Pasión laica

Fernando Santiago Muñoz | 15 de abril de 2018

Yo comprendo que la ciudad es de todos y por lo tanto cualquier vecino tiene derecho a disfrutarla. El espacio público hay que compartirlo y por lo tanto hemos de ser tolerante con todas las creencias y costumbres sin tratar de imponer las nuestras al conjunto de la ciudadanía que no las comparte. Quienes vivimos en el Casco Antiguo gozamos del hecho de vivir en el centro y en un espacio maravilloso, pero tenemos también la servidurmbre de soportar todo tipo de acontecimientos nos gusten o no.

Yo  creo que la religión debería desarrollarse en los templos y en el seno del hogar. Ya me parece excesivo, por mucho que diga la Constitución, que deba llevarse a los centros educativos. Dedicar las calles a los actos religiosos me parece un exceso que no nos queda más que aceptar a regañadientes. En el caso de la Semana Santa es también una tradición y una fiesta, folklore al fin y al cabo revestido de religión. Una semana entera con problemas de movilidad. Pero me parece ya una exgeración que las calles sean tomadas al asalto una vez y otra sin el más mínimo pudor ni consideración, como si fueran de los cofrades.

  • Javi F

    Eso también lo pensamos muchos católicos, no creas. El problema es que el mundo cofrade cada día es menos religioso y mas folclorico-festivo.

  • carabreca

    Y más intolerante.

  • Gustavo

    Si pinchas en el enlace te sale el artículo del Diario de Cádiz “Más contenedores que contenidos” sobre los museos.

  • Joselete

    El sentimiento religioso radica en el corazón, no en las rodillas.

  • Un tal Iván

    ¿Estos feligreses pagan impuesto por ocupación de vía pública como las terrazas? Porque habría que plantearlo. Lo mismo se acaban los fervores.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber