Traslado

Fernando Santiago Muñoz | 3 de junio de 2018

Dibujitos. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 3 de junio de 2018

La irrupción de la Universidad Politécnica de Madrid en el debate puerto-ciudad que se desarrolla desde hace meses ha provocado de un plumazo el mosqueo de mucha gente. En primer lugar de la Universidad de Cádiz, cuyos profesores habían dirigido un proceso participativo que ahora se ve alterado por la aparición de nuevas propuestas dirigidas a los suelos que pueden quedar vacantes en la terminal Reina Sofía. En segundo lugar dentro del Equipo de Gobierno entre Podemos y Ganar Cádiz . En tercer lugar entre quienes asesoran al concejal de Urbanismo y primer teniente de alcalde, Martín Vila, tres de los cuales firmaron el otro día una tribuna libre en este periódico acerca de la propuesta de la Politécnica. Dos de los asesores (todos hombres, por cierto) no firmaron y los que sí lo hicieron tomaron partido contra la propuesta. Por si fuera poco, el primer teniente de alcalde también se mosqueó con el artículo. En último lugar una parte importante de la llamada comunidad portuaria ha manifestado su rechazo a la ocupación para usos ciudadanos de los suelos de Reina Sofía. Así hemos pasado de discutir si se puede eliminar total o parcialmente la verja del muelle y formar un lugar de esparcimiento ciudadano como se ha hecho en otros puertos a debatir qué hacer con suelos que, teóricamente, quedarán vacantes cuando esté la nueva terminal a pleno rendimiento: si comercial, de ocio, restauración o residencial. Incluso los hay quienes defienden que esos suelos deben seguir siendo portuarios como insinuó el propio presidente de Puertos del Estado (ahora en funciones hasta que Pedro Sánchez nombre otro). Incluso Fustegueras, autor del proyecto de Gran Plaza del Mar, se mostró escéptico. El caso es que a mí me parecen las tres propuestas de la Politécnica una suma de ocurrencias. No veo detrás ni una propuesta seria ni una idea de desarrollo de la ciudad. Proponer edificios singulares me recuerda a la cantidad de hitos que tenía previsto el PP durante su mandato en la ciudad. Me pasa lo de Josep Plá: ¿quién paga todo esto? Esa cantidad de parques de atracciones no tienen ni un solo inversor, ni un miserable euro público. Cualquiera coge un ordenador y le da rienda suelta a su imaginación. No hace falta ser alumno de una escuela de arquitectura, basta con manejar un programa. Así que cualquiera que pasee junto a la verja del muelle, como Los Borrachos, que no se vaya a dejar caer porque los dibujos tienen el mismo valor que las fotos de Vera Borja: ninguno.

Fernando Santiago

Mudanza

Fernando Santiago Muñoz | 3 de junio de 2018

Presentación

Fernando Santiago Muñoz | 3 de junio de 2018

Mantenimiento urbano

Fernando Santiago Muñoz | 3 de junio de 2018

Mal fario

Fernando Santiago Muñoz | 3 de junio de 2018

Boda

Fernando Santiago Muñoz | 3 de junio de 2018

45AC916E-F61F-49F0-A130-09AAAC3708BCDavid De la Cruz y Beatriz Estévez .

Los preparaos

Fernando Santiago Muñoz | 3 de junio de 2018

Horror: viene Carmen Calvo

Fernando Santiago Muñoz | 2 de junio de 2018

Todo es susceptible de empeorar: la que fuera ministra de Cultura con Zapatero va a ser clave en el gobierno de Pedro Sánchez. La que dijo ir al Rocío en representación del Gobierno.

Robo

Fernando Santiago Muñoz | 2 de junio de 2018

Sacar pecho

Fernando Santiago Muñoz | 2 de junio de 2018

40 de mayo. Por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 2 de junio de 2018

CARTEL%20DE%20PLAYAUn comentario recorre las frescas tertulias de poniente en Cádiz. Cuando ya una incierta primavera conduce al estío, la temporada de baños no termina por consolidarse, entre vaivenes de los vientos, lluvias ocasionales, y retrasos de obras que renuevan ese largo perfil oceánico entre los cordones dunares de Cortadura y las islas caleteras de San Sebastián y Santa Isabel; circunstancias que desatan ansiedades en una ciudad hecha a desprenderse de sayales antes del 40 de mayo, contra lo que dice el dicho, y calzarse el meyba o el bikini; “dos piezas” que le decíamos a éste en nuestra infancia y al cual solo se atrevían las más valientes. Lejos queda ya esa época de plata de casetas y toldos, con la zapata de hormigón que pese a su tosca factura funcionaba como paseo marítimo a nivel de las aguas. Cuando a principios de los ochenta regresé a Cádiz, todo se encontraba muy deteriorado, con las casetas convertidas en sucios almacenes y los servicios de playa degradados. El gobierno de Carlos Díaz acometió una inteligente reforma, por más que algunos criticáramos la fragilidad constructiva de una baranda marítima posmoderna.

 

Está prevista, aunque ni siquiera ha comenzado, la operación de realimentación de arena, la cual resultará costosa y efímera. Cada cinco años, la deriva litoral, así como la acción de los temporales, alteran el tapiz dorado de la playa, que el propio ciclo de la naturaleza repondría si no se hubiese alterado la configuración de la delicada fachada litoral, mediante desmesurada volumetría. En todo el mundo se ha desatado un feroz negocio de tráfico de arena, devenida en el recurso natural más amenazado después del agua, a causa del codicioso desarrollo de la construcción. En el caso de Cádiz, se aportará arena extraída de un yacimiento submarino en Caños de Meca; actuación muy onerosa que sufraga Costas con fondos públicos. Los temporales de este invierno produjeron además la muerte anunciada de algunos chiringuitos, cuya concesión se había prorrogado para todo el año. De nuevo se han levantado para disfrute de propios y turistas, a base de elevados precios. No debiéramos olvidar que según la Ley, éstos han de ser: efímeros, desmontables y estacionales; por más que a las arcas municipales convengan las tasas que aportan como establecimientos permanentes.

 

Algo retrasadas se desenvuelven las intervenciones para hacer más amable el recorrido sobre la mar, hasta ahora protagonizado por el ruidoso tráfico rodado que ahoga las sinfonías del océano. Pero al menos avanza con firmeza la política de priorizar al peatón y la bicicleta; en junio, un tramo del carril bici estará listo, lo cual además aumenta el acerado peatonal. Cuando éste concluya su recorrido desde Cortadura hasta Puerta Tierra, podremos decir que Cádiz ha recuperado uno de los paseos más gustosos del mundo, lo sabemos bien quienes durante la adolescencia solíamos disfrutarlo, nuestros ojos se extasiaban en el mar infinito, y apuntando la línea interminable del horizonte, soñábamos en compañía con la Isla del Tesoro. Hubiera sido preferible la peatonalización completa de al menos buena parte del mismo, como es usual en otras ciudades costeras, desde Alicante a Siracusa; tal vez más adelante sea posible. Por lo que se refiere a Tiempo Libre, una espléndida arquitectura para el turismo social, parece un tema perdido. La Junta de Andalucía solo pretende hacer caja, y el Ayuntamiento no lucha por mantener el uso público de la pieza que como Náutica aún reivindica su imponente presencia frente a la mar.

Pronóstico

Fernando Santiago Muñoz | 2 de junio de 2018

Veo a Rafael Roman de embajador en la UNESCO o de director del Cervantes.

Pitonazo

Fernando Santiago Muñoz | 2 de junio de 2018

Presentación

Fernando Santiago Muñoz | 2 de junio de 2018

Vuelve

Fernando Santiago Muñoz | 2 de junio de 2018

Otra más del Obispado

Fernando Santiago Muñoz | 2 de junio de 2018

Buenas tardes, me pongo en contacto con ustedes por la situación que he sufrido y estoy sufriendo durante este último año. Soy Lola Macías Recuerdo, hasta el 5 de julio del pasado año bibliotecaria del seminario San Bartolomé de Cádiz.

Aquel día me despidieron sin avisar alegando que ya no hacía falta nadie en el seminario porque mis labores las desempeñaría la jefatura de estudios y por motivos económicos me argumentaban . Mi sueldo era de 333€ . Yo no daba crédito que después de 17 años, 5 de los cuales no me dieron de alta en la seguridad social, me dijeran que iba a la calle. Un dinero que necesitaba para mi casa, poco, pero muy necesario para mi familia. Mi trabajo era completamente vocacional y me encantaba. Siempre bajo la promesa que tal como pudieran me subirían de horas y podría cobrar más.
Eso nunca llegó, al contrario, me despidieron después de tantos años. Después de todo esto denuncié mi caso: yo quería que me readmitiesen o que me indemnizaran porque no era justo habiendo muchísimo trabajo en el seminario (tres bibliotecas y usuarios entre seminaristas, profesores e investigadores). Gané el juicio y conseguí que mi despido fuera improcedente aunque perdí mis años de antigüedad sin estar dada de alta. Ocultaron cosas durante el juicio, incluso mintieron. Fue tan triste ver a un sacerdote mentir y a la compañera…
Y esperando la deseada admisión o indemnización (menos de 4000€) llegó lo que no esperaba: han recurrido. Recurren por esta miseria, he llorado porque por tan poco dinero me hacen ir de nuevo a juicio y encima esperar un año. Cómo puede ser posible que en la diócesis de Cádiz, nuestro obispo permita que una familia sufra de este modo por tan poco dinero y los traten así.
A quien corresponda quiero decirle que lo haga público, no podemos perdonar ni dejar pasar estas situaciones, y el domingo saldrá en el corpus como si nada. Para terminar quiero que sepan que yo ejercí mi trabajo con mucha discreción y generosidad a la Iglesia. Nuestro obispo ni me conoce para que ustedes sepan hasta dónde llegaba mi discreción.
Nunca tuvieron una queja de mí. Y a todos los usuarios de la biblioteca los trate con mucho mimo y profesionalidad. Hoy estoy destrozada. No me lo merezco. Para más información ruego me llamen y hagan público esta situación tan injusta. Que se sepa lo que hacen en mi diócesis con una de las que eran sus trabajadoras.

Muchísimas gracias.

Lola Macías Recuerdo

La vida

Fernando Santiago Muñoz | 2 de junio de 2018

Esta tarde

Fernando Santiago Muñoz | 1 de junio de 2018

Se va el caimán

Fernando Santiago Muñoz | 1 de junio de 2018