La patera

Fernando Santiago Muñoz | 11 de diciembre de 2018

Análisis electoral en el Café del Correo

Fernando Santiago Muñoz | 11 de diciembre de 2018

EL jueves

Fernando Santiago Muñoz | 11 de diciembre de 2018

Pisa

Fernando Santiago Muñoz | 11 de diciembre de 2018

Mardito roedore

Fernando Santiago Muñoz | 11 de diciembre de 2018

Por comparar que no quede

Fernando Santiago Muñoz | 11 de diciembre de 2018

El cafelito

Fernando Santiago Muñoz | 11 de diciembre de 2018

De mal en peor

Fernando Santiago Muñoz | 11 de diciembre de 2018

VOX

Fernando Santiago Muñoz | 11 de diciembre de 2018

En qué cosas tan raras participa el Ayuntamiento

Fernando Santiago Muñoz | 10 de diciembre de 2018

Crisis en la diócesis de Cádiz. En Periodista Digital

Fernando Santiago Muñoz | 10 de diciembre de 2018

Rafael Vez, canónigo

(José M. Vidal).- Bajan cada vez más revueltas las aguas de la diócesis de Cádiz. Denostado por curas y fieles, el obispo Zornoza rige la diócesis como si fuese la sucursal de una multinacional o su cortijo. Al frente del negociado económico, puso a su amigo, el canónigo de la catedral y ecónomo, Antonio Diufaín, que ejecer como auténtico virrey de la Bahía.

El ecónomo (un sacerdote foráneo), de claras tendencias rigoristas, presume privada y públicamente de haber unificado el sistema contable de la diócesis y presenta  un presupuesto consolidado de algo más de 16 millones de euros, después de haber tapado un agujero de más de dos millones de euros que arrastraba la institución eclesiástica. Y concluye su alegato, publicado en ‘La Voz digital‘, con una frase al más puro estilo de los ‘tiburones’ financieros de Wall Street: “La diócesis de Cádiz está ahora totalmente saneada”.

La indignación entre los fieles y el clero es total. Y eso que muchos de ellos todavía no conocen las ‘artes’ utilizadas por este mago de las finanzas (¡que tiemble Barriocanal, gerente del episcopado) para ‘sanear’ la diócesis.

Entre los curas, algunos son de la ‘camarilla’ del duo obispo-ecónomo; la mayoría calla por miedo; otros, con buena voluntad y desde una mística pía, se hacen cómplices de los abusos jerárquicos; algunos pagan en sus propias carnes las iras curiales. Y sólo algunos se atreven a alzar la voz públicamente.

Uno de ellos es Rafael Vez, también canónigo de la catedral como Diufaín, pero del clero nativo, es licenciado en Sagrada Liturgia, Profesor del Seminario Diocesano, párroco de Santa Catalina de Alejandría de Conil de la Frontera y Administrador Parroquial de San Ambrosio, El Palmar, Vejer

El padre Vez, que lleva 27 años de cura y las ha visto de todos los colores, ya no aguanta más los desmanes del ecónomo de monseñor Zornoza. Por eso, escribía esto en su Facebook, como respuesta a Antonio Diufaín:
Texto íntegro de Rafael Vez

NO CREO QUE SANEAR SEA EL TÉRMINO ADECUADO.- ¿Restituir la salud a una persona, un animal o un organismo que estaba enfermo? Lamento no coincidir con esa euforia, con aires de prepotencia, que destila la información presentada en la Voz Digital.

He visto sufrir a un obispo jubilado en la puerta de un Juzgado, sin temblarle el paso firme, acompañando de unos pocos de curas, a los que se insistió que no le acompañasen.

He visto no temblarle la voz al decir en voz alta que volvería a hacer lo que hizo por sus gentes, por los más desfavorecidos.

He visto cuestionar el trabajo de muchos buenos y santos sacerdotes.

He visto el desprecio constante y humillante a las palabras y gestos de sacerdotes.

He visto la soledad de muchos en medio del sufrimiento.

He visto el mirar a un lado, y el ‘no sé-no entiendo’, de aquellos que tenían responsabilidad y posibilidad de parar todo esto.

He visto llorar a familias humildes y trabajadoras, gente buena, que lo han perdido todo.

He visto el trato vejatorio dado a los trabajadores del Obispado, Cáritas y algunas Parroquias, a la hora de despedirlos.

He visto llorar a jóvenes y mayores injustamente, sin comprender actuaciones.

He visto familias destrozadas y en la ruina.

He visto acampar, en estos últimos tiempos entre nosotros, el miedo, el silencio, la constante sospecha, el desprecio.

He visto el control férreo a todo lo que se hace, el buscar información por detrás, por la espalda, con Decretos, cuestionando la honradez y la confianza puesta en muchos.

He visto cómo el ansía de dinero ha campado a sus anchas.

He visto cómo se sangra a las economías de las parroquias, que a duras penas se sostienen.

 

Antonio Diufaín

He visto como se deniegan ayudas a unos, pero a otros, los que son de los nuestros, se les conceden.

He visto muchas cosas…. y NO ME PIENSO CALLAR.

¿Sanear dejando profundas heridas abiertas?

¿Sanear haciendo daño a muchas personas sencillas y humildes?

¿Sanear echando a tantos trabajadores, con trato vejatorio y de malas maneras, llegando “in extremis” a acuerdos prejudiciales, para no salir en la prensa?

¿Sanear generando un ambiente de desconfianza sobre todo y sobre todos? ¿Sanear echando por tierra el trabajo de los demás?

¿Sanear colocando a “amigotes y conocidos”?

¿Sanear “exprimiendo” al pobre? ¿Sanear con dinero que no era nuestro?

Perdonen pero una economía que no se pone al servicio del hombre no es sana.

 

Rafael Vez

Cuando se coloca en el vértice los beneficios de la empresa y se olvida a la gente que forma parte de ella, esa economía no es SANA.

Cuando la Iglesia se maneja con los dictámenes de una empresa pura y dura, olvida lo esencial, que es una FAMILIA. Lo importante no son los beneficios, sino las personas que la componen. Que lo que debe reinar es la CARIDAD.

No soy un iluso al pensar que el dinero no es necesario para nuestra labor. Sin él, muchas cosas no podrían realizarse. Pero más importante son las personas, por ellas apostó SIEMPRE Jesús de Nazaret, aunque ello le supusiera pérdida.

Nuestra Diócesis no estaba enferma. Quizás lo que se ha generado ahora con todo este proceso sanador, sí necesite CURACIÓN.

El daño que se ha hecho a las personas sencillas y buenas, o incluso necesitadas de mejora, tardará en cicatrizar muchos años. Y el dolor que se ha inflingido en los humildes marcará su corazón para siempre.

Creo que aún estamos a tiempo de parar todo esto.

Que la gente pueda alzar la voz sin miedo y decir cómo se siente, cómo está.

Nos han robado la ilusión y la esperanza, sembrando miedo y desconfianza, pero estoy convencido de que no nos robarán la LIBERTAD.

Cesantes gaditanos. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 10 de diciembre de 2018

Los periódicos varían entre mil y tres mil el número de asesores y altos cargos de la Junta de Andalucía que tendrán que salir cuando culmine la toma de posesión del tripartito PP-Ciudadanos-Vox.: cargos públicos del gobierno , asesores y responsables de fundaciones, agencias e institutos públicos. Se pueden contabilizar los puestos de libre designación efectuados sin concurso e incluso la cantidad de familiares y militantes del Partido Socialista que han entrado por la puerta de atrás. Es lo que se ha dado en llamar la red clientelar, el mecanismo por el cual todo el entramado partidario del PSOE que vivían de la administración. No hay un solo dirigente local, provincial o regional que no esté en el pesebre. Es lo que se ha llamado el mayor ERE de la historia de Andalucía. Un periódico decía que en Cádiz el número ascendía a “medio millar”, la manera perezosa de contabilizar cuando no se quiere trabajar. Es como decir decenas, centenares o muchos. Supongo que es demasiado esfuerzo ponerse a recabar los datos del número de políticos que viven apacentados en los presupuestos sin necesidad de justificar su trabajo o ni tan siquiera de ir a su puesto mientras el jerifalte que los colocó esté contento con las prestaciones que proporciona el agraciado en la vida interna del partido. En la provincia es obvio que saldrán los delegados provinciales (qué gran pérdida La Moderna de Pueblo), directores de institutos (Juventud, Mujer, Voluntariado), directores de hospitales y una larga lista. Aparte del regocijo que puede causar aplicar una cura de humildad a los que presumían de esos cargos, lo importante es comprobar si los nuevos gobernantes van a ejecutar todos los asuntos pendientes: el nuevo hospital, el albergue juvenil, el tranvía, la rehabilitación del Casco Antiguo, la culminación del carril bici, la integración puerto-ciudad, el traslado de Ciencias de la Educación a Valcárcel, si se va a ampliar la aportación al Museo del Carnaval al menos para equipararlo con el de Camarón o el de Flamenco y el larguísimo rosario de asuntos pendientes, frente a muchos de los cuales se han fotografiado los candidatos del PP durante la campaña. Me malicio que se mantendrá el número de cargos salvo que ahora los ocuparán los adeptos al nuevo régimen y los temas seguirán pendientes de ejecutar con excusas nuevas. Los Ángeles de Chano tendrán ahora la oportunidad de buscar acomodo en la administración en compensación por los servicios prestados estos años.

Fernando Santiago

La tapa más especial de Cádiz en El País

Fernando Santiago Muñoz | 10 de diciembre de 2018

Vida sana

Fernando Santiago Muñoz | 10 de diciembre de 2018

Obvio

Fernando Santiago Muñoz | 10 de diciembre de 2018

Está pasando

Fernando Santiago Muñoz | 10 de diciembre de 2018

Vigorito

Fernando Santiago Muñoz | 10 de diciembre de 2018

Patera en Santa María del Mar

Fernando Santiago Muñoz | 9 de diciembre de 2018

Perder es cuestión de método. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 9 de diciembre de 2018

El juego de suma cero es uno de los desarrollos más famosos de la Teoría de Juegos según el cual lo que pierde uno lo gana otro y se equilibra el resultado. Sería de aplicación a unas elecciones donde una ganancia se basa en una pérdida, salvo que intervengan los políticos y nos quieran explicar lo inexplicable: que todos ganan, algo imposible como cualquiera puede entender. Yo, sin ir más lejos, pienso que todos (o casi todos) pierden en Cádiz. Es cierto, Adelante Andalucía es el ganador , única ciudad andaluza donde ha ocurrido, pero ha perdido 4.600 votos y ha fracasado como coalición electoral entre Podemos e IU por segunda vez consecutiva. En el conjunto de Andalucía han perdido casi 300 mil votos , con el agravante de que nadie ha destacado que la marcha de Teresa Rodríguez a encabezar la lista de Málaga como candidata cunera ha supuesto la pérdida de un diputado para la coalición en esa provincia, lo que al final ha resultado una operación fallida. Por si fuera poco en una extrapolación la suma de concejales de los partidos de izquierda en la ciudad daría 14 y la de los partidos de derechas daría 13, con lo que el resultado de las municipales de mayo se presenta incierto, como el reinado de Wititza. El fracaso más grande , a mi juicio, es para el PP, que ha pasado en muy poco tiempo de ganar en la ciudad con cifras cercanas al 50% a tener un 17% y ser sobrepasado claramente por Ciudadanos cuyo candidato pasa a ser el referente del centroderecha gaditano. El PP que tenga cuidado con los gafes , los doctores, las cajeras y la pandilla de Antonio Sanz, que ya no está Teófila para adecentar resultados. El PSOE continúa su constante bajada sin que a nadie le importe lo más mínimo, según parece. A sus dirigentes les debe ir bien con 10 mil votitos y el puesto subalterno para su partido dentro de la izquierda. Supongo que según vayan saliendo de sus cómodos puestos en la administración se acumularán los mosqueados en la agrupación local. O igual no, qué sabe nadie. Un buen resultado para Ciudadanos pero inferior al obtenido en otras localidades de la provincia donde obtuvo el primer lugar (Jerez, El Puerto, San Fernando, Chiclana, Algeciras). Sorprendente resultado para Vox que habrá llenado de regocijo a la que fuera concejala y asesora del PP, Ana Peral, ante la expectativa de volver a tener un sueldecito de la política. Estaban eufóricos en el Casino donde entraban los socios al grito de ¡Viva España!  volverá a reír la primavera.

Fernando Santiago

Síntesis

Fernando Santiago Muñoz | 9 de diciembre de 2018