Prometo mi ausencia

Fernando Santiago Muñoz | 23 de noviembre de 2017

Chef-Mar-Michelin-restaurante-Aponiente_1193591009_75120916_667x375

Pues si con una estrella cobraba a 100 euros el menú degustación, con dos estrellas a doscientos ahora cobrará trescientos. Un engañabobos. Que otro se tome el plancton y las bioluminiscencias. Yo prefiero la berza o la paella.

  • anganga

    Orgullo para la provincia,aunque no seré yo quien me dejé allī mis escasos recursos económicos. ¡ Y menos si, como procede, se acude con toŕtola invitada !.

  • Pepe Cabrales

    Debo darle toda la razón. Este tipo, y el circo que arrastra, es uno de los engañabobos más sobresalientes del panorama culinario.
    orgullo de marketing, Anganga.

  • Uantuzri

    Santiago, sobre gustos hay nada escrito y todos son respetables por lo tanto no voy a discutir sobre el suyo.
    Ahora bien, es un orgullo y un referente para El Puerto de Santa María que un cocinero galardonado con cuatro estrellas Michelín tenga en la localidad el único restaurante de tres estrellas de Andalucía.
    Además es un valor añadido para la hostelería local ya que sus clientes, la mayoría foráneos, de España y del extranjero, vienen ex profeso a comer aquí, pernoctando en hoteles, comiendo en otros restaurantes, que los hay magníficos y usando lo servicios, taxis, farmacias y comercio en general que le puede ofrecer la ciudad.
    Y eso que no hablo de la difusión que le puede dar esa estrella a El Puerto. Quien conocía la Cala de Roses antes de que se estableciera allí El Bulli?
    Y todo por un precio un poco más barato, aunque más pulcro, que comer en El Gitano Rubio.
    Comprendo que no le guste pero pienso que Angel León no merece su desprecio y a las pruebas me remito, algo no debe cuadrar cuando el del Sindrome de Procusto está de acuerdo con usted.

  • anganga

    Discrepo, Uantuzri. El género del Gitano Rubio, sin florituras, era inmejorable. Y no tan caro si se negociaba previamente.

  • Uantuzri

    anganga ese es el mérito de Angel León, que usa pescado de segunda y del lugar.
    Es menos difícil conseguir estrellas con productos exclusivos.
    La comparación era ánimus iocandi, son dos estilos de cocina bien diferentes, uno con una materia prima excepcional y el otro con una exquisita elaboración.
    Yo, fiel a mi filosofía de vida, si tengo que elegir me quedo con los dos.

  • Pepe Cabrales

    Uantuzri: tu eres un necio, coño. No hay por donde cogerte. Para ti Jesulín de Ubrique es lo mismo que Enrique Ponce, y hasta más, por la enorme popularidad que ha llegado a tener. Insisto, este tipo tiene como mérito el marketing. Por cierto, arregló aquel asuntillo sin importancia de los becarios hacinados en un piso cochambroso.

  • Inés

    Vuelvo a repetir: dudo mucho que lo eche de menos.

  • José Luis

    Cuando algún paisano destaca siempre sale a relucir la más rancia envidia española. Da coraje que se alabe a otro, que tenga éxito. Así le va a este país y…a esta zona del mismo. Nadie está obligado a ir a comer a ese restaurante pero parece que no se tolera el que lo hagan otros.

  • seludecadiz

    Diferencia entre este estrellado de El Puerto y el Gitano Rubio?…En el segundo se comía y bebía. Sin estrellas, sin programas de tv, sin pamplinas y que vengan a hora a decir que se conoce El Puerto gracias a este individuo, es de catetos, la verdad. Hay que leer más historia.

  • Océano

    Yo para comer bien el gitano rubio, vamos hartarte de buenas viandas ya lo dijo Carlos Herrera, pero le doy la enhorabuena a Ángel León porque esto es un orgullo para la provincia.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Océano: que yo recuerde el Gitano Rubio cerró.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Inés: en todo caso es mutuo con la diferencia de que los 220 euros se quedan en mi bolsillo y no en el suyo. No creo que nadie con un negocio piense como tú.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Uantu: pues qué le vamos a hacer, es mi opinión sobre su cocina y sobre cómo se vende. No me hace gracia, no lo puedo remediar. Si tú quieres gastarte 220 euros en un menú degustación , es asunto tuyo.

  • El Portero del Sándalo

    Siempre me he cuestionado y dudado de cómo se consiguen las estrellas Michelín.¿Habrá algunos restaurantes que pagarán bajo cuerda a los que la dan?¿soy el único que piensa eso, o algunos de ustedes también?.

  • Harto de vosotros

    Chef de agua dulce

  • Antonio Alvarez

    “Quien conocía la Cala de Roses antes de que se estableciera allí El Bulli?”
    Bueno, Uantuzri…Muchas, muchas personas conocían la bahia de Rosas antes del Bulli. Allí está la ciudad grecorromana de Ampurias, una de las maravillas de España y de Cataluña. Cientos de miles de personas la visitan cada año.
    Si como parece, no la conoce, le aconsejo que vaya a visitarla. Además del entorno, que no la desmerece.

  • Un Tal Iván

    Mientras les siga sacando el dinero a los madrileños me da igual como lo haga.
    Eso sí ,un gaditano prefiere otras viandas más exquisitas.

  • Ricardo

    Indiferente a las estrellas Michelin. Me parece un cobazo. Que lo pague quien quiera.

  • Piera Barco

    Y yo que no sabía quien era este Angel León, y me voy a la Wikipedia.
    Ya lo tengo claro.
    El que quiera, que consulte la wikipedia

  • Pepe Cabrales

    Qué mundo. Da igual si es verdad o es mentira. No se premia lo bien que se hacen las cosas, sino que nos sentimos “llenos de orgullo y satisfacción” con el mero hecho de cómo se venden. Todo es fachada. Pues nada, por Decreto Ley, a sentirse orgulloso de este tipo.

  • Valverde

    No se puede ser tan cateto. Que los demás se pongan las pilas y se siga creando empleo. En Sevilla sólo tienen un restaurante con una estrella y nosotros tenemos uno con tres. Allí están que trinan y nosotros tirando piedras a nuestro tejado. Si pudiera, iría. Y el 90 por ciento de la gente también. Pero como no puedo, prefiero decir que no me gusta. ¿A algunos les gusta más su chati que Pilar Rubio? Home, por favor…

  • Fernando Santiago Muñoz

    Valverde: entonces es obligatorio que nos guste a todos ¿no? Pues yo hablo con conocimiento de causa: he ido tres veces.

  • Inés

    Vaya, ¿y ahora se desmarca con que ha ido tres veces? ¿Con la murga que nos ha dado con que promete su ausencia?
    Con que no le iba a echar de menos me refería a que usted se quedará con sus 220 euros, pero a él seguro que no le van a faltar clientes…

  • Océano

    Fernando ya lo sé, estaba comparando aunque lo hiciese en presente y no en pretérito, ojalá estuviera abierto.

  • Valverde

    Fernando, yo no voy tres veces a un sitio que no me gusta. Con una vale. Pero cada uno se mortifica como quiere.

  • Uantuzri

    -Antonio Alvarez no tenía ni idea donde estaba eso hasta que se abrió el restaurante, confieso mi ignorancia y mi fallo farrafal al ser el único habitante de la tierra que no ha pisado esa cala.

    -seludecadiz, yo no hedicho que se conozca a El Puerto gracias a este individuo, eso lo dices tú. Difunde su fama porque es otro atractivo para la ciudad. Pero el Puerto gracias a sus pilares turísticos es ampliamente conocido a nivel nacional

    -Fernando totalmente de acuerdo con su comentario, los gustos son de cada uno y si ha comido tres veces y no le convence ese tipo de comida no hay que hablar más. Por cierto, releyendo he visto que lo he relacionado con Cabrales, espero me perdone semejante afrenta, escribía rápino y no lo pensé. Lo siento.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Valverde: en realidad no he ido nunca por propia voluntad. Siempre me pareció caro, desde que se llamaba El Tambuche, donde hoy está La Taberna del Chef del Mar.Dos veces me invitó Arcadi Espada que sostiene la teoría de que se trata del mejor restaurante de España desde que cerraron El Bulli.

  • Inés

    ¿Le llevaron secuestrado, entonces?

  • Fernando Santiago Muñoz

    Inés: me limité a ir donde un amigo me invitaba. Es fácil de entender.

  • Inés

    Pues no. Fácil fe entender sería que usted declinara o que su amigo, por simple amistad, cambiara el lugar de invitación, si tanto le molesta. Igual, o no es tan amigo, o sus principios (los suyos, no los de su amigo) son como los de Groucho Marx.

  • Pepe Cabrales

    Lo sabía. Usted nunca está libre de pecado. Reconoce haber estado tres veces comiendo bocadillos de placton con manteca. No puedo bajar la guardia. Le puede salvar que le sacó la comida a un catalán. Y por dos veces, confiesa. Desde luego tiene su mérito.

  • Inés

    O quizá usted sólo promete su ausencia cuando le toca descascarillarse. Si no, ni Ángel León es tan malo. ¡Aproveche, Marruzella tiene hoy la pizza de medio metro a seis euros!

  • Fernando Santiago Muñoz

    Inés: pues será que tú eres más desprendida y tienes gustos más exquisitos. Qué le vamos a hacer, tendré que convivir con ello. Me va a costar. Hoy tengo comida en casa con unos amigos pero tampoco iría a ese sito. En realidad no he ido nunca.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Inés: te has subido al púlpito definitivamente.

  • Rubiales

    Esta entrada de tu blog está entretenidisima. Se podría teatralizar. Bravo.

  • Pepe Cabrales

    Inés: “descascarillarse”? jajajajajajajaja se lo robo jajajajaja

  • Inés

    No sé qué tienen que ver mis gustos y lo desprendida que sea o deje de ser. Hay varios lugares a los que no voy no porque no me guste su cocina, sino por meros principios, casi siempre relacionados con cómo se trata allí a los trabajadores. Y aunque de esos sitios no hablo ni con la mitad de la inquina con la que nos retransmite usted cada paso que da Ángel León, no me verá usted en ellos ni aunque me inviten (ésta, por si no lo sabe, es una expresión que decimos y llevamos a la práctica la gente con un mínimo de coherencia).
    Y al púlpito no creo que me haya subido. Primero porque lo de pontificar se lo dejo a usted y segundo porque allí no creo que quepamos los tres: usted, su ego y yo.

  • Inés

    Pepe, toda suya. Eso sí, haga buen uso de ella y no la abandone. Ella nunca lo haría.

  • Pepe Cabrales

    Jajajajaja Gracias Inés.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Inés: es verdad, eres muy coherente (hay que creerte porque no sabemos tu nombre), haces gala de tus principios, no pontificas,actúas con modestia, solo vas a aquellos sitios donde se trata bien a los empleados a un precio lógico y no se usa el dominio público, no aceptas invitaciones si pueden menoscabar tus principios. Y yo soy todo lo contrario: un ególatra incoherente. Solo una objeción: no entiendo el motivo por el que me lees e intervienes con asiduidad. Debe ser mi natural falta de inteligencia.

  • Inés

    Se lo explico, don Fernando: además de todo lo que ha dicho, también soy una persona a la que le gusta reirse y, créame, pocos blogs de humor se encuentran como éste. Salud.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Inés: una última cuestión provocada por mi ignorancia ¿es síntoma de coherencia ocultar la identidad?

  • Inés

    No es incoherencia, es más bien irrelevancia: ponga o no mis apellidos da igual, usted no me conoce y yo tengo el placer de no conocerlo a usted. De todas formas, en cada una de mis intervenciones tiene usted mi correo electrónico. Si tiene alguna duda, pregunte, buen hombre, pregunte.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber