Guayaberas. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 17 de julio de 2017

Durante décadas fue más seguro ir desde Cádiz a La Habana que a Madrid. El único riesgo del viaje americano eran los temporales mientras que el Camino Real estaba lleno de bandoleros. Quizás por eso los intensos vínculos entre la ciudad y el Mare Nostrum español. Empezó en el XVI con los galeones de Indias , de ahí a los vapores correo de la Trasatlántica y hasta mediados del siglo XX los barcos de la compañía Ibarra, los Cabos, que unían España con América desde Cádiz para llevar a la gente que huía de la miseria y la persecución. Por eso pasó por Cádiz Trotsky, al que estamos tan agradecidos.

Este trasiego humano nos trajo el carnaval con sus güiros, sus pitos de caña y sus melodías y los cantes de idea y vuelta como los llamó Fernando Quiñones , muchos vínculos humanos y culturales que perduran hasta el día de hoy(“Ni Veracruz es Veracruz, ni Santo Domingo es santo, ni Puerto Rico es tan rico, pa que lo veneren tanto”). Los marineros de los barcos iban y venían y con ellos viajaban ritmos y costumbres. Quizás cualquiera de ellos o algún otro viajero llegado de la Perla de las Antillas(¿Martí?), introdujo en Cádiz una prenda que, según dicen, se había inventado en Cuba y comenzaba a extender su uso por la ribera del mar Caribe: la guayabera. Una camisa para hombres con cuatro bolsillos y unas rajas en los costados. Fue tal su éxito que en Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, Portobello, Campeche, Veracruz, Granada, León, San José, San Juan, Santo Domingo y tantas otras ciudades caribeñas se impuso la moda . En Cádiz nuestros padres y abuelos la usaban con asiduidad aunque algunos la llamaban sahariana . En Sevilla, siempre a rebufo, la siguen llamando cubana. El caso es que la prenda ha decaído en su uso por otras más convencionales. A muchos usuarios actuales les da reparo una vaga semejanza con camareros o barberos hasta que un grupo de irreductibles comandados por Antonio Hernández Rodicio y Carlos Alarcón inventaron una entidad fantasma que reivindicaba su uso. Era un artefacto sin socios , sin jerarquía, sin decanos ni vicedecanos, sin reuniones ni fiestas. Tan solo existía un reglamento y la libre imaginación . Ahora la reunión reivindicativa se ha convertido en un clásico del verano gaditano, con la asistencia inclusiva de mujeres, alguna de las cuales luce la prenda, por mucho que el alcalde y algún otro desinformado piense lo contrario. Ya saben lo complicada que es la ironía en esta ciudad con tantos graciosos, tanta simpatía, tanto age y tanta sonrisa.

Fernando Santiago

  • De Cádiz

    Otra vez el Presidente de la Fundación CAJASOL y van ….. Según mi información , la fiesta y aperitivos servidos por el catering El Faro en la azotea de la Casa Pemán para ésta fiesta de la Guayabera , fué pagada con el dinero de la Fundación . Una veguenza que éste Sr. siga utilizando el dinero de una fundación que nació con dinero público para lo que él crée (compra de voluntades),toda vez que la mayoría de los allí asistentes son periodistas de reconocidos prestigio a niveles nacional, regional y local.Menos mal que hay conciencia y de ellos salió una propuesta de poner 20 euros cada uno y donarlo a una O.N.G. de Cádiz, porque según creo a algunos le remordía que una fundación pagara la fiesta privada.De todas manera el Sr. Pulido si que ha subvencionado y pagado todos los gastos a través de la Fundación CAJASOL. Después se le niega a organizaciones sociales ayudas para temas solidarios con la escusa de que no tienen presupuesto. Ahí lo dejo para que se le remuev los sentimientos a mas de uno . NO TODO VALE AMIGOS.

  • Juan Luis

    Algunos las llevamos desde pequeños. Me alegra mucho ver la recuperación de un atuendo que nos distingue a los gaditanos. Durante los últimos años he tenido que defender su uso, poco común entre los treintañeros y a la altura de cualquier buena chaqueta. Las últimas me las hicieron en Jerez en la sastrería Mera, una excelente calidad. En Cádiz me costó encontrarla. Me chocó que en Cuba su uso esté ligado al aparato del Gobierno Castrista y existe cierto rechazo a la prenda. Buena iniciativa.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber