Exacto

Fernando Santiago Muñoz | 12 de noviembre de 2018

Los residuos de la fiesta

Fernando Santiago Muñoz | 12 de noviembre de 2018

Jura de bandera. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 12 de noviembre de 2018

No he tenido nunca una bandera, ni siquiera del Atlético de Madrid. Rectifico: tuve una andaluza que me robaron el 4 de diciembre de 1977 en la plaza de Tirso de Molina de Madrid y no sé cómo acabó en mi casa la bandera de España que alguien de nuestro equipo de fútbol llevaba a los desplazamientos al extranjero, bandera que regalé cuando jugamos en Tetuán hace seis meses porque en Marruecos se usa para protestar contra el sistema político . No he jurado bandera porque no he hecho la mili ya que soy inútil para el servicio, de lo que estoy muy orgulloso. Los jóvenes no saben de la que se libran ya que los hombres de mi generación vivíamos obsesionados con el servicio militar. Me libré de cumplirlo y de la obligación anexa que suponía la jura de bandera. Dicho todo lo anterior, comprendo que las banderas y los símbolos son importantes para mucha gente, motivo por el cual jamás he silbado un himno ni se me ha ocurrido vejar una bandera, por mucho que pudiera detestar lo que llevaba aparejado, caso de la estelada, por decir una mamarracha. Me parece un poco ridículo los que ondean banderas de otro país ( la de Cuba, hace tiempo la de Grecia) , comprendo los motivos de los que enarbolan banderas rojas o republicanas aunque nunca las he llevado, me provoca rechazo la bandera de falange , la requeté o la bandera española con el escudo franquista casi al mismo nivel que la del Real Madrid(en realidad es la misma). Por eso me merece respeto la jura de bandera del sábado en la plaza de la Catedral. Un grupo de ciudadanos quisieron rendirle su particular homenaje a la bandera constitucional y a lo que representa en un acto organizado por el Ejército. Yo no lo haría pero creo que es digno de respeto quienes lo han hecho. Jamás se me ocurriría limpiarme los mocos en la bandera como ha hecho Dani Mateo, pero me parece fuera de lugar que se organice un boicot a sus actuaciones : con no ir a sus espectáculos y no ver sus programas de televisión le hacen mayor desprecio quienes se han sentido ofendidos. Lo curioso del caso es que quienes apoyan a Dani Mateo se han puesto muy contentos porque han condenado a quien escribió unos versos desagradables sobre Irene Montero. Pues bien: tanto para Dani Mateo como para el poeta antipodemita existe la libertad de expresión. No hace falta reiterar que ampara a lo desagradable, a lo minoritario, a lo que va contracorriente. Tanto unos como otros deben entender que si no les agrada algo lo que tienen que hacer es ignorarlo, no agredirlo. Se llama tolerancia.

Fernando Santiago

Enclave Bahía

Fernando Santiago Muñoz | 12 de noviembre de 2018

Nadie atiende

Fernando Santiago Muñoz | 12 de noviembre de 2018

…y Mejía Lequerica abandonado

Fernando Santiago Muñoz | 12 de noviembre de 2018

Carnaval

Fernando Santiago Muñoz | 12 de noviembre de 2018

Daniel López Marijuán sobre la última reforma educativa.

Fernando Santiago Muñoz | 12 de noviembre de 2018

Comentarios de un sufridor y protagonista (más de 30 años ininterrumpidos como profesor de enseñanzas medias)  a la última (?) “reforma educativa”:

 

  • Las “propuestas para la modificación” de la nefasta ley Wert son algo menos que lo que hubiera sido necesario, su derogación. Sin embargo, ponernos a buscar un pacto por la educación que supere los errores y las insuficiencias de las siete leyes que han regido el sistema educativo desde la Ley General de Educación de 1970, es una quimera. Además, “la voluntad no basta, debemos intentar anticipar intelectualmente las posibilidades y  los límites de las intervenciones políticas” (Félix Ovejero, La deriva reaccionaria de la izquierda). Cuando la educación se ha convertido en un campo de batalla de las diferentes formaciones políticas, es impensable que pudiéramos conseguir algo de racionalidad.
  • Se puede y se debe evaluar al profesorado. Sin embargo, el remedo de evaluación que nos anuncian no tiene nada que ver con la valoración de los méritos y de los errores del profesorado y sí mucho que ver con su fidelización y reclutamiento con las consignas del poder. Por eso, hacen muy bien los profesores más perspicaces al oponerse a este fraude evaluador. Como se opusieron en su momento (nos opusimos) al intento obsceno de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía de premiar económicamente al profesorado afecto a las directrices psicopedagógicas emanadas desde Sevilla.
  • Las reválidas son convenientes para identificar los logros del alumnado, por lo que no está justificada su supresión (hasta ahora estaban suspendidas). La perversión de los gurús educativos han conseguido convencernos de que la igualdad de oportunidades tiene que ser también igualdad de resultados. Someter al alumnado a una evaluación objetiva de sus aprendizajes no los traumatiza y sirve de indicador de lo que estamos haciendo bien o mal.
  • No solamente la Religión tiene que ser materia no evaluable, sino ajena al curriculum educativo. Bienvenida sea la Educación en Valores Cívicos y Éticos como nueva asignatura. Otra cosa es el aprendizaje del legado cultural de las religiones, que sí es conveniente forme parte de los programas de las ciencias sociales.
  • El plan personalizado para los alumnos repetidores es también  una buena idea, siempre que se tenga en cuenta que un tercio de alumnos que repitan es un escándalo, resultado de la mínima implicación de las familias en la educación de sus vástagos, entre otros factores. LA educación no puede hacer ingeniería social: tiene que intervenir para disminuir y corregir las desigualdades sociales, pero es misión imposible otorgarle la panacea de resolver la injusticia social.
  • Los “itinerarios educativos” son defendibles siempre que tengan como fin último la reincorporación del alumnado desfavorecido (por su bajo nivel cultural, por su precariedad económica y social, por sus dificultades de aprendizaje,…) al sistema educativo reglado. No todos los alumnos tienen las mismas capacidades ni los mismos compromisos. Por eso, no siempre la integración a cualquier precio es positiva.
  • Como siempre, el profesorado asiste a todas estas movidas como espectador y convidado de piedra, cuando es la clave de toda reforma educativa. Además de la frustración y de la impotencia, estamos comprobando cómo las nuevas cohortes de profesores (y profesoras) cada vez aceden a la profesión con menos ánimos y expectativas (lo que antes se llamaba “vocación”). Además, como muchos son  millenials, desafectos de la lectura, los niveles de  bagaje cultural y de comprensión lectora y escrita van a la baja. Las faltas de ortografía y de prosodia y que muchas plazas de las últimas oposiciones hayan tenido que quedar desiertas por no alcanzar los opositores el nivel mínimo requerido, es un mal presagio.

Susana y yo. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 11 de noviembre de 2018

De la extemporánea comparecencia de Susana Díaz en el Senado no me llamó la atención casi nada. Todo rutina: el tono faltón del diputado el PP, la lista de presuntos enchufados por el PSOE donde se incluye a una cuñada de la presidenta, la reiteración sobre los ERE y las tarjetas de la FAFFE en los prostíbulos, incluso la mera comparecencia fuera de lugar, al comienzo de la campaña electoral en un uso burdo de las instituciones. Estamos acostumbrados a todo eso, al clientelismo de unos y el sectarismo de todos. El teatrillo de la política, cada día más previsible. Lo que me resultó sorprendente fue que la presidenta de la Junta de Andalucía se declarase a sí misma “sosa”. Para mí fue un choque del que todavía no me he repuesto. El portavoz del PP quiso hacer una gracieta con el supuesto gracejo de Susana Díaz y la presidenta se hizo la ofendida y se dio a sí misma tal calificativo. Yo pensaba más bien lo contrario habida cuenta de cómo ella misma se ha mostrado, la quintaesencia de lo que Luis Antonio de Villena llamaba el folklorismo sevillí : bética, rociera, seguidora de la Esperanza de Triana, aficionada a los toros, con traje de flamenca en la feria, gastando bromas a cada paso, el supuesto trato cercano al llamar a todo el mundo “canijo” y “mi arma”. Por supuesto no hay nada más que ver Canal Sur donde se refleja la idea de Andalucía que tienen nuestros gobernantes: ferias, fiestas, romerías, toros, carnavales, procesiones, gordos, viejos , copla y la Junta en todo momento. La idea que tienen de Andalucía quienes nos gobiernan, Susana Díaz desde hace cinco años por si ustedes no se habían enterado. No se le conoce visita a los carnavales de Cádiz, salvo que lo haya hecho disfrazada y con el rostro oculto para no ser descubierta. Pensé que ese gusto por el supuesto carácter juerguista de los andaluces lo imprimía aquella que dirige el gobierno regional. Pero ,¡oh sorpresa! , se ha declarado sosa. Bien es cierto que en el nivel más bajo en la escala, todavía le queda tiempo y empeño para pasar a adquirir los títulos de malage, siesa y siesa manía. Es preciso tan solo poner un poco de interés, lo digo con conocimiento de causa. Llegado a ese punto, a mi modesto entender, se igualaría con la mayoría de andaluces que ni tienen gracia ni les gusta la juerga ni puñetera falta que les hace. Esos andaluces que se levantan a las siete de la mañana cada día, mayoría en la comunidad. Lo mismo que es detestable un gaditano gracioso, resulta odioso un andaluz juerguista. Bienvenida, Presidenta.

Fernando Santiago

El cantoso colegio de Sicología

Fernando Santiago Muñoz | 11 de noviembre de 2018

Martes

Fernando Santiago Muñoz | 11 de noviembre de 2018

Reabre

Fernando Santiago Muñoz | 11 de noviembre de 2018

Criadas

Fernando Santiago Muñoz | 11 de noviembre de 2018

A mí me es indiferente cualquier grupo al que no pertenezco siempre y cuando no usen dinero público ni pretendan determinar la gestión de los asuntos públicos. Me dan igual los masones, los musulmanes, los judíos, los católicos, los evangélicos o los rosacruces. Allá cada cual como organiza sus cosas. La única secta a la que pertenezco es el Atlético de Madrid . Esto no me impide observar atónito el papel que le concede la Iglesia Católica a las mujeres. No se pueden ordenar sacerdotes pero lo más parecido, las monjas, son las criadas de la Iglesias. Ahora llegan a Cádiz cuatro para “atender”, dicen, el seminario de San Bartolomé. Es decir,para hacer de criadas de curas y de seminaristas. Es sorprendente que haya mujeres que acepten ese papel y que haya hombres a los que les parezca bien. Tiene que haber gente pa tó.

Bancos

Fernando Santiago Muñoz | 11 de noviembre de 2018

Nuevo mercado ecológico

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018

Desfile

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018

Nuevas Generaciones de colaos en el Carranza

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018

Estado de sitio

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018

Drago de oro para Ignacio Moreno

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018

El grafitero analfabeto vuelve a la carga

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018