Bodegas Bordoy, Sa Rota

Alvaro Martín | 10 de abril de 2014 a las 21:05

Para ser sincero, aun dedicándome a esto del vino desde hace ya un montón de años, me sigue costando hablar de vino. Hacerlo supone muchas cosas, muchos parámetros a tener en cuenta, muchos detalles que a menudo se te escapan y muchas personas implicadas en un proceso de producción. Personas que invierten su dinero, su tiempo y su esfuerzo por conseguir que ese maravilloso líquido de color que te aporta tantas sensaciones, esté en tu copa y consiga trasladarte por un rato mas o menos largo a un sitio maravilloso…y juzgar esto, así como así, la verdad me sigue imponiendo.

Tanto es así que muchas veces me dan vinos para que hable de ellos, pero en ocasiones no lo hago sencillamente porque no me han gustado, porque no he sentido lo que pensaba debía sentir…y la verdad, ni me gusta la idea de engañar al escribir, ni me gusta la de hablar mal de un vino que me han dado para que “juzgue”…

Dicho esto, os cuento que los vinos que he estado catando estos días, son de un colega, compañero y amigo de este mundo, alguien con quien tuve el placer de compartir mi etapa en Mallorca, y que en aquel momento, estaba casi recién llegado  allí como yo, a las Bodegas Bordoy, y cogiéndole el pulso a la zona, su viñedo,  su jefe y por supuesto sus vinos. Ya han pasado mas de cinco años de aquello, y me comentó si quería catarlos, a lo que yo le respondí más o menos lo mismo que acabo de escribir. La verdad es que a pesar de habérselo dicho, yo estaba bastante convencido de que sus vinos me gustarían, primero porque tras ese tiempo, si continuas en el cargo, lo mas normal es que no lo hagas demasiado mal, segundo, porque si me los ofreció, supuse que estarían buenos, aún así, (siempre hablo en los cursos de la sugestión al catar) tenía por un lado el miedo de ser excesivamente crítico al tratarse de un amigo, y por otro lado de ser demasiado positivo por ese mismo motivo.

Llego la caja de vino, con la sorpresa de que no me envió un par de botellas, sino 6, cosa que le agradecí por teléfono y ahora hago públicamente. Mas trabajo ;) y la posibilidad de ver con perspectiva el trabajo realizado. Pero como hablaba de la sugestión, todas y cada una de las botellas, han sido catadas primero por mi, y después compartidas con diferentes personas, entre ellas, un grupo de curso de cata con quien experimenté un poquito.

Técnicamente podría decir un montón de cosas, y alguna diré, pero personalmente, la palabra que mas  claramente se me viene y con las letras en grande, es ¡¡FELICIDADES SERGIO!!, felicidades porque has conseguido hacer unos vinos realmente ricos, variados, interesantes y con una gran proyección aún, no solo por lo que ya son, sino por lo que puedo ver han cambiado desde que los probé por primera vez allí.  Blanco joven, blanco con crianza en barrica, tintos de media crianza, tintos de guarda, tinto de autor e incluso un dulce…no habéis dejado pasar una, bien por vosotros!! Catar 6 vinos y disfrutar con cada uno de ellos, es algo que no suele pasar, y que verdaderamente, no me facilita el trabajo, sino todo lo contrario, ya que, no puedo en un post ponerme a hablar de cada uno de ellos sin resultar tremendamente aburrido y pesado, por lo que hablaré de los tres que más me han gustado. Os digo de antemano que hablamos de Mallorca, donde los vinos podríamos apuntar de una manera genérica, no se parecen a casi ninguno de la península. Iba a describir de un modo técnico las características cuando me he dado cuenta de que a nadie le iba a importar demasiado eso…al menos a nadie a quien le guste disfrutar de un vino. Desde aquí insisto en que probéis al menos tres vinos baleares, porque si probáis solo uno, puede que no os hagáis una buena idea de lo que os quiero decir, son vinos diferentes, lo son. Pero Sergio, ha conseguido respetar esa tipicidad, cosa digna de alabanza, a la vez que ha conseguido elaborar unos vinos elegantes y algo comerciales. Cuando digo lo de comerciales, a veces alguien entiende que les quito valor, como cuando se habla de la música comercial dando a entender que no es buena. Sin embargo, mi intención es justo la contraria. Si los mas exquisitos chefs hicieran una comida tan compleja que nadie entendiera, se la terminarían tomando ellos solos en su casa convenciendo a sus mejores amigos y familia de que es algo único y maravilloso….sin embargo, lo habitual es que haya muchas gente que diga los exquisita que es y lo especial que es, no olvidemos que las bodegas son un negocio (nunca me canso de repetirlo) y lo que quiero decir, es justo eso, respetar la tipicidad (conseguir expresar el “terroir”) y al mismo tiempo hacer un vino comercial, creo que es la mejor fórmula para hacer que un vino funcione. Lo diré de una manera fácil, el vino blanco fermentado en barrica, es sensacional, elegante, complejo, largo, sabroso, untuoso….la verdad es que me ha encantado, desde  su ataque hasta su retrogusto, felicidades! En cuanto a los vinos de larga guarda, entre el edición especial (Terra del Mares) y el reserva, hubo disputas en cuanto a cual era el mejor. En el curso de cata, hubo quienes defendían que el edición especial era mas complejo y por tanto diferente y difícil, y que el reserva era mas comercial y al alcance de todos…pero aquí mi opinión creo que cuenta….cuando deje el vino un día en botella, volví a catarlo, tranquilamente en el salón y en silencio, y pude ver como ese vino, había desplegado toda su esencia, y a la vez que encontrábamos esas maderas dulzonas, la fruta, estaba más que presente. Aromas minerales, y también algo de montebajo, completaban ese vino, realmente armónico.

Por la noche del fin de semana, en muy buena compañía, abrimos el dulce para acompañar el postre….solo decir otra vez, felicidades y gracias!

 

Captura de pantalla 2014-04-10 21.02.30


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber