La milagrosa recuperación de Esther Arroyo

Fernando Santiago Muñoz | 13 de mayo de 2017

Protagoniza el programa de TVE “Jugando con las estrellas” donde se ve que baila estupendamente, a pesar de la indemnización millonaria que recibió por el accidente que tuvo con Ana Torroja en la provincia de Cádiz, igual que se la veía en “Tu cara me suena”. Se supone que devolverá parte de la indemnización y renunciará a la prestación que quizás reciba del Estado por su invalidez.

  • hartodetodo

    Este país es una puta vergüenza.

  • anganga

    Me consta que Esther sufrió importantes lesiones y secuelas, tanto físicas como psíquicas, como consecuencia del desgraciado secuela. Y que su vida profesional sufrió un gran declive a raíz del mismo. Ignoro si consiguió una Incapacidad Permanente Parcial, Total o Permanente, pero lo percibido no compensa ni por asomo el daño moral de sus dolencias. Ni por supuesto el lucro cesante.
    PD:Somos proclives a buscar profesionales fuera de la provincia que a veces dejan mucho que desear. Ese fue su mayor error (extensible a Ana Torroja)según me contaron los asistentes al juicio.

  • Antonio..

    Pues yo me alegro de que le vaya muy bien.

  • Arturo

    La invalidez puede ser parcial, total o absoluta.
    La invalidez total no permite trabajar ni de actriz ni de presentadora, su trabajo, pero sí en otras cosas que no sean su profesión.

  • Fortius

    Una vez pillada la indemnización por el accidente, donde según parece pedía tropecientos millones a la aseguradora, y el Juzgado le concedió pues lo que se merecia, todos los problemas que tenía hasta sentencia desaparecieron como agua de Mayo, y he aquí que la señora está lozana como una fresa. Es simplemente una fresca y lo único que hace, en su descargo, es lo que el españolito de a pié haría en su situacion, ni más ni menos.

  • anganga

    Una secuela es una lesión permanente en el tiempo. Lo que tenía y tiene lo marcó el Forense y en virtud de ello fue indemnizada conforme a una Ley mejorada posteriormente.
    No sido indemnizada por concepto alguno que le haya desaparecido. Te equivocas Fortius, tiene importantes secuelas , creo recordar que especialmente en una de sus piernas,

  • Tribulete

    Ahí ha estao bien Carlo

  • Tribulete

    Y un mojón para el periodisto. Datos, no titulares

  • Puerto Viejo

    Me parece que tienes que informarte un poco más. Esther está intentando salir de un pozo profundo que le dejó el accidente.Con verdaderas secuelas físicas y psíquicas.
    F. Estrella lo sabe de primera mano.

  • José María Arroyo

    Para ser usted un reputado documentalista, ha caído muy bajo entrado en la dinámica del periodismo basura, al tomar parte en el linchamiento facilón de una paisana. Echando un vistazo a su trayectoria profesional, se podría especular con las razones por las que usted ha ocupado y ocupa puestos de cierta relevancia en medios de comunicación, cargos políticos y organismos oficiales, que por cierto sostenemos con nuestros impuestos, ya que le molesta que mi hermana haga uso de sus derechos reconocidos por un tribunal después de muchos años peleando por ellos, y no por un dedazo de los que se estilan en los organismos de los que usted forma parte.
    Pero claro, eso sería especular y no voy a caer en lo chabacano, como ha caído usted, a pesar de que viendo el percal que tenemos en este país en materia de periodismo y en materia política, palos que por cierto usted toca y donde impera lo más zafio que se pueda encontrar, resulta tentador por las probabilidades de acierto. Pero lo voy a dejar ahí.

    Le sugiero que para otra ocasión se documente mejor, y si descubre alguna irregularidad, lo denuncie en un juzgado, no sea que pase al revés y acabe siendo denunciado, otra vez, por difamación. También le sugiero a usted y a quienes aplauden sus proclamas acusatorias al más puro estilo de una jauría de linchamiento, que se encomiende a quien quiera para que no tenga que pasar por nada parecido a lo que ha sufrido y sigue sufriendo mi hermana y su familia – a pesar de lo que usted y sus palmeros, con toda su mala leche, crean apreciar – porque lo lamentarían, a buen seguro que lo lamentarían por el resto de sus puñeteras vidas, seguramente con menos coraje y dignidad que la que está demostrando ella.

    Hágase más digno de todos los cargos que ocupa, si es que los ocupa por sus capacidades y no por otras artimañas, y recurra a un periodismo más íntegro y de más categoría, pues el periodismo basura dará mucho dinero, pero la dignidad la deja tirada por los suelos, la de los demás, y en este caso, la suya propia, aunque la suya me importa un bledo. Además tengo mis dudas de que usted sepa en qué consiste hacerse digno, pues sin ir más lejos ya ha sido condenado judicialmente en una ocasión por injuriar a un trabajador, lo cual da una idea de su trayectoria y de su calidad como persona.

  • Fernando Santiago Muñoz

    José María Arroyo: todo lo que escribes está al nivel de la última frase. Es falso que yo haya sido condenado por injuriar a un trabajador , más bien ese trabajador fue condenado en firme por agredirme. Pero si todo lo que sabes es lo que miras en google así está de informado y ese es el valor de tus opiniones.

  • José María Arroyo

    Muy bien, estamos de acuerdo, probablemente sea así, por tanto nos sirve como ejemplo a ambos en el sentido de que no debemos hacer valoraciones a la ligera basándonos en información poco contrastada o manipulada, como según usted hizo “El Mundo” al publicar esa información, lo cual no me sorprende, porque desgraciadamente la desinformación y la calumnia impera en el ámbito de la información, eso que denomináis periodismo.
    Pero se da el caso de que yo no soy un profesional de los medios, y usted sí, además con cargos de cierta responsabilidad, y estaría bien que diese ejemplo en ese sentido, pues en ello se juega su prestigio.
    No suelo inmiscuirme en los asuntos de mi hermana, y procuro pasar lo más desapercibido posible, algo que creo que estoy haciendo bastante bien porque nadie conoce mis vínculos con ella públicamente, pero tendrá que entender mi reacción en este caso, primero porque se trata de mi hermana, y segundo, porque también tuve que pasar lo mío a cuenta del accidente, bregando entre otras cosas con la prensa para impedir que montasen un circo en el hospital, algo que conseguí con bastante dignidad al negarme a dar exclusivas ni información de ningún tipo, porque mi hermana será un personaje público, pero mi familia no.
    Lo único que le pido, a ser posible, es que contraste su información antes de difamar a nadie, sobre todo si se trata de alguien de mi familia, algo que entenderá porque al parecer, usted también es difamado regularmente, y que como profesional de los medios, se aplique lo mismo que ha sentenciado tuteándome en su respuesta, eso de “Si todo lo que sabes es lo que miras en Google así está de informado y ese es el valor de tus opiniones”
    En cuanto a elegir el tipo de periodismo que pueda desarrollar, eso es cosa suya, por supuesto, pero es una pena que habiendo tanta materia en este país para denunciar irregularidades, dirija el foco hacia una persona física que hasta el día de hoy no ha hecho más que cumplir con sus obligaciones sin transgredir las leyes y vivir lo más dignamente posible.
    No pienso abundar más en este asunto, ni tengo intención de entrar en una guerra dialéctica. He dicho lo que tenía que decir, procurando ser lo menos visceral posible. Intente ponerse en mi lugar.

    José María Arroyo.

  • farolaspuercas

    Las cosas… una incapacidad total para la profesión habitual, no quiere decir que no se pueda colaborar o trabajar en otros menesteres, como creo que es el caso.
    En cambio aquí en Cádiz hemos visto hasta incapacidades absolutas que SI te incapacita para todo trabajo y han estado cara al público, etc, etc y o no se ha dicho nada y en algunos casos se ve hasta normal.

  • Fernando Santiago Muñoz

    José María Arroyo: en primer lugar tengo que decirte (perdona el tuteo que parece no gustarte) que esto es un blog, no es un periódico. Por lo tanto lo que aquí aparecen son mis opiniones, como es el caso. Pueden ser disparatadas o acertadas según cada quien, pero no son más que opiniones que,como decía Benjamín Franklin, al igual que el culo, todo el mundo tiene una. A ti te parezco un pésimo profesional, yo ni siquiera sé a qué te dedicas. El caso es que en un blog aparecen opiniones, como te digo, y por lo tanto a esos efectos da igual si soy periodista o fontanero. Opiné que era sorprendente que alguien que había estado inmersa en un caso de indemnización por unas secuelas graves pudiera actuar con tanto desparpajo. Me sorprendió nada más. Nada leí en google, por supuesto. Fue un caso tan sonado que basta con recordar lo que pasó y ver el momento presente para sorprenderse. No he puesto a cuánto ascendió la indemnización, aunque podría hacerlo. Ni siquiera si recibe algún tipo de prestación.
    Comprendo que al ser tu hermana quieras defenderla. Yo haría lo mismo, claro. Fíjate que me has insultado mucho más de cualquier cosa que yo haya dicho de tu hermana, aunque ahora te revistas de dignidad. Te reitero: eso que dudas fue como te cuento, no fui condenado por injuriar a esa persona sino que él fue condenado a indemnizarme por las lesiones causadas por su agresión que, afortunadamente, quedaron registaradas en una cámara de un centro comercial. Pero hace ya muchos años para seguir con ese tema que, a fin de cuentas, no viene al caso.

  • canche

    Santiago eres incapaz de pedir disculpas. Quillo que te has pasado tres pueblos.
    La torta que te dió Manuel Cádiz fue por hablar de su hija, con problemas, en este Blog.
    Y el camino se acaba y la burra sigue.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Canche: me encantan los valientes que hablan escondidos bajo el seudónimo. Simplemente no sabes de lo que hablas. Me agredió como quedó establecido en una sentencia que él mismo aceptó gracias a las imágenes. Ni conoces la sentencia, porque yo no la he hecho pública y él tampoco(faltaría más) ni has visto las imágenes que se pusieron en el juicio y yo conservo. Pagó mil euros por aquella agresión que, según dijeron, iban a recaudar entre sus compañeros de Delphi. Allá cada cual.

  • Jaime

    A lo mejor le gustaría que se quedara en casa llorando y lamentando su suerte… Creo que la actitud de Esther ante la desgracia sufrida y sus secuelas es admirable y para nada ilegal ni mucho menos inmoral y que muchos en su situación (con mayor o menor indemnización porque la incapacidad no sea por accidente) deberían imitar.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber