Archivos para el tag ‘Economía’

El año de la intervención

Francisco Javier Domínguez | 22 de mayo de 2011 a las 18:54

HOY hace un año. Nadie daba crédito cuando a las tantas de la noche se filtraba la noticia de que la Iglesia, parte de los impostores y Aspromonte votaron en contra de la fusión con Unicaja y se abría la vía de la intervención de Cajasur. Ya no había marcha atrás. Entonces hubo quien pensaba que la Iglesia tenía una as en la manga, pero ha pasado el año que hoy se cumple y la Iglesia ni ha ganado ni se le espera y de ser un poder fáctico con billetes ha pasado a ser un poder simplemente, porque la influencia que le daba la caja la ha perdido de forma evidente. La negociación contrarreloj de los sindicatos, los intereses ocultos, la falta de sintonía entre las sotanas y el poder político en las cajas, los técnicos que encabezaban las conversaciones… Parece que fue ayer pese a que ha llovido muchísimo y hoy las cajas ya están en una tesitura totalmente distinta de fusiones y acuerdos que las deben salvar de la quema, pues los abusos de quienes ejercieron de banqueros sin apenas conocer los rudimentos básicos del sistema financiero convirtieron a estas entidades en el paradigma de la crisis que nos azota.

Ha pasado un año y la BBK ha recogido el testigo. Y aunque está imprimiendo el impulso que Cajasur precisa, ya no es lo mismo, para lo bueno y para lo malo, pues la entidad es un banco instrumental en el que priman los números y la cuenta de resultados por encima de otras consideraciones. Y eso es bueno si miramos la historia de Cajasur desde la época de Castillejo hasta nuestros días hace hoy justo un año. Ya nadie acude a la sotana o al político de turno para que le financie una promoción por amiguismo, ya nadie pide que le paguen una campaña electoral, ya no hay cofradía, asociación o peña que demande unos euros para la publicidad de la revista que leen cuatro; ya nadie va a la Iglesia para que el cura coloque a su sobrino en la oficina de la esquina de su barrio. Todo acabó cuando quienes tenían el poder fáctico optaron por entregar la entidad a una intervención que ha convertido la caja en un banco más, y que de no ser por la sensibilidad que la caja vasca está teniendo en la provincia, hubiera supuesto la pérdida total del referente financiero de Córdoba. Se jugó con fuego pero los que han llegado han sabido apagarlo conscientes de la necesidad de hacer banca local y de atender las necesidades de los ciudadanos de forma cercana y sencilla. No hay más en las aspiraciones de BBK, no debe haber nada más allá, nunca deben repetirse las ideas megalómanas que nos han conducido a la ruina, pues la intervención la han pagado demasiadas familias y quienes la motivaron siguen manteniendo su estatus. Como dicen los del 15-M, al final siempre pagan los mismos. Pero lo cierto es que Cajasur ha cambiado y es el paradigma de la catarsis de Córdoba, una ciudad en la que ya pasó el tiempo de los poderes establecidos.

Etiquetas: