El Monasterio de Piedra

Alvaro Martín | 16 de marzo de 2011 a las 20:18

Cuando tenía algo más de diecinueve años, cogí el coche con unos amigos dirección Barcelona. Hicimos un viaje de aquellos que aún recuerdo con muchísimo cariño, y quien sabe si en ese mismo momento nació el amor que hoy profiero  al vino. Paramos en Ciudad Real, por un fallo de la mecánica del supercoche que llevábamos…y claro entre arreglos y demás durante la espera, se nos ocurrió la feliz idea de comprar unas botellitas de vino para el viaje, estábamos en La Mancha, tierra de vinos por antonomasia.

A la noche catamos los vinos. Para ser sinceros, habíamos comprado dos botellas, la más barata que había y una que rondaba la media entre caros y baratos…no teníamos ni idea de vino y de hecho tampoco, como os podréis imaginar, teníamos copas donde catarlos, solos contábamos con unos vasos de plástico blanco, donde con algo de cachondeo y un poco de miedo por el qué decir nos decidimos a probarlos.

Disfrutamos de una cena fantástica a base de bocadillos y latas frías, donde con más amor por la amistad que por el vino, fuimos capaces de adjetivar de alguna manera lo que sentimos y de concluir diferencias significativas entre ambos, en aquella ocasión, a todos nos gustó más el barato…quien sabe a día de hoy lo que diríamos.

El viaje prosiguió y paramos en el Monasterio de Piedra, donde volvimos a catar algún que otro vino y a aprender curiosidades a cerca de este y curiosamente, en la actualidad, allí se encuentra el Museo de los vinos de la  D.O Calatayud.

Por último, llegamos a Barcelona, donde en aquel momento lo que menos nos gustó fue el no encontrar un sitio donde tomar unas buenas tapas, lo que más el pan con tomate, y la verdad es que sin demasiada idea, nos tomamos varios vinos de los que no fuimos capaces más que de decir si nos gustaban más o menos.

Como el mundo da muchas vueltas, a día de hoy, tengo un gran amigo que elabora en le Mancha vinos que me encantan, mi novia vive en Barcelona, y voy muy a menudo sin encontrar aún un sitio donde tomar tapas, pero sí muy buenos vinos a los que no paro de elogiar, y el Monasterio de piedra se pone en contacto conmigo para que os comente las actividades que realizan en torno al vino.

Como todo se cierra y me encantó la experiencia de aquel viaje, os pongo un link sobre este sitio fabuloso, donde podréis disfrutar de la naturaleza en estado puro, pegaros una escapada de vino, y si queréis, participar en un concurso de fotografía y de poesía que se está realizando allí en este momento.

Brindo por el Monasterio de Piedra y por todos los recuerdos que se han venido a mi cabeza. ¡Salud!

  • Antonio

    Que gran viaje,

    Tengo que decir que yo estuve allí y que después he vuelto al monasterio en otras condiciones. De ambas guardo un gran recuerdo, puede ser que mi hernia de disco venga del aquel primer viaje con 19 años, pero también la afición al vino que me hace sobrellevarla con creces.

    que recuerdos

  • Antonio

    Que gran viaje,

    Tengo que decir que yo estuve allí y que después he vuelto al monasterio en otras condiciones. De ambas guardo un gran recuerdo, puede ser que mi hernia de disco venga del aquel primer viaje con 19 años, pero también la afición al vino que me hace sobrellevarla con creces.

    Por cierto mi hernia de disco, creo que es la misma que la de Pep Guardiola, lo digo por aquello de cerrar el círculo.

    que recuerdos

  • donluisfi

    oye, ese fue el viaje que hicimos por Europa, ¿no? los flamencos y los folkloricos.
    9 van bien, 10 tambien, pero 11…IMPOSIBLE…
    No recuerdo haber tomado vino.

  • Alvaro Martín

    Luisfi, no fue ese viaje, es otro que hice un poco antes con otra gente!

  • Lupe

    Que buenos recuerdos!!!
    Son cosas que estan en la memoria pero que si no te las recuerda alguien se quedan ahí olvidadas.

  • Abogado Marbella

    Después de leer esto, voy a tener que viajar a este monasterio si o si, me lo apunto a mi lista de viajes jeje. Saludos


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber