La visión de Procopio

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

Ramos

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

Éxito de la ruta Enma

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

El obispo comilón que pasa tres solomillos del Papa. En El Plural

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

 

El Papa Francisco, el jesuita que apostó por la austeridad, es tanto en sus mensajes como en su forma de vida una persona alejada de toda ostentación. Jorge Mario Bergoglio pregona y pontifica para sus sacerdotes un modo de vida de austeridad y dirigido a “una Iglesia de pobres para pobres”. No hay momento en que deje de recomendar, y a veces a exigir, a la curia  que sean coherentes con la pobreza. “Cuando vemos que el primer interés de una institución parroquial o educativa es el dinero, esto es una gran incoherencia”, ha llegado a manifestar Bergoglio.

Desde su llegada al Vaticano hizo ejemplo de sencillez y austeridad al cambiar su trono de oro, por una simple silla de madera, lo propio para un “discípulo del Carpintero”. Rechazó que el Vaticano le fabricara una cruz de oro y diamantes optando por portar la cruz de metal de su etapa de cardenal.

Lujos y vida suntuosa
Recientemente ha vuelto a recriminar a los miembros de la Iglesia Católica sus excesos en comidas, lujos y vida suntuosa. Va contra el espíritu cristiano y evangélico que preconiza y el que él mismo defiende con su claro ejemplo. A Bergogglio no le gusta, y así lo ha recriminado, los obispos y curas que se entregan al manjar gastronómico y a los lujos mundanos.

Reticente a asumir como propio este mensaje evangélico y mandato papal se encuentra de manera destacada un miembro de la curia española. Se trata del obispo gaditano al que algunos denominan ‘Glotón de Cádiz’ por los “homenajes” gastronómicos que se suele dar, la inclinación hacia las buenas viandas en restaurantes de lujo y la “sensiblidad” mostrada hacia los buenos caldos.

Obispo “señorito”
Como denunciara ELPLURAL.COM, miembros de base de esa comunidad han enviado cartas de queja al Vaticano censurando el estilo de vida del obispo Zornosa y determinadas actitudes que creen alejadas del espíritu crisitiano. Lo han tildado de ‘obispo señorito’ con inclinaciones hacia el “comer y beber bien”. No solo lo crritican sino que ponen ejemplos tales como que en una comida pidió una botella de vino de casi 200 euros de coste. También señalaron que convoca reuniones con “gente influyente” bien en sus casas o en reservados. Destacan del purpurado su preferencia por restaurantes afamados y caros como ‘El Faro’.

Si San Agustín decía: “Buscad lo que basta, y no queráis más. Lo demás es agobio, no alivio. Apesadumbra, no levanta”, parece que Zornoza diría “Llena ahí“. La historia de la Iglesia católica desde los primeros cristianos, que vivían en comunidad, los padres del desierto, los religiosos, los movimientos de pobreza y las Ordenes mendicantes del siglo XII y XIII, los franciscanos, las comunidades caritativas del siglo XIX, la doctrina social católica bajo León XIII, los teólogos de Liberación, los curas obreros, las comunidades de base… ha transmitido en numerosas ocasiones que la austeridad, cuando no la pobreza voluntaria, deberían ser el modelo a seguir por quienes representan a Dios en la tierra. Cosa distinta es que haya habido muchos seguidores de estos ejemplos. Pues bien, esta parte de la historia de la Iglesia aparece ignota y desconocida para este padre de la Iglesia afincado en Cádiz.

Obispo codicioso
Zornoza ya fue tildado de obispo codicioso tras los intentos de cerrar una modesta taberna llevando a la ruina a una sencilla familia que lo regentaba desde hacía muchos años y que había invertido ahí todos sus ahorros. Una familia -en la foto-, que vive del establecimiento alquilado por la Iglesia. Todo por la codicia de una operación inmobiliaria. Cabría preguntarse si el Obispado hubiera actuado igual si se tratrase de un restaurante de lujo y no de un sencillo bar.

Coches oficiales, de camuflaje y viajero
Por último han criticado de él que disponga de coche oficial con chófer más otros automóviles de “camuflaje”. Su afición a viajar y hacer giras también es relevante: Fátima, Lourdes, Santiago, Roma o Jerusalén. Esta afición al viaje lo demostró con su reciente visita a la gran Feria del Turismo, Fitur en Madrid, de donde partió por segunda vez en tres meses, a Tierra Santa.

De todos es conocido el dicho popular que asevera que “vives mejor que un obispo”. ¿A quién se refería? ¿Pensaba tal vez en el máximo responsable de Dios en Cádiz?.

Esta tarde

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

Burbujas. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

Somos mulos de reata. Lo mismo no queremos una cosa que al poco nos pegamos un empacho y viceversa, como si fuera tortilla del Grimaldi o ensaladilla de Las Palomas. El Ayuntamiento que promovía hoteles, que quiere que la antigua Comisaría sea un hotel, que tiene que vender el hotel del Estadio, que se comprometió con Telefónica a recalificar el Pirulí y el edificio de Ancha para hacer hoteles, los mismos que hace un año decían una cosa dicen ahora que hay una burbuja hotelera a la que es necesario poner fin. Lo que hay es una burbuja de anuncios hoteleros, cosa diferente. Ojalá se lleven a cabo pero me malicio yo que ni la mitad verán la luz. Por ahí anda la Junta mareando con Tiempo Libre y no voy a repetir el rosario de proyectos que se anuncian y no se hacen. Lo mismo se puede decir de los apartamentos turísticos: quizás dentro de cinco o diez años haya muchos y sean un problema, pero bendito problema cuando ocurra, será señal de que sobran los puestos de trabajo que genera el turismo y sea preciso regular el sector como en Barcelona o Venecia, pero en este momento no es el caso. También hay una burbuja museística que, como dice el que fuera asesor de Arte y Naturaleza , luego asesor de Ganar Cádiz y amigo íntimo de Barcia: les falta relato (“¿qué carajo es eso dios mío de mi alma?”) . En cualquier edificio abandonado o hacemos un hotel o hacemos un museo, tanto da. Es indiferente si no hay nada que poner en el museo, nos gastamos unos milloncejos para poner uno, que no nos falte de ná, que no que no. El ECCO es un mamarracho pagado con fondos europeos (ya estamos acostumbrados, solo hay que mirar a la vecina pérgola) así que no conviene asustarse por hacer otro con el mismo fin y con subvenciónn de la Junta. Ahora que digo Junta: como tarden lo que han tardado en la Ciudad de la Justicia, el tranvía o el Tiempo Libre, cuando el museo de arte contemporáneo vaya a inaugurarse ya será arte clásico. Esos 300, como Leónidas en las Termópilas, resistirán el paso de los tiempos y de los ejércitos persas , crucerismo en estado puro.,Los Guiris versión Juan Carlos Aragón. Burbujas de terrazas, de bares, de carriles bicis, pero nadie parece quejarse de la burbuja de asesores que entre el Ayuntamiento, la Diputación, la Junta y el Gobierno de España en la ciudad pueden alcanzar los 100 , lo que confirma ser una fuente de empleo que ríanse ustedes de la hostelería, con el pobre Di María de jubileta: por cierto ¿dejará LLORECA? Eso sí sería una fatalidad. ¿De qué íbamos a hablar?

Fernando Santiago

Manolo Cano en Benot

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

Promoción

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

Abogados

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

El peligro de Simón Bolívar

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

Citas

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

El Elcano desde el cielo

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

Para mañana

Fernando Santiago Muñoz | 9 de abril de 2018

Muy justo

Fernando Santiago Muñoz | 8 de abril de 2018

¿Esto para qué sirve?

Fernando Santiago Muñoz | 8 de abril de 2018

06042018-presentación-viaje-campamentos-saharauis-018-1340x891

¿Qué utilidad tiene el viaje del alcalde y del primer teniente de alcalde a los campamentos de refugiados saharauis? Me parece perfecto que el Ayuntamiento de Cádiz aporte dinero y le preste apoyo a la causa saharaui pero no sé qué pintan los dos allí en plan Alfredo Landa y Paco Martínez Soria.

Dos visiones sobre la justicia alemana

Fernando Santiago Muñoz | 8 de abril de 2018

La muerte de un surfista

Fernando Santiago Muñoz | 8 de abril de 2018

Excelente Yolanda Vallejo

Fernando Santiago Muñoz | 8 de abril de 2018

¡QUÉ MODERNOS!

Me gusta pensar que lo de la realidad que supera a la ficción no es más que una frase hecha de esas que usamos para rellenar los tiempos muertos en los que nuestro cerebro hace recreo para no procesar lo que nos rodea. Esos momentos marcianos, cada vez más habituales, en los que a una le gustaría usar el rótulo de «cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia» para justificar lo que ve, lo que oye y lo que lee. Porque, desafortunadamente, vivimos en los tiempos del realismo mágico en los que el discurso narrativo se ha hecho carne y habita entre nosotros.

El senador Onésimo Sánchez, el de García Márquez, vivía en perpetua campaña electoral. Lo llevaban de un sitio a otro prometiendo tonterías «las máquinas de llover, los criaderos portátiles de animales de mesa, los aceites de la felicidad que harían crecer legumbres en el caliche y colgajos de trinitarias en las ventanas. Así seremos, señoras y señores». Cualquier cosa a cambio de un puñado de votos. «El futuro Museo, porque su concepto va por ese camino superando al de un centro cultural, será el primero de toda Europa totalmente preparado para lograr un gasto de energía casi cero, y la que necesitará consumir la producirá el mismo inmueble». ¿Lo ve? La segunda cita no es del Nobel colombiano, pero quién lo diría. Porque si los indios del Rosal del Virrey se quedaban extasiados con los pajaritos de papel y los trasatlánticos de mentira que surcaban las arenas del desierto, los que asistieron a la presentación del proyecto museístico en el antiguo Instituto del Rosario tuvieron la oportunidad de conocer de primera mano el asombro de Damasco que, según la presidenta, «nos ha superado. Cumple con su carácter innovador, muchos de los retos que nos marcamos en nuestro gobierno». Qué bien. Después de lo del pasado miércoles, «ya no seremos más los expósitos de la patria, los huérfanos de Dios en el reino de la sed y la intemperie, los exilados en nuestra propia tierra. Seremos otros, señoras señores, seremos grandes y felices» –esto es García Márquez, por si le quedó alguna duda–. Seremos otros, que lo sepa, seremos los más modernos del mundo, con el Museo de Arte Contemporáneo por el que se pelearán las naciones y los cruceristas conocerán a este rincón de Occidente. No en vano, serán 300 las obras de arte contemporáneo, adquiridas durante años en ferias como Arco, las que colgarán de las paredes del viejo edificio transformado para siempre en la nueva ‘Entrerprise’ de la vieja Europa, porque como reconoció la presidenta de la Diputación –no confundir con el senador Sánchez– será un «elemento de dinamismo importante, tanto en lo que se refiere a la creación de empleo como al desarrollo turístico y cultural». Un edificio, además, con novedosos sistemas de climatización y refrigeración de manera natural y con una cubierta solar fotovoltaica que ni le cuento, y con una inteligencia tal que detectará en todo momento las condiciones de humedad y temperatura de las salas y corregirá automáticamente cualquier inclemencia del tiempo. Claro. Y todo en 18 meses. Museo y edificio inteligente. Pompidou de Cádiz y The Egde todo por el módico precio de tres millones y medio de euros, y con la seguridad de que se convertirá en «un pulmón cultural abierto a toda la provincia». En uno de los pulmones, debe entenderse.

Porque el otro pulmón también fue visitado el mismo día por la misma delegada territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo –no confundir con el senador Sánchez, tampoco– y por el alcalde de nuestra ciudad, acompañados de la concejala de Comercio. Sí. Ya sabe usted de lo que le hablo. De la visita a la nueva señalética y las placas identificativas colocadas para la promoción del comercio en Cádiz. Lo de la realidad que supera a la ficción. Una visita oficial a unos letreros puestos en la calle. Como lo lee. Con una foto de todos ellos mirando flechas como si estuviesen mirando una de las siete maravillas del mundo. Y todo porque la Junta de Andalucía ha pagado 57.000 euros.

Así estamos. Y así vamos a estar de ahora en adelante. Porque las apariciones estelares de Blacamán no han hecho más que empezar. De aquí a las próximas elecciones –sean cuales sean las próximas elecciones– veremos como se levantan museos, centros culturales, museos, desdobles de carreteras, museos, centros de innovación, museos, empresas tecnológicas, y al final veremos «unos árboles de teatro con hojas de fieltro y los sembraban a espaldas de la multitud en el suelo de salitre. Por último armaron una fachada de cartón con casas fingidas de ladrillos rojos y ventanas de y taparon con ella los ranchos miserables de la vida real».

Después, seguiremos siendo los de siempre, aunque eso sí, más modernos, muy modernos. Y con un edificio NZTB, que traducido resulta un «edificio de consumo de energía casi nulo» o quizá «nulo» si finalmente pasa lo que suele pasar en estos casos. Normal, dirá usted. Para tenerlo cerrado, no hacía falta tanto aspaviento. ¡Ay! ¡Qué tiempos más modernos nos esperan!

 

Máster. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 8 de abril de 2018

Se cuenta que un dirigente socialista de Chiclana fue debidamente colocado en la Diputación como administrativo hace años ya que su única experiencia era haber trabajado en una gasolinera. No sé sabe cómo obtuvo un título superior y bajó a Personal a toda prisa: ya podéis subirme al grupo A, a lo que le respondieron que eso no funcionaba así. No tan rápido pero terminó en puestos de responsabilidad remunerados especialmente por encima de su capacidad y competencia. De la misma forma se cuenta de otro destacado dirigente que dio nombre incluso a una familia política en el PSOE obtuvo de manera sospechosa su título en la UNED que, casualmente, dependía de él mismo. Se da el caso de un cargo público del PP que obtuvo su doctorado por la Universidad Europea de Lisboa, financiada por Carbures que presidía en aquel momento un gaditano amigo suyo. La tesis fue “La responsabilidad social corporativa en las empresas públicas municipales: el caso de Cádiz” elaborada con los informes hechos por los gerentes de las empresas dependientes del Ayuntamiento de Cádiz en el tiempo en el que mandaba en el Ayuntamiento y a los distintos gerentes no les cabía más que cumplir órdenes. Es frecuente en la política rellenar el curriculum con un “realizó estudios de Derecho”, un eufemismo para decir que se matriculó en alguna asignatura pero nunca llegó a terminar la carrera aunque así dicho parezca otra cosa. O de una joven concejala de Podemos en el Ayuntamiento de Cádiz a la que le gustan los disfraces llamativos que en la web municipal pone como estudios: Grado, sin decir de qué ni cuándo ni dónde lo ha sacado. Como se puede apreciar los políticos de todos los partidos sin excepción tienen complejo por la actividad a la que se dedican y la poca consideración social de esa actividad. Quizás ese sea el motivo por el cual Cristina Cifuentes , Javier Maroto y tantos otros maquillan sus estudios y su experiencias para darnos a entender que son gente con una amplia formación que han decidido sacrificarse por todos nosotros, aunque compren los títulos como si fuera en el Baratillo. Sin ir más lejos fue muy graciosa la declaración del diputado de Ciudadanos Javier Cano a Radio Cádiz en la que decía perder dinero por su dedicación a la política dadas sus altas funciones y tareas en la vida privada. A él y a tantos otros se le podría recordar lo que cantaban a Federico Pérez Peralta la chirigota “Los que ponen la primera piedra: no trabajes tanto por Cádiz que no hace falta.

Fernando Santiago

Títulos

Fernando Santiago Muñoz | 8 de abril de 2018