Hoy

Fernando Santiago Muñoz | 30 de noviembre de 2018

Carga y descarga

Fernando Santiago Muñoz | 30 de noviembre de 2018

Cascana

Fernando Santiago Muñoz | 30 de noviembre de 2018

Huelga

Fernando Santiago Muñoz | 30 de noviembre de 2018

En La Ratonera

Fernando Santiago Muñoz | 30 de noviembre de 2018

ZP en Jerez: ¿ da o quita votos?

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

Políticos profesionales

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

Dice Ana Camelo que los integrantes del Equipo de Gobierno no son políticos profesionales. Falso. Sí lo son. Reciben un salario para dedicarse a ser concejales. Si no cobraran nada sería otro cantar. La obligación de Ana sería resolver los expedientes administrativos en lugar de apuntarse al postureo. La mejor forma de apoyar a sus compañeras es contribuir desde su responsabilidad a que se resuelvan sus problemas, no dar voces. Unirse a una concentración contra el alcalde es manifestarse contra ella misma. Lo coherente en este caso, si está de acuerdo con lo que allí se decía, es dimitir. Y si la actuación del alcalde está bien, no puede apoyar a quienes le critican.

Repitamos: todos los del Equipo de Gobierno que eran activistas de no sé cuántas mareas de colores ¿no podían ser activistas de sus vecinos? ¿Hace falta que la concejala de Fiestas, el de Deportes o la de la Mujer tengan dedicación exclusiva?

Pellizco gaditano

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

En clave catalana. Arcadi Espada en El Mundo

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

Yo voy a decirle a los andaluces lo que tienen que votar el domingo, porque aunque sin derecho a voto, como le sucede a la mayoría en esta circunstancia electoral concreta, soy andaluz, catalán, navarro, madrileño, etc, es decir, un español convencional. E igual que no permitiría que los andaluces con derecho a voto me robasen el trozo de suelo de la Alameda de Hércules que pisó Manuel Torre, me parecería una injusta contrapartida que ahora yo me abstuviera de implicarme. Máxime cuando tampoco voy a aconsejar un voto concreto, sino una clave. La llamada clave catalana.

Es preciso que los andaluces voten en clave catalana. Desde hace años gobierna en Cataluña un movimiento político que pretende usurpar la soberanía constitucional y arrebatar a los andaluces parte de sus derechos de ciudadanía, entre ellos el de disponer de una hebra del pelo de Rosalía. Este ilegítimo movimiento político no se presenta directamente a las elecciones andaluzas. Pero sí por varias personas interpuestas. La primera es el Psoe. Los socialistas gobiernan en España gracias a este movimiento, que les cedió sus votos por decisión última de Carles Puigdemont, prófugo de la Justicia española. A cambio del apoyo los nacionalistas catalanes pretendían como de costumbre el debilitamiento del Estado, objetivo conseguido a la vista de la calidad moral e intelectual del personal que gobierna y de las decisiones que ha tomado desde su llegada al poder. El pacto pretendía también que los presos nacionalistas que serán juzgados este invierno pudieran beneficiarse de la intimidación gubernamental sobre jueces, fiscales y abogados -de la que hay signos indiscutibles- y su hipotética condena posterior fuese derogada mediante un indulto. La segunda persona interpuesta es el partido Podemos. Su programa político incluye la convocatoria de un referéndum de autodeterminación en Cataluña: es decir, la liquidación inmediata de la soberanía constitucional y la neta remisión de los andaluces a los límites de su provincia. Por último está la persona interpuesta de Vox. Se trata de un partido que propugna la discriminación de las personas por su lugar de origen. Varias decenas de miles de andaluces que marcharon a trabajar a Cataluña y que contribuyeron decisivamente a construir lo que Cataluña es saben de qué va eso: ni siquiera pueden educar a los hijos en su lengua materna cuando esa lengua materna sea el castellano, lengua oficial del estado. Vox es ese partido que hoy llama charnegos a los magrebíes.

De modo que queda descrita la clave. La clave catalana es la clave de la democracia. Contra el Más Andalucía que solo es menos, la respuesta progresista, racional y democrática solo puede ser Más España.

Homenaje a Pepe Cavero. Por Diego Gadir

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

Recuerdo homenaje al periodista José Cavero, medio año después de su ausencia, promovido por familiares y amigos.

Salón de actos de la Asociación de la Prensa de Madrid. Entrada por Claudio Coello, 98. Madrid. 

Viernes 30 de Noviembre de 2018. 12,00 h.

Intervendrán: Pilar Cernuda, José María García, Nieves Herrero, Pedro Piqueras, Victoria Prego, Antonio Sanjosé, entre otros.

–—————————————————————————— 

Mi amigo Pepe Cavero en el río de plata azul bajo los grandes tilos

A su memoria

Diego Gadir

Pepe Cavero guardaba celosamente su memoria: encuadernaba la historia de sus días, de los días de España…Su luz trasnochada. Él era un trozo noble de la tarta española: la rancia tarta que soñaba ser renovada nube de algodón de azúcar… …Un amanecer cualquiera, el terror pondría guindas de sangre caramelizada en las esquinas… En las redacciones emergentes… A bocajarro. Enmudecería la nata de España, la triste fruta escarmentada, la escarchada tristeza española… Enmohecería la ansiada libertad. Cavero daría cuenta de ello: lo contaría todo… Casi todo.

Cavero hace honor cada día a su etimología: es la zanja que drena el diluvio de los acontecimientos; el canal que desagua la palabra cotidiana; la historia ingrata del hoy presente. Desde niño, lleva un fardo de desengaño en el hombro. Un fardo amorfo que no se le hace Cruz del todo… En su hogar, tiembla un miedo sobre la mesa. Después, con nueve añitos, lo fuerzan al seminario. Ya entonces, la aorta se le va haciendo enjuto riachuelo… Estrechísimo venero. Cavero lleva sobre los hombros una arteria fina como una guillotina… Una arteria de Damocles… Una espada afilada atiborrada de angustia.

Ya es carne de periodismo. Completa su rodaje y, un buen día, resume la prensa del Presidente. Diariamente, le extracta los diarios. Es el cavero que drena la historia pequeña de cada día: la intrahistoria. Danos la historia de cada día… Su fulgor y su sombra. La hogaza caliente de la historia inmediata. En Moncloa, Suárez se desayuna con los panes de Cavero… Con las harinas de Ónega. A veces, se rebozan peces; a veces, reveses. Miedo con creces: Transición. Suárez solo ve por los ojos jóvenes de zorro viejo de Pepe, de Fernando… Linces recentales. Suárez no lee más allá: no tiene tiempo material. Bajo las cejas lleva dos caveros bien abiertos para drenar el vino y la sangre de una nueva España. Puede prometer… Y promete.

.

Ahora es jefe de prensa del ministro Ordóñez en Justicia. Cavero lo es en justicia. Asiste al alumbramiento de la Ley del Divorcio. Cavero recorta y pega las crónicas de la anhelada victoria. Confecciona artículo tras artículo el anhelado vademécum de la Ley: las hojas de una ventana que se hace pórtico democrático. En el álbum no queda un huequito libre… No hay espacio que perder. El cronista amanuense ha creado el mejor libro de recortes del mundo sobre una ley española. Un manual de museo… Para museos. María, contándomelo, se deshace en elogios; se enorgullece del tesón y la profesionalidad de su marido; se rehace en amor; se hace fuerte: fue esto… fue aquéllo… fue todo… fue Cavero. No dejaba de drenar el lodazal diario… El cavero que no cesa.

Siguen sangrando las sienes de España… Los sesos y el serrín rebozados rebosan los teletipos. Cavero cava en las cavernas de la irracionalidad… El periodismo cabal decubre la gangrena. Cavero no cabe en un trozo de papel y echa a volar la palabra por entre los blancos pliegues de la radio. Escribe y se desangra… Habla y se la va la vida por entre la dentadura del corazón. Su chorro de sabiduría empapa los micrófonos. Escribe… Habla… Sueña con un país como Dios manda… Pero Dios no le suena de nada.  

España le va y le viene… No pierde la esperanza. No cabe Cavero más cabal,  caballero primero, caballero Cavero… Lee a Savater y a Caballero Bonald. En el jardín del ciervo nos abrimos en canal como bueyes de Rembrandt… Como  despojos para una clase de anatomía. Las religiones no ligan, no riman, no razonan. Vargas Llosa las salva para los desheredados del mundo, le digo. No le convence, no le convenzo… Casi me desconvence. Sale Derrida… Entra Foucault… Albiac se alza… Se asoman Vicent y Sorel -Andrés- …Marina y Savater aterrizan… Sale a relucuir Lamet. Sampedro, José Luis, no le traiciona… No le niega cuando en su gallinero clarea… Canta el gallo. El cielo se torna panza de burra y Nieva Paco en nuestras almas.

El incendio de mi estudio le había sobrecogido. Se hizo mil seiscientos kilómetros de un tirón para darnos fuelle: nos puso los reyes, en pleno verano. No cabe amistad más necesitada, más apasionada. Cavero tenía aún, como el hayedo, el gesto mustio y el alma celeste… Ojos de hojarasca y arterias abstractas: Miró… Zóbel… Guerrero… Muñoz, Lucio. Más adelante, siluros y lucios vendrían a cerrarle los ojos. Pero aún tenía la sangre de oro y coronarias de celulosa. Sabía que a modo de mi Rosa, un día llegaría su María: celosía de amor para el susurro, cable para una resurrección, yema para un renuevo… Luz prorrompida: Santa María del carpe diem, Ave María de Schubert.

Cruzó océanos de dolor. Los cruzaron juntos. Salió de acero toledano su tesón… Su tizona… Su ilusión: su nieta Iris, por entoces todo su futuro. Un día, el brazo de luchador se le cayó al suelo… A la tierra germinal… A la tierra terminal. Estaba soñando con un río lleno de lucios y siluros, un río de plata azul bajo la primavera. Me habló, por último, de un pueblo donde pescar y donde echarse a dormitar bajo los grandes tilos junto a María. Tuve que llorar para que no me ahogara la pena. Pepe Cavero: El Justo de la Vela.

 

Elecciones

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

El naufragio

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

La justicia

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

Nueva entrada en Los Fardos de Pericón

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

En globo. Oscar Cantero en el Diario Bahía de Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

La historia de Cádiz es tan densa, rica y variada, que de una palabra elegida al azar podríamos extraer con cierta facilidad una interesante referencia del presente o del pasado. Tomemos, por ejemplo, la palabra ‘globo’, casi prohibitiva en nuestra ciudad por el viento de levante.

 

Pues bien: la primera ascensión en globo realizada en España fue la del gaditano Manuel García Rozo, que eligió para esta proeza su patria chica. Y hubo un periódico titulado así ‘El Globo’, que también en el siglo XIX desarrolló una campaña propugnando la ‘provincialidad andaluza’, algo así como un ‘mercado común’ regional, un atisbo de autonomía cuando aún esta palabra no tenía una clara vigencia política.

Manuel García Rozo era un hombre valiente y honrado, sin duda alguna; hasta el punto de publicar el mismo día de su experiencia  -el 30 de mayo de 1831-  una nota en la que decía: “…Al mismo tiempo, hago presente a los señores con quienes tengo cuentas pendientes, que concurran en todo el día de hoy a percibir un documento con la cantidad que les pueda deber, para que en caso de alguna desgracia en mi ascensión (lo que no espero), acudan con él a la persona que se le indique para su cobro”. Nuestro ‘astronauta’ navegó por la atmósfera, aunque el viento acabo por arrojarle a la Bahía, en cuyas aguas fue recogido por una falúa, siendo después paseado a hombros por la ciudad.

En cuanto al periódico ‘El Globo’, aparecido en 1838, desarrolló, como apuntábamos una campaña para la unidad económica y espiritual de las provincias andaluzas.  Ramón Solís, en su ‘Historia del periodismo gaditano. 1800 – 1850” citó este párrafo de un artículo publicado el 1 de julio de 1841: “…La prosperidad del comercio en las plazas de Andalucía es imposible a menos que con los adelantos de la agricultura se desenvuelva la riqueza de estas provincias. La industria agrícola no puede dar grandes pasos, después de cubierto el consumo, si el comercio no le abre los vastos y útiles caminos de la exportación. Así, se beneficiarían los intereses de las provincias litorales y de las provincias interiores de Andalucía. La conveniencia de los pueblos agrícolas y de las plazas mercantiles, se hallan íntima y estrechamente enlazadas”

 

Desgraciadamente, ahora las ideas, las inquietudes y los precios no suben sosegadamente en globo. Utilizan el ‘reactor’ que nos proporciona internet.

Y son muy pocos los que se preocupan tan notoriamente de garantizar el pago de sus deudas como aquel gaditano, que

Hoy

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

Hace 40 años

Fernando Santiago Muñoz | 29 de noviembre de 2018

Otra carajotada

Fernando Santiago Muñoz | 28 de noviembre de 2018

Ciudadanos sin sus concejales

Fernando Santiago Muñoz | 28 de noviembre de 2018

De Tubío a Tubío y tiro porque me toca

Fernando Santiago Muñoz | 28 de noviembre de 2018

Pues parece que Asuntos Sociales le pagó el Palacio de Congresos a el Colegio de Trabajadores Sociales. Si es bueno tener amigos en todas partes no digo nada de tener hermanos.