El viernes por la tarde lloverá a cántaros

Fernando Santiago Muñoz | 3 de enero de 2018

  • trestristestigres

    El monotema y la excesiva polémica en torno al cambio de hora o fecha de las cabalgatas en la provincia me refuerza en la idea del sobreproteccionismo infantil de los padres actuales. En mi época, si llovía se suspendía, o en todo caso se veía mojándonos… que tampoco pasa nada por mojarse con lluvia en tierra del sur seca como ésta.

    Ahora no. Ahora los políticos de turno, en parte obligados por la presión social abrumadora en redes sociales (mentideros a modo de barras de bares modernos), deciden ‘no mojarse’, y adelantan o modifican lo normal (ahora explícale tú a tu hijo que los reyes vienen un día antes porque no les gusta el agua), para proteger la ilusión de los más pequeños.

    Un tema muy importante sin duda para quienes tenemos hijos. Pero no un tema trascendental para que se forme la pelotera gorda que se ha formado en aquellos pueblos donde no se ha cambiado. Al final, ya verán ustedes, ni llueve ni ná.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber