Con la venia » Fernando Santiago Muñoz

Archivo de autor

Abierto sin dar explicaciones

Fernando Santiago Muñoz | 28 de enero de 2020 a las 7:29

Accidente

Fernando Santiago Muñoz | 28 de enero de 2020 a las 7:28

Deadlines

Fernando Santiago Muñoz | 28 de enero de 2020 a las 5:42

El salvaje oeste

Fernando Santiago Muñoz | 28 de enero de 2020 a las 4:41

No tengo cultura ni tengo paciencia

Fernando Santiago Muñoz | 28 de enero de 2020 a las 4:40

San Severiano

Fernando Santiago Muñoz | 28 de enero de 2020 a las 3:39

Salta el Levante

Fernando Santiago Muñoz | 28 de enero de 2020 a las 2:38

Andalucismo

Fernando Santiago Muñoz | 28 de enero de 2020 a las 1:28

Novedad

Fernando Santiago Muñoz | 28 de enero de 2020 a las 0:28

El escalón de arena

Fernando Santiago Muñoz | 27 de enero de 2020 a las 15:32

Reivindicación

Fernando Santiago Muñoz | 27 de enero de 2020 a las 15:28

Cuando el diablo no tiene nada que hacer

Fernando Santiago Muñoz | 27 de enero de 2020 a las 6:40

A llorar

Fernando Santiago Muñoz | 27 de enero de 2020 a las 6:39

Algoritmo de carnaval. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 27 de enero de 2020 a las 6:10

 

El carnaval ha sufrido una serie de modificaciones a lo largo de su historia, aceleradas en los últimos años. Desaparecieron los acordeones y los güiros(que todavía hay quien confunde con el pito de caña por culpa de un error tipográfico en la obra de Ramón Solís) , otro subió a los coros a una carroza primero tirada por mulas y luego por tractores, quién sabe si mañana por vehículos eléctricos. Desparecieron los pitos de caña originales , en un momento dado Paco Alba pensó que necesitaba expresarse de manera más elegante a como lo hacían las chirigotas y de ahí surgió la comparsa a la que con el tiempo le añadieron los punteaos, los octavillas y toda la puesta en escena que ahora las acompaña. Algún autor pensó que era mejor eliminar el corsé de las rimas en los cuartetos, los universitarios se unieron a la fiesta que antes era solo algo de gente humilde. Pasamos de Vicente Verbena a Lola Cazalilla, de concejales franquistas a chicas jóvenes y sobradamente preparadas, de reina a diosa y de ahí a la desaparición sin que nadie protestase. Cualquier fiesta popular es una mezcla de tradición y evolución . Algunas comparsas se parecen más a los Bee Gees que a un grupo folklórico. Antes adquirían fama los autores y ahora todo el mundo se sabe los nombres de los que cantan hasta el punto de que uno de ellos ha llegado a alcalde. Para observar cómo evolucionan las fiestas basta contemplar dos carnavales creados por gaditanos, los de Tenerife y Montevideo.

El distópico futuro del carnaval serán el Big Data y los algoritmos. Con la acumulación de datos los autores podrán saber qué les interesa a los espectadores con lo que podrán buscar el aplauso del Falla sin necesidad de agasajar al respetable a riesgo de caer en la demagogia más simplona. Con el Big Data se sabrá con seguridad qué quiere el personal y los autores, tan proclives al populismo, se lo podrán dar. Un algoritmo es al fin y al cabo un método para hacer algo, así que se podrán crear algoritmos para fabricar pasodobles clásicos, el ritmo del 3×4 que proclama el Noly, signifique eso lo que signifique, alcanzará la cúspide cuando la inteligencia artificial sea capaz de crearlo. Será el Carnaval 4.0. Ahora algunos piensan que han llegado a la cima de la modernidad creando un perfil en redes sociales e interactuando con sus seguidores. Esto no ha hecho más que empezar, salvo que alguien pida un regreso a la pureza, al repertorio sencillo fácil de recordar. Igual en el máster de carnaval que pide la concejala.

Fernando Santiago

Parque Jurásico

Fernando Santiago Muñoz | 27 de enero de 2020 a las 5:37

LLORECA

Fernando Santiago Muñoz | 27 de enero de 2020 a las 4:25

El renacido Chaquetilla

Fernando Santiago Muñoz | 27 de enero de 2020 a las 3:25

Más apoyos

Fernando Santiago Muñoz | 27 de enero de 2020 a las 2:23

Aúpa Atleti

Fernando Santiago Muñoz | 27 de enero de 2020 a las 0:38

Gran plantel

Fernando Santiago Muñoz | 27 de enero de 2020 a las 0:26