Archivos para el tag ‘Cofradías’

El estreno de la marcha ‘Amor de Madre’

Juan Parejo | 9 de octubre de 2013 a las 13:18

De vez en cuando en la historia de la Semana Santa han surgido genios que han supuesto una evolución en la manera de hacer las cosas. Que rompieron el concepto del arte en la Semana Santa. Ocurrió, por ejemplo, con Martínez Montañés o Pedro Roldán en la imaginería, con Juan Manuel Rodríguez Ojeda en el bordado y en el diseño, con Cayetano González en la orfebrería, con López Farfán en la música, o, más recientemente, con Manuel Palomino en la priostía, que también es un arte. Ayer la banda de las Cigarreras publicó en twitter el vídeo del estreno de la marcha Amor de Madre, allá por al año 1991. Aquel fue un momento histórico para las bandas de cornetas y tambores y, por tanto, para la Semana Santa, puesto que la música, es un arte más, pese a que la compuesta para pasos de Cristos sea ninguneada y despreciada en muchas ocasiones.

¿Y por qué fue aquel un momento histórico? Porque supuso una ruptura definitiva con lo anterior, con lo conocido. Supuso seguir y ahondar en una senda que ya había empezado a recorrer Bienvenido Puelles con ¡Y tú, Estrella! Para muchos, entre los que me incluyo, Amor de Madre es la marcha por excelencia de las cornetas y tambores. Para las Cigarreras es un himno.

El vídeo es un documento digno de analizar. Se puede comprobar el alto nivel que ya tenía la banda en aquella época. Un nivel que ha aumentado año a año sin que se sepa donde está realmente el techo de esta formación que, sin excesos y sin buscar protagonismo, persigue la excelencia. Cuando termina la marcha, muchos de los componentes abrazan con fuerza al autor, Francisco Javier González Ríos, para felicitarlo por el estreno de su ópera prima. Parecen ser conscientes de que han vivido un momento histórico. Y hoy, 22 años después, está claro que así fue. Francis González Ríos es uno de esos genios que aparecen de vez en cuando en la Semana Santa para regalarnos lo mejor que llevan dentro. A él y a Dionisio Buñuel, que hoy está al frente de la banda, hay que agradecerles que se preocuparan por la formación musical, por querer llevar a las cornetas y los tambores a cotas inimaginables entonces.

La música es tan importante en la Semana Santa como lo es la imaginería, el bordado, o la orfebrería. Invita a crear esa atmósfera que hace única a la fiesta. Francis González Ríos ha contribuido con su música a hacer más grandes a nuestras cofradías. Como lo hicieron Montañés, Roldán, Rodríguez Ojeda… Sólo hay que citar algunas de sus composiciones: Amor de Madre, Pasión, Muerte y Resurrección, Refúgiame, Eucaristía, Al pie de tu Santa Cruz, Dios Padre, Dios del Amor… Siempre dando un paso más allá. Desafiando los límites de la corneta.

No se pierdan esta joya publicada en Youtube por “Bormukiko” difundida por la banda en su cuenta de Twitter.

Una procesión fuera de contexto

Diego J. Geniz Velázquez | 28 de mayo de 2013 a las 18:22

Uno no deja de asombrarse. Aparece en las fachadas de algunos templos la convocatoria de cultos de una hermandad de pueblo (esto último sin menosprecio alguno). Cuando uno fija la vista se da cuenta de que el mencionado cartel hace referencia a los actos que celebrará la Hermandad de la Asunción de Cantillana. Hasta ahí todo normal. Lo extraño y el levantamiento de estómago –a cierta hora en la que aún anda huérfano de viandas– se produce cuando uno se percata de que dichos cultos se celebrarán en Sevilla en la víspera del Corpus: Una misa a las 19:30 en la parroquia de San Lorenzo y a continuación un traslado del Simpecado, llamado de Gala, hasta el altar que dicha corporación  ha preparado para la procesión eucarística  del jueves delante de la fachada del Círculo Mercantil, en plena calle Sierpes, como ya hiciera en 2010, cuando el montaje efímero causó la admiración de todos los sevillanos. Altar, por cierto, que no entrará en concurso.

Dije antes que uno no deja de asombrarse. O sí. Porque acostumbrado a la novelería propia de una ciudad que hasta hace poco era modelo de religiosidad popular en otras provincias y ahora importa actos de difícil anclaje con su idiosincracia, no ha de extrañarle que por sus calles se pueda ver una procesión -el traslado del Simpecado incluye banda de música- tal cual sucede en Cantillana la noche del 14 de agosto, víspera de la festividad litúrgica de la Asunción, como gusta decir a los miembros de la corporación que protagonizará (si Palacio no lo impide) este culto público que vendrá a sumarse a todos los tradicionales de esa tarde-noche. Más allá de preguntarse por los permisos concedidos (o no) para este traslado con acompañamiento musical, cabe reflexionar sobre la transmutación de una fiesta en la que la jornada previa, llena de altares y procesiones varias que concitan a un público ávido de estéticas barrocas, ha ganado la partida a la base principal que la sustenta -la adoración a Cristo Vivo en la Sagrada Forma-reducida a una mera y a veces desapercibida justificación de todo lo anterior.

Este cambio de la que fue hasta principios del siglo XX la fiesta principal de la ciudad viene motivado por diversos factores, pero entre ellos toma preponderancia la tendencia del referido público por exaltar todo lo nuevo (novelería hispalense), una actitud en la que encuentra hueco lo previsto por la hermandad asuncionista. Un rosario de gala digno de ver el 14 de agosto en dicha localidad.  Si no lo conocen, es muy aconsejable que lo visiten. No les defraudará. Pero reitero: en la víspera de la Asunción y en Cantillana. Antes del Corpus y fuera de esa localidad pierde todos los sentidos. Entre ellos, el del ridículo.

Dime de que lado te sientas…

Juan Parejo | 26 de noviembre de 2012 a las 20:23

En una de las entrevistas que le pude hacer a Adolfo Arenas mientras fue presidente del Consejo me confesó que las cosas se ven de manera muy distinta según el sitio en el que estés sentado. Es decir, frente a la junta superior o frente a los hermanos mayores. Arenas fue cocinero antes que fraile y no le faltaba ni un ápice de razón en esa aseveración. En otra charla distendida a cuenta de la redacción de los nuevos estatutos también acertó a decir: “El Consejo será lo que las hermandades quieran que sea”.

Y la pregunta es: ¿Qué quieren las hermandades, o sus hermanos mayores, que sea el Consejo? Pues parece que no tienen mucho interés en que sea lo que tiene que ser: una institución modélica y eficiente. En el Consejo de Cofradías todos pugnan por ser los que más mandan. Los hermanos mayores frente a la junta superior, o los cargos generales frente al conjunto de consejeros (y viceversa). Por supuesto quien salen perdiendo son las Hermandades y Cofradías.

Ahora hay quien está empeñado (con razón o no) en que se convoquen elecciones de manera anticipada. Hay un grupo de hermanos mayores que están locos por la música (gregoriana). Desde su óptica (con la junta superior enfrente) piensan que las cosas se pueden hacer de otra manera. Que hay otros modos de gobernar. ¡Ay! Pero ya lo dijo Arenas, las cosas son muy diferentes según el lugar desde el que se miren. Le pasó a él y seguro que a todo el que ha ocupado ese sillón. Si este movimiento consiguiera su propósito y en un futuro a corto-medio plazo (después de Semana Santa) o largo (dentro de 3 años y medio) llegan a la junta superior, se darán cuenta de lo difícil de su propósito. Frente a ellos se sentarán otros señores que les reivindicarán lo mismo que ellos hacían y se darán cuenta de lo difícil que es estar al otro lado y sentirse atado de pies y manos y víctima de mil presiones.

“El Consejo será lo que las hermandades quieran que sea”. Es hora de que todos, hermanos mayores y junta superior, se den cuenta de que el futuro de la institución está en juego. Todos tienen que arrimar el hombro por el bien común y pensar en el colectivo antes que en lo individual. El día 15, durante la asamblea de aprobación de los nuevos estatutos, se dará una ocasión más que propicia para demostrarlo. Es hora de apartar los egos y las vanidades por el bien de las cofradías, la Semana Santa y la Iglesia de Sevilla.

Dime de que lado te sientas… y te diré quien eres.

Dubé es fiel a Dubé

Juan Parejo | 11 de febrero de 2012 a las 19:51

Ya ha visto la luz el cartel anunciador de la Semana Santa de Sevilla realizado por Antonio Dubé.

Dubé ha cumplido con el encargo del Consejo de Cofradías con una pintura cuyo mensaje: la pasión, muerte y resurrección de Cristo, está conformada mediante tres escenas diferenciadas. Tres imágenes que forman parte de un todo: la Semana Santa de Sevilla. Dubé ha sido fiel a Dubé y, para bien o para mal (que cada uno opine aquí como le parezca, que para eso doctores tiene la Iglesia y muchos catedráticos de Historia del Arte aficionados tienen las cofradías), ha realizado lo que se esperaba. Ni más ni menos.

Para su “pregón pictórico”, el veterano cofrade, imaginero, pintor, diseñador, proyectista, hermano mayor… se ha valido de una de las imágenes más importantes del arte sacro, como es el Señor de Pasión; del primer paso de su (en el más amplio sentido) cofradía de los Servitas; y de la Esperanza Macarena, cuyos nazarenos de cera verde abandonan la Catedral mientras el palio se observa como un ascua de luz en el interior del templo. En la cara de la Esperanza ve Dubé, según reconoció, la resurrección de Cristo.

La Semana Santa de Sevilla ya tiene su cartel oficial. El cartel que se esperaban muchos, para bien o para mal. Dubé en estado puro.

Y el Ayuntamiento, mientras tanto, recogiendo las naranjas para dejar paso al azahar. Ya queda menos para el Domingo de Ramos y para ver la resurrección en el rostro de la Esperanza.

La progresía y la Hermandad del Tiro

Juan Parejo | 30 de enero de 2012 a las 13:49

Andan los “progres” muy revueltos porque al alcalde Zoido, al que tachan de sectario y de pertenecer a la derecha más reaccionaria, ha iniciado los trámites para cambiar el nombre de la calle Pilar Bardem (antigua General Merry) por el de Nuestra Señora de las Mercedes. La noticia ha llegado incluso a ser portada de los informativos nacionales y de ciertos medios que han querido buscar una “polémica” en una iniciativa avalada por 2.327 firmas, 20 entidades y asociaciones de la zona y 3 hermandades. Hasta la señora Bardem, tras conocer el cambio, se ha apresurado a decir que no le importa caerle mal a quienes le caen mal a ella…

La decisión tomada por el gobierno de Juan Ignacio Zoido no viene más que a cumplir el deseo de todo un barrio y de buena parte de la ciudad que no entendían cómo se había distinguido con una calle a una señora que en ningún momento mostró interés alguno en formar parte del callejero de una ciudad en la que nació por accidente. Lo que esta “progresía” no sabe (o no quiere contar) es que el Tiro de Línea es una barrio obrero de Sevilla, de gente sencilla y trabajadora, de izquierda y de derecha, pero con un asidero común que son el Señor Cautivo y la Virgen de las Mercedes.

Se podrían pasar estos “progres”, esos que afirman que “se le va a quitar una calle en Sevilla a Pilar Bardem para darsela a una Virgen”, el Lunes Santo por el barrio, y ver que esa “Virgen” es acompañada por cientos de vecinos que tras ella y tras su hijo piden salud y trabajo para los suyos. El próximo Lunes Santo, la Hermandad del Tiro de Línea volverá a salir acompañada de todo su barrio. Como cada Semana Santa, sus vecinos conquistarán el centro de Sevilla, y se despedirán de las imágenes de su devoción a la entrada de La Campana para volver a encontrarse con ellas a la salida de la Catedral para escoltarlas hasta su casa.

Donde hoy pone “Avenida Pilar Bardem” hubo hasta 1992 un cartel de hierro forjado que recordaba que aquello era la barriada de Nuestra Señora de las Mercerdes. El Ayuntamiento, aplicando de la mejor de las maneras la Memoria Histórica, volverá a rotular la zona con un nombre que nunca debió perder.

¿Acaso la Memoria Histórica no es ésto?

La duración de los mandatos

Carlos Navarro Antolín | 25 de febrero de 2008 a las 21:40

Los hermanos mayores que apuestan por afrontar un segundo mandato suelen acabar quejándose en privado de que en los dos últimos años todo gira más en torno al sucesor que al gobierno de la cofradía. Lo que comúnmente se conoce como el baile de los delfines.

El debate sucesorio con los correspondientes movimientos de delfines puede generar hasta un ambiente irrespirable.

  • ¿Es usted partidario de que un hermano mayor repita mandato y acabe estando ocho años seguidos al frente de una hermandad?
  • ¿Es más partidario de los mandatos de tres años para reducir la fátiga en las tareas de gobierno?