El Obispado condenado. En Portal de Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 12 de junio de 2019

Publicado: Martes, 11 Junio 2019 19:37Escrito por Jesús M. López

obispado condenado trabajadoraEl Obispado de Cádiz y Ceuta ha sido condenado en la sentencia dictada por el juez Francisco de Borja Derqui-Togores de Benito, magistrado del Juzgado de lo Social nº 3 de Cádiz, a la readmisión de la trabajadora María del Carmen Amigueti cuyo despido ha sido declarado nulo, así como al abono de la cantidad de salarios dejados de percibir durante los días posteriores al despido hasta que se haga efectiva su readmisión como empleada.

En sentencia a la que ha tenido acceso PORTAL DE CÁDIZ, considera el juez “que justifique una decisión de despido”, éste se produce “como acto de represalia por las pugnas judiciales existentes entre las partes litigantes, más en concreto por los actos de la demandante impugnando la modificación de sus condiciones laborales y las de su marido impugnando la sanción en relación a unos actos llevados a cabo de manera unitaria por el referido matrimonio”, supuesto en el cual se ha de concluir que se vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva del trabajador” e insiste en”determinar la calificación del despido como nulo, con la consiguiente estimación de la demanda en el sentido de declarar nulo el despido al tratarse de una represalia empresarial”.

Derqui-Togores de Benito amplía su argumento en su condena al Obispado de Cádiz y Ceuta y afirma que “nos hallamos ante un despido motivado como represalia por el ejercicio de un derecho fundamenteal que es el de la tutela judicial efectiva en defensa de una de las fuentes de financiación de la unión matrimonial objeto de represalia”.

María del Carmen Amigueti fue despedida el 4 de octubre de 2018, después de ingresar como personal laboral del Obispado de Cádiz y Ceuta el 5 de septiembre del año 2000, ocupando en su último periodo de alta la categoría profesional de jefa administrativa en el centro de trabajo del Obispado de Cádiz ubicado en la calle Hospital de Mujeres de la capital gaditana.

La resolución no es firme y contra la misma el Obispado de Cádiz puede interponer recurso de suplicación, en los cinco días siguientes a la notificación de la sentencia, fechada el 10 de junio de 2019.

  • 2012

    No estaría mal que un representación de católicos gaditanos pida audiencia al Papa Francisco , y le ingorme de toda la barbarie que está cometiendo Zornoza en la diócesis de Cádiz.

  • JOSELETE

    El escrito de Jesús M. López es una buena homilía para ser leída en la misa del próximo domingo. La verdad os hará libres y el silencio os convierte en cómplices.”

  • Barestó

    Viendo que quien dicta sentencia es el vecino de arriba, ¿no tendrá la misma la consideración de “extravagante” y con posibilidad de ser “revocada”? Mas que nada por no cargarnos el hilo argumental del post dedicado al juez.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Barestó: es posible.

  • Antonio

    Este señor y su ecónomo, trata a la diócesis como un monopoly.

  • cuentin tarantino

    JOSELETE, es absurdo cerrar comillas cuando no las has abierto.

  • zornoziano

    ¿Es extraño? La noticia acerca de los modos del Magistrado se divulgó hace unos días por los ambientes judiciales y periodísticos. Pero es hoy, después de salir la sentencia condenatoria del Obispado, que dicho sea de paso señala las represalias como forma de hacer las cosas en la Casa de Hospital de Mujeres 26, cuando el periódico la coloca en su pagina principal. Os guste o no, seguimos manejando los hilos. Amigo Sancho, con la Iglesia hemos topado. Y los zornozianos estamos muy contentos

  • Pepe Cabrales

    Proteger el patrimonio o amar a los demás como a uno mismo, esa era la cuestión. Y como Obispo ha optado por cumplir con su deber: se ha convertido en un vulgar administrador de fincas. Que Dios le perdone.

  • motu proprio

    Mi admiración al único sacerdote de la Diócesis de Cádiz y Ceuta que ha denunciado públicamente los tejemanejes del obispado: el Padre Rafael Vez Palomino, ejemplo de valentía y coherencia. Los demás sacerdotes siguen apoltronados en sus cómodos silencios.

  • Antonio

    motu propio: cuando se vaya el tal Zornoza, saldrán los valientes de pacotilla diciendo “Yo ya lo decía”. Ahora callan como guarras. Bravo por don Rafael Vez.

  • Barestó

    ¿Lo de la Iglesia no iba de amar al prójimo como a uno mismo? Qué poco se quieren algunos, hermano. Y así están, que dan penita verlos.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber