GENIAL

Fernando Santiago Muñoz | 29 de julio de 2017

  • hartodetodo

    En mi opinión la “erección” de un monumento a este reaccionario en 1996 fue un grave error; algo fuera de lugar tanto por el personaje como por la época.
    Bastante de lo que se dice el texto de esta falsa placa es cierto -peca, como casi todo que se hace aquí, de los excesos del barroco gaditano-; por cierto, lo de arrogarse hablar en nombre “del pueblo de Cádiz” está exactamente en la misma linea que los que se arrogaron en el 96 el derecho de elevarlo.

  • Precario

    Solo una pequeña observación. No era cura, esa fraile capuchino. El resto magnífico…

  • anganga

    Gamberrismo aparte, la verdad es que el tio se lo ha currado.A lo mejor es el mismo que cambiaba los patos de la cascada por unos de plástico.

  • Océano

    si, a mi lo único que me molesta es que se lo haga en nombre del pueblo de Cádiz. más o menos una actitud como la del cura que él reprueba.

  • Carlos

    Fernando : de genial tiene tu to la cara. Eso es una gamberrada lo mires por donde lo mires. Esas expresiones, son dignas de un hijo del coronel de apellido italiano. El padre gran persona; el hijo , la oveja obscura. Evidentemente la placa nada tiene que ver con mi comentario. Hay que ser cabrito, como dicen que fué el fraile, para hacer esa ofensa a quienes erigieron el monumento y por ende, a los ciudadanos de Cádiz, por maltratar su patrimonio, sea del signo que sea.

  • JMRD

    Dejando aparte mi rechazo a la gamberrada, para los que nos educaron en los valores cristianos ese personaje nos es ajeno y repulsivo. ¿En qué parte de los Evangelios se dice que a los que no piensan como uno había que torturarlos y quemar en la hoguera como hacía la Inquisición que este fraile defendía? ¿O que era lícito apoderarse de su semejante y hacerlo esclavo? Este fraile no era ni cristiano ni un hombre de su tiempo, como se defiende hoy en el Diario, si hasta atacó y denuncio a los primeros economistas… Por esos años estaba en Cádiz Fray Junípero Serra para marchar a California a evangelizar, sin torturas ni hogueras, a los indios de aquélla tierra. ¿No era éste un hombre de su tiempo? ¿Acaso no eran de su tiempo los Hermanos de San Juan de Dios y los cristianos de la Hermandad de la Santa Caridad que luchaban por mantener abierto el teatro en Cádiz para sostener así su hospital, espectáculo que este fraile odiaba? La vergüenza es que la Iglesia gaditana, tan inculta religiosamente,ha permitido y permite ese culto, despreciando así las encíclicas de los Papas que ya en el siglo XIX aprobaban el Liberalismo y desprecian además el más reciente Concilio Vaticano II, y lo que es más importante, por incultura histórica se pone junto al Beato Diego contra la máxima cristiana de la caridad y del amor al prójimo, algo que estaba tan vigente en el siglo XVIII como cuando surgieron los primeros cristianos.

  • Gala

    ¡Está sembrao!

  • Joselete

    Es una gamberrada pero muy fina, hecha con gusto y trabajada. Peor sería si le hubiese pintado la cara de rojo o haberle dedicado una pintada grosera con spray.
    El beato fue, entre otras cosas, un chivato de la Inquisición.

  • Antonio

    Quizás no sean las formas, pero estoy completamente de acuerdo con el contenido. No pongo en duda su caridad pero no era, tal como se dice en la crónica, ni siquiera un hombre de su época en lo tocante al Humanismo que comenzaba a vislumbrarse.

    Incongruencias las justas; porque, no se puede ser universitario, aficionado al teatro o defensor de nuestra Constitución liberal de 1812 y a la vez ser devoto de este fraile.

    Aquellos que lo defienden y se escudan en “el pensamiento de la época”, deberían leer a su contemporáneo padre Feijoo o a los clérigos aragoneses de la Sociedad de Amigos del País.

    A mí me parece que sus defensores lo que les gusta es un pasito en la calle


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber