Los tres etcéteras de Don Rafael

Fernando Santiago Muñoz | 2 de julio de 2017

Rafael Zornoza se ha cargado dos veces a Guillermo Domínguez Leonsegui, Willy para los amigos. Primero se lo cargó de vicario general, puso a Caburrasi al que se cargó después. Ahora se lo carga de deán de la Catedral. Se ve que el obispo de Cádiz tiene obsesión con Domínguez Leonsegui quizás porque piense que le puede hacer sombra o pisarle el poncho (la sotana más bien). En la Iglesia se mata como en ningún otro sitio. Mejor incluso que en los partidos. Además rige una estricta disciplina interna. Lo próximo es quemar a Domínguez Leonsegui en una plaza pública para recuperar una extraordinaria tradición de la Iglesia Católica.

  • Antonio

    Y aún hay quien reza “por las intenciones del obispo”

  • CLOCLETRA

    El que manda manda y cartucho al cañón. La obediencia es una de las razones para ser sacerdote.

  • ¿Periodista?

    ¿Quién estaba de Vicario General cuando el ERE del hospital de San Juan de Dios?


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber