Archivo de autor

Muere Carmen Coya

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2018 a las 7:25

La histórica locutora de la radio gaditana ha fallecido este jueves a los 85 años de edad

Arturo Paramio, Carmen Coya y Aurelio de la Viesca, antiguos miembros de la plantilla de Radio Cádiz reconocidos con el Premio Ondas</p>
<p>

Arturo Paramio, Carmen Coya y Aurelio de la Viesca, antiguos miembros de la plantilla de Radio Cádiz reconocidos con el Premio Ondas / Radio Cádiz

 

La histórica locutora gaditana Carmen Coya ha fallecido este miércoles a los 85 años de edad. Una de las voces más emblemáticas y elegantes de Radio Cádiz, donde sonó desde octubre de 1958, se ha apagado dejando en el recuerdo de las ondas un legado tan gaditano como indiscutible.

Considerada la gran dama de la radio gaditana, fue presentada a las ondas de Radio Cádiz el 1 de octubre de 1958. Procedía de Radio Dersa, que funcionaba en el protectorado español de Tetuán. Era una de las estrellas principales de la estación, pero la inestabilidad en la colonia hizo que llegara a Cádiz acompañando de vacaciones a una tía. En la ciudad, Fernando Arteche, por entonces jefe técnico de Radio Cádiz, la llevó a la emisora. Poco después entraría a formar parte de la redacción.

Carmen Coya se convirtió rápidamente en la voz de Radio Cádiz, conduciendo varios programas de cara al público. Siempre se ha destacado de ella su manera elegante de contar la información y las cosas de Cádiz. Condujo programas como Alegría en las Ondas y Antena Deportiva, su voz quedó atada para siempre a anuncios y frases que forman parte de la memoria colectiva de una generación.

Fue una pionera en la retransmisión del concurso del carnaval de Cádiz, Coya también puso su voz a la narración de la recreación del maremoto de 1755 que realizó la redacción de Radio Cádiz.

Radio Cádiz está de luto por el fallecimiento de una de sus voces más representativas, históricas y elegantes.

Desde el año de los tiros. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2018 a las 7:07

 

Desde hace 80 años han pasado muchas cosas. Cádiz ha visto una guerra civil, el régimen franquista en sus distintos ropajes (el terror falangista del Casino, la tecnocracia, la apertura), la monarquía de Juan Carlos, la transición, el felipismo, el aznarato, el zapaterismo, eme punto Rajoy y Minim Huerta. Hemos visto a José León de Carranza, a Jerónimo Almagro, a Beltrami, a Carlos Díaz, a Teófila Martínez y a José María González. Ha corrido mucho Campari desde 1938, la última vez que alguien bajó al colector de San Juan de Dios para limpiarlo. Ramoní , en su época al frente de Aguas de Cádiz, pensaba que solo debían hacerse las obras que se pudieran ver, por eso cada vez que llueve y coincide con la marea alta se inunda el centro de la ciudad o La Laguna vuelve a sus orígenes. Qué asco de alcantarillado cantaba La Guillotina. No digo 80 años, desde que los romanos construyeron las primeras alcantarillas y trajeron agua del Tempul parece que Cádiz no se hubiera ocupado de limpiar los bajantes, de abrir las alcantarillas y que salga todo lo fétido que estaba acumulado. Desde los SMAES hasta la gamba blanca, desde Alfonso Carlos a Álvaro de la Fuente, de Pedro Arroyo a Ramoní, ha habido de todo al frente de los suministros de  agua de la ciudad. Quizás Eugenio Belgrano y María Moco son los dos gaditanos que más han bajado al inframundo de Cádiz. Ahora con las toallitas húmedas no queda otro remedio que hacer como si un Daniel Viglietti de la vida nos ordenase ¡a desatascar, a desatascar!

Dice Rafael Garófano que Podemos tuvo que haber puesto al sol todo el barro acumulado por los 20 años de gobiernos con mayoría absoluta del PP. Son la cuarta parte del tiempo sin limpiar el colector de San Juan de Dios por lo que cabe pensar que hay mucha más basura pendiente de salir a la luz. Ese gran asesor por mal nombre llamado Cherra podía dedicar el tiempo del dinero que le pagamos a ofrecer información de algún disparate que otro, en lugar de dar vueltas por el mundo a cuenta de esa patraña denominada “Ayuntamientos del Cambio”. Así al menos nos enteraríamos de lo que se hacía con nuestros impuestos, de cómo se gestionaba la cosa pública, de si había una chica haciendo programas de mascotas o colocaban algún amigo en Quality Food, si además del hijo de Lolo Bouza había más compromisos en la limpieza o en otras contratas, si además de  las gambas blancas de ACASA hay más fango en el colector de San Juan de Dios. Otro día hablamos de los comparsistas que se han construido un ático.

Fernando Santiago

Alejandro Sanz

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2018 a las 6:50

Taladrando la Catedral

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2018 a las 5:52

Presentado en Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2018 a las 5:37

Mundial

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2018 a las 3:10

Fast food

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2018 a las 1:51

Arrasa el PSOE enSan Roque. En 8tv

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2018 a las 0:23

Torneo benéfico

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2018 a las 0:09

Empotrao en el Arco Garicoechea

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2018 a las 18:39

Hoy

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2018 a las 11:03

Pillada

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2018 a las 7:33

Tempus fugit

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2018 a las 7:12

MAXIM HURTA. POR MONTIEL DE ARNÁIZ. 15.30 HORAS

Pronto le ha crecido a Pedro Sánchez el primer enano de su circo ministerial y cuál ha sido nuestra sorpresa cuando ni tan siquiera una semana después de su nombramiento, el ministro de Cultura, Màxim Huerta, ha sido zarandeado por un escándalo que quizás sepulte su corta carrera. Decían que “el Breve” iba a ser Pedro pero pinta mal para este verso suelto del all-star team que se sacó el Presidente del Gobierno de la chistera para que pusiéramos cara a los ministros que serán o no serán cuando vuelva a haber elecciones. Huerta resultaba ser esa chispa de alegría un poco casquivana que hace falta en toda reunión de gente trajeada de largo o corto. Una cara de sobra conocida para los seguidores de la prensa rosa y, del mismo modo, un novelista prometedor, como todo aquél que sale en televisión, pues ya se sabe que la gente usa el libro del famoso no como lectura evasiva a su problemática cotidiana sino como el nuevo cuaderno donde se recogen autógrafos que enseñar a las visitas junto con el vídeo de la boda propia o ajena.

Resulta que Màxim defraudó a Hacienda la cantidad de 218.322 euros, como acreditan dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de mayo de 2017. Él alude a un cambio del criterio fiscal que no es sino lo que se llamó por alguno en su día la optimización fiscal: contratar a un asesor fiscal de prestigio para que te haga ahorrar dinero en impuestos mediante sociedades mercantiles. Es decir, sustrajo al resto de los ciudadanos las aportaciones fiscales que hubo de ingresar al ser inspeccionado, porque uno no defrauda a hacienda, sino que hurta a sus vecinos: les roba una mejor sanidad, una jubilación más cómoda, unas carreteras más dignas.

Por ello no acepto las explicaciones del ministro de Cultura del mismo modo que no debería aceptarlas Pedro Sánchez. En realidad hay dos motivos que fundamentarían la dimisión o cese de Màxim Huerta: el primero, que ha confesado que ocultó al Presidente del Gobierno su condena como defraudador fiscal cuando éste le ofreció el ministerio, dejándolo en la picota ahora, tan sólo una semana después de su hábil golpe de mano ministerial. Tamaña falta de confianza mutua por parte de Huerta -posiblemente sabedor de que le hubiera invalidado como ministrable- supone un tremendo golpetazo en el hígado del socialista, que intenta vender la regeneración de su partido frente a la corrupción que asoló y decapitó a su predecesor en el cargo; un puñetazo descomunal que lo hará tambalearse, a buen seguro.

El segundo motivo por el que Huerta debe ser cesado es simplemente por mor de la ética y la estética, la mujer del César y tal. Cada vez que aparezca un nuevo caso Gurtel, cada vez que Monedero regularice un impuesto mal declarado, cada vez que se critique a un rival político algún portavoz adverso contestará que sí, que muy bien, pero que Màxim hurta…

 

A LA HERRIKO NABOAK. POR MONTIEL DE ARNÁIZ. 18.30 HORAS.

Total, que yo me había montado un artículo simpaticón con la negativa de Màxim Huerta a dimitir y el apoyo de Pedro Sánchez y se lo había enviado a Arturo por correo electrónico y Arturo me había dado ya el recibido por whatsapp y yo había puesto en Facebook que mañana mi artículo se titulaba “Màxim Hurta” y ya me había contestado Joaqui Bellido -de Andalucía x Sí- que si la “Hurta” era a la roteña y yo que me las prometía felices a ver si era el más leído (o de los tres más leídos) del día y va y aparece un vídeo en Twitter que inmediatamente se hace viral como el ébola y el sida mezclados y la peña venga a retuitear y retuitear y el vídeo en el que sale el Pedro Sánchez de cuando no era un taimado Presidente del Gobierno -todo flan y todo nata- cantando que si a un ministro suyo lo pillan ahorrándose la mitad de los impuestos con sociedades superpuestas y tal y cual lo fulmina y la gente venga a reírse y reírse y reírse –”No se rían de Pedro Sánchez”- y el Presidente que habrá visto el percal, porque este gobierno está muy pendiente de Twitter, va y llama al orden a Màxim en plan “oye, vente pacá volando”, y el otro: “volando voy, volando vengo”, que rima con dimitiendo. Y claro, me fastidian el artículo y los amigos me etiquetan en las noticias y me advierten por privado: “Quillo, Enrique, que te han jodido el artículo” y yo que escribo a Arturo –el pobre en la redacción coleccionando calor- y le digo “creo que tengo que hacer un artículo nuevo” y él me contesta “bueno, por nosotros no te preocupes, que nos queda la tarde por delante” y yo miro el reloj y pienso, bueno, la tarde está ahí, a ver si voy a readaptar el artículo y al final Màxim Huerta es ratificado y el que se va a la Herriko Naboak no es Lopetegui sino yo, haciendo y deshaciendo artículos, y entonces me digo: oye, puede que Pedro haya tenido que recibir un empujoncito de la maldita hemeroteca, es probable que este ministro fuera el verso suelto, discordante, casquivano, etcétera (que decía en la columna de opinión que me he comido con papas), pero en realidad la jugada le va a salir redonda al Presi, que dará palmaditas en la espalda a su ex ministro y le dirá que tenemos que dar ejemplo si manejamos la cosa pública y que lo siente mucho pero, oye, ¡es la política, stupid!, y Huerta de vuelta con Ana Rosa y una paguita por ex ministro o lo que sea que le quede, y Pedro más Pedro que nunca, dando guantá sin mano a la nueva “portavoza” del PP y al coletudo discípulo de Monedero, que se arrojaron a la matanza. Total, que, al final, me tengo que poner a hacer un nuevo artículo. Y se me va la tarde.

Estos romanos están locos

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2018 a las 7:04

Se lían por cuestiones de procedimiento. Fueraparte, este chico, Álvaro de la Fuente, no debe ser muy espailado. Si tienes un informe que dice que es posible que se hayan producido graves delitos por parte de Ramoní en Aguas de Cádiz, lo llevas a la justicia del tirón. Ni Consejo de Administración ni leches en vinagre. Del tirón. Ponerte a discutir en el Consejo si son galgos o son podencos es de tontos. Da igual si es mejor ir a la fiscalía o poner una querella, si ir al Tribunal de Cuentas o a la policía. A donde sea. Y tenía que haberse hecho hace mucho tiempo, en lugar de mantener una cocción a fuego lento del Caso. Según el PSOE era mejor ir a fiscalía. Según Podemos, una querella. Valiente tontería. Ramoní dando palmas con las orejas.

Más madera

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2018 a las 6:52

Muy interesante Carlos Mármol

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2018 a las 3:06

EL golpe de efecto de Pedro Sánchez, aquel candidato que iba a las agrupaciones indígenas del partido con una mochila vacía en la última gran guerra civil socialista, ha dejado muy descolocados a los susánidas, que ven a su último enemigo íntimo alcanzar la cumbre y contemplan cómo incluye a astronautas en un Ejecutivo que, pese a las buenas sensaciones, todavía debe demostrar su valía. Todo lo contrario a la lógica (absolutista) que rige en la República Meridional, donde los sucesivos gobiernos de Su Peronísima provocan el mismo entusiasmo que un grillo mojado. La gran diferencia entre los embajadores de Moncloa y los del Quirinale es que los primeros no sabemos aún si serán buenos; los segundos, en cambio, conocemos con certeza que no son los mejores.

No sólo porque profesen disciplina obligada a una organización que gobierna la autonomía como un cortijo. Se debe al modelo de mando: en un equipo político presidido por Ella, el primer mandamiento -de hecho, no hay más- es no hacer sombra a la Querida Presidenta, siempre temerosa del talento ajeno. No se puede decir que sea una novedad: desde sus tiempos como concejal en Sevilla, pasando por su etapa en el PSOE sevillano, las huestes susánidas nunca se han caracterizado ni por su perfil profesional -su oficio es la adoración, no la dedicación- ni por su capacidad intelectual. Estas dos virtudes invalidarían a cualquiera para estar al lado de la Reina de la Marisma.

La salida de Montero, que algunos interpretan como un gesto de distensión, estaba cantada desde que Díaz descubrió en la nueva ministra de Hacienda, madre de los recortes en los servicios públicos y gran hacedora del desastre sanitario andaluz, a una rival potencial. No es que Su Peronísima la deje ir. Es que Montero sale huyendo a pesar de que en Madrid tendrá que comerse su discurso sobre la financiación autonómica o subir los impuestos. Lo más probable es la segunda opción, así que ya veremos si la alegría feminista dura cuando suban el IRPF y el IVA al personal para seguir alimentando la red clientelar.

La Reina, tras el vídeo de bienvenida a Sánchez -todavía le cuesta decir el nombre del presidente, quizás por aquella frase de «este chico no vale, pero nos vale»-, no ha abierto la boca. Debe estar masticando el triunfo de algunas de sus bestias negras. La primera, Carmen Calvo, que se hizo famosa por aquella sentencia de que el dinero público no es de nadie, y que últimamente usa el verbo timonear -en lugar de conducir, liderar o impulsar- como si no hubiera mañana. El segundo, Luis Planas, su rival en aquellas lejanas primarias a la búlgara. Veremos qué tal le sienta cuando nombren delegado del Gobierno en Andalucía a cierto líder del comando Salazar y se visualicen las dos sensibilidades que cohabitan (malamente) en un PSOE que Ella domina pero en el que su hegemonía ya no será tal si el sanchismo arraiga.

La Reina parece atrapada por su pasado -el golpe de Estado de Ferraz, la abstención en favor de Rajoy, el fracaso en las primarias- y tiene condicionado el futuro, porque ni va a enmendar los presupuestos del PP ni tiene garantizado el apoyo indefinido del AdelantadoMarín (Cs). El viraje a la izquierda, que era el plan alternativo, será doloroso si cuaja la confluencia entre la VioletaRodríguez y el ArgonautaMaíllo, partidarios de crear un minifundio a medias. Aunque quien lo tiene más negro es el Aspirante Moreno (Bonilla), que no sólo se ha quedado sin padrino (Rajoy), sino que sabe que los cospedalistas intentarán moverle la silla, aunque sea un taburete en vez de un trono. Como no lo socorra Arenas, lo veremos tan melancólico como la Querida Presidenta, esperando el dictamen judicial de los ERE, en un San Telmo tan grande y vacío como las aspiraciones marchitadas por el destino.

No sabían lo que hacían sus parejas

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2018 a las 2:58

Misterio en el antiguo Conservatorio

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2018 a las 2:11

Más sobre Delphi

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2018 a las 2:01

 

delphi-Marruecos

delphi-Marruecos

Por Jesús Cabaleiro

Unos quince trabajadores de la empresa Delphi en Tánger, ubicada en la carretera de Rabat, fueron heridos el pasado 11 de junio después de la dispersión de una sentada que estaban realizando. Cinco de ellos se encuentran hospitalizados según informó el sindicato Confederación Democrática del Trabajo (CDT).

Los hechos se producen después de una semana de protestas de los obreros por el cambio de denominación de la empresa, de Delphi a Aptiv, algo que los trabajadores rechazan.

La intervención policial se produce después de una reunión del wali de Tánger, Mohamed Yaacoubi y altos cargos de la región Tánger-Tetuán-Alhucemas, el pasado sábado 9, con los obreros para convencerles de que dejaran las protestas.

Los obreros consideran que el cambio de nombre supone un nuevo contrato y temen que sea el primer paso para desmantelar la empresa y cambiar las relaciones laborales dentro de la misma.

Destrozo

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2018 a las 1:30