Al expirar de la tarde

Diego J. Geniz Velázquez | 1 de abril de 2014 a las 13:57

laalgaba

  • Cartel de la Semana Santa de La Algaba 2014
    Fotografía de Sebas Gallardo. Santísimo Cristo de la Vera-Cruz.

Cae la tarde en ese suspiro breve, preciso, en el que las agujas del reloj parecen dilatarse. Un Hombre muere en este contraluz de jueves. Queda sumergida en sombras lo que antes fue carne joven. Poco más de treinta años le han bastado para saber que no puede escapar de la sentencia del tiempo. Cruel condena de cualquier mortal. Destino de dioses.

Un cielo entre dos luces recorta la silueta que se funde en el más oscuro de los abismos. Aire velazqueño para un paraíso anhelado. Quedan tres días para alcanzarlo. Promesa dictada al pie del Calvario. La Verdadera Cruz se yergue cual frontera entre la realidad y el deseo. Entre la tierra y el infinito. Entre el hombre y Dios.

Expira el moribundo sol. La noche presenta sus credenciales. Ahora, y más que nunca, se enciende la Esperanza.

Etiquetas: , ,


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

Los autores, en este espacio, se limitan a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hacen responsables de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber