Cambio de opinión

Fernando Santiago Muñoz | 16 de enero de 2018

Habría que suprimir las juventudes de los partidos

Fernando Santiago Muñoz | 16 de enero de 2018

La próxima candidata del PSOE

Fernando Santiago Muñoz | 16 de enero de 2018

Loor de santidad

Fernando Santiago Muñoz | 16 de enero de 2018

Angry birds

Fernando Santiago Muñoz | 16 de enero de 2018

Misterios

Fernando Santiago Muñoz | 15 de enero de 2018

¿Cualquier jugador del Cádiz puede entrar en el Falla cuando le dé la gana?¿Cómo entra?¿Quién le invita? ¿O hay que marcar goles y ser famoso?

Sororidad. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 15 de enero de 2018

Yo, sin ir más lejos, estoy a favor de la campaña MeToo y de la respuesta dada por un grupo de artistas e intelectuales francesas. Apoyo a quienes se manifiestan contra el acoso a las mujeres sea en el grado que sea y de las mujeres que defienden que es todo una exageración y que no se puede limitar la seducción, aunque sea insistente. Yo soy así. De Cadi Cadi. A favor de una cosa y de su contraria. Era de Carlos Díaz, me pasé a Teófila y ahora soy de Podemos. Me adapto a todo. Ya estableció Darwin que no sobreviven los más fuertes sino los que mejor se saben adaptar, lo que se viene en llamar evolución. Así que me parece fantástica la campaña contra los abusos aunque la promuevan un grupo de millonarias que se beneficiaron de su físico y de las insinuaciones (como mínimo) de poderosos hombres que mandaban en cada caso. También estoy a favor de que a otras mujeres les parezca puritanismo. En fin, así soy, dúctil y maleable, signifique lo que signifique dúctil y maleable, pero se decía antes entre las propiedades de los minerales, que todo no van a ser las leyes de la termodinámica. Estoy a favor de que condenen a los de La Manada porque se demuestre que son unos criminales o por salvajes. No tengo tan claro lo de Juana Rivas: he buscado por mi casa y aquí no está, desde luego. No estoy seguro que tenga razón ni que el hecho de que la vayan a juzgar sea violencia institucional, que al fin y a la postre es lo que dice el propio Puigdemon y Los puigdemonas, chirigota de Tabarnia. Aquí todo el mundo quiere escaparse a la acción de la justicia y todos se quejan de algo, que tenemos la piel tan fina hasta el punto de que “Los que se ponen en la puerta del juzgado” se van a llamar “Los susceptibles”.

Leo que se ha generado la palabra, sororidad, algo así como una hermandad entre las mujeres , una acción a favor de las mujeres, especie de feminismo vital o algo por el estilo, supongo que divulgada por la marea violeta, los pelos a la violeta y demás cromatismos. Allá cada quien pero la duda que me asalta sobre este concepto es : ¿las mujeres que lo defienden solo van a votar a otras mujeres? Dicho lo cual: ¿las militantes de Podemos e IU van a votar a Teófila, si se presenta, o a Mara Rodríguez, que se presentará? Sería el paradigma de la sororidad, apoyar a mujeres aunque sean de otros partidos. El feminismo llevado a sus últimas consecuencias, una especie de nacionalismo sexual por encima de cualquier ideología o capacidad. Kichi también es heteropatriarcado, por mucho que en él influya su pareja .

Fernando Santiago

Jurado de chirigotas

Fernando Santiago Muñoz | 15 de enero de 2018

Muy cierto

Fernando Santiago Muñoz | 15 de enero de 2018

Homenaje a Camarón en La Quilla

Fernando Santiago Muñoz | 15 de enero de 2018

¡Qué rancio!

Fernando Santiago Muñoz | 15 de enero de 2018

Image-1

Le regalan al pregonero papel y tinta en la época del IPhone, el Samsung Galaxy, el iPad y demás.

La maravilla del mundo que llegó a Cádiz. En El País

Fernando Santiago Muñoz | 15 de enero de 2018

'Retrato de daguerrotipo de D. Antonio Jiménez y Martínez de Montes y señora', de autor anónimo, realizado en Cádiz (1855-60).
‘Retrato de daguerrotipo de D. Antonio Jiménez y Martínez de Montes y señora’, de autor anónimo, realizado en Cádiz (1855-60). COLECCIÓN FERNANDO GOICOECHEA

“Este nuevo método de sacar la semejanza es tal vez una de las más misteriosas invenciones del siglo y puede ser admirado como una de las siete maravillas del mundo”. Tan seguro estaba George W. Halsey que su “novísimo” artilugio dejaría prendado a los gaditanos que no escatimó en anuncios de prensa. El 18 de diciembre de 1841, recién llegado a Cádiz desde La Habana, el estadounidense prometía ser capaz de hacer retratos en miniatura, con el auxilio del daguerrotipo, “en el sucinto tiempo de unos cuatro minutos”. Halsey no exageraba. Tan “extraordinaria” y “desconocida” era su máquina que resultó ser la primera que, en España, retrató a personas.

El historiador Rafael Garófano ha conseguido desempolvar una proeza, hoy olvidada, y que dibuja bien las ansias del momento por sacar rédito al daguerrotipo, el primer procedimiento fotográfico, presentado en París por Louis Daguerre en 1839. En su obra El primer establecimiento de retratos fotográficos de España. Cádiz, 1841, recientemente editada por la Diputación de Cádiz, el investigador reconstruye cómo estas prisas acabaron por hacer que los primeros retratos en España procediesen, en verdad, de una mejora del invento francés venida desde Estados Unidos.

Hasta ahora se consideraba que el francés Pedro Sardin, en Barcelona, fue el primero, a partir del 22 de enero de 1842, en emplear el daguerrotipo para retratos personales. Su cámara, que usaba la tecnología de refracción gracias al empleo de objetivo y lentes, llegó desde París. Sin embargo, hubo un primer retrato gaditano realizado un mes antes. La cámara de Halsey, “partiendo de París, pasó por Nueva York, La Habana y llegó a Cádiz”, rememora Garófano.

La causa de este recorrido se encuentra en la fascinación y la consiguiente decepción que produjo el invento de Daguerre. El descubrimiento —”de los más bellos de la época”, a juicio de Samuel Morse, el creador de la telegrafía— necesitaba largos tiempos de exposición para tomar una imagen sobre las placas metálicas. Con los primeros paisajes inmortalizados, la frustración por no poder hacer lo mismo con las personas no tardó en aparecer. “Todo el afán estaba en reducir el tiempo de pose que permitiese retratar a alguien”, explica Garófano.

Esquema de cómo funcionaba la tecnología de reflexión de la cámara de Wolcott.
Esquema de cómo funcionaba la tecnología de reflexión de la cámara de Wolcott. Rafael Garófano

El dentista neoyorquino Alexander S. Wolcott lo consiguió un año después del invento de Daguerre, según la patente inscrita el 8 de mayo de 1840. Fue un golpe de efecto, prescindió del objetivo y empleó la tecnología de reflexión para acortar los tiempos, de los 10 a los cuatro minutos. Al fondo de una caja de madera con un orificio, un reflector cóncavo dirigía la luz hacia la pequeña placa de plata en la que quedaba impresa la imagen. “Era algo ingenioso, pero no científico”, añade el investigador.

El azar quiso que Halsey, profesor de caligrafía en La Habana, se encontrase en Nueva York cuando el artilugio de Wolcott salió a la venta. Lo compró, aprendió la técnica y regresó a la capital cubana. El 3 de enero de 1841, abrió el primer estudio de retratos con daguerrotipo de la isla y de toda Latinoamérica, como recuerda una placa en el edificio de La Habana donde estuvo. Después de seis meses, Halsey quiso más, y se embarcó hacia Cádiz “para hacer suerte en la metrópoli” del momento.

Allí, abrió su estudio en el cuarto de azotea de un edificio de la actual plaza de San Antonio, en la esquina con la calle de Buenos Aires. Anunció sus retratos como “miniaturas”, en un alarde publicitario que convirtió el defecto en virtud. “La cámara de Wolcott tenía el problema de que las placas eran pequeñas y delicadas, pero no resultó un hándicap porque la gente lo asimiló como las miniaturas pictóricas que conocían hasta entonces”, detalla Garófano. Más difícil de asimilar era el precio: cinco duros. “Altísimo y solo al alcance de la alta burguesía”.

Pero Halsey no tuvo suficiente y dio el salto a Barcelona, el 1 de marzo de 1842. Sin embargo, erró, como explica Garófano: “Si hubiese ido a Madrid, habría sido el primer retratista de la capital, allí Fernando Couturier hizo los primeros retratos en junio de 1842. Pero en la capital catalana, Sardin ya estaba instalado y la guerra entre ambos no tardó en llegar. La polémica quedó reflejada en anuncios de periódicos y Halsey, finalmente, optó por marcharse de Barcelona.

El azar quiso que los dos volviesen a encontrarse en Cádiz. El 8 de febrero de 1843, Sardin se convierte en el nuevo retratista en la ciudad y, en marzo, Halsey regresa desde Londres. El norteamericano publicita otro procedimiento de miniaturas “muy superiores a cuantos hasta ahora han podido hacerse”. La pugna también duró poco. El 1 de mayo de ese año, Halsey se marchó a América y 15 días después, el francés también decide irse. Cádiz se quedó así sin retratistas, pero esta fiebre no se apagó. Era la incipiente “exaltación del yo”. La misma de la que hoy se hace gala con los selfies, en los que las personas “registran su propia imagen de forma continua e ilimitada”.

Llámamejuanma tampoco sabe hablar

Fernando Santiago Muñoz | 15 de enero de 2018

Jartibles

Fernando Santiago Muñoz | 14 de enero de 2018

Premonitorio

Fernando Santiago Muñoz | 14 de enero de 2018

Con un par. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 14 de enero de 2018

Los debates interesantes en España no son sobre el modelo territorial sino sobre si la tortilla es con cebolla o sin cebolla. Luego hay otros debates suplementarios: mixta , con pimiento, muy hecha o poco hecha. Parece que la línea de defensa de los imputados por la intoxicación del Grimaldi es sobre este último asunto y la fuente de autoridad es un programa de televisión dedicado a la cocina de los múltiples sobre el asunto que al parecer se emiten. Yo, lo siento, soy solo del Sálvame y, si acaso, de Las Campos. Cada uno tiene sus gustos, que cantaban Los Lacios. El caso es que no he visto nunca esos programas y no sé si fijan la doctrina española con respecto a las tortillas de papas. Tampoco sé si han establecido el canon hispánico en la tortilla poco hecha que, digámoslo pronto, a mí me da un poco de asco. Cuestión de gustos. Cada uno se defiende como puede y si los imputados en el caso piensan que gracias a la televisión se pueden salvar, pues perfecto. Yo me conformo con que no se extienda la costumbre de hacer tortillas de papas caldosas. Después del Caso Grimaldi,durante meses, en los bares no se atrevían ni a poner tortilla, quizás a sugerencia de LLORECA , que no se ha manifestado al respecto aunque todos estamos ansiosos por conocer la opinión de su eterno presidente.

El apellido Grimaldi fue siempre epítome de glamour: lo mismo en la corte monegasca que con una trenka. En el siglo pasado una generación entera tuvimos a Carolina Grimaldi como sex symbol. La generación siguiente era más de Estefanía, lo comprendo. La actual de Carlota Casiraghi y la anterior a la nuestra, de Grace Kelly. Todavía recuerdo a Moncho Alpuente , no sé si con Los del Río Kwai o con Desde Santurce a Bilbao Blues Band: “vamos toda la basca a la corte monegasca. Demasiado cheli para la hija de la Kelly”. El pobre, como lo echamos de menos. Eran tiempos donde los niños de Grace Kelly monopolizaban las fantasías infantiles y las revistas del corazón. Como Alberto de Cádiz se ha ido a Sevilla ahora el apellido Grimaldi en la ciudad significa intoxicación en el carnaval. El tiempo pasa a una velocidad de vértigo. Antes la gente iba a Tere con la Tartana que hace los bocadillos como le da la gana. En algún momento alguien quiso fomentar la hostelería local y pasa lo que pasa. Desde la intoxicación en Las Palomas no ha habido una decepción más grande . Quizás el cierre de La Cepa, que ha dejado huérfana a mucha gente, sin un sitio donde ir a tomarse unos vinos con la seguridad de que no se va a intoxicar. Di María, pon orden.

Fernando Santiago

La IPG

Fernando Santiago Muñoz | 14 de enero de 2018

Cuando era delegado de Educación, Juan Luis Belizón dijo que se iba a hacer un proyecto para un centro educativo integral donde está ahora la Institución Provincial Gaditana que incluyese desde Infantil a Bachillerato. Nunca más se supo.

Que alguien enseñe a hablar a este hombre

Fernando Santiago Muñoz | 14 de enero de 2018

Casa de comidas

Fernando Santiago Muñoz | 14 de enero de 2018

Debido a un supuesto traspapeleo, un puticlub sevillano ha sido notificado tras haberle sido entregada una estrella Michelín para sorpresa de su gerente.

Este club de alterne sevillano llamado “Sensaciones” y ubicado cerca de Camas lleva varios años prestando sus servicios “tenemos más de 80 años de antigüedad pero jamás hemos destacado, nos caracterizamos por nuestra discreción, creo que este galardón erróneo nos va a traer más fama de la que buscamos”. Según parece un veterano crítico de la Guía Michelín confundió algunos de sus papeles al pasarle los datos a la organización central encargada de la concesión de las estrellas.

“Reconozco mi error, acostumbro a tomar notas de todo aquel local que visito, en este caso también de este club de señoritas, me pareció gracioso el realizar una crítica, pero a la hora de entregar mi información me equivoqué”. Fuentes cercanas han asegurado que en sus notas aparecían comentarios tipo a “me han hecho la mejor comida de mi vida” o “casi no llego al postre con tanto entrante” y por eso nadie se dio cuenta del error hasta una vez notificada la entrega de la estrella Michelín.

Corina contra Ana Romero. En Vanitatis.

Fernando Santiago Muñoz | 14 de enero de 2018

Corinna zu Sayn-Wittgenstein no quiere que se hable de ella. Ha contratado a un despacho de abogados en Madrid con la intención de parar el libro ‘El rey ante el espejo‘ (La Esfera de los Libros), de la periodista Ana Romero. Esta exigencia se justifica porque considera que se vulnera la reputación de su clienta.

Los abogados de la examiga entrañable enviaron esta semana un requerimiento a la asesoría jurídica de Unidad Editorial solicitando que se abstengan las menciones a la dama en cuestión. En el escrito se dice: “Hemos tenido conocimiento de la posible publicación de un libro cuyo objeto al parecer versa sobre cuestiones que podrían afectar de forma directa a su reputación, buen nombre e intimidad“. El libro de Ana Romero sale a la venta el próximo martes.

Corinna y don Juan Carlos en una imagen de archivo. (Gtres)
Corinna y don Juan Carlos en una imagen de archivo. (Gtres)

El afán de protagonismo de la princesa

Una de las cuestiones que se plantea con esta solicitud es si Corinna se puede permitir el lujo de estas pretensiones legales para que no se hable de ella.
Hay un derecho que se llama ‘injuction’ en las leyes anglosajonas que permite impedir la publicación de un libro. Esto lo quiso hacer Donald Trump y de ahí que se adelantara la salida de ‘Fre & Fury’ en Estados Unidos. En España esta figura no existe y, en el caso de que se pudiera utilizar, serían medidas cautelares que no vienen al caso.

La situación de Corinna en estos momentos es de nula relación tanto con España en general como con el anterior jefe del Estado en particular. Por lo tanto, no se entiende este afán de protagonismo con una historia sentimental que, según la prensa, terminó hace unos años. Nunca más se ha vuelto a saber de esa relación e incluso el Rey emérito volvió a retomar antiguas amistades como la de Marta Gayá. Una mujer que nunca quiso significarse y que tenía una vida económicamente resuelta.

La princesa Corinna, un título que según su exsuegro, el conde Alexander zu Sayn-Wittgenstein, no le corresponde, decidió contratar a este despacho madrileño para aducir que el libro podría resultar negativo para ella.

Ana Sánchez Juárez

La extraña invisibilidad de Corinna

Hasta ese momento, lo que hacía la empresaria estacional era enviar notas legales desde un despacho británico llamado Schilling cuando no estaba de acuerdo con lo que se publicaba sobre ella. No hay que olvidar que Corinna se hizo visible para la prensa concediendo entrevistas personales a la periodista Ana Romero y posando para la revista ‘¡Hola!’ mostrando joyas y diseños de alta costura.

Andrés Guerra

Esta aparición inusual fue el motivo que sirvió para que en España se conociera su identidad y su relación con el Rey emérito. Es más, en aquel momento la princesa germano-danesa alabó la entrevista cuando los reporteros le preguntaron a pie de calle su parecer. Su respuesta fue clara asegurando que se había hecho un buen trabajo.

Corinna, Villarejo y la chocolatería

Ahora hay un cambio de registro con respecto a esa visibilidad y la pregunta es a qué tiene miedo la intermediaria internacional ante la publicación del libro. Según ha podido saber Vanitatis y figura en el requerimiento, ese temor de Corinna tendría que ver con “la publicación de determinadas cartas y documentos” en poder de la autora de ‘El rey ante el espejo’. Ana Romero ha investigado para esta nueva historia la relación de Corinna con el excomisario Jose Manuel Villarejo, que actualmente se encuentra en prisión preventiva desde noviembre.

Corinna, en una foto de archivo.
Corinna, en una foto de archivo.

En uno de los capítulos, Romero desvela la visita del excomisario al domicilio londinense de la empresaria. El título de empresaria se debe a que durante un breve tiempo Corinna abrió una fabrica de chocolate del tipo confitería en Londres, a la que bautizó Sir Hans Sloane Chocolate and Champagne Hoyse Limited. Un negocio apoyado por amigos de don Juan Carlos.

En esta nueva etapa de su vida parece que la princesa quiere eliminar de su currículum toda relación con las actividades emocionales y profesionales con España. Y para ello ha utilizado un mecanismo que tiene pocas posibilidades de prosperar en nuestro país.