La canícula. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 16 de julio de 2017

Me pasa como a Raphael, me debo a mi público. Si el cantante de Linares lleva cantando el Tamborilero desde la llegada de los romanos, cuando el hígado que tenía todavía era suyo, yo tengo que escribir algo sobre la playa. Multitud de mensajes han llegado por correo ordinario, electrónico, tuiter, facebook, messenger, guasap, y muchos otros procedimientos. La centralita del Diario lleva bloqueada un mes. Me han hecho un escrache en la puerta de mi casa para exigir que escriba ya sobre la playa. Me debo a los lectores. La vida del columnista es así de sacrificada. Por ahora puedo anunciar que este año he batido todos los registros: todavía no he puesto un pie en la playa. Así que no sé si el Ardentía sigue gastando bromas, si la niña del altavoz sigue anunciando a Torrot el ciclomotor capicúa que primero se sitúa, si los chiringuitos ponen los vasos en tecnicolor o cobran la jarra a cinco euros tirada al gusto de los madrileños, si reina la Cruzcampo o ya se ha instalado la Mahou. No sé si la municipalización de los servicios de playa ha supuesto una mejora, si el autobús del Balneario (como se decía antes) va lleno . Veo pasar a miles de personas con sillas de playa y vestidas a la caribeña por lo que supongo que son las riadas humanas que van camino de la playa. Es preciso tener en cuenta que ya no se cobra por bañarse , como ocurría antes en los Baños del Carmen y en el Balneario de la Palma y del Real (esto último por el precio). Quizás esta sea la causa de la ingente afluencia de personal a las playas dado el gusto del vecindario por las actividades de gañote. No sé si en La Caleta hay bingueras ahora que se está bien aquí, no sé si en las dunas de Cortadura hay un antiguo autor de carnaval, no sé cuántos morsegones van por el Paseo Marítimo atisbando a las muchachas en flor. Creo que ya no está ni el Bar Jerónimo, ni el Bar Ramón (siempre en su sitio) ni el Mediabarba. Creo que el Catalán Chico dejó de poner chiringuitos hace tiempo. Si hay zona azul o no es algo que desconozco. La playa es un mundo ignoto para mí, como si estuviese en Singapur o en Groenlandia, por decir dos sitios. Admiro a los esforzados padres y madres de familia que se pasan el día entero en la arena pasando calor y acarrean la impedimenta como Don Romualdo. Son los héroes del verano, los que sostienen el ocio de su familia. Sin ellos sería imposible la marabunta humana en estos momentos de calor, lo que antes se llamaba la canícula. He de confesar que el aire acondicionado de mi casa es efectivo y silencioso. Igual me asomo al balcón a ver si es verdad lo de la ola de calor.

Fernando Santiago

  • Trueno

    Ya era hora! Cada año se hace más de rogar. Que vamos ya por la segunda ola de calor y sin el artículo antiplayero anual.
    Huérfanos nos creíamos ya los albinos gaditanos.

  • El portero del Sándalo

    Todo un clásico.Como el Atco de Madrid en la semifinal de la Champions League.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Portero: el Atleti ha jugado dos finales en los últimos cuatro años.

  • Gustavo

    Escribe el Sr. Santiago: “La playa es un mundo ignoto para mí, como si estuviese en Singapur o en Groenlandia…”. ¡JAJAJÁ!, pero si se le ve todos los días por la mañana temprano (vídeo reciclado)…

  • Marcador simultáneo dardo

    Y se ha enterado usted que en la playa también se cambió de la peseta al euro?

  • Fernando Santiago Muñoz

    Marcador: no te creas, el año pasado fui dos veces.

  • El Caraja

    Ánimo señor Santiago.Le quedan poquísimos años para apuntarse al Tai Chi, y se relaje.Porque vaya tela con sus quejas.

  • JUAN GUERRERO VAZQUEZ

    EL HOTEL Y EL SAN REMO LO HAN TIRADO

  • JUAN GUERRERO VAZQUEZ

    EL HOTEL PLAYA , SAN REMO Y NUMEROSOS CHALETS FUERON DERRIBADOS

  • JUAN GUERRERO VAZQUEZ

    Ni falta que haces vaya

  • Fernando Santiago Muñoz

    Juan Guerrero: te falta una coma .


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber