Archivo de autor

Chapuzas

Fernando Santiago Muñoz | 19 de febrero de 2018 a las 19:15

El desalojo de La Viña

Fernando Santiago Muñoz | 19 de febrero de 2018 a las 9:40

La otra noche los operarios de Sufí Cointer desalojaron al personal que estaba en el barrio de La Viña disfrutando el carnaval de manera desagradable. Digo yo: ¿se irán las chirigotas callejeras a Puerto Real el próximo verano?¿es esto un atropello a la libertad de expresión como se dijo hace unos años cuando gobernaba el PP?¿el alcalde y Podemos van a pedir excusas? La lástima es que en Puerto Real ya no está el concejal poeta para recibir gozoso a las agrupaciones damnificadas por los servicios municipales. Una pena. Contra Teófila vivíamos mejor.

Rapidez y eficacia

Fernando Santiago Muñoz | 19 de febrero de 2018 a las 9:37

2018-02-19-PHOTO-000009622018-02-19-PHOTO-000009642018-02-19-PHOTO-00000966

Fotos de esta mañana a las 7.30

Bahía felina. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 19 de febrero de 2018 a las 7:56

No he escuchado a ninguna agrupación en el Falla ni en las calles             que hable del carnet de alimentador de gatos, con lo fantástico que es el tema no ya solo para un cuplé sino para el tipo de una chirigota. Vale, las agrupaciones que van al Falla están encorsetadas y todo lo demás pero ¿dónde está el deparpajo y el ingenio de las callejeras? Yo no he visto ni una cuando el tema me resulta fascinante: cómo se da el carnet, qué pruebas se requieren, si hay academias para aprender a darle de comer a los gatos, si para que te den el carnet hacen falta pruebas físicas o basta con un test sicotécnico. En fin, son miles de detalles que se nos han pasado de alto . Digo más: se ha olvidado ya un asunto tan importante como ese de manera injusta, todo el mundo pendiente de la Chunguita devenida en diosa ¿Es que hay temas más importantes en Cádiz?¿hay que prestarle atención al peaje de la autopista, el nudo de Tres Caminos, el futuro del puerto, el acuerdo UCA-Ayuntamiento, la huelga de mujeres, la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones , el uso de armas automáticas por adolescentes en los EEUU, los abusos sexuales de los cooperantes de las ONGs? Pues no. Lo primero es lo primero. Si no, que le pregunten a Antonio Burgos, que ha escrito mucho sobre los gatos. O a una pareja de jóvenes periodistas gaditanos que van a ser padres y han adoptado recientemente a una gatita. El otro día hubo una reunión oficial en el despacho de la alcaldía con la asistencia de la plana mayor del gobierno local entre una entidad denominada Bahía Felina y los que mandan ,a excepción de Barcia. No se sabe si hablaron de la alimentación de los gatos, si es mejor darles Friskis o si las sobras les pueden sentar mal. Qué hacer con las uñas , si gato con guantes no caza ratones, si vamos a alimentar tanto a los gatos no van a cazar y luego hay una plaga de ratas en la ciudad. Son asuntos importantes para el futuro de Cádiz que Podemos atiende con la diligencia y la sabiduría que caracteriza a ese partido, al fin y al cabo ¡son de Cádiz!. No hay que olvidar la solemne declaración de ciudad amiga de los animales y a la susceptible concejala de Fiestas le preocupó mucho el burro que sacó el cuarteto en la Final, cuando ya no se acuerda nadie del que sacó el comparsista que da nombre a una plaza en “Agua clara”, que al animal lo clavaron al suelo para que no molestara durante la actuación . No pueden venir circos a Cádiz ni pueden volver las corridas de toros así que vamos a convertir en la ciudad de los gatos, cuando eso era Madrid .

Fernando Santiago

Año nuevo chino en Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 19 de febrero de 2018 a las 5:21

Adelante MeToo. Soledad Gallego en El País

Fernando Santiago Muñoz | 19 de febrero de 2018 a las 3:15

Sería una excelente noticia que el movimiento de reivindicación feminista MeToo siguiera en pie hasta que cambien conductas muy extendidas entre la población masculina, que suponen un abuso contra el principio democrático de la igualdad. Y estaría muy bien que los hombres lo entendieran, sin escandalizarse tanto. MeToo es un gran avance democrático, no una amenaza contra los derechos civiles. ¿A qué viene tanta indignación? ¿Se pueden producir algunos excesos? Seguramente. ¿Es eso bueno? No. Intentemos, juntos, evitarlos. ¿Quita eso valor al movimiento de denuncia de conductas abusivas, mantenidas en silencio o consideradas inevitables? En absoluto. Si el movimiento MeToo consigue acabar con esas conductas se habrá avanzado en la lucha por los derechos humanos y la igualdad.

El sensacionalismo consiste en distorsionar la realidad, colocando el acento no en lo importante, sino en aspectos secundarios que pueden despertar más emociones. Lo importante es que los delitos de violación y los abusos sexuales, que la mayoría de hombres y mujeres considera repugnantes, quedan, sin embargo, impunes en buena parte del mundo, bien porque no se denuncian, bien porque el sistema legal no le concede la atención necesaria. Lo importante es que los sistemas legales, incluso en países avanzados democráticamente, no prestan suficiente atención al acoso sexual. Un hombre que se masturbe delante de una empleada o alumna, en el caso de que se denuncie y de poder probarse, está castigado, en España, con 400 euros de multa, y eso si su conducta es “reiterada”. Un estudio de Naciones Unidas entre mujeres parlamentarias de 39 países indica que el 82% de ellas se han sentido acosadas sexualmente a lo largo de su carrera. Una de cada cuatro mujeres que utiliza el transporte público en Washington sufre algún tipo de acoso sexual.

Así que el hecho de que estos casos se denuncien y originen una investigación policial obligatoria sería una excelente práctica democrática que debería universalizarse. Ningún hombre ha ido a la cárcel exclusivamente por la acusación de una mujer. Son los jueces o los jurados los que envían a los delincuentes a prisión. El temor a que la denuncia de abusos sexuales vaya a acabar con la carrera de decenas, centenares, miles de hombres talentosos y quizás solo un poco brutos, víctimas de mujeres despechadas, es absurdo. Para empezar, no existe ninguna confusión entre abusos y hombres poco sensibles. Existe además en todo el mundo el delito de denuncia falsa que se castiga, en España, hasta con dos años de prisión. Por último, no es casualidad que la inmensa mayoría de los hombres denunciados por MeToo hayan reconocido que mantuvieron esas conductas abusivas. Una cosa es que estén prescritas legalmente y otra, que se pretenda que no provoquen rechazo social. ¿Con qué argumentos?

La exigencia de favores sexuales a cambio de conservar el trabajo, de ayudar o de no paralizar tu carrera profesional, recurrente en el mundo del espectáculo, pero también en el de las criadas, como recordaba la escritora Beatriz Sarlo, en la oficina o la universidad, no es en ningún caso una forma de prostitución, sino una coacción, que supone una grave violación del principio democrático de igualdad. No hay violencia, se alega, y las mujeres pueden decir “no”. Sucede que en ese caso sacrifican sus carreras, sus expectativas, su vocación. ¿Si no hacen ese sacrificio son simplemente un poco putas? Eso es seguramente lo que piensan desde hace siglos muchos hombres e incluso algunas mujeres. Atreverse en una democracia a decir lo que la mayoría de la gente piensa, pero calla, no es un acto de coraje (depende de lo que piense esa mayoría, ¿no?) ni de exigencia frente a los lugares comunes, sino precisamente darles pábulo.

Democracia

Fernando Santiago Muñoz | 19 de febrero de 2018 a las 2:43

Don Antonio y Don Juan

Fernando Santiago Muñoz | 19 de febrero de 2018 a las 1:41

Plaza de España 4

Fernando Santiago Muñoz | 19 de febrero de 2018 a las 0:40

Con permiso, buenas tardes

Fernando Santiago Muñoz | 19 de febrero de 2018 a las 0:34

Primero voy a decir dos cosas que por evidentes no tendría que decir:  soy un admirador  de Yolanda Vallejo ,  cuyos artículos  suelo colgar en el blog. Algunos me parecen admirables e incluso me da envidia no haberlos escrito yo. Me gusta su estilo y suelo coincidir con sus puntos de vista. En segundo lugar: no soy ningún admirador de la labor del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz a quienes suelo criticar, a veces con dureza, lo que no me impide apreciar iniciativas que, a mi molesto y equivocado  entender, son dignas de apoyo. Dicho lo cual, estoy completamente de acuerdo con la campaña municipal de apoyo a la escuela pública y en desacuerdo con el punto de vista expresado por Yolanda Vallejo en su artículo dominical, opinión que suele expresar todos los años cuando llega estas fechas.

Commo Jack El Destripador, vayamos por partes: el derecho a la educación no es el derecho a la educación “pública” . La red pública de colegios es la forma natural que tiene el Estado de garantizar este derecho. Como en toda actividad que  realiza el Estado o todo servicio esencial que presta, donde no llegan los servicios públicos con sus medios, se subroga y se presta de manera privada. En algunos casos es también una forma que tiene la administración de ahorrar dinero ya que los servicios públicos prestados por una empresa privada suelen ser más baratos porque los salarios son menores.  Lo público es lo del común, lo de todos. La administración lo gestiona pero pertenece al conjunto de los ciudadanos. Simplificamos al decir que es propiedad del Ayuntamiento cuando en realidad es administrado por el Ayuntamiento, garante de la gestión de los medios y recursos públicos. Los centros privados que prestan un servicio educativo sostenidos con fondos públicos no dejan de ser empresas o entidades privadas que tienen al Estado en su principal (no único) cliente. Basta con ir al Registro de la Propiedad y ver a quién pertenece el colegio de Las Carmelitas, por decir uno. Estará inscrito a nombre de esa congregación religiosa, como es normal. Luego la congregación concierta con la administración la prestación del servicio educativo en función de los criterios que marque la propia administración y sometido a los criterios que fije la administración. Recuerdo que no es el único ingreso: suelen cobrar a los padres por actividades extraescolares, por material escolar, suelen obligar a pagar la cuota del AMPA  y cosas así. Es un negocio para estas congregaciones y para confirmarlo basta con ver los anuncios que insertan en los periódicos.  Es esa publicidad la que no pueden haceer los centros públicos porque no tienen medios para ello y con ese fin se hace la campaña municipal. No veo el problema por ningún lado. La extravagancia es que compitan centros públicos y centros privados sufragados con dinero público. Eso sí resulta chocante.

Me parece fantástico que haya colegios religiosos, lo mismo que si los hay que sigan los criterios de Ferrer i Guardia, Rosa Sensat o alguno de carácter laico (el colegio Estilo de Madrid). Lo que ocurre es que creo que solo se debe concertar aquello que la administración no puede prestar. Si hay plazas en el Celestino Mutis , no se deberían concertar todas las líneas en Las Carmelitas, por seguir el ejemplo. Se han cerrado en Cádiz nueve colegios públicos en las últimas décadas y los centros religiosos concertados utilizan la presión de los padres para garantizarse todas las plazas que quieren en los conciertos. Son los padres los que quieren llevar a sus hijos a determinados centros pero que los paguemos entre todos. Maravilloso que cada padre elija el centro que quiera, pero que se lo pague. El que lleva a sus hijos al Guadalete, el Grazalema, el Altillo o el Centro Inglés, lo paga de su bolsillo. Es absurdo que si hay plazas públicas disponibles el Estado pague plazas privadas tan solo porque los padres tienen el capricho o el deseo de que sus hijos se matriculen en ese centro. Conviene recordar también que la Constitución no reconocer el derecho a elegir centro sino a que los hijos se eduquen conforme a las creencias de los padres, lo que ya se garantiza en los colegios públicos, donde se ofrece la religión católica, por ejemplo, impartida por profesores elegidos por el Obispado de turno (otro día hablamos de esto).

Imaginemos que se hace lo mismo con la sanidad . Si yo prefiero ir a  la Clínica de la Salud aunque haya camas disponibles en la Residencia ¿el Estado me lo tiene que pagar? Si quiero que me atiendan en Sanitas o en Adeslas ¿lo debe pagar el Estado?  O si hubiera bibliotecas  privadas ¿las paga el Estado aunque haya bibliotecas públicas disponibles?

Otra cosa es analizar qué lleva a los padres a elegir centros privados (siempre religiosos) para sus hijos en detrimento de los colegios públicos. En toda Andalucía solo la ciudad de Cádiz tiene más niños en centros concertados que en centros públicos, y somos ocho millones de habitantes. Qué raro ¿verdad? Es cierto, la adminsitración tiene mucha culpa porque no invierte lo suficiente en los colegios públicos, porque no les dota de la plantilla necesaria. El mismo Ayuntamiento mejor haría en dedicar sus esfuerzos en el mantenimiento de los colegios, que es responsabilidad suya. A Susana Díaz se le llena la boca hablando de “mis colegios” y “la joya de la corona” y luego reduce las plantillas, llena los colegios de burocracia y mantiene un férreo dogal desde la inspección. Yo sí creo que tiene mucho que ver con la moda, con la creencia de que ir a un colegio privado da mucho más nivel social en lugar de juntarse con pobres e inmigrantes (la aporofobia, palabra de 2017). Unos por ascencer en la escala social y otros por no juntarse con aquellos que consideran a un nivel más bajo. Sí es cierto que los centros privados concertados suelen tener mejores instalaciones además de la comodidad de que un niño pueda realizar toda su trayectoria educativa en un mismo centro. Hasta ahí , verdad. No es menos cierto que esos centros no admiten a los niños con necesidades educativas especiales, no vaya a ser que el resto se moleste.

Una última cosa, por recordar nada más: el caso Jorge Oroz en San Felipe. O cuando las Carmelitas expulsaron a Marina Bermúdez de Castro por enseñar a Machado o a Miguel Hernández.

 

Manu da lecciones de ética

Fernando Santiago Muñoz | 19 de febrero de 2018 a las 0:24

El próximo martes día 20 a las 18.30 ¡en la Facultad de Periodismo! una conferencia de ética a cargo de Manu Sánchez, por increíble que parezca. Nunca la Universidad había caído tan bajo y la Facultad como para defenderla.  Los chavales que vayan a estudiar periodismo o comunicación audiovisual mejor que se matriculen en otra facultad.

Buenísimo

Fernando Santiago Muñoz | 18 de febrero de 2018 a las 13:22

Rectificación

Fernando Santiago Muñoz | 18 de febrero de 2018 a las 9:40

Fake news. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 18 de febrero de 2018 a las 7:33

El periodismo en los Estados Unidos sigue siendo el mejor del mundo. Solo allí puede ocurrir el caso de The New York Times que de 1.200 redactores tiene un equipo de verificadores (fact chekers) compuesto por 100 personas que se dedican a comprobar los datos elaborados por sus reporteros. O en The Washington Post que analiza todo lo que dice Donald Trump y lleva la cuenta de las mentiras del Presidente. Si alguien quiere comprobar cómo trabaja el hoy director del periódico que hizo famosos a Woodward y Berstein solo tiene que ver la película “Spotlight” y se dará cuenta . Eso que ahora se llama fake news son las mentiras de toda la vida, muchas de las cuales las pone en circulación el poder al objeto de perpetuarse. Se han creado en España páginas especializadas en desmentir bulos y mostrar las falsedades que circulan por las redes sociales. El caso es que se dice que hay 2.000 familias gaditanas que viven sin luz por culpa de que José Blas Fernández (el “señor Pepe Blas” que diría la concejala de Bienestar Social Ana Fernández) y muchos lo creen sin más ni más. Se pone en marcha una campaña con la participación de insignes carnavaleros que aceptan de manera acrítica que el bono social eléctrico gaditano es la mejor solución posible, solo unos pocos van a la concentración del Palillero, muchos firman lo que les ponen por delante y tantos difunden por las redes sociales el dato como si ellos mismos hubieran ido casa por casa para verificar que efectivamente hay dos mil familias pasando frío en Cádiz. Nadie ha pedido comprobar el dato, que alguien ofrezca cómo se ha realizado la cuenta, el número exacto (¿porqué no 1950 o 2123?). ¿Cómo se saca esa cifra? ¿quién la ha obtenido, mediante qué procedimiento? Porque luego la concejala de Bienestar Social dice que el año pasado se han pagado 6.600 ayudas por lo que cabe suponer que no hay 2.000 familias desesperadas ya que se ofrecen ayudas y una sola es la que se ha cambiado de comercializadora para poder disfrutar del bono estatal. No habrá tal drama, no será para tanto. Es verdad que las ayudas sociales deben ser derechos garantizados y no caridad institucional , no pueden ser potestativas ni arbitrarias, deben estar regladas y controladas. Y publicar todas las estadísticas para conocimiento de los vecinos que contribuyen con sus impuestos a garantizar el sistema.

Cosa diferente es que bajo mi modesta opinión José Blas Fernández tenía que haber dimitido de su cargo como presidente de la Fundación Eléctrica de Cádiz porque está allí en virtud del cargo que tenía cuando gobernaba el PP .

Fernando Santiago

Reutilización

Fernando Santiago Muñoz | 18 de febrero de 2018 a las 5:43

Los jardines de Varela abandonados

Fernando Santiago Muñoz | 18 de febrero de 2018 a las 4:53

Mágico

Fernando Santiago Muñoz | 18 de febrero de 2018 a las 3:41

Calle peatonal

Fernando Santiago Muñoz | 18 de febrero de 2018 a las 2:41

La puesta a punto del Elcano

Fernando Santiago Muñoz | 18 de febrero de 2018 a las 2:37

Plastas

Fernando Santiago Muñoz | 18 de febrero de 2018 a las 0:51