Con la venia » Archivo » Jaime Pérez-Llorca. Por Fernando Santiago

Jaime Pérez-Llorca. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 28 de octubre de 2021

 

El abuelo de los Pérez-Llorca , Leonardo Rodrigo Lavín,  fue un médico montañés y masón que llegó a Cádiz y  con el tiempo llegaría a decano del Colegio de Médicos y de la Facultad de Medicina. El padre vino a la ciudad desde Alicante. El empeño de sus padres hizo que los tres hermanos, Leonardo, Jaime y José Pedro, estudiaran en el Colegio Alemán de Cádiz y luego aprendieran otros idiomas lo que llevó a Leonardo y a José Pedro a estudiar en la Escuela Diplomática y a Jaime, con el tiempo, a la Asamblea del Atlántico Norte. Se daba el caso de que el mayor de los tres, Leonardo, no quiso unir los apellidos por lo que era el único que se llamaba Pérez Rodrigo, lo que sirvió al gobernador civil de la provincia, José María Sanz Pastor (“un gobernador comprometido el que según la prensa, ese que nos ha correspondido sin saber por qué” cantaron Los Dedócratas) a recurrir al chascarrillo “estos hermanos que se llaman cada uno de manera diferente” cuando se las tenía tiesas dentro de UCD con el ministro José Pedro y cara al público con el senador Jaime, del PSOE, a cuenta del relleno de la Punta de San Felipe.  Jaime fue un destacado cargo público socialista que a lo largo de su vida dio muestras de cosmopolitismo e inteligencia, poco hábil  en la vida interna de su organización. Defendió importantes causas vinculadas a la ecología, como el llamado “fiordo ecológico de Doñana” donde proponía la unión de Sanlúcar y Matalascañas mediante un hovercrat.  Los que le tratamos le echamos mucho de menos, las visitas a su casa de la Alameda, esa habitación donde guardaba todo lo que se llevaba de los hoteles del mundo (debió dejar vacío el Watergate Hotel de Washington), sus imponentes perros, su maravillosa biblioteca, la azotea unas veces llenas de plantas y otras de pájaros. Me alegra que  no se le olvide aunque, si he de ser sincero, me parece un poco exagerado que se le ponga una placa en la casa donde vivió porque de igual manera, en el futuro, habría que ponerlas en los domicilios de otros senadores (José Blas, Rafael  Román) e incluso de diputados (Jerónimo Andreu, Alfonso Perales). José Pedro  merece esa placa porque fue el político más importante que dio la ciudad desde Segismundo Moret, ministro en dos ocasiones y ponente de la Constitución. Creo que se hace una reducción al absurdo al poner una placa en la misma casa , en esta ocasión dedicada a Jaime, por mucho cariño que   se le tuviera , afecto que comparto por completo. Visité esa casa en muchas ocasiones, primero para ver a Jaime, luego para charlar con José Pedro.  Pero como aquí no hay sentido común se le ponen calles a cualquiera si lo piden unos colegas y placas para satisfacer a unos amigos. Sin criterio ni sentido común.

Fernando Santiago

  • tolili galáctico

    Las placas son la típica cosa que solo requieren de un esfuerzo puntual; así que por placas, en Cádiz, que no quede.
    Al margen de placas, recuerdo haber leído en su día un libro de Jaime P-LL sobre el desastre del 98 muy ameno; con algunas consideraciones que no se encontraban en libros de otros autores/historiadores.
    Que en su día hubiera un Colegio Alemán en Cádiz y que ahora no haya nada que se le parezca es un buen síntoma de la decadencia de la ciudad.

  • Uantuzri

    Un hijo de D.Leonardo Rodrigo Lavín, y por tanto hermano de la madre de los Pérez Llorca, D.Pedro Rodrigo Sabalette, fue otro brillante catedrático de medicina, en este caso de Patología Médica.
    Ganó primero la cátedra de Cádiz y luego la de Sevilla ciudad en la que residía.
    En I947 cuando veraneaba en Cádiz en la casa de la familia de su recien fallecida mujer, la conocida familia Paredes, sobrevino la explosión del explosión del depósito de torpedos y minas submarinas de Cádiz.
    A causa de la onda expansiva se derrumbó el chalé y murió junto con dos de sus hijos, sobreviviendo solo un bebé, primo hermano de los Pérez Llorca, el recordado Nino (Leonardo) Rodrigo Paredes.
    Tambien fallecieron en el mismo lugar una tía del bebé y tres de sus primos, estos ya de la familia Paredes.

  • Avenger

    Tolili, totalmente de acuerdo con la última aseveración de su comentario, y de la existencia de esas instituciones, no hace mucho tiempo (en tiempo histórico, me refiero). Lástima del devenir de nuestra ciudad. Saludos.

  • Uantuzri

    Por lo visto en esta familia afortunadamente falló el programa Deutsche Schule como adoctrinamiento de la juventud porquelos colegios alemanes de esa época eran nazis.
    https://www.diariodecadiz.es/efemerides/Navidad-colegio-aleman-Cadiz_0_655734427.html

  • Uantuzri
  • Marcelino Fraga

    Lo raro hubiera sido que convidaran a Carrillo.

  • Uantuzri

    Yo lo que saco en claro es la inteligente división de poderes entre educación y formación que practicó esta familia.
    La familia educa y el colegio forma.
    Un abuelo represaliado y sus nietos en un colegio nazi del que solo extrajeron los conocimientos académicos, el idioma, amistades foráneas y una cierta visión global dentro de los límites de la época.
    Pero la educación y los valores se los daban en casa, cosa que demostraron con su reconocida trayectoria vital.

  • Vicris

    Uantu en serio niño, eres bueno, sigue así instruyendo. Todavía tenemos que seguir aprendiendo y estudiando.

  • Uantuzri

    :)


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber