Error de planteamiento

Elena G. Antón | 30 de enero de 2010 a las 17:05

Al fin hoy acaban las preliminares. Y es que, por mucho que te guste el Carnaval, esta fase es tremendamente larga y pesada. Sobre todo, porque de diez agrupaciones por noche, quizá sólo dos o tres merezcan la pena finalmente. Algunos pensarán que me estoy contradiciendo con lo que dije en ‘Una gran familia’, pero no es así.

Sí es verdad que opino que esta primera fase debería ser a puerta cerrada, como una preselección de la que salieran agrupaciones con un mínimo de calidad. Todo concurso tiene su casting. Pero éste no y, según está planteado, es por lo que defendía y defiendo que, como todos sabemos cómo va este concurso, todas las agrupaciones merecen respeto. El problema está en la organización del COAC, no en ellas. Si uno considera que es bueno como para ir -por más que luego el 99% de la gente piense que no-, y tiene ilusión, ¿por qué no intentarlo? En los casting de Operación Triunfo, por ejemplo, nos hartamos de ver en la tele ‘frikis’ que iban al casting a hacer auténticas mamarrachadas. Están en su derecho. Pero para eso estaba el casting, para no permitir que eso fuera a concurso.

Pero aquí hay que aguantar el tirón, al menos hasta que algún día la organización decida modificar esta parte del COAC. Hay que aguantar, y se aguanta. Pero eso no quita para que me reitere en mi primera afirmación; al fin hoy acaban las preliminares.

Los comentarios están cerrados.