El Campo del Cura abandonado

Fernando Santiago Muñoz | 15 de febrero de 2019

Pongamos que hablamos de Quiñones

Fernando Santiago Muñoz | 15 de febrero de 2019

La envergadura de su obra es difícilmente cuestionable; en 68 años de vida escribió 70 obras: 26 libros de poemas, 17 libros de relatos, 8 novelas, 3 obras de teatro, 10 ensayos y artículos de flamenco y toros, 1 ensayo de Geografía de Andalucía, 3 ensayos de literatura y artes, 7 antologías propias, está presente en 33 antologías de poemas, en 22 antologías de relatos, 5 volúmenes recopilatorios de artículos en prensa… La de sus seguidores, también: centenares de amigos leen, interpretan, cantan, sacan a la calle y viven su obra en una ruta cultural única que el 30 de marzo celebrará su novena edición.

Una escuela de hostelería lleva su nombre en Cádiz, un Instituto de Enseñanza Secundaria, en Chiclana y otro, en Jerez de la Frontera. Pocos reconocimientos aún para una obra tan grande, para un espíritu tan inmenso. Es por ello que recibimos con perplejidad la notica de que un centro educativo de Jerez ha aprobado por mayoría de su Claustro y Consejo Escolar, la sustitución del nombre de Fernando Quiñones por el de Lola Flores. Las aves de paso que somos los docentes y padres en las comunidades educativas tenemos, efectivamente, el derecho a proponer el cambio de nombre de un centro escolar. Pero cuando esa propuesta carece de argumentos de peso para llevar a cabo la sustitución, y representa un agravio, un desprecio y casi una reprobación a la obra de un gran literato es inevitable que genere malestar en quienes se sienten inmersos en el mundo de la Educación, de la Cultura y de Andalucía. Como hemos señalado, están en su perfecto derecho de elevar la propuesta. Sin embargo, antes de consumar esta decisión, nos gustaría pedirle al Director, y máximo responsable de la Administración Educativa del IES Fernando Quiñones de Jerez, que se acerque a la obra de Quiñones, a sus escritos, sus creaciones, sus cantes, a todo lo que él defendió y que, en su momento, justificó que ese centro llevara su nombre.

La Junta Directiva, los socios y socias de Amigos de Quiñones, al igual que todos los Quiñoneros y Quiñoneras que se hallan dispersos por el mundo, estamos convencidos de que en su decisión no hay ánimo de dañar la figura de Fernando Quiñones, por ello, le pedimos que sigan reconociendo su legado manteniendo su nombre en ese Instituto. Por nuestra parte, estamos a su disposición para acudir a ese centro a explicar la obra de este insigne gaditano, a impartir talleres, charlas, etc. con objeto de que el alumnado conozca a este gran escritor y todo lo que hizo por preservar la cultura de nuestra provincia y de toda Andalucía.

Asociación de Amigos de Quiñones y Familia de Fernando Quiñones

Carril inservible

Fernando Santiago Muñoz | 15 de febrero de 2019

Chiguato

Fernando Santiago Muñoz | 15 de febrero de 2019

Gran iniciativa

Fernando Santiago Muñoz | 15 de febrero de 2019

Publicidad

Fernando Santiago Muñoz | 15 de febrero de 2019

De rebajas

Fernando Santiago Muñoz | 15 de febrero de 2019

Consejo chiclanero

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

Las condiciones de trabajo en la Junta

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

Con faltas de ortografía

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

Ya puestos a promocionarse, mejor así

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

El nuevo VAR

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

Vox ha llegado

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

Hoy

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

Nothing is real. Ángel Núñez en Radio Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

 

Imaginen una sesión de preliminares del concurso oficial de agrupaciones de carnaval. Eso que siempre habíamos llamado simplemente «el concurso» o «el Falla» y que ahora se estila denominar el COAC. Imaginen, digo, una de esas sesiones. Da igual cuál sea el día porque son todas muy parecidas. Hay quien dice que iguales. Y son muchas. Cada vez hay más sesiones. Interminables sesiones de una fase preliminar interminable. Imaginen entonces un teatro cuyas entradas se han agotado para la venta, pero que al momento de iniciarse la función y a lo largo de la misma muestra butacas y palcos desocupados. Tal vez porque a lo que vienen muchos es a ver a su agrupación y las demás –exceptuando los grandes nombres- poco les importa. Hagan un esfuerzo e imaginen un teatro tomado por un público foráneo, un teatro donde no resulta fácil encontrar a alguien de Cádiz. Piensen en unos espectadores que desconocen la ciudad y que, por tanto, no captan ninguno de los pocos guiños en clave local que van quedando en los repertorios. Un público que ríe y aplaude inexplicablemente y que guarda silencios igualmente inexplicables. Imaginen un Gallinero –Paraíso, dicen algunos-, en tiempos ingenioso y severísimo juzgador, convertido en barra brava mansa al ritmo repetido de tres coplas, siempre las mismas.

 

Fantaseen con autores y componentes de agrupaciones, forasteras y locales, que entrevistados al término de sus actuaciones –mediocres o lamentables en demasiados casos- invariablemente muestren su satisfacción por su paso por las tablas argumentando que venían a divertirse y que lo han conseguido. Suéñenlos encantados de la vida y ajenos a cualquier consideración acerca del respeto que debiera merecerles el público o el lugar que los acoge.

Sitúense ahora en una cualquiera de esas sesiones y dispónganse a escuchar –se que les pido un esfuerzo de imaginación- la letra de una copla que sitúa en el mismo plano la violencia machista, con más de mil asesinatos de mujeres desde 2003, y la supuesta existencia de denuncias falsas, alrededor de un ínfimo 0,01% de las que se presentan, según la Fiscalía General del Estado. Retorzamos algo más el argumento: imaginemos a otros cantando algo estupefaciente sobre «hombres maltratados y abandonados por la Justicia por culpa de las denuncias falsas por pedir la custodia compartida». Un despropósito sin pies ni cabeza. Y puestos a rizar el rizo escuchemos luego a un individuo defender tal letra mientras oculta la pulsera telemática de control de maltratadores que lleva colocada en la pierna.

Nada es real, cantaba John Lennon. Pero imaginen por un momento que todo esto sucediera sin que nadie hiciera nada para cambiarlo.

Catas

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

Mañana

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

Juan Lebrón

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

Puertas abiertas

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019

Gañotazo

Fernando Santiago Muñoz | 14 de febrero de 2019