Archivo de autor

Carril bici y elecciones

Fernando Santiago Muñoz | 23 de octubre de 2018 a las 6:57

La burbuja gastronómica

Fernando Santiago Muñoz | 23 de octubre de 2018 a las 5:33

El gafe permanente

Fernando Santiago Muñoz | 23 de octubre de 2018 a las 4:32

Antes de la quema

Fernando Santiago Muñoz | 23 de octubre de 2018 a las 4:16

Destrozado

Fernando Santiago Muñoz | 23 de octubre de 2018 a las 2:31

Brasil en El Palillero

Fernando Santiago Muñoz | 23 de octubre de 2018 a las 2:30

La negra huella de Fernando Visedo

Fernando Santiago Muñoz | 23 de octubre de 2018 a las 1:29

Cortadura

Fernando Santiago Muñoz | 23 de octubre de 2018 a las 0:28

Hoy

Fernando Santiago Muñoz | 23 de octubre de 2018 a las 0:18

Muy justo

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2018 a las 19:32

Miguel Ángel Vázquez

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2018 a las 8:59

Conocí a Miguel Ángel Vázquez cuando era jefe de prensa del PSOE de Andalucía gracias a que mantenía una relación con la excelente  periodista (¡y mejor cantante!) gaditana Mariló Rico. Venía muy a menudo a Cádiz tanto a las fiestas de carnaval de la Asociación de la Prensa como incluso a la Semana Santa. Era por entonces una persona muy vinculada a Luis Pizarro, secretario de Organización del PSOE de Andalucía. Luego le nombraron  consejero de la RTVA y Mariló Rico se fue a trabajar a Canal Sur por lo que empecé a verle menos. Quizás la última vez que estuve con él fue en el pleno del Parlamento de Andalucía que aprobó la ley de creación del Colegio de Periodistas de Andalucía ya que por entonces era diputado y fue el que intervino en nombre de su grupo, donde reivindicó su condición de periodista.

Luego he seguido su andadura política como portavoz del Gobierno de Andalucía y como consejero. Ahora viene para ocupar el puesto que deja vacante en las listas del PSOE Luis Pizarro, el número cinco, casi en el límite de lo previsible para salir diputado. Espero que Miguel Ángel, aficionado a la poesía, no diga ninguna simpleza sobre su vinculación con la provincia del tipo de que su pareja es de San Roque o algo así. Con Rubalcaba y con García Díez tuvimos ya suficiente. Será tan cunero como lo es Teresa Rodríguez en Málaga.

Oscar Lobato en El País

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2018 a las 8:51

SUSTANTIVOS EN “-EZ”. POR PEDRO ÁLVAREZ DE MIRANDA

Un pasaje de la canción Quédate en Madrid, que Mecano lanzó en el remoto 1988, será precioso en su momento para aportar un dato esencial, nada menos que el de primera documentación absoluta de una palabra, a quienes en la Academia (no la de OT, ahora la más famosa, sino la otra) elaboran el Diccionario histórico de la lengua española. Se trata del vocablo —no muy fino pero con el mismo derecho que cualquier otro a ser estudiado e inventariado— mariconez.

Y se ha puesto de actualidad porque unos concursantes del programa televisivo Operación Triunfo pretendían negarse a cantar la susodicha canción, 30 años después de que Ana Torroja y los hermanos Cano la dieran a conocer, alegando que la tal palabra tenía una fuerte carga homófoba. “Lo que va de ayer a hoy”, decía un versito de don Luis de Góngora. Los autores, y en particular el letrista, José María Cano, se negaron, no sin razón, a que su texto, bueno o malo, se alterase.

La letra de la canción consiste en una sucesión de versículos de distinta extensión con rima aguda (asonante unas veces, consonante otras) en los pares. Y lo extraño de su texto no sabe uno si atribuirlo a inspiración precaria o, por el contrario, a audaz vanguardismo. Pues, en efecto, los versículos que nos interesan dicen así: “Siempre los cariñitos / Me han parecido una mariconez, / Y ahora hablo contigo en diminutivo / Con nombres de papel”. Mientras los de cierre —para que el lector se haga una idea del tenor de la balada— rezan: “El día que tengas ojos rojos / Y me estornude la nariz / Vamos a hacer lo que podamos / Por cenar perdiz”.

Los sustantivos en -ez suelen designar cualidades y se forman sobre la base de un nutrido repertorio de adjetivos: así, a semejanza de delgado-delgadez tenemos acidez, altivez, amarillez, aridez, bisoñez, brillantez, calidez, candidez, esbeltez, escasez, esplendidez, estrechez, estupidez, exquisitez, frigidez, idiotez, inmediatez, insipidez, insulsez, intrepidez, liquidez, lucidez, madurez, memez, nitidez, ordinariez, palidez, pequeñez, pesadez, rapidez, redondez, repipiez, ridiculez, robustez, sencillez, solidez, sordidez, sordomudez, testarudez, timidez, tozudez, validez, vejez, etcétera. Desde luego, varios de estos sustantivos también se emplean como nombres contables, sobre todo en la interpretación de ‘dicho’ o ‘hecho’; y de ahí que se hable de (los enunciaremos en plural porque ello se vea más claro) exquisiteces, idioteces, insipideces, insulseces, memeces, ordinarieces, pequeñeces, pesadeces, ridiculeces y otros.

Sin que quepa considerarlos “tacos” (no lo son los adjetivos correspondientes, aunque sí implican descalificación: idiota, memo…), hay en esa lista unos cuantos vocablos de significación bien negativa: idioteces, memeces, ordinarieces… Un paso más se ha dado con la formación, a partir de un insulto, gilipollas, de gilipollez (‘hecho o dicho propio del gilipollas’). Y este precedente fue eficaz modelo para la formación de mariconez a partir de maricón, otro insulto, y no menos grueso que aquel.

Mas se ha de notar que la documentación textual de nuestro mariconez es escasísima. En los corpus de la Academia solo consigo localizar dos textos, y ambos posteriores a la canción de Mecano (por lo que esta, siendo de 1988, se erige, según decíamos, en “primera documentación” del vocablo). Uno es de una novela de Fanny Rubio, La sal del chocolate (1992), y por la mención de unos cariñitos casi se diría que parafrasea el texto de la canción: “Los cariñitos en público son una mariconez pequeñoburguesa”.

El otro es también de una novela, de extraño título, Centhæure (2009), de Óscar Lobato: “Subrayará los valores de mis vehículos: tradición, resistencia, elegancia y comodidad interior, con un toque de salvajismo. Nada de esa mariconez del metalizado”. Que yo sepa, ningún diccionario ha recogido mariconez. Ni siquiera el Diccionario de expresiones malsonantes del español (1974) de Jaime Martín ni el Gran diccionario de argot El Sohez (2000) de Delfín Carbonell Basset.

En fin, este raro mariconez me ha recordado una estupenda creación léxica de Rafael Sánchez Ferlosio. El sufijo que consideramos, -ez, es insólito que pueda apegarse a adjetivos gentilicios para formar los correspondientes sustantivos. Pero al gran escritor se le ocurrió que lo hiciera, y así, sobre la base de español forjó españolez: “La ostentación de la españolez —dijo en una entrevista de 2015— me provoca náuseas”. Genial hallazgo, que Ferlosio venía usando desde, por lo menos, 1986. Demoledor. Y cuánto más útil para su intento que españolidad.

Pedro Álvarez de Miranda es miembro de la Real Academia Española.

Salió del puerto de Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2018 a las 8:49

Jardines del Obispado. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2018 a las 6:00

En la corporación 1995-1999 llevamos al pleno del Ayuntamiento en reiteradas ocasiones la expropiación o la adquisición de los jardines del Obispado para convertirlo en un jardín público cuyo acceso más directo se diera por la calle Circo . Tenía entonces y tiene ahora como única función ser patio de recreo de un colegio. Una vez tras otra se estrellaba la propuesta en la mayoría absoluta del PP pese a la fuerza del argumento de que una zona degradada y con escasos espacios públicos necesitaba un lugar de esparcimiento, eso que los finos urbanistas llaman esponjar el Casco Antiguo. Al poco comprendimos los motivos del PP: en la revisión del Plan General se cometió el disparate de convertir ese jardín en un aparcamiento subterráneo y edificar una parcela del mismo con la excusa de no sé qué funciones sociales, típica artimaña para ganar dinero. Meter un aparcamiento en un lugar así es invitar a los coches a transitar por calles estrechas en el mismo corazón del centro, a pesar de lo cual el disparate salió adelante promovido por la Iglesia con la complicidad del PP en contra de toda razón. Pasados los años se nos ocurrió un verano en la Asociación de la Prensa organizar un ciclo de debates y conferencias al aire libre aprovechando el buen tiempo. Le pusimos de nombre “A la fresquita” y lo quisimos inaugurar en ese mismo jardín con un coloquio sobre la vida y la obra del periodista gaditano Félix Bayón, que acababa de fallecer. Solicitamos los permisos pertinentes al Obispado a cuyo frente estaba Antonio Ceballos y gracias a José Carlos García Solano , gerente por aquellas fechas, y a Guillermo Domínguez Leonsegui, pudimos llevarlo a cabo, aunque el entonces vicario de la diócesis no resistió la tentación de dirigir unas palabras a los presentes para contar lo que la Iglesia quería hacer en el lugar. Debería haber pensado que si los ciudadanos empezaban a conocer el maravilloso sitio y a usarlo  los políticos terminarían por actuar.

Ahora el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz se mesa los cabellos ante la actitud del Obispado . Con el adanismo que les caracteriza actúan como si fueran los primeros en plantear el uso público de la zona con la diferencia de que el Obispado ya ha consolidado sus derechas gracias al PP por lo que será complicado plantear lo natural para un espacio como ese: un jardín para uso y disfrute de los ciudadanos, sin coches y sin edificaciones. En algún momento llegará una empresa que le planteará a Zornoza el negocio correspondiente y se ejecutará .

Fernando Santiago

Primera línea de playa

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2018 a las 5:59

Copa del Rey

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2018 a las 4:49

Juan Antonio Delgado contra Jesús Núñez

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2018 a las 4:32

Exacto

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2018 a las 2:48

Cuarteteros

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2018 a las 1:46

Salvajada

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2018 a las 0:45