Por si aún no nos hemos enterado: El vino en verano, fresquito, está más bueno

Alvaro Martín | 10 de julio de 2012 a las 15:29

Parece mentira que los tiempo que corren, y aún siga habiendo gente que diga que el vino hay que tomarlo a temperatura ambiente, que nooooooo!!! Que el vino es un producto como otro cualquiera, que lo importante es que lo disfrutemos, que tengamos un momento de placer y que si es posible, lo compartamos, tanto con los amigos como con una buena comida.

Que técnicamente, un vino, se aprecie peor cuando está frío en el caso de los tintos especialmente, es cierto. Ahora, de ahí a que cuando me tenga que tomar un vino en un restaurante o en un bar me lo tenga que tomar a temperatura ambiente, habiendo de 35-40ºC, hay un salto importante!!!

La expresión de que los vinos tiene que beberse a temperatura ambiente, procede de Francia, donde en los castillos (Châteaux) donde se encontraban y encuentran aún muchas bodegas, con amplios muros y teniendo en cuanta que Francia tiene una temperatura media notablemente inferior a la española, los vinos normalmente no superaban los 20ºC de temperatura. Obviamente, esto no tiene absolutamente nada de que ver con los 40 0 45ºC que llegan a alcanzarse en muchas zonas de España en verano. Además, qué importa lo que diga quien me sirve el vino si a mi me gusta más frío.

Esto lo comento porque muchas veces nos impone lo que quien nos sirve el vino nos dice….y él no va a ser quien se lo tome… Así que yo particularmente os animo a que los toméis más fríos, ahora, es una opción vuestra.

Además, os quiero recordar que una vez el vino entra en nuestra boca, que se encuentra a una temperatura aproximada de 36ºC,  se caliente, por lo que las moléculas odoríferas se volatilizan y se transportan  hasta el epitelio olfatorio, donde apreciaremos los aromas, a la vez que en nuestra lengua haremos lo propio con los sabores. Así que a pesar de que el vino inicialmente nos los sirvan frío, con nuestra boca y el movimiento que producimos al introducirnos el vino en ella, conseguiremos atemperarlo y disfrutarlo si no igual, de una manera muy parecida. Y si no queremos catar sino únicamente refrescarnos, pues a disfrutar! ¡Así que no os dejéis impresionar y disfrutad de los buenos vinos también en verano!

Por cierto, esta especificación, va destinada a los vinos tintos en general, cuya temperatura aconsejada ronda entre los 15 y los 18ºC, pero de los blancos ni hablar, ¿Eh? Ya que estos bien fríos se disfrutan muchísimo más.

Salud-os fresquitos!