Archivo de autor

Las crónicas de Cádiz (Cap. 100 y último)

Hilda Martín García | 19 de mayo de 2012 a las 17:27

Resumen capítulo anterior: Conforme me aproximo a las aguadas, el número de barcas disminuye y el peligro se acrecienta. Al fondo del arco que forman los espaldones de entrenamiento de los artilleros, se aprecia el Puntal y apenas unas varas el color incluso de los uniformes franceses. No sé quien tiene en cuenta a la gente de los extramuros, que entre pequeños huertos, corrales y escombros de las barracas destruidas, lucha sin tregua desde las baterías.

Cádiz 19 de Marzo de 1812
Recuerdo el día que mi madre me llevó a comulgar por primera vez y como la tarde anterior, la casa se llenó de tíos, primos y familiares, que dejaban junto al sillón de la sala algunos regalos para no olvidar ese instante. La noche de vísperas en absoluta vigilia, enrollando las sábanas en los tobillos, retorciéndolas de puro hastío de permanecer en la cama sin sueño, por el inquietante deseo de que lo que me depararía la mañana. Leer el resto del artículo »

Las crónicas de Cádiz (Cap. 99)

Hilda Martín García | 14 de mayo de 2012 a las 12:49

Resumen capítulo anterior: De proseguir los movimientos independentistas americanos, la historia cambiará los designios de esta ciudad de Cádiz. Otro será el punto de partida en la búsqueda de la riqueza, y esta ciudad, llena del reflejo del sol que da una luz única, desaparecerá entre las olas. Entonces, una nueva ciudad, se hará con la riqueza y el dominio.

Cádiz 14 de Marzo de 1812
Se ha señalado el día 18 a la una de la tarde, por las Cortes Generales y Extraordinarias el momento para presentar a la Regencia la Constitución política de la Monarquía Española. Doce hombres a los que se les deberá hacer los honores de Majestad. La Regencia, deberá tener preparado tres coches para el traslado de dicha Constitución al palacio y su regreso al lugar donde se reúnen las Cortes. Los doce diputados irán acompañados por el Oficial Mayor, partida de Guardias de Corps, caballerizo de campo y el correo de caballerizas. El ritual, era el mismo que se usa cuando se acompaña al monarca. Leer el resto del artículo »

Las crónicas de Cádiz (Cap.98)

Hilda Martín García | 5 de mayo de 2012 a las 9:02

Resumen capítulo anterior: La ciudad se prepara para la promulgación de la Constitución prácticamente concluida. Las calles están a rebosar, y a pesar de la frialdad de la mañana, apenas puede uno caminar sin tropezar con los cientos de hombres de todas las partes del mundo que se aglutinan en Cádiz. Tengo unos enormes deseos de que todo se acabe, que quede liberada esta España maltrecha y podamos volver a casa.

Cádiz, 2 de Marzo de 1812

Hay pocas cosas de esta ciudad que no hayan sido contempladas por mis ojos y descritos por mi memoria en estas hojas de mi diario. La vi hundida entre los garfios de la peste a principios de esta centuria. La he visto con los ojos de un preso y de un marido solitario que esperaba fielmente a su compañera. La he visto desplegarse con toda la fuerza de una mujer indómita detrás de cada baluarte, detrás de cada cortina y revellín de la muralla, con un semblante siempre alegre y lleno de la plenitud de una luz única. La he sentido triste por el dolor que provoca la muerte, tibia de la melancolía producida por los hijos ausentes y por los hombres que jamás regresaran. La he comprendido en toda la extensión de su bahía, más allá incluso por el vendaval y el arrecife, entendiendo su porte lascivo y lujoso en tiempos de guerra, una guerra que contempla distante desde las garitas de su Alameda. Pero puedo decir más, también se me ha insinuado desde el otro lado, desde el lado del enemigo, el de los esteros sitiados, el de las marismas fangosas protectoras, el del puente de Suazo que los frena. Leer el resto del artículo »

Las crónicas de Cádiz (Cap.97)

Hilda Martín García | 28 de abril de 2012 a las 9:34

Resumen capítulo anterior: la muerte está presente en los campos cubiertos de nieve. Y aunque el olor putrefacto se esconda en la helada escarcha que cubre la tierra, estamos aterrorizados y cansados. Nuestros pies desnudos, se tiñen del negro de la gangrena y ya no entendemos de España o de Francia .

Cádiz 15 de febrero de 1812

La ciudad se prepara para la promulgación de la Constitución prácticamente concluida. Las calles están a rebosar, y apenas a pesar de la frialdad de la mañana, puede uno caminar sin tropezar con los cientos de hombres de todas las partes del mundo que se aglutinan en Cádiz.

Tengo unos enormes deseos de que todo se acabe, que las tropas abandonen la ciudad, que quede liberada esta España maltrecha y podamos volver a casa.

La fuente del pozo de la Jara, parece multiplicar el agua, por la cantidad de aguadores que en un trajín continuo acarrean agua hacía las viviendas que a rebosar de habitantes que duplican y triplican el consumo de agua. Ahora que hasta en las azoteas se han construidos barracas donde acoger a los forasteros y huidizos de la guerra, subir las pipas o cántaros de agua escaleras arriba se ha convertido en uno de los empleos más solicitados por los ciudadanos. Leer el resto del artículo »

Las crónicas de Cádiz (Cap.96)

Hilda Martín García | 21 de abril de 2012 a las 16:24

Resumen capítulo anterior: Apenas son las doce del mediodía, las campanas del Carmen tocan al Ángelus y las preciosas gaditanas de pies menudos, sumergidas en las entretelas de sus capas, se disponen presurosas a participar en la oración matutina. La ciudad está en calma, solo la voz de los aguadores y el paso de los carruajes acompasan al tañer de las campanas.

Cádiz 1 de Febrero de 1812.
“Podía verse el cielo desde las rendijas del techo. Un frio intenso penetraba por las ventanas sin vidrios ni postigos, mientras que el suelo de la choza frio y húmedo comenzaba a helarse. Los bolsillos vacios y en una espera perpetua de ser depositario de algún cuarto. Tan vacio como el estomago de viandas y el cuerpo de abrigo.
No hay noche en la que no muera uno de los nuestros de frio, hiela tanto en estas tierras del norte de España que las familias se ven obligadas por la falta de mantas y cobertores a dormir juntas y apretadas, pegadas a las fogatas que con los bálagos de las cabañas improvisamos. Leer el resto del artículo »

Las crónicas de Cádiz (Cap. 95)

Hilda Martín García | 17 de abril de 2012 a las 10:36

Resumen capítulo anterior: Son días de graves discusiones políticas; las Cortes grandes del Oratorio y las chicas del café Apolo son un hervidero de soluciones y apuestas por un orden nuevo. María reniega una y otra vez contra la nula participación de las mujeres y se rebela en las tertulias y en los talleres con las únicas armas de las que puede disponer, la aguja, los hilos, los lienzos de tela y las palabras.

Cádiz 4 de Enero de 1812.
Hoy, un sábado frio de este incipiente mes de Enero, hay movimiento en las calles más comerciales de la ciudad. Es vísperas de la noche de Reyes Magos, ni siquiera el sometimiento de la patria a los ejércitos franceses, ha acabado con los deseos de la gente pudiente de hacerse con el último juguete, con el más novedoso de los inventos para obsequiar a los también pudientes hijos. Leer el resto del artículo »

Las crónicas de Cádiz (Cap. 94)

Hilda Martín García | 31 de marzo de 2012 a las 17:33

Resumen capítulo anterior: Las Cortes prosiguen con la redacción de la Constitución. En estos últimos días, la discusión se centra en lo concerniente al Rey, cuales son sus restricciones, cuales sus deberes y cuales sus obligaciones. Se hace raro escuchar hablar de un monarca ausente. Un Rey al que no sabemos que le parecerá todas estas sesiones que pretenden convertir a sus súbditos en ciudadanos.

3 de Diciembre de 1811.

Quizás han sido los escritos aparecidos en la prensa de estos días denunciando el estado de nuestros ejércitos, quizás la sensación de cansancio político que impregna la ciudad y que no interesa a los ciudadanos en estos días de invierno, o tal vez el paso de los meses, que aun trayendo noticias de triunfos no pone fin a esta guerra, lo que ha motivado que grupos de señoras y damas distinguidas de esta ciudad se preocupen de forma desinteresada por las necesidades de los soldados. Leer el resto del artículo »

Las crónicas de Cádiz (Cap. 93)

Hilda Martín García | 26 de marzo de 2012 a las 12:55

Resumen capítulo anterior: Zaldivar, Peinado, Zárate y Fernando Toro, entre otros tantos hombres valientes, jalean de forma intensa a todos los aldeanos a que tomen las armas y se levanten contra los franceses. Adecuada la posición de esta sierra para la comunicación abierta con los ingleses que desde Gibraltar podían ayudar a los grupos levantados hacia Jimena, el camino hacia la sierra de Grazalema y Ronda era fácil y posible.

Cádiz 18 de Octubre de 1811.
Tres mil infantes y mil jinetes mandados por Girard están en Cáceres. Su misión es cortar e impedir la entrada de aprovisionamiento al quinto ejército español que manda el general Castaños. El Vizconde de Wellington que se encuentran con sus tropas en el Alentejo portugués, está presto a poder ayudar a Castaños. Ha sido Hill, el que ha atendido a la petición de Castaños reuniéndose con este en Aliseda y cinco mil hombres más al mando del general Girón. Su aportación ha aumentado el número de aliados a diez mil. Leer el resto del artículo »

Las crónicas de Cádiz (Cap.92)

Hilda Martín García | 10 de marzo de 2012 a las 11:55

Resumen capítulo anterior: El General Semelle, Jefe del Estado Mayor del Primer cuerpo del Ejército francés, en vista de las dificultades que encuentra en los pueblos para hacer frente a los arbitrios e impuestos, ha empezado a cobrar en especies. Todo aquel que oculte algún producto para consumo humano o de los animales, será degollado en la plaza del Arenal.


Todos los recuerdos que pudieron quedar en nuestra casa del cubano Matamoros, han desaparecido. En apenas unas semanas aquellas palabras que le acusaban de ser la persona dispuesta a comunicarse con los franceses para resolver cualquier problema y atender cualquier necesidad, le condenaron de un modo irrefutable. Carreño fue el primero en quedar perplejo ante tales acusaciones, pero tras registrar sus posesiones y encontrar en sus habitaciones, escritos, planos e incluso diarios de operaciones donde quedaba muy claro su conocimiento de la posición de nuestros ejércitos y de sus movimientos, el tema quedó zanjado. Hace ya un mes desde que le sacaron del café de Celis como un perro y aquellas personas que tanto apoyo le habían mostrado mientras escuchaban sus retóricas y huecas palabras, ahora le detestaban. Apresado, con el pelo sin engominar ni los bigotes estirados. Sin aquel bastón que le ayudaba a perpetuar sus ademanes de señor, sin haber tenido tiempo de embadurnar sus patillas, sin estirar sus pantalones a fuego de hierro caliente, había perdido la capacidad de asombro. Leer el resto del artículo »

Las crónicas de Cádiz (Cap.91)

Hilda Martín García | 3 de marzo de 2012 a las 11:03

Resumen capítulo anterior: Al hilo del amanecer llegaron noticias de muerte. Un voluntario del retén de Puntales, tratando de huir del sofocante calor de estas noches de Agosto, fue arrastrado por la corriente del mar  hasta el baluarte de la segunda Aguada, donde uno de los soldados de guardia logró sacarlo del mar. Pese a lo cercano al hospital de la Aguada no pudo salvarse su vida

Las mañanas aún calurosas de este mes de septiembre procuramos tomar café en lo de Celis; mientras, llegan los correos de la mañana y algunos hombres deseosos de encontrar cierto protagonismo se enzarzan en cuentos y relatos que, sin saber si son ciertos o ficticios, llenan estas mañanas de cierto hastío y de pereza. Leer el resto del artículo »