Archivos para el tag ‘Pasión’

Dubé es fiel a Dubé

Juan Parejo | 11 de febrero de 2012 a las 19:51

Ya ha visto la luz el cartel anunciador de la Semana Santa de Sevilla realizado por Antonio Dubé.

Dubé ha cumplido con el encargo del Consejo de Cofradías con una pintura cuyo mensaje: la pasión, muerte y resurrección de Cristo, está conformada mediante tres escenas diferenciadas. Tres imágenes que forman parte de un todo: la Semana Santa de Sevilla. Dubé ha sido fiel a Dubé y, para bien o para mal (que cada uno opine aquí como le parezca, que para eso doctores tiene la Iglesia y muchos catedráticos de Historia del Arte aficionados tienen las cofradías), ha realizado lo que se esperaba. Ni más ni menos.

Para su “pregón pictórico”, el veterano cofrade, imaginero, pintor, diseñador, proyectista, hermano mayor… se ha valido de una de las imágenes más importantes del arte sacro, como es el Señor de Pasión; del primer paso de su (en el más amplio sentido) cofradía de los Servitas; y de la Esperanza Macarena, cuyos nazarenos de cera verde abandonan la Catedral mientras el palio se observa como un ascua de luz en el interior del templo. En la cara de la Esperanza ve Dubé, según reconoció, la resurrección de Cristo.

La Semana Santa de Sevilla ya tiene su cartel oficial. El cartel que se esperaban muchos, para bien o para mal. Dubé en estado puro.

Y el Ayuntamiento, mientras tanto, recogiendo las naranjas para dejar paso al azahar. Ya queda menos para el Domingo de Ramos y para ver la resurrección en el rostro de la Esperanza.

El imposible olvido

Diego J. Geniz Velázquez | 17 de marzo de 2011 a las 15:01

pasión

Se abre el cortinaje. Se descorren rojos damascos (de poca seda y mucha fibra). Dramatismo barroco. En la escena un solo rostro. Es difícil adivinar la mirada de este Personaje que concentra todas las visiones. La Semana Santa se nos anuncia con una de esas fotos que tantas abuelas y madres guardan en sus carteras a modo de reliquia. Amuletos con los que sobrellevar suertes y desgracias. Asideros a los que se aferra la última esperanza. Este Hombre de equilibradas dimensiones mira hacia abajo. Credos, padrenuestros y varias súplicas sin oración intermediaria han jalonado siglos ante su presencia. Montañés le regaló a la ciudad el Dios más humano. Divinidad que sólo tiene ojos para el suelo que pisa. Cartel para enmarcar. De imposible olvido.

Etiquetas: , ,