Archivos para el tag ‘Cultura’

The show must go on

Fernando Santiago Muñoz | 25 de julio de 2012 a las 10:25

Pues lo mismo que dijimos de Rajoy entregando el Códice Calixtino de Luciano Alonso presentado los últimos hallazgos en Bolonia. En España hay una presencia excesiva de políticos en la vida público. ¿No podía presentar la escultura romana los arqueólogos que la hallaron?¿era necesario el consejero que hace unos meses era de turismo?¿qué papel ha jugado Luciano Alonso en todo esto? Y que conste que el consejero Alonso es un tipo simpático, buen gestor y del Atleti. Tres cualidades significativas.

Etiquetas: ,

Los narraluces

Fernando Santiago Muñoz | 1 de marzo de 2012 a las 10:05

Ha pasado sin pena ni gloria la muerte del escritor isleño Manuel Barrios, exponente de lo que se llamaron los narraluces, esa generación de escritores que a finales de los sesenta y principios de los setenta crearon la mayor parte de su obra. Manuel Barrios escribió “El crimen” y “La espuela”. Sobre todo esta última fue muy reconocida en su época. Creo que la provincia y la Bahía de Cádiz le deben un homenaje. La Andalucía oficial no le ha prestado la más mínima atención y veo que su provincia natal tampoco.

Etiquetas: ,

Más museos navales

Fernando Santiago Muñoz | 5 de febrero de 2012 a las 14:30

En Londres está el de Greenwich con la Cutty Sark justo delante, junto al río. Vale, es complicado montar en Cádiz un museo como ese. Gran Bretaña fue un imperio marítimo hasta hace 100 años. Pero con todos los fondos de La Mercedes, la historia del barco, del rescate y obtención del tesoro, de la Carrera de Indias, se podría montar un maravilloso museo. Otro ejemplo: el Mary Rose en Portsmouth ,montado a partir de un trozo de un buque hundido. La estrella, sin duda, es el  museo del Vasa, el más visitado de Estocolmo. Por citar algunos museos. Reitero, en Cádiz se podría montar uno espectacular. Sobran emplazamientos y motivos. En Madrid y en Sevilla un museo así sería algo más. Y en Cartagena ya hay otras piezas. En Cádiz sería el museo sobre el tesoro de La Mercedes.

En una tierra libre

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2011 a las 17:59

Hoy presenta su nuevo libro Jesús Maeso de la Torre, gran persona, gran escritor y un orgulloso vecino de Cádiz desde hace años. En Público le hace Juanjo Téllez una interesante entrevista. A las 20 horas en el Ayuntamiento de Cádiz.

Etiquetas: ,

Marina Anaya

Fernando Santiago Muñoz | 26 de julio de 2011 a las 17:28

Etiquetas: , ,

Anillo de esmeraldas

Fernando Santiago Muñoz | 1 de julio de 2011 a las 17:37

Se ha descubierto en las costas de Florida un anillo de esmeraldas valorado en 350 mil euros proveniente de los restos del Nuestra Señora de Atocha, el galeón español que se hundió en el canal de las Bahamas cuando iba para Cádiz con un cargamento de piedras preciosas, oro y plata. Mel Fisher lo buscó durante media vida hasta que lo encontró y montó en Cayo Hueso, Key West, Florida, un extraordinario museo. Mel Fisher estuvo en Cádiz en los años sesenta buceando en la Bahía “hasta que unos policías con un sombrero muy raro me detuvieron” según sus propias palabras.

Etiquetas: , ,

Alcances

Fernando Santiago Muñoz | 30 de junio de 2011 a las 9:21

No conviene llorar sobre la leche derramada. Alcances es un muerto sostenido con respiración asistida. Es un festival sin sitio y sin espectadores, que se mantiene sobre el recuerdo de glorias pasadas. Pudo haber sido un gran festival, ahora es un zombi. Lo mejor sería, en vez de llorar porque la Junta y la Diputación eliminan sus ayudas, cerrarlo y dedicar tiempo y esfuerzo a otras cosas en las que Cádiz sea puntera o que interesen a los ciudadanos.

Cuentaquentum

Fernando Santiago Muñoz | 22 de junio de 2011 a las 9:00

Etiquetas: ,

Ignacio Chilía Giraldez

Fernando Santiago Muñoz | 19 de junio de 2011 a las 8:09

Estamos ante uno de los periodistas más influyentes del Cádiz del primer tercio del siglo XX. Chilía había nacido el 20 de mayo de 1883 en Cádiz, hijo de Pedro y Rosario. Se casó con doña Encarnación Rosado Raimundis. Entró en la APC en 1909, formando parte de la Comisión Organizadora, y de nuevo lo encontramos entre los que intentaron restaurar la APC en 1924. no nos consta su ingreso cuando se restaura la asociación en 1930, pero sí que participó en algunos de los actos organizados, como el homenaje a los periodistas Francisco Gómez Carrasco y Francisco Moreno Ruiz en 1930 y que su periódico dio cuenta detallada de las actividades de la entidad. Según relata Fátima Salaverry en su Historia de la APC, fue el primer periodista al que la asociación defendió tras su fundación al ser detenido en 1909. Chilía se encontraba en el Salón de Plenos municipal el 20 de octubre en la mesa reservada a la prensa en un pleno muy agitado en el que le público increpaba a los concejales. El concejal Aurelio Moreno reprendió al periodista con “frases duras y palabras mortificantes” pensando que este se había unido a los concurrentes en sus recriminaciones. Esto provocó la detención de Chilía en la Prevención Civil y la actuación contundente de la APC que se estrenó en su cometido de defender a sus asociados. Miembros de la asociación se entrevistaron con el alcalde en funciones, Ramón Rivas, y Chilía fue puesto en libertad, después se le recibió en el ayuntamiento por el alcalde junto con el concejal implicado. Tras mediar explicaciones el asunto quedó zanjado.

La actividad periodística de Chilía le hizo fundar dos periódicos. En 1915 creó El Comercio, del que fue director-propietario. Todavía se trata de un periódico de defensa profesional, pues Chilía ere comerciante (su actividad estaba relacionada con la industria pesquera, aunque no hemos podido determinar si tenía algún negocio propio). El Comercio se presentaba como “Órgano del Sindicato Industrial del Ultramarinos y similares y defensor del Comercio en general”. En 1919 fundaba el diario El Noticiero gaditano, uno de los más relevantes de esa etapa, relacionado con el Noticiero Sevillano (fundado en 1893 por la familia Mencheta). El periódico gaditano asumía las nuevas ideas del Periodismo de empresa, siendo un moderno rotativo informativo, aunque, como ya vimos en el capítulo 2, al llegar la República girase a la izquierda su línea editorial (sus editoriales iban casi siempre firmados por Ignacio Chilía). Según su director-propietario, fueron sus grandes responsabilidades durante el régimen, en especial en el sector naval, el motivo de que cerrase El Noticiero gaditano, según anunciaba en su portada del 2 de enero de 1934 (aunque también debió influir los cambios políticos del segundo bienio del régimen).

Es quizás por esta relación tan relevante con la prensa por lo que Chilía se defina como periodista en la Guía de Cádiz de 1930 (vivía en la calle Villalobos 5), aunque en las otras lo haga como comerciante. Y también en este ámbito se señaló como una figura influyente en el Candís del primer tercio de siglo. Como abogado que era, Chilía jugó un papel importante en el sector de la industria pesque y en la creación de la Sociedad Patronal del Comercio, la Industria y la Navegación. También llevaba la asesoría jurídica de la Asociación de Buques de Pesca y Armadores de Cádiz. En 1931, cuando se reorganiza el Consorcio de la Zona Franca, fue elegido como representante. En 1936 era Presidente de la Junta Nacional Pesquera y Conservera; Presidente del Comité Oficial de Exportación de Pescado y Conservera; Presidente de la Cooperativa de Venta de Pescado en Madrid; y Secretario Gerente del Sindicato de Fabricantes de Conservas del Sur de España. Desde luego, como se repite en su defensa por él mismo y por los que hablan en su favor durante el proceso, sus excelentes relaciones con la clase patronal por largos años hace difícil creer que fuese una persona de ideas extremistas.

Además de su relevante papel social desde las columnas de uno de los principales diarios ciudadanos, Chilía pasa a primera plana de actualidad por su implicación política durante la República. Fue elegido concejal tras la proclamación del nuevo régimen. Se presentó a las elecciones de mayo de 1931 y a las de 1936 como republicano independiente según su propia declaración en el expediente del Consejo de Guerra. Sin embargo, en el ayuntamiento consta como concejal radical demócrata entre mayo de 1931 al 10 de octubre de 1934 y de nuevo en febrero de 1936 (en 1934 se suspendieron a todos los concejales por los sucesos de Asturias, pero vuelven a ser nombrados tras la victoria del Frente Popular el 21 de febrero de 1936). Gutiérrez Molina indica que en 1932 se encargó de fundar en la ciudad el partido de Azaña, Acción Republicana, que intentó aglutinar a la pequeña burguesía y que tuvo problemas para asentarse (hasta mediados de 1933 no logró tener un Comité Provincial, aunque él mismo indicaba a fínales de 1932 que estaba asentado en 13 localidades de la provincia) y que contó como personalidades destacadas a Antonio Sufro y a Fernando Durán Souza. Acción Republicana se insertó en Alianza Republicana antes de la proclamación de la Republica y en 1935 en Izquierda Republicana, y de este modo formó parte del Frente Popular.

Esto es lo que provocó los graves problemas del periodista con la justicia franquista. Chilía era detenido el 9 de noviembre de 1936. Según su sobrino, José Chilía, se hizo para salvarle de posibles ataques contra su persona pues era gran amigo de José León de Carranza, cuyo padre era en esos momento alcalde y gobernador. Sin embargo la dureza del proceso que hemos podido leer, nos permite confirmar que sus buenas relaciones no fueron suficientes para salvarle. Unos días después de su detención conseguía que se le cambiase por prisión atenuada en su domicilio gracias a un certificado médico (entonces vivía en la calle Beato de Cádiz). El 21 de enero de nuevo el gobernador militar ordenaba su detención y dos días después era trasladado a la prisión de El Puerto de Santa María (aunque todos los centros patronales con los que colaboraba presentaron un largo escrito pidiendo que fuese detenido en su domicilio). En su expediente del Consejo de Guerra podemos verificar que p0rimero se hicieron indagaciones previas para ver si había cometido delito. Se pidieron informes a las empresas con las que había colaborado, a la Falange, a la policía y al ayuntamiento de Cádiz (se les pide el acta completa de la sesión del 17 de julio de la que ahora hablaremos).

Los informes presentados fueron excepcionales, en especial, los de las asociaciones patronales y pesqueras en las que Chilía trabajaba. De hecho, la Asociación de Armadores aseveró que Chilía se presentó candidato como concejal porque ellos e lo habían pedido para defender sus intereses en los ayuntamiento republicanos. Añadían que si había tenido que mostrar amistad con los elementos de izquierdas fue para este propósito, pero no era de izquierdas, ni masón (se le acusaba de serlo peor no se encontró nada que lo confirmase y podemos constatar que tampoco nosotros encontramos nada el CDMH). Subrayaban que Chilía se negó a aceptar cargos que significarían su entrada en alguno de los partidos de izquierda. Denegó la alcaldía de Cádiz en dos ocasiones; rehusó ser delegado del Consorcio de la Zona Franca a pesar de estar muy bien retribuido; Presidente del Instituto Social de la Marina; comisario de la Junta de Obras del Puerto de Cádiz, también muy bien retribuido. Según recalcaba la Asociación de Armadores, Chilía se presentó por indicación de ellos, para evitar los extremismos del ayuntamiento. Además ponían como ejemplo de su moderantismo e ideales los treinta años que había prestado servicios a las asociaciones patronales de Cádiz.

Un informe muy curioso es el del cónsul de Italia. Silvio Dellipiane Drago envío una larga carta exaltando la simpatía de Chilía por el fascismo italiano y por este país. Se incluyen afirmaciones tan curiosas como que el primer periódico de Chilía se llamó Comercio y sindicación, siendo el primer ejemplo en España de defensa de estos valores fascistas. También señaló que Chilía tuvo que ocultar sus verdaderos sentimientos para poder negociar con las gentes del nuevo régimen.

Por el contrario, hubo dos declaraciones terriblemente negativas, las del policía Antonio Mendoza y la de la Falange. Las críticas a su labor vinieron por dos asuntos específicos. Por su colaboración en 1932 como juez instructor en los procesos contra los que participaron en la Sanjurjada y con su presencia en el ayuntamiento del Frente Popular.

En 1932 Chilía se vio obligado a actuar como juez instructor en Jerez contra los que habían participado en el golpe de Sanjurjo. Aunque como él explica en carta al coronel delegado del Orden Público de la Provincia de Cádiz desde la prisión de El Puerto, intentó y en algunos casos consiguió librar del destierro a algunos implicados, se señaló en su contra que otros muchos fueron condenados a prisión o destierro. Pero el asunto que más problemas le causó fue su labor como concejal en el ayuntamiento del Frente Popular. Chilía, que ya hemos indicado fue nombrado automáticamente por haber sido concejal hasta 1934, no hizo acto de presencia en las sesiones del cabildo de Frente Popular (y ciertamente, tiene una sanción de la alcaldía por no hacerlo: AHMC, Sección Gobierno interno, caja 469), pero estuvo presente en la última, del 17 de julio. Según se puede leer en una carta en el expediente de Chilía a Escandón, explica que fue a la última sesión del pleno del ayuntamiento del Frente popular (pues no ha había asistido parece que a ninguna) para evitar los manejos de Barrasa que quería la alcaldía y conseguir se condonara multas a algunos propietarios.

El policía Antonio Mendoza sin lo presentó como un conveniente. Afirmó que se presentaba como republicano independiente para poder así jugar con todos según le encajaba. Sin embargo, también reconocía que fue la Asociación de Armadores la que le obligó a intervenir en política para tener un valedor dentro del nuevo régimen. Pero esto no le exculpaba sino todo lo contrario. Comentaba que aunque decía que no iba a las sesiones del ayuntamiento, fue a la última excusándose por no poder asistir con más asiduidad. Además en esa sesión se trataron asuntos tan negativos (para estos hombres de derechas) como el cambio de la estatua del obispo Silos Moreno por la de Fermín Salvochea, sobre los que Chilía no protestó.

Peor fue el informe de la Falange. Se trata de un auténtico ataque personal en todos los frentes con una mala intencionalidad terrible que por su tono y contenido pasamos a reproducir en gran parte pues nos parece de gran interés:

Un hombre de su cultura, ilustración e inteligencia, abogado y periodista, asesor técnico de empresas, conocedor de la altura a que ya se hallaba el nivel del Frente Popular en toda España y conociendo la barbarie de los saqueos, indicios y persecuciones en este “su Cádiz”, no ignorante de quienes eran sus compañeros de Corporación, se apresura a ir a la sesión del Ayuntamiento a echar flores, elogios y casi rindiendo pleitesía a los socialistas en la persona del concejal Jiménez del Moral, y pidiendo constase en acta sus votos favorables a las elecciones de cargos realizadas durante su ausencia, su satisfacción pues por haber sido designados socialistas y comunistas para las tenencias de Alcaldía y Comisiones.

Con esto, estaría más que justificada su actuación, pero cumplimos con roda fe y fidelidad el honroso cargo, de reflejar aquí cuanto en pro o en contra de él hemos adquirido.

Es Chilía un hombre que por el origen de su nacimiento, conocidísimo en Cádiz, no entró en la orden de los caballeros; y anónima su infancia y juventud, viviendo en la abundancia porque la industria de la madre y las larguezas de los amigos de ella así lo permitieran, llegó a la edad moza en que ALGO quería ser y se hizo bachiller y después abogado. Quiso destacar y procurara amortiguar su pasado y cultivó el periodismo llegando a fundar en Cádiz el diario de la noche “El Noticiero Gaditano”.

Hombre indiferente, casi ateo en materia religiosa, era tan indiferente y ateo en política y siempre en la elegancia de la oposición y en su “salvaje independencia” (frase suya). Abiertamente estuvo contra la Dictadura de Primo de Rivera hasta el extremo que en Ayuntamiento gaditano, siendo alcalde el Sr. Carranza, se le tenía puesto el veto y no se le permitía la entrada.

Chilía, acostumbrado a vivir con lujo y desahogo tuvo en el periódico la plataforma para obtener lucro y con su aureola de director de un periódico consiguió asesorías técnicas de entidades y así entró en la Asociación de Armadores de Buques de Pesca por los años 1924 o 25 (…) Chilía se incorporaba después a este Ilustre Colegio de Abogados y poco a poco fue el factotun de la Sociedad y Chilía más relacionado con sus frecuentes viajes a Madrid prendiendo también ser nada menos que Presidente de la Federación de Armadores de Madrid.

Como abogado no tuvo nunca pleitos ni causas y solo se dedicaba a las cuestiones administrativas y a las luchas económicas y sociales de los Armadores con autoridades, dependencias oficiales y Ministerios. (…) Unos dicen que defendió siempre a los patronos; y otros nos afirman que a veces tuvo “manga ancha”, citándonos un caso de graves perjuicios económicos par los patronos en unas bases impuestas por los obreros del carbón. (…)

Como político, se sabe que al advenir la República, en las elecciones de mayo de 1931, pretendió presentarse como gremial con unos Sres. Industriales y comerciantes de Cádiz, hombres de derechas, pero como no lo admitieron decidió presentarse solo y lo hizo como “Radical Demócrata Independiente”, y salió concejal.

Es Chilía, según casi unánime calificación, hombre que cultiva el egoísmo, y déspota y frío, casi creyéndose superior.

También es rara unanimidad en nuestros informantes, en cuanto a la apreciación de “hombre funesto” para la causa nacional y haciendo honor a nuestra sinceridad y fidelidad, algunos nos han dicho estas palabras, al opinar o comentar respecto a sus conducta “No es que sea fusilable, pero si quitarle de aquí y mientras más lejos mejor”.

Su actividad política en los primeros tiempos de concejalía fue combatir a los ayuntamientos de la Dictadura como también lo hacía en su periódico…

Tras explicar que pidió el indulto para algunos deportados a Villa Cisneros en el 31, luego hace mención al caso de los detenidos por la Sanjurjada. Y aunque reconoce que se portó correctamente con algunos y que llegó a salvar del destierro a varios, también indica con bastante mala intención que en esa instrucción fueron encarcelados muchísimos gaditanos. Para finalizar glosa su participación en el ayuntamiento, en el que aunque reconoce que no asistía dice que era por estar en Madrid gestionando la zona Franca y de nuevo lo hace perversamente. Aun añade antes de terminar un par de comentarios que también reproducimos:

Nos informamos que Chilía frecuentaba el casinillo denominado “Los 33” que junto con la cervecería Inglesa estaba en la Plaza de San Antonio donde alguna vez le vieron con Muñoz Martínez y otros izquierdistas que allí paraban.

No hemos logrado saber si era masón. Mucho tiempo vivió maritalmente con una Sra. A quien nombra Clara Sol, pero nos dicen que después legalizó la situación casándose.

Una vez vistos los informes, se consideró que había motivos para procesarle, proceso que dura unos meses. El 6 de agosto de 1937, ya siendo sometido a Consejo de Guerra, era trasladado a la prisión de Cádiz. El informe del fiscal es demoledor. Le culpaban por su participación como juez instructor en el asunto de los deportados a Villa Cisneros, y por su participación en el ayuntamiento del Frente Popular. Le acusaron de conspirar a favor del frente Popular:

Chilía como abogado y asesor de varias entidades patronales, arremetía contra patronos, dando lugar con sus complacencias con las reclamaciones de los obreros carboneros, a que el Sindicato de Almacenistas del Carbón abonase indemnizaciones que a este parecieron injustas. Buscaban pues alegrar la galería roja, con sus debilidades y hasta se ha oído decir a algunos, más atrevidos en sus manifestaciones, que Chilía venía ya impuesto de Madrid del movimiento comunista que se preparaba y para poder vivir y representar, cuando este triunfase, acudió a la Sesión del 17 de julio, víspera del movimiento glorioso para demostrar su complacencia y echar flores a socialistas y comunistas, puesto que lo que quería era seguir en el candelero a toda costa. Es persona de talento y habilidad y lo demuestra con haber conseguido una carrera y una significación a pesar de su origen ilegítimo y de las dificultades y vetos que habrá tenido que vencer para superar esa situación. En resumen, un vividor.

Otro elemento inculpatorio fue su amistad con el concejal radical socialista Martínez Muñoz. Desde luego, no le ayudó la carta encontrada dirigida por Chilía a éste explicándole que tras la sesión del cabildo del día 17 de julio, se hizo una reunión secreta donde se contó que los concejales Madrid, otro socialista y otro comunista, era objeto de amenazas de muerte por los fascistas gaditanos, y se había decidido pedirle al gobernador que permitiese a todos los concejales llevar armas. Al final él accedió, porque aunque era concejal independiente, asumía la disciplina de Izquierda Republicana, pero le confesaba que no lo tenía claro.

Aún antes del juicio se pidió el testimonio de una larga lista de personas entre las que destacan José León de Carranza, el exalcalde Blázquez y Eduardo Juliá (director de La Información), y otros importantes comerciantes y armadores gaditanos como Larrinaga. Todos comentaros que Chilía defendió la causa patronal aunque algunos reconocían que había tenido que tratar con los elementos de izquierda para conseguir mejor sus negociaciones. El asunto de los detenidos por la sanjurjada también salió porque algunos lo fueron y comentaron que dentro de la cárcel les llegaron noticias contradictorias sobre su actuación. Carranza, que dijo no ser amigo íntimo, hizo sin embargo una declaración más que positiva, aunque sin apasionamientos. También intervino varias veces Chilía, ya por escrito, ya prestando declaración ante el juez, asegurando siempre que nunca fue de izquierdas, que todo lo que hizo fue por bien de la patronal y que tenía que mostrarse amistoso con las izquierdas para poder negociar con ellas, etc.

De nada sirvió; ni tampoco el que su abogado defensor pidiese la absolución, Chilía fue condenado pro auxilio a la Rebelión militar a catorce años, ocho meses y un día de reclusión menor e inhabilitación absoluta. En julio de 1940 la pena le era conmutada por la de seis años de prisión menor. Aunque debía salir en 1942, abandonaba la prisión Provincial de Cádiz el 8 de septiembre de 1940. En abril de 1941 se pedían los datos del expediente a fin de resolver la solicitud de indulto que había hecho Chilía. No podemos confirmar si se le concedió. En 1998 su hija, Adelina Chilía Rosado, pidió que a su padre se le aplicasen los beneficios de la Ley de Amnistía de 1977 lo que le fue concedido.

Fragmento del libro PERIODISMO Y REPRESIÓN. Los periodistas gaditanos y el Franquismo (1936-1945) de Concha Langa Nuño.

Exposición

Fernando Santiago Muñoz | 18 de junio de 2011 a las 8:34


En la Escuela de Artes y Oficios, callejón del Tinte.

Etiquetas:

PERIODISMO Y REPRESIÓN. Los periodistas gaditanos y el Franquismo (1936-1945)

Fernando Santiago Muñoz | 18 de junio de 2011 a las 8:03

La Asociación de la Prensa de Cádiz vive varias etapas en los años que van desde su primera fundación en 1909 y 1936, desapareciendo durante la guerra civil (volverá a aparecer en 1944 por la obligación de colegiación de las leyes franquistas). 1909 va a ser un año de gran importancia para el periodismo español y la organización de la profesión con el nacimiento de bastantes asociaciones de la prensa en todo el territorio nacional (en Andalucía destaca además de Cádiz, Sevilla y Córdoba un años después). Siguiendo el ejemplo de la madrileña, una de las primeras fundada en 1895 (pocas son anteriores, como Málaga, nacida en 1882), los periodistas gaditanos deciden unirse ante las graves dificultades que les toca vivir con bajísimos sueldos, ausencia de contratos de trabajo, una nula consideración social y la falta de reconocimiento de la profesión. Ya incidimos en la introducción de este libro en la falta de profesionalización en esta época. Prácticamente todos los periodistas (así ocurre con los estudiados) tenían otro empleo del que vivían siendo el periodismo una profesión absolutamente vocacional a la que generalmente se vinculaban provenientes de la actividad intelectual, destacando los abogados y escritores. No obstante, para muchos resultaba imposible tener unas condiciones de trabajo dignas por lo que, en un momento de movilización profesional como es el comienzo del siglo XX (son muchas las que nacen en Cádiz en estos años), algunos periodistas de la capital empieza a movilizarse. El protagonista principal de esta idea fue Luis Pérez Fernández, director y redactor de El Lince y de La Revista Portuense. El apoyo de otros compañeros como Federico Joly, propietario de Diario de Cádiz, Joaquín Figal, propietario de Claro y Oscuro, Rafael Vera Monge o José Casaux, permitió que el proyecto comenzara a funcionar. Tras una primera reunión se constituyó una Comisión organizadora en mayo de 1909 que se movió con gran celeridad y en poco más de un mes se constituía la Asociación de la Prensa con la finalidad de protección a sus asociados según puede verse en el artículo primero del reglamento que se aprobó el 5 de julio de 1909:

“Artículo 1. La Asociación de la Prensa Gaditana es una Sociedad benéfica de socorros mutuos, consagrada a la defensa de los intereses morales y materiales del periodista, cuyos fines se propone realizar por los medios siguientes, tan luego como los recursos y desenvolvimiento de la Asociación lo vaya permitiendo.”

Realmente la entidad era una Mutua para ayudar a los muchos compañeros en apuros y de hecho en los estatutos se proponía dotar a los asociados se servicio médico-farmacéutico y de socorros en metálico que fueron muy utilizados (en diciembre de 1909 se fundaba el Montepío). Dada la falta de dinero de la entidad y sus socios la APC, como todas las demás recurrió a la organización de espectáculos benéficos de toros o teatros para conseguir fondos y poder pagar un local y los servicios ofrecidos (además de la cuota de socio). Según su reglamento, existían distintos tipos de socios: los socios de Mérito, Protectores, Fundadores, Numerarios y Corresponsales. Los primeros eran elegidos por sus méritos por los asociados, los Fundadores eran los que estaban en la APC desde 1909, y los Numerarios los asociados después. Se consideraba socios Corresponsales a todos los de la provincia. Con respecto a los socios Protectores, eran las personas, agrupaciones, o entidades que hiciesen donativos a la corporación. Este punto es de interés porque explicaría la presencia de destacadas figuras del Cádiz de comienzos de siglo como socios. El que en las Actas de la APC no haga diferenciaciones entre estos no nos permite distinguirlos.

Los estatutos también recogían la composición de una Junta Directiva elegida anualmente. Una vez aprobados los estatutos en votación salió la siguiente Junta Directiva. Su presidente fue José Larrondo y Sordo (sustituido en febrero de 1910 por Federico Joly por su dimisión pasando Larrondo a vicepresidente), y los vicepresidentes, Juan Martín de Barbadillo y Antonio Mileto, a los que luego se añadió Federico Joly. Como tesorero Santiago Abascal, secretario Luis Pérez y vocales: Ricardo Cano, Juan Noya, Juan A. del Campo, Diego Gómez del Valle y Antonio Carrillo, a los que se añadió en 1910 Rafael de Vera. En las elecciones de 1912 Laharrondo volvía a la presidencia y como vicepresidentes: José de Casaux, Miguel de la Peña y Juan Antonio del Campo. En la secretaría Luis Pérez y Rafael de Vera como vicesecretario. Los vocales fueron: Manuel Juliá, Bernardo Fernández, Antonio Carrillo, Francisco de A. Cerón, Manuel Fernández y Joaquín Final.

Esta primera etapa de la APC es una de las más brillantes y su éxito se muestra en el número de asociados que reunió más de doscientos entre los que se encontraban no solo la gran mayoría de los que escribían en prensa con mayor o menor frecuencia, si no todos aquellos que colaboraban con la asociación. La APC desarrolló una gran actividad al ayudar a periodistas en problemas, defendiendo a sus asociados en conflictos (se verá el caso de Chilía), organizando actos benéficos para conseguir fondos y realizando homenajes a algunos de sus socios más significativos (como a Adolfo de Castro en 1911 y al capitán Joaquín Accame en 1912 al fallecer en Melilla). También mostró una gran preocupación por todos los asuntos gaditanos participando en campañas de concienciación ciudadana o de ayuda (caso de la carestía de alimentos a comienzos de siglo o de la higienización de la ciudad), o en todos los grandes acontecimientos de la época, entre los que desatacó el centenario de la Constitución de 1812 para el que se organizó el Primer Congreso Periodístico español (del 6 al 12 de octubre de 1912). Asimismo, manifestó su interés pro la cultura con la creación de una biblioteca en su sede (en la calle Segismundo Moret nº 17) y en la adquisición del mueble homenaje a Emilio Castelar.

Sin embargo, este brillante comienzo se ve pronto truncado. En 1913 las dificultades económicas de la asociación son alarmantes y empeoran en los años siguientes unida a la disminución del número de socios (de los 250 socios en 1913, la mayoría eran protectores o de mérito que dieron prestigio a la APC pero no pagaban cuota). En sus últimos años va languideciendo y desaparece en 1918.

En los años veinte la APC vivió una segunda etapa bajo el nombre de Agrupación Profesional de la Prensa Diaria de accidentada vida. En 1924 se hicieron los primeros intentos de constitución que no llegaron a buen puerto. Se reunió a los profesionales de Cádiz con la excusa de una cena-homenaje al presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid y se planteó la cuestión por Ignacio Chilía. Aunque la prensa se hizo eco y algunos periodistas recogieron la idea, no comprobamos que se hiciese mucho más hasta 1927. El 2 de febrero se reunían varios periodistas y acordaban la fundación. Sabemos que dos días después se elegía la Junta directiva de la que fue presidente Antonio Garrachón, vicepresidente Ramón Bujones, secretario, Francisco Moreno Ruiz, Tesorero, Francisco Gómez Carrasco y contador, Rafael de Vera y Monge. La intención fue, de nuevo, promover un Montepío para lo que se organizaron algunos festivales. Poco más se sabe, además de su participación en algunos actos ciudadanos, el último conocido en 1929.

Será en 1930 cuando esta Agrupación Profesional consiga consolidarse desapareciendo como resultado de la guerra civil. El 23 de enero de 1930 se organizaba una Agrupación Profesional de la Prensa Diaria, o Asociación de la Prensa. La Junta Directiva estuvo formada por Francisco Moreno Ruiz como presidente (hasta 1932 en que se eligió a Manuel Peces); Rafael de Vera como vicepresidente; Antonio Garrachón como secretario; Francisco Gómez Carrasco como tesorero; José Antonio O. Sánchez como vocal primero; Antonio López Laguna, vocal segundo; Antonio Rubio, vocal tercero; Tomás Mariño, vocal cuarto y Antonio del Castillo como vocal quinto. En 1933 la APC se fusionaba con la asociación de periodistas de San Fernando. Estos años fueron de gran actividad. Se organizaron muchos actos para conseguir fondos para el Montepío, repitiéndose varios al año, entre los que destaca una corrida de toros en julio detrás de la cual se organizaba un ágape y se elegía a la señorita Prensa o Miss Prensa; funciones teatrales en el Teatro Cómico o en el Falla; y funciones en el Cine Municipal. En estos años también se organizaron homenajes a gaditanos ilustres como el hecho a Pemán y Antonio Accame. Sin embargo, como señalamos en el capítulo 2, lo más significativo de esta etapa es que se consigue un órgano propio, el semanario El Faro.

Fragmento del libro “PERIODISMO Y REPRESIÓN. Los periodistas gaditanos y el Franquismo (1936-1945)” de Concha Langa Nuño.

Etiquetas: , ,

La Libertad Acaparada

Fernando Santiago Muñoz | 18 de junio de 2011 a las 8:00

Y mientras el retablo planetario de las maravillas amenaza nueva ruina ¿qué ocurre ahora mismo – por curiosidad- en “la cuna de la Libertad”?

Pues precisamente por la calle Ancha de Cádiz, antaño centro neurálgico de la Revolución y ahora reconvertida en plató disponible para la realización de nuevas piezas de ficción –ahora en 3D-, avanza un abigarrado grupo de figurantes de una empresa de animación cultural, ataviados de época, sin exaltación ni ánimo revolucionario alguno, sino con el aplomo propio de una digna competencia profesional. Son entes del pueblo – de ahora-, que quiere representar bien su papel, aun sabiendo que “El poder” – también de ahora, elegido democráticamente- les pagará tarde y mal. La historia se repite. Las ceremonias de legitimación, los fastos, primero; los salarios luego, no sin previa e insistente reclamación por parte del pueblo y ras esa desatenta e inmisericorde demora tan propia del poder administrativo de siempre.

Acá todo debe estar listo para el Doce. ¿Y qué es el Doce? Una cartela publicitaria recoge en arracimado montón las esencias del evento: democracia, foros, libertad, encuentros, infraestructuras, exposiciones, investigación, debate, narrativa, participación… Y de nuevo la misma serie repetida hasta llenar toa la cartela: democracia, foros, libertad…, etcétera. A juzgar por la vehemencia que manifiestan algunos dirigentes políticos locales (otros no tanto) el acontecimiento estrella parece ser la llegada a Cádiz del tren de Alta Velocidad, cuya demora unos meses más allá del 19 de marzo de 1812 (para entonces da igual que sea por la mañana o por la tarde) haría perder competitividad a “la ciudad que sonríe” confiada y feliz, paradigma de un enclave típicamente liberal y libre.
De pronto, un ruido ensordecedor llega desde la plaza de San Antonio: los figurantes han abierto fuego a discreción, lo cual sólo asusta a las palomas y a una pareja de viejos que, sentados en uno de los bancos de piedra, dormitaban al calorcillo de un sol constitucional. El aire está colapsado de ruido, humo y libertad liberal, algo que no impide a un grupo de niños dar la espalda a la parafernalia adulta e insistir en la creación de su propio mundo. La gente –figurantes incluidos- muestra una sonrisa que resta tensión al ambiente: todos saben que se trata de una pequeña farsa recreada para sobrellevar con humor ilustrado los días de plomo y ceniza. Mientras los adultos llenan el presente con pintorescas recreaciones del pasado, ¿estará el futuro en la actitud desdeñosa de aquellos niños hacia un programa de actos tan poco atractivo para ellos? Dejémosles jugar a su aire, a ver.

(El evento programado para este día ha terminado. Los figurantes, relajado ya el aplomo laboral, vuelven por donde vinieron, mientras que los niños son requeridos por sus progenitores a volver a la cruda realidad. La pareja de viejos –él y ella- se ha vuelto a dormir. La Organización ha cumplido).

Fragmento del libro “LA LIBERTAD ACAPARADA. Consideraciones intempestivas en torno al Bicentenario” de Jaime Pastor Rosado.

Los Mojosos

Fernando Santiago Muñoz | 3 de junio de 2011 a las 8:17

Etiquetas:

Berlusconi

Fernando Santiago Muñoz | 18 de mayo de 2011 a las 15:21

Este vídeo que recoge lo ocurrido narra la situación que se produjo durante la representación de “Nabucco”, tras cantar el Va pensiero, que, como sabréis, simboliza todavía para el pueblo italiano la rebelión contra la opresión de los Habsburgo y el inicio de la unidad de la Italia moderna. Pues bien, Muti, el director, antes de hacer el bis, se tornó hacia el público, lo arengó a no callar más ante la vergonzosa situación política del país y dirigió un bis coreado por todo el teatro. ¿Dónde está lo extraordinario? Era una protesta en vivo y en directo contra Berlusconi y éste estaba en el palco de honor.

Traducción de la arenga:

RICARDO MUTI: “Yo no tengo 30 años y por lo tanto ya he vivido lo que tenía que vivir. Pero hace mucho que… como italiano…. viajando por el mundo… siento mucho dolor por lo que está ocurriendo. Y por tanto si hago, a petición vuestra, un bis de “Va pensiero”, no lo hago tanto, o solamente, por razones patrióticas. Esta noche, mientras el coro cantaba magníficamente “oh mi patria, tan bella y perdida”, he pensado que si asesinamos la cultura sobre la que ha sido fundada la historia de Italia, realmente nuestra patria será bella y estará perdida. Por lo tanto, como estamos en un clima muy itálico… y muchas veces Muti le ha hablado al dinero… durante tantos años…, me gustaría que hagamos una excepción: estamos en nuestra casa ¿No? el teatro de la capital. El coro ha cantado magistralmente, la orquesta le ha acompañado estupendamente, si os queréis unir también vosotros, lo hacemos todos juntos. ¡Pero a ritmo!”

Letra de “Va pensiero”:

LOS HEBREOS
Vuela pensamiento, con alas doradas,
pósate en las praderas y en las cimas
donde exhala su suave fragancia
el aire dulce de la tierra natal!
¡Saluda a las orillas del Jordán
y a las destruidas torres de Sión!
¡Oh, mi patria, tan bella y abandonada!
¡Oh recuerdo tan grato y fatal!
Arpa de oro de los fatídicos vates,
¿por qué cuelgas silenciosa del sauce?
Revive en nuestros pechos el recuerdo,
¡háblanos del tiempo que fue!
Canta un aire de crudo lamento
al destino de Jerusalén
o que te inspire el Señor una melodía
que infunda virtud al padecimiento.

Exposiciones

Fernando Santiago Muñoz | 11 de marzo de 2011 a las 15:18

Siete personas ayer en la inauguración de la exposición de pintura sobre el barroco andaluz que financia Cajasol. Diez personas el otro día en la inauguración de la exposición sobre pintura cuzqueña. Igual hay que replantearse el dineral previsto en exposiciones de cara al 12. Si la gente no va, ¿para qué gastar?

Etiquetas:

ALCANCES

Fernando Santiago Muñoz | 25 de febrero de 2011 a las 10:53

Alcances_noticiasSugiero que se le dé carpetazo a Alcances. Cumplió su función durante años pero desde hace tiempo se arrastra con una programación sin interés. Es una cabezonería mantener algo que ya no tiene presupuesto y al que el público le ha dado la espalda.Concentraría los recursos en asuntos que sí tienen interés . El FIT , por ejemplo, ha situado a Cádiz  en el mapa escénico español y americanao. Incluso el festival de títeres o el de Música Española. Hacer un festival de cine cuando hasta el de Tarifa ya está por encima del de Cádiz es empecinarse en algo que ya está muerto. Mejor enterrarlo con honores, se culpabiliza al empedrao y nos esforzamos en otras cosas. Hay que ser prácticos.

Etiquetas:

HOMENAJE A ORY

Fernando Santiago Muñoz | 13 de diciembre de 2010 a las 11:24

Ory. HomenajeEl próximo lunes es el homenaje a Carlos Edmundo de Ory que organizan unos cuantos amigos suyos encabezados por Jesús Fernández Palacios.

Etiquetas: ,

ANIVERSARIO DE ALBERTI

Fernando Santiago Muñoz | 10 de diciembre de 2010 a las 10:18

Alberti 2El jueves de la semana que viene se cumple el 108 aniversario del nacimiento del poeta de la Bahía(perdonadme, yo nací con el cine). Va a ser un cumpleaños triste por la disolución de la Fundación y por las dudas respecto a la gestión de su legado. Un poeta enorme con una extraordinaria influencia ve reducido el impacto de su obra por un cúmulo de desgraciadas circunstancias. Esperemos que alguien(Junta, Diputación, Ayuntamiento de El Puerto) sean capaces de darle una solución a la Fundación y que alguien(la justicia) lo haga con la gestión de su obra.

Etiquetas:

CARLOS EDMUNDO DE ORY

Fernando Santiago Muñoz | 5 de diciembre de 2010 a las 11:46

Carlos-Edmundo-de-OryLa alcaldesa le ha encargado a Luis Quintero un busto de Carlos Edmundo de Ory para ponerlo frente a la que fue su casa en la Alameda. Se ha pensado que las cenizas del poeta pudieran depositarse bajo el busto, aunque no sé si será una buena idea.

Etiquetas:

JAVI FORNELL

Fernando Santiago Muñoz | 25 de noviembre de 2010 a las 10:22

FornellUn asiduo de este blog, Javi Fornell, presenta hoy en el Casino, a las 20 horas su libro “Llamadme Cabrón”, la biografía del navegante y pirata gaditano. Como diría Tom Martín Benítez “le deseo lo mejor”

Etiquetas: