Palomada popular. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 15 de marzo de 2019

 

Las palomas tienen un prestigio que no se corresponde con lo que dejan en las ciudades, en la mayoría de los casos suciedad y enfermedades. Son una especie de ratas con alas que cuando alcanzan un número desproporcionado se convierten en agresivas. En el Antiguo Testamento Noé soltó una paloma después del Diluvio, era el símbolo de la diosa Afrodita , con la llegada del cristianismo representa a esa creencia tan extraña llamada Espíritu Santo. Luego se convirtió en símbolo de la paz hasta el punto de que dos comunistas connotados como Picasso y Alberti las usaron a menudo. Quizás este sea el motivo por el que en las ciudades no se acomete el problema de la superpoblación de estas aves como se merecen , incluso nadie es capaz de recriminar a los descerebrados que les dejan comida. ¿Alguien se imagina que algún ciudadano alimentase a las ratas y esa actitud se viera como algo entrañable? Pues lo mismo podemos decir con las palomas. Por si fuera poco , desde la llegada de Podemos al gobierno de la ciudad no se ha adoptado ninguna decisión sobre el asunto, como ocurre en otras de las llamadas pomposamente Ciudades del Cambio, donde tienen problemas similares. Debe ser que como somos ciudad amiga de los animales no pueden venir circos, no puede haber coches de caballos ni celebrar corridas de toros, tampoco se pueden adoptar medidas para reducir la población de palomas. A mí ya me parecía un poco raro esa milonga de que se iban a capturar palomas para soltarlas en el campo, cerca de Valencia decían. De la misma forma que me parece una gran pamplina esterilizar palomas a través de pienso que se les va a suministrar. Es el gran complejo con el que tratamos a  estos animales. Lo suyo simplemente es capturarlas y eliminarlas. Eso que Purita González de la Blanca llamó en su día el Exterminio Nazi de las palomas,  el Holocausto Palomil. Ese mismo complejo que tuvo Carlos Díaz cuando aseguró que se iban a recoger palomas para entregarlas a los comedores sociales de la ciudad al objeto de que sirviesen de alimento, lo que llevó a Carmen Morillo a escribir un famoso artículo “Palomada Popular” que  tendría lugar en la calle de Bahía Blanca donde vivía el alcalde. Como se ve no es un problema nuevo. No digo que se eliminen a cañonazos, como hizo el añorado Paco Vivas con los estorninos pero no entiendo cómo se pueden matar ratas y no se puede hacer con las palomas. En el Terraza las ahuyentan  tirando una bandeja al suelo, cuando empiezan a ponerse pesadas,  aunque asustan más a los clientes que a las aves.

Fernando Santiago

El nuevo artefacto de Paco Cano

Fernando Santiago Muñoz | 15 de marzo de 2019

La Viña Fashion Week

Fernando Santiago Muñoz | 15 de marzo de 2019

Pintadas

Fernando Santiago Muñoz | 15 de marzo de 2019

La primera sufragista española era de Cádiz. En La Voz del Sur

Fernando Santiago Muñoz | 15 de marzo de 2019

“Muchas cosas están equivocadas. Lo poco que se ha contado de Amalia Carvia está incompleto”, asegura Manuel Almisas (Rota, 1958), médico, profesor de Secundaria y ahora, ya jubilado: divulgador. Él, que ha publicado la biografía de personajes históricos que fueron ignorados o silenciados durante la posguerra como Luisa Rendón, Daniel Ortega y Anita Carrillo, entre otros, publica ahora la historia de la pintora, maestra y periodista Amalia Carvia (Cádiz, 1861-1949), la primera sufragista de España.

Además de ser una de las primeras activistas en reivindicar el sufragio femenino en España junto a su hermana Ana Carvia, esta gaditana, que vivió a caballo entre Cádiz y Valencia, fue la única mujer en recibir la insignia de “caballero de la orden de la República”; la fundadora de Hijas de la Regeneración, la primera logia de masonas en Cádiz, en 1895, y artífice en 1918 de la primera liga estatal feminista, la Liga Española del Progreso de la Mujer. “Pero hasta ahora, incomprensiblemente, no había una biografía de ella. Lo que hay en internet sobre Amalia es penoso, un caos”, sostiene Almisas, quien se ha encargado de buscar todas las piezas del puzle de Amalia para reconstruir una vida “impresionante” y que merece ser reconocida como hoy lo son sus compañeras andaluzas Carmen de Burgos, Concepción Arenal o Victoria Kent. 

Retrato de Amalia Carvia. FOTO: MANUEL ALMISAS.

Según ha podido constatar el divulgador roteño, Amalia — que se definía como hija espiritual de Salvochea— se crió junto a sus dos hermanos (Ana y Manuel) en la casa portería de la facultad de medicina de Cádiz, donde vivieron hasta 1890. Si su hermana pequeña, “otra mujer excepcional”, hizo el Bachillerato en Cádiz y estudió el preparatorio para estudiar Medicina aunque no siguió adelante porque su familia era paupérrima, Amalia “no estudió nada, aprendió todo de forma autodidacta”. Primero trabajó como pintora hasta 1930, pero también ejerció como escritora y maestra laica en Valencia. Siendo Amalia y su hermana Ana las dos únicas mujeres en abrir una escuela laica y privada durante la República en la ciudad mediterránea, desde donde también empezó a colaborar con el diario republicano El Pueblo, a partir de 1931.

Fue gracias a los cientos de artículos que Amalia publicó en la mismísima portada de El Pueblo, como Almisas dio con ella. “Estaba investigando sobre las milicianas. Busqué las primeras noticias o fotos de ellas… Y me encontré con un artículo de Amalia Carvia sobre el movimiento pacifista del 18 de julio de 1936. Una mujer escribiendo en la portada de un periódico, eso era inconcebible. Y vi que a la semana siguiente había otro de ella, y luego otro hablando ya de las milicianas… A partir de ahí, me dije, esta mujer no es cualquier cosa”, relata.

“No puede ser que nadie sepa de ella”, se dijo a sí mismo en 2017. Y ahora, tras dos años de investigación, Manuel Almisas publica su historia en el libro ¡Paso a la mujer! Biografía de Amalia Carviaque presenta por primera vez este próximo viernes 15 de marzo en el centro cultural Reina Sofía, en Cádiz, a partir de las 19:00 horas, junto a la profesora de la Universidad de Cádiz, Gloria Espigado Tocino. “A parte de la biografía también viene un CD con 450 artículos suyos, fíjate la cantidad de documentos que hay de Amalia. Y se han perdido cantidad de poemas suyos”, advierte. Le consta que la gaditana escribió cuatro novelas que quizá no llegaron a publicarse, pero lo que sí tiene en su poder con lo que ha podido hacer una radiografía casi completa de la vida de Amalia, es la colección completa de la revista feminista Redención, escrita por ella y su hermana Ana.

“Son volúmenes de siete años donde ambas explican todas sus hazañas. En la revista hacen informes anuales y escriben sus artículos, es casi como un diario”, explica Almisas. Al parecer, montaron esta publicación hartas de esperar que las “grandes damas intelectuales” dieran el paso de hacer algo por la educación del resto de las mujeres. Así que las hermanas, desde la miseria, empezaron a publicar tiradas de su revista desde donde hicieron campaña por el sufragio universal a partir de 1915, con escritos “diciendo que no querían cualquier voto, sino uno integral, universal”. Desde su cabecera intentaban movilizar a las militantes y organizarlas. Hasta que estas publicaciones desaparecieron en 1922, por la depuración que llevó a cabo la dictadura de Primo de Rivera un año después.

Primer número de la revista feminista ‘Redención’, con Amalia Cariva como redactora y su hermana Ana como directora. FOTO: MANUEL ALMISAS.

En Redención, Amalia y su hermana publicaban multitud de artículos donde dejaron constancia de sus ideales: su lucha por la república, el pacifismo, el laicismo, el voto femenino y el animalismo. “Me llamó la atención leer varios artículos suyos defendiendo que hay que cuidar y querer a los animales… Artículos de niños con diálogos diciendo que hay que respetar a los animales. Artículos contra la tauromaquia y también biografías de mujeres importantes de la época”, comparte Almisas. “Solo se habla de María Espinosa de los Monteros, Victoria Kent y Clara Campoamor. Pero hubo mujeres previas como Ángeles López de Ayala, Belén Sárraga de Ferrero, Soledad Areales, Amalia Domingo y Soler…, que son mujeres que murieron en el exilio o tras la guerra como si no fueran nadie”, afirma el divulgador roteño.

Si bien las hermanas Carvia crearon la Liga Española del Progreso de la Mujer en 1918, “en Madrid se enteraron de lo que habían hecho en Valencia” y montaron rápidamente —en ese mismo año— la Asociación Nacional de Mujeres Españolas (ANME), una entidad sufragista y en pro de los derechos de la mujer en España; con María Espinosa de los Monteros como fundadora.

Amalia Carvia junto a grandes mujeres librepensadoras, incluida Concepción Arenal, en una publicación que data del 1 enero 1897. FOTO: MANUEL ALMISAS.

Pero Amalia y Ana Carvia ya hablaban de la emancipación de la mujer en textos que difundían desde 1885, es por ello que Almisas las considera las primeras sufragistas de España. “Lo que ocurre es que oficialmente solo se hablaba de la gente de Madrid y Barcelona”, destaca. En este sentido, ante la proliferación de grupos feministas, en 1929 las hermanas Carvia tomaron la iniciativa de impulsar el Consejo Supremo Feminista de España, el cual aglutinó a varios colectivos feministas del país, con María Espinosa de los Monteros como presidenta y Amalia como una de las vocales.

“Yo me he enamorado de ella”, confiesa Manuel Almisas. “Ella, cuando era una de las masonas, se puso ‘Piedad’ como nombre simbólico. Y su hermana Ana, ‘Verdad’. Y Amalia era así, era la mujer más piadosa y humanitaria de la historia. Todo lo que hace tiene que ver con una bondad exquisita. Su coherencia ideológica durante más de 40 años…”, continúa con ternura y admiración. Al parecer la gaditana se casó a los 60 años de edad, con un maestro feminista y poeta que falleció a los pocos meses de la boda. Finalmente, tras pasar por dos procesos judiciales contra el franquismo por masona y por ser libre pensadora de la república, Amalia murió a los 88 años de edad.

No tuvo descendencia. Su hermana Ana tampoco, pero su hermano Manuel sí. Los herederos de la familia Carvia residen hoy en Cortes de la Frontera (Málaga). “Tenemos previsto que su familia asista a la presentación de la biografía de Amalia el próximo 15 de marzo. Además de que vamos a colocar unas cinco placas en la casa donde nacieron ellas y otra en la casa malagueña donde vivió su hermano”, apunta Almisas. “La gente de Cádiz va a saber quien es Amalia Carvia”, apostilla con orgullo.

Casas Viejas

Fernando Santiago Muñoz | 15 de marzo de 2019

Premios El Público

Fernando Santiago Muñoz | 14 de marzo de 2019

Capacidad de gestión

Fernando Santiago Muñoz | 14 de marzo de 2019

Si hay algo más ridículo que un político profesional es un político profesional en campaña. Tiene tela que diga Martín Vila que es una muestra de su capacidad de gestión que la Junta le vaya a dar al Ayuntamiento un millón de euros para peatonalizar la Plaza de España. Llevan cuatro años anunciándolo, han hecho tres jornadas festivas y a día de hoy no hay nada. Cero. Basta con que alguien se pase y lo compruebe. El mismo Martín Vila. Cuando esté terminado podría decir: hicimos en seis años aquello que anunciamos. Algo parecido se podría decir de la Edussi. El que haya escuchado algo de carnaval habrá oído qué es lo único que se ha hecho : el carril bici,  pagado por la Junta, por cierto.

Hasta la cacareada peatonalización de Argüelles es un fiasco, como se puede comprobar  y como denunció el AMPA de Celestino Mutis.

Ramoní a Diputación

Fernando Santiago Muñoz | 14 de marzo de 2019

FUECA

Fernando Santiago Muñoz | 14 de marzo de 2019

COMUNICADO DEL COLECTIVO DE TRABAJADORXS FUECA – EDUARDO GONZALEZ MAZO – RESPONSABLE CURSOS DELPHI – SOLUCION PARA FUECA YA !!
www.fuecasolucion.org
En Cádiz a 12 de marzo de 2019
Estimadx amigx,
En primer lugar queremos presentarnos. Somos un colectivo de trabajadorxs (aproximadamente 60 familias) que formalmente se llama FUECA y que venimos desempeñando nuestros trabajos para la comunidad universitaria UCA desde hace mucho, mucho tiempo… Algunxs incluso llevamos más de 20 años ejerciendo nuestras labores de forma ininterrumpida en servicios críticos de la propia Universidad.
Pero también somos víctimas del desastroso programa formativo DELPHI, y lo peor es que podemos perder nuestro trabajo por ello. FUECA se encuentra en situación de quiebra técnica y se enfrenta a 7 millones de euros en sanciones y devoluciones de prestaciones de desempleo. Para explicar y dar a conocer esta situación hemos creado una página web donde te lo explicamos de forma muy breve y resumida: www.fuecasolucion.org
Pero además, nos dirigimos a ti porque consideramos que ha llegado el momento de manifestar públicamente esta situación. ¿Por qué ahora? Hay familiares y amigxs que piensan que deberíamos haber hablado públicamente hace mucho tiempo. La verdad es que hemos mantenido hasta hoy un respetuoso silencio con la intención de ser prudentes y discretos, pensando que nuestros representantes políticos y académicos solucionarían los problemas que ellos mismos crearon.
Entre estas personas hablamos especialmente de Eduardo González Mazo, Rector de la Universidad de Cádiz, y cuyo mandato finaliza próximamente. Su gestión ha sido una enorme decepción para este colectivo de trabajadorxs.
Una decepción porque, a pesar de que las circunstancias requerían cariño, no ha mantenido un diálogo sincero con este colectivo: le hemos dirigido 14 escritos desde marzo de 2015 que nunca han sido formalmente contestados.
Una decepción porque hasta el momento sólo ha adoptado medidas que simplemente han parcheado un problema mayor: a pesar de que no hemos tenido problemas de impago de nómina actualmente hay 1,6 millones de fondos propios negativos que, si no se solucionan, podrán desembocar en una situación concursal.
Una decepción porque ha ejercido un escaso liderazgo para proponer soluciones: llevamos esperando desde junio de 2018 un informe jurídico que analice entre otras cosas la viabilidad de esta fundación y por lo tanto de nuestros puestos de trabajo. “Sospechosamente” ese informe aún no está terminado 8 meses después de su encargo.
Y una decepción porque no ha sabido aceptar las críticas cuando este colectivo colocó una pancarta en el edificio donde trabajamos que rezaba: RECTOR EDUARDO GONZALEZ. RESPONSABLE CURSOS DELPHI. SOLUCIÓN PARA FUECA YA!! Esta pancarta fue retirada sin previo aviso horas después de su colocación por personal de seguridad de la UCA siguiendo instrucciones del rectorado.
En definitiva, somos la herencia que deja Eduardo González Mazo a su sucesor/a en el Rectorado, una herencia con 20 años de experiencia en el desarrollo de servicios críticos de la UCA, y con afán de servicio público a la comunidad universitaria. Pero una herencia con 1,6 millones de fondos propios negativos, con procedimientos judiciales abiertos por 7 millones de euros en sanciones y devoluciones de prestaciones de desempleo, y con un complejo diseño de relaciones con la UCA que incluye la gestión de fondos públicos.
Atentamente,
Colectivo de Trabajadorxs FUECA.
RECTOR EDUARDO GONZALEZ MAZO – RESPONSABLE CURSOS DELPHI – SOLUCIÓN PARA FUECA YA!!
www.fuecasolucion.org

Pitas pitas pitas

Fernando Santiago Muñoz | 14 de marzo de 2019

Echándole de comer a los colegas . Como hacía el PP pero en plan cutre. Aquí la revista en papel con Paco Cano, el Chapa, su novia, Pedripol y los demás . Pagado con fondos públicos .E50C9E92-C571-428F-821A-CFBD214079C1

 


824CE733-7AC9-4950-92E8-2B2FB8510D06 80409994-7BE4-42BF-802D-F8AC27A59786

Romaní Chico

Fernando Santiago Muñoz | 14 de marzo de 2019

Después la culpa es del reguetón

Fernando Santiago Muñoz | 14 de marzo de 2019

Tó fuera eso

Fernando Santiago Muñoz | 14 de marzo de 2019

Calendario electoral UCA

Fernando Santiago Muñoz | 14 de marzo de 2019

WC

Fernando Santiago Muñoz | 14 de marzo de 2019

Premio Capitana del Mar

Fernando Santiago Muñoz | 14 de marzo de 2019

Una dos y tres, una dos y tres. Fotos Fernando Fernández

Fernando Santiago Muñoz | 13 de marzo de 2019

La exposición de Pablo Juliá

Fernando Santiago Muñoz | 13 de marzo de 2019

Corona de Pedro Sánchez en el entierro de Antonio Hidalgo

Fernando Santiago Muñoz | 13 de marzo de 2019