Con la venia » Archivo » No soy racista pero. Por Fernando Santiago

No soy racista pero. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 8 de abril de 2021

Lo canta la FRAC. Cuidado con gitanos, moros, negros y extranjeros (si son pobres), eso es España y, por supuesto, el fútbol donde hay, como en Matrix, dos realidades paralelas :por un lado está el deporte profesional donde los jugadores tan solo viven preocupados por sus contratos. No hay emociones ni adhesiones inquebrantables, hay el frío cálculo de intereses que incluye besar los escudos que hagan falta. En otro lado están los aficionados, que viven de la emotividad que provoca la adhesión a unos colores como si fuera una religión, donde la razón no existe , solo la fe. De esta gente viven los primeros, para ellos se montan los circos, las polémicas, los escándalos, los chiringuitos y los carruseles. Son los que mantienen el negocio, por mucho que se quejase Juan Cala . Son los espectadores del circo, los que llenan las gradas en su casa o en el estadio, los que oyen la radio, ven la tele, compran los periódicos deportivos(valga el oxímoron). Nadie quiere sesudos análisis, big data, estadísticas , quieren pedreroles, ronceros, sorias y otros de idéntica talla intelectual . Por eso los valencianistas han creído a Diakhaby y los cadistas a Juan Cala, cuestión de fe. Los valencianistas son de pronto defensores de la igualdad entre todos los seres humanos con independencia del color de su piel. Los cadistas han descubierto el estado de derecho y la presunción de inocencia aunque crean que Antonio David es un maltratador y hayan condenado a decenas por los ERE, Dina, Neurona, Gurtel, Púnica, Lezo o lo que convenga . No será necesaria la presunción de inocencia, ni con Ramoní, ni en el Caso Matadero, ni en el Caso Loreto, ni el renglón de Teófila en los papeles de Bárcenas. Todo el mundo tendrá una opinión concluyente al margen de lo que hayan dicho o puedan decir los tribunales. En el caso del partido del domingo, unos estarán convencidos de que Cala insultó a Diakhaby , otros dirán lo de “Juan Cala yo sí te creo”, como algunas feministas con aquella hermana. A mí me ocurre que soy un descreído , no creo ni en mí mismo. No sé si lo dijo o lo dejó de decir. Entre otras cosas porque los futbolistas tienen esa ridícula norma de “lo que pasa en el campo queda en el campo” una ley del silencio que nos impide enterarnos de lo que se dice, más allá de lo que se oye con los estadios vacíos, como esa estupidez típica de tramposos “el fútbol es de listos”. Ni uno solo jugador del Cádiz ha dicho “ yo oí a Juan Cala decirlo” ni a uno del Valencia afirmar “es mentira, no dijo nada”. Todos con sus intereses primero, por lo que nunca se sabrá la verdad, la Federación y la Liga contemporizarán , de aquí a nada el clásico generará otras polémicas para que no pare el espectáculo.

Fernando Santiago

  • Manuel

    Magnífico, Fernando. Un circo. Pan y circo diría yo y más en los convulsos tiempos que corren. Hay que tener al pueblo distraído.

  • Antonio

    Totalmente de acuerdo.

  • juan guerrero vazquez

    Un selecionador nacional tampoco era racista y dejo bien claro lo que dijo….

  • hartodetodo

    Los único romántico que queda en el fútbol profesional de hoy en día son (somos) los seguidores; lo demás es negocio y ,a menudo, del sucio.

  • Manuel

    Me comentaba el otro día un amigo profesor de instituto, que nunca ve a sus alumnos hablando de fútbol como nosotros sí lo hacíamos con esas edades. Igual algún día o se pierda o deje de tener tanto seguimiento el fútbol, o mejor dicho el negocio del fútbol.

  • Jose

    Hablando de racistas,fascistas ,los que fueron a boicotear el mitin de vox,esos son demócratas,antifascistas?esto es democracia,a ese partido lo han votado algunos millones de españoles,luego quieren respeto para Iglesias,las elecciones en Madrid dirán.

  • Uantuzri

    A mí me encantó oírles vociferar: “A por ellos, como en Paracuellos” que viniendo de los manipuladores de la memoria histórica es tan sorprendente como eso de “La próxima visita será con dinamita” de los demócratas alérgicos al jabón.
    Pero no olvidemos que el peligro es Vox.
    Que pensaríamos si unos descerebrados consideraran de su exclusiva propiedad y blindaran el Barrio de Salamanca para que sus rivales políticos no pudieran hacer un acto propagandístico?
    La democracia en España, es como la historia y la memoria, solo vale la de una mitad.

  • Diego

    Observo lo mismo que el profesor que comenta Manuel.
    En mi generación empezamos fuerte con el fútbol a finales de los 90, cuando todavía se podían ver buenos partidos en abierto los sábados y las teles mostraban verdaderos resúmenes de fútbol (visto desde hoy, el Gol a Gol me parece hasta bueno). El tema principal de conversación no pasaba por la vida privada de los futbolistas, eran las jugadas, los piques por las victorias y derrotas con los rivales o algún incidente del partido. El show todavía tenía al fútbol como protagonista.

    Hoy es un putísimo negocio televisivo rodeado de tertulianos horteras y maleducados, de estrellitas mediáticas que están más preocupadas de grabar documentales o de sus redes sociales que del deporte. Todo parece artificial, un show malo y aburrido de figuritas… y el último insulto a los aficionados ha sido reemplazarlos por muñecos y megafonía en los estadios. Si faltaba alguna prueba de lo poco que importa ya el seguidor de a pie… aquí está.
    Mucha de la gente que nos interesamos por el fútbol en su momento hemos dejado de hacerlo en estos últimos años (y mira que cuesta, porque cuando juega tu equipo es como una droga).

  • anganga

    Diego, ¡vuelve al fútbol, aunque sea en unos meses al Carranza!. Es una buena excusa para echar un gran día. Y para ayudar a la hostelería.

  • Uantuzri

    A Diego tampoco le gusta el fútbol.

  • Manuel

    Es increíble cómo Jose y Uantuzri en una entrada sobre fútbol sacan sus “amores” políticos. Mira, ya hay publicación sobre eso.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber