¿Qué pasaría si pasara?

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

LA VISIÓN DE JAVI OSUNA

Lo vivido ayer con mi buena amiga y mejor persona Virginia Ripoll no nos lo quita ‘naide’. Con la voz entornada le dije en el tornavoz: ¡verás la que van a formar estos cuatro!

Y las tres eles aparecieron (LLL): Llegaron, Llenaron y la Liaron. Un espectáculo que, por encima de cualquier consideración, puso de relieve la capacidad poliédrica de cuatro artistas gaditanos. Dos horas ininterrumpidas en el escenario, en donde se desgranaron inteligentes monólogos, con la dificultad de que suenen naturales, siempre con el abismo, amenazante y próximo, del peligroso sainete ‘alvarezquinteriano’. Sin embargo sonaban muy frescos, por ello enormemente creíbles. Riki Rivera nos contó un bello discurso encaminado a sacar lo mejor de sí; a no posponer aquellas ideas interiores, envueltas con el celofán de la ilusión. Cante por siguiriyas y machos de cambio dolientes de David Palomar. Milonga y guajira cadenciosa, dulce de la América morena. Y se gustó el Palo por el palo de la soleá: soleares de Alcalá, acordándose de Ramón Jarana:

Zapatitos bancos.
Ni son tuyos ni son míos.
¿De quién son esos zapatos?

Y los aires de soleá de Cádiz, Paquirri Guanter y Enrique el Mellizo y transitando por los territorios soleaeros de El Chozas. Y Riki, atento y milimétrico en la sonanta, secunda a David acometiendo el macho, valiente, que recuerda a Fernanda peleándose con los tercios de Utrera..

Cascada de ideas escenográficas con sencillos y cuidados montajes de Ana López Segovia. Y la inmensa versatilidad de los cuatro. El flamenco es mestizo y como tal se nutre de ritmos externos; circunstancia aprovechada para oír la jota navarra que engarza por alegrías, la isa canaria, la rumba catalana o el chotis castizo que se desboca por bulerías y que constituye la base de un videoclip que triunfó sobremanera en Flamenco Madrid 2017.

¿¡’Qués’ quiere que te diga!? ¿¡’Qués’ quieres que te diga yo!? Búsqueda constante de un duende que no aparece; está, pero no está; “el duende tiene que ser matemático”, dejó escrito Philippe Donnier, y David lo encontró. Era homónimo y gnomo, o sea: ‘gnomónimo': canchondeíto con la crítica ácida y recalcitrante y con aquellas propuestas literarias de investigación de los años 60, con el poeta metido a flamenco (Ricardo Molina) y el cantaor metido a antropólogo (Antonio Mairena) y el postulado resultante de ambos: “la razón incorpórea”.

Y llegó la propuesta estelar: mesa de cabales, vaso en el centro y en derredor cuatro artistas que se disponen a hacer una ouija. Con una escenografía fantasmagórica, invocan los espíritus de ese Cádiz pretérito de carne de bragueta, posguerra y gracia a raudales. Y aparece el espíritu de Chano Lobato, en magistral interpretación de Juan Jose Jaen El Junco; se manifiesta luego el espíritu de Juanito Valderrama, en la voz de Roberto Jaen, que da paso al de José Monge Camarón en la voz de Palomar, tirititando de frío, con la guitarra veloz de Ricky. Llegó el espíritu de Lola y apareció El Beni, personificado por Josemari ‘El Niño de Malet’, ataviado de romano, vestido y venido de una bacanal.

Dos horas compactas de arte, risas, compás, inteligentes textos, con una constante y siempre difícil tensión dramática, que impide signos de aburrimiento alguno. Selfie para un Gran Teatro Falla puesto en pie desde el paraíso de Arbazuza, tornavoces y plateas, jaleando tanto compendio de ingenio, orgullosos todos de sus cuatro gaditanos.

 

El alcalde que nunca se peina

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

La opinión de Iñaki

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

Esta mañana

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

Nuevo uniforme

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

Transparencia

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

Vale, es verdad, el Equipo de Gobierno no responde y no cuelga en la web la información. Comercia con ella según le conviene. Tampoco estaría de más que los grupos municipales explicasen en qué emplean el dinero que reciben del Ayuntamiento y cómo lo justifican. Tampoco pasaría nada si nos explican el uso del dinero público por los grupos  políticos de la Diputación. Así sabremos cuánto nos cuesta la política, al menos la local.

San Fernando 3-Cádiz 0

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

Hoy firma la presidenta de la Junta el convenio para construir el Museo Camarón en virtud del cual la Junta va a poner 3,5 millones de euros. Para el Museo del Carnaval, según el consejero, que el Ayuntamiento se presente al concurso de subvenciones y entonces veremos. Es decir, el mismo trato de siempre de la Junta con la ciudad. Muy bien lo de La Isla, por supuesto. Pero no se puede consentir el trato a Cádiz. El alcalde ha pasado de “la próxima visita será con dinamita” a contentarse con buenas palabras.

Epístola moral a Carles. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

En España solo Mariano Rajoy e Ignacio Casas mandan cartas. De hecho en Cádiz ya no quedan ni buzones, si exceptuamos los dos leones de Correos, más decorativos que otra cosa. El guasap, el Telegram, el sms, skype y el mail han eliminado la correspondencia tradicional. Ya nadie espera en el balcón la llegada de la carta enviada por el amor de su vida, una lágrima no puede emborronar un mail, que dijo Saramago. Date prisa cartero que esta carta es para el soldado que yo más quiero, que ponían antes las novias cuando escribían al que estaba en la mili , que también ha desaparecido. Ahora apenas te escribe el banco, Eléctrica de Cádiz, Aguas de Cádiz y la recaudación de tributos, sean municipales o de la Agencia Tributaria. Se ha perdido el romanticismo de la correspondencia. Ahora leemos “Las amistades peligrosas” de Choderlos de Laclòs como si fuera el Pleistoceno, “Pantaleón y las visitadoras” de Vargas Llosa como una extravagancia y todo así. Nadie te escribe, solo queda en la literatura lo que significaron las cartas. Lo más parecido que sobrevive es ese invento del burofax. Correos es una agencia de mensajería más, como Unipost, los que iban a mandar las citaciones para los centros de votación en el mamarracho del 1 de octubre . Les pilló la Guardia Civil, que al final son tan modernos como cualquiera salvo cuando se ponen tricornio, como se puede leer en las novelas de Lorenzo Silva. Tienen hasta un diputado por la provincia de Cádiz.

El caso es que España contiene el aliento ante la carta que presumiblemente va a recibir hoy Mariano Rajoy del presidente de la Generalidad en la que le va a hacer un análisis textual de lo que se dijo en el Parlamento de Cataluña el pasado martes. Que si sí, que si no. Unos me dicen hazlo, otros que no lo haga, y al final yo hago lo que a mí me da la gana. La Unión Europea pendiente de qué es lo que quiso decir Puigdemont cuyo abuelo se hizo carne y habitó entre nosotros cuando los españoles se movían por España sin fueros ni barreras. Igual Puigdemont envía un enlace de youtube con la intervención del martes, incluido el momento en el que cantan tot el camp es un clam o “primero que sí y después que no, luego a lo mejor y después verás. Este año tampoco me como ná” que sustituyó a la declaración, que tampoco yo me aclaro . Pendientes del cartero, del motorista de MRW, o del ciclista de Deliveroo que trae el sushi para el almuerzo. Un lío . Con lo fácil que es mandar a la gente a por tabaco en vivo y en directo.

Fernando Santiago

Neocatecumenales al ataque

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

El sector comunista del PP

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

Los juegos del parque Celestino Mutis

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

La boda de Julio Camacho

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

IMG_3840

No pondré las fotos de quienes iban con pajarita o con pañuelito en el bolsillo. Otro día.

Firmas

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

Delirios

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

Indignación en Granada con Álvaro Ojeda

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

Captura del vídeo grabado por Álvaro Ojeda.

El último vídeo del ‘youtuber’ ha despertado las críticas de los granadinos en las redes sociales

IDEAL.ESGRANADA

Álvaro Ojeda havuelto a sembrar la polémica con su último vídeo, grabado en Granada y que ha titulado “Tren de la bruja”. En él, el ‘youtuber’ aparece golpeando con un periódico a los pasajeros del tren turístico de la capital.

Estas imágenes, publicadas en sus cuentas de Twitter y Facebook, han despertado las críticas de varios usuarios de las redes sociales, que han tildado esta “broma” de mal gusto.

Cambio de sentido. Por Yolanda Vallejo

Fernando Santiago Muñoz | 16 de octubre de 2017

Le debemos al marxismo mucho más de lo que creemos. Al marxismo de los hermanos Marx, claro está; al marxismo de Una noche en la ópera, al de los dos –o tres- huevos duros, al del abarrotado camarote, al de nunca olvido una cara, pero en su caso, estaré encantado de hacer una excepción, y al de la parte contratante de la primera parte, que se ha convertido en la base de la sociolingüística política que impera en la actualidad. Les debemos mucho a los hermanos Marx.Incluso les debemos cosas que nunca dijeron pero que, visto lo visto, no podían estar mejor atribuidas. «Estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros» parece el título preliminar de la ley del deseo por la que nos regimos habitualmente, sin ningún cargo de conciencia. Lo que venía siendo el castizo «donde dije digo, digo Diego», pero en versión yanqui, lo que le confiere una pátina de internacionalidad que nos tranquiliza bastante

Quizá tenga algo que ver el descrédito de la palabra, y eso que como dice Alberto Manguel, estamos hechos de palabras, «las palabras confirman nuestra existencia y nuestra relación con el mundo y con los demás». Porque nunca, como ahora, la palabra había cotizado tan bajo en la bolsa de la vida. Nunca había valido tan poco. Olvidados los tratos de palabra con los que los caballeros de antaño cerraban sus pactos, olvidada aquella palabra tuya que bastaba para sanarme, y olvidado el honor de la palabra, hasta el silencio tiene mayor sentido.

Y no. No pienso hablarle más del tema catalán. En primer lugar, porque hemos hablado tanto, que añadir algo más solo serviría para saturar la solución del problema. En segundo lugar, porque hay silencios tan elocuentes, o más, que las palabras; y en tercer lugar, porque creo que los ciudadanos nos merecemos algo más que tres tazas de sopa de ganso. Ya está bien de tanta comedia, con actores tan malos, además. Ya está bien de tanto giro inesperado, de tanto cambio de sentido.

Porque hay vida más allá del desafío independentista, aunque en algunos momentos nos hayan hecho creer lo contrario. El mundo gira, las noches se alargan, la gente se ama, el paro sube, se elaboran los presupuestos de la Junta de Andalucía, los niños crecen, los servicios sociales de nuestra ciudad trasladan su problema a otra calle, cierra el plazo de inscripción en el COAC, Martínez Ares le cambia el nombre a su comparsa, y el Consejo de Hermandades y Cofradías propone un cambio en la carrera oficial de la Semana Santa.

La culpa es del acoplamiento -ese término tan cofrade- que cada año se convierte en un quebradero de cabeza para la organización de los cortejos procesionales. Ya lo sé. Usted tampoco lo entiende, porque siempre son las mismas procesiones, los mismos días, los mismos horarios y con el mismo recorrido. Pero aunque ni usted, ni yo lo entendamos, el acoplamiento es la madre del cordero.

Un cordero que cada pascua se hace más grande y tiene los cuernos más retorcidos. Quizá porque cada año la Semana Santa tiene más de desfile que de penitencia, y cada cofradía requiere un ‘sambódromo’ –perdón por mezclar corderos, churras y merinas- a su medida.

La última moda es coger por calles insólitamente estrechas –superada ya la plusmarca de Santiago- y buscar, dicen, la imagen inédita, imagino que porque los reportajes de fotos les salen siempre igual. Así en los últimos años habrá visto usted como bailan los itinerarios y cómo cobran protagonismo calles que hasta hace bien poco estaban fuera de los circuitos procesionales. No es la primera vez que pasa. Hace unos años, la calle San Pedro se convirtió en alternativa oficial, con la excusa del botellón en la plaza Mina, y en los dos últimos años la calle San Miguel se ha desvelado como un rincón cofrade nunca antes imaginado. Cosas que pasan.

El debate está en la calle. Cambiar la carrera oficial es el objetivo. La propuesta del Consejo no parece –no me parece- la más razonable, ya que comienza en mitad de una calle y termina en mitad de otra; alarga excesivamente los recorridos y deja a la Catedral en un segundo término. Pero tiene sus defensores, y son muchos. Los mismos que abogan por recogerse cada año más temprano con la excusa de que hay poco público en la calle –lo dije antes, desfiles, no procesiones- y los que están deseando coger por Canalejas o por Columela. Cuestión de gustos, claro está.

Lo bueno es que el Consejo también se ha dejado llevar por las políticas marxistas –de Groucho, no me vaya a malinterpretar- y ha anunciado que cualquier cambio será «a modo experimental, únicamente para la Semana Santa de 2018». Lo que le decía antes, estos son mis principios pero si no le gustan, tengo otros. Siempre queda la opción de volver «a la normalidad» –como si lo propuesto, ya naciera como algo anormal- o seguir dándole vueltas al asunto.

Ya ve. A todo se acostumbra el cuerpo. Incluso a que lo que vale para hoy no valga para mañana. Es el precio de la provisionalidad por la que transitamos.

Y a pesar de esto, la vida se abre camino, aunque a veces, parezca que no tiene sentido.

 

El CAS

Fernando Santiago Muñoz | 15 de octubre de 2017

No especifica la Junta los motivos por los cuales no le parece bien que el Castillo de San Sebastián sea la sede del Centro de Aruqueología Submarina. Yo aventuro dos: la primera es la inversión necesaria. La segunda que los trabajadores del CAS no querrán ir andando hasta el Castillo cada día. La Junta ya ha demostrado que desprecia a la ciudad, por más que diga el Vicepresidente Jiménez Barrios. Hizo estas declaraciones en la inauguración de una marquesina a la que llaman estación de autobuses y que han tardado seis años para poner en marcha. La Ciudad de la Justicia low cost presentada por Rosa Aguilar (es la tercera consejería diferente que ostenta) a diferencia de Córdoba o Málaga, por citar dos. El nuevo hospital se olvidó para siempre. Y cuando se habla del Museo del Carnaval el consejero de Cultura dice que el Ayuntamiento se presente a una convocatoria de subvenciones y que así podrá recibir un millón, aunque a San Fernando le sueltan 3,5 millones para el Museo Camarón sin ningún otro procedimiento, quizás por el digital método de que la alcaldesa es del partido del gobierno. A todo esto, el alcalde se calla.

De paso puede ser un buen momento para rescatar el proyecto de Alberto Campo Baeza para el castillo.

Una sugerencia: si se quiere trasladar el CAS desde su ubicación actual para liberar el lugar, un lugar ideal porque sería barato es el edificio que iba a ser Ciudad del Mar en la Punta de San Felipe. Además de barato se puede aparcar en la puerta, que es lo que quieren los trabajadores del centro y las embarcaciones necesarias para su trabajo podrían estar atracadas en Puerto América. En verdad la idea es de un periodista de Canal Sur amigo mío cuyo nombre no desvelo.

Reportaje de investigación

Fernando Santiago Muñoz | 15 de octubre de 2017

Dado el dato que aporta Bepetu en tuiter sobre la primera en indicar el paso del abuelo por la provincia, vamos a completar un poco más la entrada. Cita un trabajo de Leire Iglesias de hace un año sobre el abuelo de Puigdemont donde se cuenta su estancia en Ubrique. Publica hoy el suplemento Crónica de El Mundo un reportaje de Laura Garófano donde cita a un investigador del Archivo provincial aunque parece que el verdadero aliento está basado en la información publicada en el Diario de Cádiz por Tano Ramos acerca del abuelo de Carles Puigdemont en Benaocaz. No se cita ni a Leyre Iglesias(del mismo periódico) ni a otro periódico, faltaría más. Como ocurre en estos casos no solo no se cita la fuente de la información sino que la autora dice que es un reportaje de investigación en su propio facebook. El trabajo es una crónica de ambiente del pueblo a mayor abundamiento contra el presidente de la Generalidad.  Llamar a eso periodismo de investigación suena a broma. Se da uno una vuelta por el pueblo, le pide a los paisanos que posen con una pizarra donde se colocan mensajes sobre el presidente catalán y ya está. Una investigación descomunal. El Watergate es una tontería,  el trabajo sobre el GAL que hizo el periódico donde escribe la autora, carece de valor. Sobre el estilo literario hablaremos otro día.

No sé si el gran Ildefonso Olmedo “el Conil” sigue al frente de Crónica. De todas formas, un saludo grande para él. Una persona extraordinaria y un periodista de primera.

 

IMG_3844

 

Auxiliar de carnaval. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 15 de octubre de 2017

 

Es sorprendente que cerca de 500 vecinos nuestros quieran ser algo tan incomprensible como auxiliar de carnaval. Cabe suponer que ser empleado público es todo un atractivo para cualquiera en momentos donde apenas se ve la luz al final del túnel de la crisis y no se sabe si es una salida o es otro tren que viene de frente. La estabilidad tiene ese encanto. Es como el famoso chiste del becario que no voy a contar no vaya a ser que me llamen machista, que es un insulto que a mí me afecta mucho. Tener el salario asegurado despeja la mente y otorga una libertad extraordinaria. Sé lo que digo. No hay que reírle las gracias a nadie ni afiliarse a ningún partido , salvo que se quiera ascender en el escalafón. Así que no resulta extraño que gente capaz e inteligente quiera ser algo tan extravagante como auxiliar de carnaval. Desde farmacéuticos a camareros, desde gente que no tiene ni la EGB hasta titulados universitarios. No se sabe cuáles son sus funciones pero hay 500 personas que quieren ocupar la plaza, entre ellas acreditados participantes en nuestra fiesta. Cabe suponer que serán méritos evaluables haber participado en agrupaciones, tener familia de tramoyistas, tener el antifaz de oro, el número de primeros premios en el concurso , hacer unos cupleses llenos de gracia o unos pasodobles con pellizco. El examen será sobre la vida del Tío de la Tiza, que los aspirantes canten el tango de Los Lilas o que sepan quién fue el Carota. No he visto el temario pero estoy seguro, dado que al frente hay una mujer con una familia muy de la fiesta, que las preguntas serán relativas al propio carnaval: qué es el tres por cuatro, cómo se colocan los dedos en la bandurria para dar un do mayor, en qué momento se golpean los palos del cuarteto, cuándo dejó de usarse el güiro (incluso el origen del error de llamar así al pito de caña) y cuál era la profesión de Cañamaque. En el jurado estarán Javi Osuna, Juanelo e incluso Oscar Iradi , aunque este último tenía tal afinidad con Teófila Martínez que igual no se presta a colaborar con un Equipo de Gobierno .

Por último :¿cuáles son las funciones de un auxiliar de carnaval?¿Está a las órdenes de un técnico de carnaval que a su vez depende de un jefe de servicio de carnaval? ¿Se trata de montar tablaos, de hacer programas de las fiestas, de decirle a la Tere la de la Tartana que se calle cuando vaya a cantar una agrupación, de elaborar el enésimo reglamento del Patronato, de llevarle la cena al jurado? Un misterio con pellizco y octavilla.

Fernando Santiago

Juan Bartual

Fernando Santiago Muñoz | 15 de octubre de 2017

Queridos amigos:
os envío copia del escrito que he dirigido al Secretario de la SEORL en relación con
la actitud del Presidente de la SEORL en el Congreso Europeo de ORL.

Para el Secretario General de la SEORL Dr. Mario Fernández Fernández

Estimado compañero y amigo:
He sabido que en el reciente Congreso Europeo de ORL el Prof. Miquel Quer i Agustí,
Presidente de nuestra Sociedad, participó en una Sesión como panelista,
presentándose como procedente del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau (Barcelona) 
y originario de Catalonia.
Como V d. comprenderá no puede admitirse bajo ningún concepto que el presidente de
la Sociedad Española de ORL se presente de ese modo, ignorando ser español y
señalando que Barcelona no pertenece a España.
Como Presidente de Honor de la SEORL le agradeceré que transmita al Presidente mi
consejo de que dimita de dicho cargo por coherencia, puesto que no se siente
español, aunque su DNI y su Pasaporte  atestigüen lo contrario.
Espero recibir respuesta a este escrito, confirmando su receptación, sí como las
medidas a adoptar por la junta directiva.
Atentamente
Juan Bartual