierto cómo se ha enterada la jubilada finlandesa, pero me ha escrito un guasap desde Helsinki ¿las has informado tú? Vamos de sorpresa en sorpresa, que si el cubo de Rubik ¿o era de Adif? ¿No sé qué sobre el paseo de las Delicias? Lo confieso, el boletín me aburre bastante porque mis participaciones eran más líricas, ponerles nombres propios a la arboleda perdida de Alberti y recuerdo algunos: soledad, tristeza, melancolía, botalón, gavia, tolete y muchos otros. Pero volvamos al edificio de la aduana que es horroroso, tanto que si hace falta hacer un crowfunding para su demolición pongo ya los primero 50€ y a vuelta con ponerle nombre a las cosas, tengo claro ya el de la aduana: adefesio.

  • Jesús María Serrano

    Por cierto, la jubilada finlandesa resulta podría resultar ser la madre de la mujer que duerme en el tren e ilustra este artículo, cosas más raras se han leen en los blogs. ¿Qué interés subyace tras esta furibunda defensa de un edificio tan malo? ¿Acaso no se han enterado que mamotreto que cumple su destino aspira siempre a plaza y a palmera?

  • Trueno

    ¿Outsider y con guasap? A esto en Cádiz se le llama una POLEÁ. Una reverenda y soberana POLEÁ.

  • Caletero

    Cada año que tarda en tirarse la Aduana, es un año más que la ciudad y sus visitantes, no disfrutan de esa impresionante vista de la estación proyectada a finales del XIX y magníficamente restaurada hace cinco años. Y sigue boicoteando cualquier uso de su interior.

  • María Casariego

    Los zafios comentarios de Trueno muestran que las redes sociales se han convertido en el albañal de la modernidad.

  • Cristina

    En efecto “Puerto Viejo”, yo soy muy buena, y el Malo, malísimo, de cojones. Pero muy malo y mucho malo que diría el pamplinas de Rajoy. Aún así encantador y muy listo. Al liquindoy colega, sigue sus consejos y pasa del trueno que no cesa pero es…..absolutamente hueco de coco. Oyes y también malo, yo diría que hasta peor y encima sin gracia.
    Y pido clemencia a la Sala, no pensaba intervenir más en un post donde apareciera el nombre que usa el Enano Botarate. Una excepción en honor a María, excelente arquitecta, autora de, entre otras obras en Cádiz: Club Elcano, CENTI y ECCO. Gracias por intervenir aquí María, supongo que por la amistad que te une al Malo.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber